Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-09-2009

Las deudas del Estado con las mujeres

Mariana Carbajal
Pgina 12


A la escasa participacin en los puestos de decisin en gobiernos municipales, ministerios nacionales y legislaturas provinciales se suman la mayor tasa de desocupacin que sufren las mujeres por sobre los hombres y la alarmante mortalidad materna. Apenas el 10 por ciento de los municipios del pas est gobernado por una jefa comunal.

El porcentaje de mujeres a cargo de secretaras y subsecretaras de los ministerios nacionales llega tan slo al 12 por ciento, aunque ellas conforman el 52 por ciento del total del personal administrativo de esas mismas carteras. Slo en 12 legislaturas provinciales se cumple con la Ley de Cupo y cuentan con ms de un 30 por ciento de parlamentarias. El caso ms extremo es el de Entre Ros, en cuya Cmara de Senadores no hay ninguna banca ocupada por una mujer. En las cortes supremas provinciales y nacional hay un 20 por ciento de mujeres. Revertir la escasa presencia femenina en cargos de decisin en los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo, en las distintas jurisdicciones, es una de las asignaturas pendientes que tiene el pas en materia de gnero y derechos humanos, de acuerdo con un informe sobre la temtica realizado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Gnero (ELA), que se present ayer. El aumento del embarazo adolescente, la falta de cobertura sanitaria y el alarmante nmero de muertes maternas derivadas del aborto inseguro ponen en evidencia las grandes deudas que el Estado argentino contina teniendo con las mujeres en materia de salud y derechos reproductivos, advirti Natalia Gherardi, directora ejecutiva de la entidad. El desempleo, que entre las mujeres es casi el doble que entre sus pares varones, y el aumento de la brecha salarial entre unos y otras son otros de los problemas que denuncia la investigacin.

El objetivo del trabajo es orientar la formulacin de polticas pblicas y ayudar a su monitoreo y control, explic a Pgina/12 Gherardi. El Informe sobre Gnero y Derechos Humanos en Argentina (2005-2008) incluye un anlisis actualizado de la situacin de las mujeres en el pas, la legislacin vigente y las polticas pblicas en todas aquellas reas que resultan primordiales para conocer el grado de vigencia y respeto de los derechos humanos de las mujeres que residen en nuestro pas, agreg la directora ejecutiva de ELA, una organizacin independiente dedicada al estudio de la problemtica de gnero en el mbito de la Justicia y las polticas pblicas. La Argentina ha firmado y ratificado la mayora de los tratados internacionales de proteccin de derechos humanos, sin embargo, el problema central sigue siendo la lucha por la vigencia efectiva de esos derechos, antes que su reconocimiento normativo, es una de las primeras conclusiones del estudio.

Otros de los problemas detectados son:

- La falta de estadsticas generales que permitan conocer las dimensiones y tipos de violencia que afectan a las mujeres, ya sea que se trate de violencia familiar, violencia laboral, violencia sexual o distintas formas de la trata de personas.

- La ausencia de polticas pblicas especficas para las familias monoparentales, cuando ms de un tercio de los hogares est encabezado por mujeres. Se contina considerando a la familia nuclear completa como una institucin persistente en el tiempo, cuestiona el trabajo.

- Mientras que las mujeres han incrementado su participacin en el mercado de trabajo, los varones no han aumentado en forma correlativa su participacin en las responsabilidades familiares y de cuidado.

La falta de prestaciones y servicios vinculados con el cuidado de los hijos pero tambin de los adultos mayores es un grave problema que afecta de forma particular a las trabajadoras. El Estado no ofrece alternativas y las empresas tampoco. El tema no entra en la agenda poltica. Y dentro de las familias son las mujeres las que se hacen cargo y eso impacta en su posible independencia econmica, observ Gherardi.

El informe pone en evidencia que a pesar de los avances de las mujeres en el Congreso de la Nacin a partir de la ley de cupo, sancionada en 1991, no se registra una presencia significativa de mujeres en los cargos de decisin del Poder Ejecutivo y Judicial, tanto nacionales como provinciales. Incluso, la discriminacin de las mujeres y su ausencia en los espacios de poder es ms significativa en los niveles provincial y local. La necesidad de una mayor presencia femenina en la poltica no est vinculada a los resultados que ello podra producir sino, ms bien, con la importancia de participar en el proceso de la representacin poltica. Las mujeres (como todos los grupos subrepresentados) deben tener la oportunidad de presentar una serie de prioridades, perspectivas y alternativas entre las cuales los y las votantes puedan elegir y expresar sus preferencias. Para la Argentina, el desafo es lograr una mayor participacin de las mujeres en los cargos de decisin poltica, en particular en los espacios locales en los cuales se construye el poder real que tiene incidencia en todos los niveles de decisin, analiz Gherardi. La Cmara de Diputados de la Nacin cuenta con un 40 por ciento de mujeres, pero en el Senado disminuy la presencia femenina del 42 por ciento en 2005 al 39 por ciento en 2008. El panorama en las provincias es an ms desalentador. Buenos Aires tiene 21 por ciento de senadoras y 27 por ciento de diputadas: es una de las jurisdicciones donde no se llega al piso que marca la ley de cupo y que implica una presencia de al menos un 30 por ciento de bancas ocupadas por mujeres. En La Rioja, hay menos de un 10 por ciento de legisladoras. En Catamarca, las senadoras no llegan al 20 por ciento. Son apenas algunos ejemplos.

El estudio de ELA demuestra que la persistencia de las situaciones de discriminacin contra las mujeres en el mercado laboral es alarmante. En primer lugar, advierte que el desempleo afecta en mayor medida a ellas que a ellos. Adems, la insercin de muchas mujeres en el mercado laboral contina siendo inestable e informal. El trabajo domstico representa el 31 por ciento del trabajo femenino en el sector privado, cifra que supera el 40 por ciento por ciento en las provincias del NEA. En paralelo, la brecha salarial entre mujeres y varones sigue en aumento: en 2006, el ingreso de las mujeres alcanzaba slo al 70 por ciento del ingreso de los varones, alerta el relevamiento. De acuerdo con datos del Ministerio de Trabajo, las mujeres constituyen el 60 por ciento de las vctimas de violencia (sexual, psicolgica o fsica) en el mbito laboral.

El lanzamiento del Informe sobre Gnero y Derechos Humanos tuvo lugar en el Instituto Goethe. Del encuentro participaron polticos, integrantes de diferentes organizaciones de la sociedad civil y personalidades del mundo acadmico.

Fuente original: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-131367-2009-09-08.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter