Portada :: N. Chomsky
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2009

La cuestionada supremaca estadunidense en Amrica Latina

Noam Chomsky
La Jornada


Estados Unidos fue fundado como un imperio infante en las palabras de George Washington. La conquista del territorio nacional fue una gran aventura imperial. Desde los primeros das, el control del hemisferio fue una meta vital.

Amrica Latina ha conservado su primaca en la planeacin global de Estados Unidos. Si Estados Unidos no puede controlar a Amrica Latina, no puede esperar lograr un orden exitoso en otros lugares del mundo, declar el Consejo Nacional de Seguridad del presidente Richard M. Nixon en 1971, cuando Washington estaba considerando el derrocamiento del gobierno de Salvador Allende en Chile.

Recientemente el problema del hemisferio se ha intensificado. Amrica del Sur se ha movido hacia la integracin, un prerrequisito para la independencia; ha ampliado sus vnculos internacionales y ha empezado a enfrentar sus desrdenes internos, entre los cuales destaca el tradicional dominio de la minora europeizada pudiente sobre un ocano de miseria y sufrimiento.

El problema se agudiz hace un ao en Bolivia, el pas ms pobre de Sudamrica, donde, en 2005, la mayora indgena eligi a un presidente de sus propias filas, Evo Morales.

En agosto de 2008, despus de la victoria de Morales en un referendo, la oposicin integrada por elites respaldadas por Estados Unidos se torn violenta, desembocando en la matanza de unos 30 partidarios del gobierno.

En respuesta, la recin formada Unin de Repblicas Sudamericanas (Unasur) convoc a una reunin cimera. Los participantes todos los pases de Amrica del Sur declararon su pleno y firme apoyo al gobierno constitucional del presidente Evo Morales, cuyo mandato fue ratificado por una gran mayora.

Por primera vez en la historia de Amrica del Sur, los pases de nuestra regin han decidido cmo resolver nuestros problemas, sin la presencia de Estados Unidos, observ Morales.

Otra manifestacin: el presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha prometido poner fin al uso por parte de Estados Unidos de la base militar de Manta, la ltima instalacin de ese tipo de Estados Unidos en Amrica del Sur.

En julio, Estados Unidos y Colombia firmaron un acuerdo secreto para permitir a Estados Unidos la utilizacin de siete bases militares en Colombia.

El propsito oficial es contrarrestar el narcotrfico y el terrorismo, pero altos oficiales militares y funcionarios civiles de Colombia familiarizados con las negociaciones revelaron a la Associated Press que la idea es hacer de Colombia un centro para las operaciones del Pentgono.

El acuerdo proporciona a Colombia un acceso privilegiado a abastecimiento militar de Estados Unidos, segn informes. Colombia ya es actualmente el mayor recipiente de ayuda militar estadunidense (aparte de Israel-Egipto, una categora separada).

Colombia ha tenido de lejos el peor historial de derechos humanos en el hemisferio desde las guerras centroamericanas de los aos 80. La correlacin entre la ayuda de Estados Unidos y las violaciones a los derechos humanos ha sido notada desde hace tiempo por acadmicos.

La Ap cit tambin un documento de abril 2009 del Comando de Movilidad Area de Estados Unidos, en el que se propone que la base Palanquero en Colombia podra convertirse en locacin de seguridad cooperativa.

Desde Palanquero, casi la mitad del continente puede ser cubierta por un (trasporte areo) C-17 sin recargar combustible, seala el documento. Esto podra formar parte de una estrategia global en ruta que ayude a lograr la estrategia y contribuya a encaminar la movilidad a frica.

El 28 de agosto, la Unasur se reuni en Bariloche, Argentina, para analizar la cuestin de las bases militares en Colombia.

Despus de un debate intenso, la declaracin final subray que Sudamrica debe mantenerse como una tierra de paz y que fuerzas militares extranjeras no deben amenazar la soberana e integridad de ninguna nacin de la regin. E instruy al Consejo de Defensa Sudamericano que investigue el documento del Comando Areo de Movilidad.

El propsito oficial de las bases no escap a las crticas. Morales dijo haber sido testigo que soldados de Estados Unidos que acompaan a tropas bolivianas dispararon contra miembros del sindicato de cultivadores de coca.

As que ahora somos narcoterroristas, continu. Cuando no pudieron seguir llamndonos comunistas, nos llamaron subversivos, y despus traficantes, y terroristas desde los ataques del 11 de septiembre. Advirti que la historia de Amrica Latina se repite.

La responsabilidad final de la violencia en Amrica Latina yace con los consumidores de drogas ilegales en Estados Unidos, dijo Evo Morales. Si la Unasur enviara tropas a Estados Unidos para controlar el consumo, lo aceptaran? Imposible.

El hecho de que la justificacin de Estados Unidos por sus programas antidrogas en el extranjero sea considerada siquiera digna de debate es una ilustracin ms de la profundidad de la mentalidad imperial.

El pasado febrero, la Comisin Latinoamericana sobre Drogas y democracia emiti su anlisis sobre la guerra contra las drogas de Estados Unidos en las dcadas pasadas.

La comisin, encabezada por los ex presidentes latinoamericanos Fernando Cardoso (Brasil), Ernesto Zedillo (Mxico) y Csar Gaviria (Colombia) lleg a la conclusin de que la guerra contra las drogas haba sido un fracaso total y exhort a un cambio radical de poltica, alejada de medidas de fuerza en lo interno y en el exterior, y hacia medidas mucho menos costosas y ms eficaces de prevencin y tratamiento.

El informe de la comisin, como estudios previos y los antecedentes histricos, careci de un impacto detectable. Esta falta de respuesta refuerza la conclusin natural de que la guerra contra las drogas, como la guerra contra la criminalidad y la guerra contra el terrorismo se libran por razones ajenas a las metas anunciadas, que son reveladas por las consecuencias.

Durante el decenio pasado, Estados Unidos ha incrementado la ayuda militar y el adiestramiento de oficiales latinoamericanos en tcticas de infantera ligera para combatir el populismo radical, un concepto que, en el contexto latinoamericano, enva escalofros a la espalda.

El adiestramiento militar est siendo desplazado del Departamento de Estado al Pentgono, eliminando previsiones de derechos humanos y democracia antes bajo supervisin congresional, siempre dbiles pero al menos un disuasivo para los peores abusos.

La Cuarta Flota de Estados Unidos, desbandada en 1950, fue reactivada en 2008, poco despus de la invasin de Colombia a Ecuador, con responsabilidad para el Caribe, Centro y Sudamrica, y las aguas que la rodean.

Sus operaciones diversas incluyen el combate al trfico ilcito, cooperacin de seguridad en el teatro, interaccin de militares a militares y adiestramiento bilateral y multinacional, detalla el anuncio oficial.

La militarizacin de Amrica del Sur se alinea con designios mucho ms amplios. En Irak, la informacin es virtualmente nula acerca de las bases militares de Estados Unidos all, as que debe suponerse que permanecen para proyeccin de fuerza. El costo de la inmensa ciudad-en-una-ciudad que es la embajada en Bagdad se elevar a mil 800 millones de dlares al ao, de mil 500 millones que se haban estimado.

El gobierno de Obama tambin est construyendo megaembajadas en Pakistn y Afganistn.

Estados Unidos y el Reino Unido estn exigiendo que la base militar de Diego Garca sea exenta de de la zona libre de armas nucleares de Africa, como lo estn las bases de Estados Unidos en zonas similares en el Pacfico.

En pocas palabras, las acciones de un mundo de paz no caen en el cambio en el que puedes creer, para pedir prestado el eslogan de campaa de Obama.

http://www.jornada.unam.mx/2009/09/06/index.php?section=mundo&article=024a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter