Portada :: Cuba :: CINCO CUBANOS PRESOS DEL IMPERIO
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2009

Entrevista a la abogada Ana Prez Nordelo, miembro de Juristas por la Paz y los DDHH
El caso de los Cinco demuestra que el Gobierno estadounidense puede hablar de justicia y, al tiempo, violar impunemente la ley

M.L. Gonzlez
Rebelin

Maana, 12 de septiembre, cumplen 11 aos de injusta detencin y encarcelamiento


Ana Prez Nordelo es una abogada canaria de apariencia tranquila y espritu inquieto. En la actualidad forma parte del equipo de letrados que integran la asociacin Juristas por la Paz y los Derechos Humanos (JUPADEHU), cuyo trabajo se centra, prioritariamente, en la observacin y denuncia de los juicios que los tribunales marroques llevan a cabo contra los activistas saharauis, en los territorios ocupados del Shara Occidental. Tambin en la exigencia de respeto a los Derechos Humanos de la poblacin saharaui que vive bajo la ocupacin.

Ana compagina todo ello con la mediacin familiar, la atencin legal a inmigrantes y el trabajo de dar a conocer el caso de los Cinco cubanos que, por combatir el terrorismo, llevan 11 aos presos, en crceles de mxima seguridad de EEUU.

Un da descubri que uno de ellos, Gerardo Hernndez Nordelo, era de su familia. Desde entonces y junto a su compaera Ins Miranda, hace informes, bombardea los correos de sus colegas, recoge firmas de apoyo o, incluso, pega carteles en las calles de su ciudad. Lo que sea dice-, con tal de que se sepa lo que est ocurriendo con esos cinco hombres inocentes, porque slo combatiendo el silencio, lograremos que sean liberados.

Hace cunto conoces el caso de los Cinco y cmo entraste en contacto con l?

La primera vez que o hablar de los Cinco fue a travs de los medios de comunicacin. En 2001, justo cuando se estaba celebrando el juicio, los medios espaoles prestaron alguna atencin al caso, especialmente la TV. Sin embargo, no sera hasta aos ms tarde cuando, a travs de Internet supe que uno de los acusados era Gerardo Hernndez Nordelo, nombre que encontr repetido en multitud de pginas. He de decir que el apellido Nordelo es muy poco comn por lo que pregunt si se trataba de alguien de la familia. La respuesta que obtuve fue afirmativa: los abuelos maternos de Gerardo y mo eran hermanos y nuestras madres son primas hermanas. Reconozco que fue un impacto muy grande, que se uni la lo que me haba impresionado saber las circunstancias que rodeaban el caso.

Por qu decides empezar a visibilizar el caso entre tus colegas de profesin y compaeros y amigos de otros mbitos?

Sobre todo gracias a la abogada y compaera Ins Miranda Navarro, quien ha sido galardonada con el premio de Derechos Humanos IBA en 2007, destinado a premiar la labor de los abogados que han destacado por su defensa de los derechos humanos en todo el mundo, especialmente en lo que se refiere a la poblacin perseguida, hostigada, presa o desaparecida en el territorio no autnomo del Sahara Occidental. En la actualidad, y en compaa de otros compaeros preocupados por la defensa de los derechos humanos, hemos constituido la Asociacin JUPADEHU (Juristas por la Paz y los Derechos Humanos), donde hemos abordado el caso de los Cinco Hroes de manera ms profunda y activa.

Cul es la reaccin que has podido percibir entre ellos, una vez y saben de las caractersticas del caso?

Evidentemente como personas preocupadas por la justicia y la defensa de los derechos humanos, la respuesta no puede ser otra que un absoluto rechazo ante semejante teatro, donde hacan falta unos culpables en quienes recayera todo el odio acumulado por la derecha anticastrista desde que en 1959 triunfara la Revolucin en Cuba. Adems, y si tenemos en cuenta que el lobby cubano tiene una enorme influencia y sobre todo brinda apoyo econmico en las campaas electorales presidenciales, es lgico que el poder poltico se inventara lo que hiciera falta para inmiscuirse en el poder judicial para satisfacer a sus acreedores. Al fin y al cabo estaban en deuda con ellos.

Tu compromiso con los DDHH tiene un punto central en el seguimiento y la denuncia de los juicios que se llevan acabo en los tribunales marroques contra los activistas saharauis que reivindican la autodeterminacin del Shara Occidental, ocupado por Marruecos desde hace 36 aos. Cabe hacer alguna aproximacin entre esos juicios y el que tuvo lugar en 2001 contra los 5?

S, en ambos casos la realidad del sistema judicial se encuentra muy mediatizada por intromisiones indebidas y la gravedad de estas intromisiones se acrecienta al advertirse un clima de impunidad alrededor y tambin la precariedad de la justicia, o su inexistencia, al no aplicarse las garantas procesales establecidas en la ley, ni respetarse los derechos de los detenidos y procesados. Por ello, en ambas situaciones existe un mismo espritu en relacin a la falsedad de las acusaciones, la manipulacin de las pruebas, las amenazas y torturas, tanto fsicas como psicolgicas, el impedimento constante de una comunicacin digna entre abogados y reos, as como de ejercer una correcta defensa, llegando la propia justicia a deshonrar a la abogaca. Pero lo peor de todo es cuestionarse la doble moral de tales sistemas judiciales que, por un lado, hablan de justicia y, por otro, violan la ley impunemente.

Ambas administraciones de justicia (la estadounidense y la marroqu) burlan la ley con la misma arbitrariedad e impunidad?, qu puede decirse de sus cmplices, de los Gobiernos que permiten y solapan estas prcticas?

Por supuesto que ambos con sus peculiaridades propias se burlan impunemente de la ley. La diferencia es que Estados Unidos se muestra en el mundo como el ms firme precursor de los derechos humanos, pero sus antecedentes histricos y sus recientes actuaciones convierten esa imagen de paladn de derechos humanos, en una grotesca farsa.

Creo que el silencio es el mayor cmplice de las injusticias, es necesario que se escuche el clamor popular que por su amplitud y fuerza, logren corregir un presente, que depara horizontes sombros sobre todo para las nuevas generaciones. Y al tiempo hay que reivindicar una ONU que cumpla con sus principios.

El pasado ao t elaboraste para la Asociacin JUPADEHU un informe sobre el caso de los 5: con qu finalidad se hizo este informe?, a qu necesidad responda? y qu conclusiones se extrajeron de l?

S, fue con ocasin de la reunin de juristas que hubo en Nueva York en septiembre del ao pasado. Este informe no es sino una manifestacin ms de las miles de voces que se han alzado frente a semejante barbarie en contra de los de los derechos humanos de estos cinco hombres inocentes. El trabajar en este informe me dio la oportunidad no slo conocer muchsimos detalles jurdicos del caso, sino la de tener un mayor acercamiento a esta realidad con sus sinsabores y contradicciones, pero sobre todo me dio la posibilidad de poder denunciarlos. Las conclusiones creo que se pueden inferir de las respuestas dadas hasta ahora.

Tambin desde Canarias se hizo un importante trabajo para el Amicus Curiae que, desde el Estado Espaol, se present a la Corte Suprema de EEUU para que revisara el caso de los Cinco (una peticin que finalmente fue rechazada): cmo se desarroll ese proceso y qu se obtuvo de l?

Principalmente a travs de una intensa labor de difusin: pegada de carteles, envo de correos electrnicos, etc. Muchos de los compaeros desconocan este proceso, pero mostraron una gran sensibilidad hacia la causa y su adhesin a la misma, a travs de la firma del Amicus Curiae, fue inmediata.

He de decir que aunque la peticin fuera denegada con un No, sin ninguna explicacin, lo acumulado en los Amicus no ha tenido precedentes en las historia de la Corte Suprema de los Estados Unidos, en la que han intervenido numerosos premios Nobel, colegios de abogados y personalidades del mundo entero a favor de los Cinco.

Cmo abordar, desde el Derecho, la negacin de las visas para viajar a EEUU de Olga Salanueva y Adriana Prez ,las esposas de Ren Gonzlez y de Gerardo Hernndez?

Simplemente, no hay nada que lo justifique. Tal y como ha dicho Gerardo Hernndez Nordelo, es una condena ms, pero no establecida en la sentencia.

En cada negativa de las visas a Olga y a Adriana el Gobierno de los Estados Unidos ha utilizado argumentos diferentes considerndolas desde terroristas, posibles inmigrantes, agentes de inteligencia, hasta abrir la posibilidad de que pudieran derrocar al Gobierno de los Estados Unidos usando la fuerza.

En definitiva, un absurdo. El Gobierno estadounidense no dispone, ni dispondr (porque no existen) de prueba alguna de que su presencia pueda daar los intereses del pas, por lo que continuar denegndoles las visas es reincidir en una violacin de los derechos humanos e ignorar numerosos instrumentos de Derecho Internacional que expresan, con claridad, los derechos de los prisioneros a recibir visitas de sus familiares y la obligacin de los gobiernos a facilitarlas.

A ello habr que aadir una vulneracin de los derechos fundamentales consagrados en la Constitucin de los Estados Unidos, que prohbe que el Gobierno adopte cualquier medida que impida mantener a la familia intacta.

El prximo 14 de octubre, las sentencias de Antonio, Fernando y Ramn sern revisadas por la misma jueza, Joan Lenard, que los conden en 2001 y en la misma sede de aquel juicio. Qu cabe esperar de esta revisin? Y de la apelacin indirecta que se piensa presentar en el caso de Gerardo Hernndez, el que tuvo las penas ms graves del grupo de revolucionarios cubanos?

Como han manifestado sus abogados, sera errado crear expectativas que vayan ms all de la realidad que tenemos delante, que como se ha demostrado es muy complicada e incierta, pero creo que a la jueza Lenard no podr habrsele olvidado la decisin del Tribunal de Apelacin considerando que el proceso se haba celebrado en un clima absolutamente hostil y parcializado en contra de los acusados, bajo lo que llamaron tormenta perfecta, refirindose a la sede del juicio (Miami), lo que contraviene la propia Constitucin estadounidense.

Como han apuntado los miembros del equipo legal que los defienden, las reglas han cambiado y que ella deber de tener en cuenta lo que han supuesto los largos aos de prisin, el sufrimiento tanto de ellos como el de sus familias, el comportamiento ejemplar durante todo este tiempo de injusto cautiverio, por lo que las expectativas de sus abogados es que consigan sentencias mucho mas reducidas y la eliminacin de las cadenas perpetuas.

En cuanto a Gerardo Hernndez Nordelo, una vez se ha agotado la va directa, el equipo legal que le defiende prepara actualmente una mocin ante la Corte de Distrito de Miami, esperando reabrir su caso en busca de la eliminacin a la acusacin sin pruebas de Conspiracin para cometer asesinato, con la intencin de que si se logra eliminar este cargo, pueda ser resentenciado lo mismo que Antonio, Ramn y Fernando. S que los letrados se preparan a fondo para conseguir reabrir el caso y me quedo con la frase de Ricardo Alarcn Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba: Hay que abrirlo con cuanto recurso se pueda aplicar, con las manos, con los dientes, con las uas, si hace falta.

Cmo enfrentar, desde las asociaciones de juristas y grupos de abogados sensibles a la defensa de los Derechos Humanos en el mundo, la reivindicacin de que se haga justicia con los Cinco?

Ese es un trabajo duro. A las asociaciones de juristas sensibles a estas causas nos toca considerar que existe un silencio, que es el que nos permite reafirmarnos en nuestras convicciones, un silencio de observacin, de acumulacin, de trabajo, pero habr de coincidir con lo que algn da dijera el Che: hay que disparar hacia delante y, de vez en cuando, hay que hacerlo hacia los lados, porque el silencio puede ser el mayor aliado de la injusticia. Favorecer que la verdad salga a flote y sea conocida por todos y que esta conciencia llegue a tener tanta relevancia que consiga romper con el ocultamiento que hace la gran prensa estadounidense y europea del caso.

A lo que estamos llamados, pues, es a seguir avanzando a travs de los canales alternativos, a no cejar nunca en este combate hasta que los Cinco vuelvan a Cuba.

Cul sera tu mensaje para los Cinco, cuando cumplen once aos de estar encarcelados injustamente.

Hacerlo me resulta muy difcil, pero intentar resumir.

Un da le un texto de Pablo Neruda en el que deca nuestras estrellas primordiales son la lucha y la esperanza. Pues bien, yo creo que eso es lo ms alentador y realista que puedo decirles a Gerardo, Ren, Antonio Fernando y Ramn; que millones de personas, en Cuba y en el mundo, se disponen a seguir librando hasta que su secuestro termine. Ese da, la humanidad ser ms libre, porque ellos, an dentro de sus celdas, lo son plenamente, como lo es su altsima moral; una moral y unos principios a los que nadie puede meter entre rejas. Esa victoria ya la conquistaron los Cinco el da en que decidieron arriesgar sus vidas para salvar las de muchos otros; ellos se infiltraron en organizaciones criminales y lograron abortar ms de 170 atentados terroristas que se planeaban contra el pueblo cubano y que quin sabe cuntas vctimas habran causado.

A qu mas?, decimos aqu en Canarias. Honor a los Cinco hroes cubanos; es lo que se me ocurre.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter