Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2009

Manual de la obediencia global

Edgar Borges
Rebelin

(A propsito del libro Jakob Von Gunten de Robert Walser)


El que suscribe, Jakob Von Gunten, hijo de buena familia, nacido el da tal del ao tal, educado en tal y tal lugar, ha ingresado como alumno en el Instituto Benjamenta a fin de adquirir los escasos conocimientos necesarios para entrar al servicio de alguien. As comienza el currculum que, despus de una tortuosa indecisin, Jakob Von Gunten, el personaje que le da ttulo a la novela de Robert Walser, entrega al director de la academia donde espera aprender el oficio de la obediencia. El infrascrito-sigue diciendo el alumno-no espera absolutamente nada de la vida. Desea ser tratado con severidad para saber qu significa tener que dominarse. Jakob Von Gunten no hace grandes promesas, pero se propone comportarse de manera honesta y encomiable. Los Von Gunten son un antiguo linaje. En otros tiempos fueron guerreros, pero al menguar su belicosidad se han convertido, hoy da, en altos consejeros y comerciantes. Y el ltimo retoo de la estirpe, objeto del presente informe, ha decidido repudiar por completo cualquier tradicin envirotada.

Ms all de la discreta presencia que Robert Walser asumi en la literatura (y en la vida), cuando entro (pgina a pgina) en el Instituto Benjamenta (de la novela Jakob Von Gunten) siento que estoy penetrando en el centro de adoctrinamiento global. La historia (en la novela y en la vida) parece un guin diseado para despojar al ser humano de sus vnculos con la naturaleza. Y la trascendencia. Es mucho lo que nos han robado; la individualidad se difumina tanto como la sociedad. Ao tras ao, mes a mes, segundo a segundo, aumenta el intento por crear un ser frvolo (todos actuamos como tal); rpido (todos corremos como tal); e irreflexivo (todos respondemos como tal). Y tal es el ideal (robot) capitalista hecho a imagen y semejanza de las tablas de calidad del mercado mundial (fabricado a puertas cerradas, en una oficina ubicada en algn lugar del planeta). De tanto seguir un espejismo, hemos terminado siendo el espejismo.

Con voraz apetito, el sistema de consumo se ha empeado en los nios. Hay en el ambiente un mensaje que en silencio le grita a los padres: No pierdas tiempo con tus nios; mndalos de la escuela a las clases de baile; del baile al piano y del piano al yoga express y del express a la natacin! Si sobra tiempo les cuentas un relato optimista de Paulo Coelho (valga la reiteracin entre el estado emocional y el autor)! No hay caso, todos los padres andan corriendo (con sus nios al hombro) el maratn de los nios superdotados. Ya no hay Einstein retrado que valga; todos somos Einstein espabilados. Y que suenen a milln las maquinitas del consumo. Dios bendiga la fbrica de idiotas!

Eso, la fbrica de idiotas, es lo que describi Robert Walser en el Instituto Benjamenta. Pero no se refera al idiota que vive oculto en su silencio; Walser dibuj al idiota atrevido y ruidoso que, sin sospechar que ha sido entrenado como sirviente del sistema, participa en la carrera de la maquinaria devoradora de existencias. A quin le estamos sirviendo? qu clase de estpido formato hemos aceptado? con qu vestimenta no humana nos estamos disfrazando? Un campo minado de preguntas me encuentro cada vez que abro las puertas del Instituto Benjamenta.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter