Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2009

Salvador Allende por todo Chile: La lucha contina

Norton Contreras Robledo
Rebelin


En la vida cotidiana de las gentes y de los pueblos, suceden hechos en los que la frontera que separa lo real de lo fantstico es sutil y difusa. Tan desdibujada que nos hace pensar que la barrera entre estas realidades no existe; que lo real es tan extraordinario y fantstico que puede dar la sensacin de irrealidad.

Como la vida y obra de Salvador Allende. Sobre todo en el Chile de hoy cuando los que fueron sus compaeros del partido socialista de Chile, han dejado de lado su ejemplo, su legado poltico. Y se han amputo ideolgicamente la mano izquierda para firmar con la derecha, leyes y decretos que favorecen a las clases dominantes, a los capitalistas tanto internos como extranjeros. Aplican la ley de seguridad nacional heredada constitucin pinochetista, para reprimir a los trabajadores, y encarcelar a los representantes del pueblo mapuche. En esta situacin poltica,la imagen del Presidente hroe, del revolucionario consecuente, leal a sus ideas, principios morales y polticos.

Nos parece tan irreal que por momentos lo fantstico lo mgico supera a la realidad "La irrealidad de un presidente leal a la promesa hecha a su pueblo, combatiendo, luchando, entre el humo, las llamas y la metralla ( el 11 de septiembre de 1973) defendiendo el derecho que el pueblo y los trabajadores le haba dado. Defendiendo el gobierno de la unidad popular y las ilusiones y deseos de construir en Chile lo que el denominaba el socialismo a la chilena con sabor a empanada y vino tinto. Defendiendo una constitucin usada para destituir a ministros y frenar el avance del gobierno. Defendiendo un parlamento en el que los partidos de derecha se haban entregado a la sedicin golpista, apoyada y financiada por el imperialismo norteamericano.

Cuando vemos su imagen, cuando leemos, omos su voz valiente y serena en las que fueron sus ultimas palabras al pueblo de Chile. Nos parece tan irreal que por momentos lo fantstico lo mgico supera a la realidad. Pero es la realidad quien se encarga de recordarnos y decirnos que Salvador Allende. Es real y est presente en las luchas de los pueblos.

LA LUCHA CONTINA *(1)

I

Hace ms de tres dcadas

en este largo y angosto pas,

bamos soando por la vida,

trabajando, cantando,

sembrando esperanzas, futuro,

ilusiones, Chile libre solidario,

alborada, rojo amanecer,

va al socialismo.

Desde el norte del continente,

en los Estados Unidos de Amrica,

los halcones de la guerra,

las grandes empresas transnacionales

al igual que la derecha poltica chilena,

vieron tocados sus intereses, su poder

poltico y econmico.

Entonces se confabularon, se asociaron,

fueron los cuatros generales liderados por

Pinochet, lacayos e instrumentos.

El 11 de septiembre de 1973,

dieron el golpe de estado.

I I

Llegaron al alba, escondidos en las

ltimas sombras de la noche, en la cobarda.

Vestan uniformes de traidores.

Las caras camufladas con pintura.

Aliento nauseabundo de bestias asesinas,

contaminado el aroma de la primavera,

infectando las brisas de septiembre.

Ojos metlicos, muerte reflejada en las pupilas.

Las armas que portaban

disparaban balas contaminadas

por el odio,

rfagas de venganza

acumuladas, guardadas

meses, aos, siglos de rencores

acrecentados en los tres aos

de gobierno de la Unidad Popular,

Salvador Allende, compaero presidente,

pueblo, abrazado a la

cintura delgada de la patria,

destino tomado en sus manos.

De norte a sur, habramos surcos

en la tierra, sembrando semillas.

La patria dara los frutos

a todos sus hijos germinales.

I I I

Llegaron agazapados en la oscuridad,

rompiendo los secretos de la noche,

exterminando vidas inocentes,

destruyendo todo a su paso,

sueos, ilusiones, futuros.

Declararon la guerra

a un pueblo desarmado.

Cobardes! Traidores a la Patria!

Los que tuvieron a la patria prisionera,

los torturadores y asesinos,

andan...caminan libres por las calles.

No los queremos libres!

su lugar es la crcel.

Que no queden impunes!

ni protegidos por la infame amnista

IV

Declararon ilegales a las organizaciones

sindicales y sociales,

a los partidos polticos de izquierda.

Detuvieron, torturaron, asesinaron,

hicieron desaparecer a sus dirigentes

y militantes.

Se autoproclamaron defensores

de los intereses de la patria,

al mismo tiempo entregaban

los recursos y riquezas nacionales

a empresas extranjeras y

privatizaban los bienes del estado,

patrimonio de todo el pas.

Declararon la guerra a quienes

denominaron terroristas,

al mismo tiempo que los terrorista

de extrema derecha:

Patria y Libertad y del

comando Rolando Mato,

pasaban a ser sus colaboradores y asesores.

Quemaron libros, censuraron las ideas,

el arte, la cultura, el canto, la poesa,

en la barbarie hasta los

instrumentos de msica andina

fueron declarados subversivos

V

La voz valiente, serena, metlica.

Compaero presidente Salvador Allende,

nos lleg a travs

del ruido de los tanques y aviones:

Pagar con mi vida la defensa de principios

que son caros a esta patria.

Caer un baldn sobre aquellos que han

vulnerado sus compromisos,

faltado a su palabra, roto la doctrina

de las Fuerzas Armadas.

Sigan ustedes sabiendo que,

mucho ms temprano que tarde,

se abrirn las grandes alamedas

por donde pase

el hombre libre,

para construir una sociedad mejor.

Las brisas de septiembre,

sembraron en la primavera

el canto libertario y valiente

de Vctor Jara.

Somos diez mil manos menos

que no producen.

Cuntos somos en toda la patria?

La sangre del compaero presidente

golpea ms fuerte que bombas y metrallas.

As golpear nuestro puo nuevamente.

Manuel Rodrguez, guerrillero heroico,

voz del pasado hacindose presente.

An tenemos patria ciudadanos!

Miguel Henrquez, revolucionario

consecuente,

hroe de la patria en resistencia,

guerrillero urbano cado en combate,

nos hace ver el pasado, presente y futuro

de los tiempos de amor y de guerra.

La lucha ser larga y difcil.

Recin comienza. Hemos recibido algunos

[ golpes.

Los hemos superado. Ms golpes vendrn.

Sabemos que en esta lucha se nos puede

[ ir la Vida,

pero la continuaremos hasta la Victoria final.

VI

El pueblo, sus partidos, sus organizaciones,

fueron reconstruyndose.

El ejemplo de los hroes, la sangre derramada

germin en la conciencias.

Renaci en organizaciones, rebelin popular.

El pueblo en lucha fue ganando

espacios libertarios.

Cadenas rotas, patria liberada.

Los que ms lucharon estn

al margen de las decisiones,

no estn representados en el Congreso.

El Gobierno no ha cambiado

la ley electoral-binominal

heredada de la dictadura.

El pueblo es nuevamente marginado!

En el gobierno de la Concertacin,

el Partido Socialista de Chile,

el Legado poltico del presidente

Salvador Allende ha traicionado.

Estn en alianza con los que promovieron,

apoyaron la infamia y la traicin.

Hoy dan amnista a los torturadores

y asesinos.

A los dirigentes del pueblo Mapuche que

luchan por sus tierras,

les aplican la ley de seguridad nacional.

Los tienen en la crcel

pretender silenciar

las voces libertarias

que desde hace ms 500 aos no se acallan.

A los chilenos que viven en el exterior

les niegan el derecho universal del voto.

VII

Hoy avanza la unidad de los ms consecuentes,

desde el vientre del pueblo,

desde las profundidades de la vida,

emerge como desde aos centenarios

el pueblo en lucha,

retoman el legado de los que ayer cayeron.

La agresin, la represin con que las fuerzas

policiales enfrentan a los que se manifiestan

por sus derechos,

deja en claro que las grandes alamedas

siguen cerradas para el pueblo.

Pueblo Alzao, la lucha contina,

canciones, consignas, enfrentamientos.

banderas rojinegro al cielo enarboladas.

Las gentes en las calles,

luchando por abrir las grandes

alamedas para el pueblo.

Las luces del futuro se reflejan en sus ojos,

una estrella de fuego ilumina sus frentes,

van cantando canciones,

sembrando poesa,

construyendo los cimientos

de una roja alborada.

*( 1) Del Poemario Cantos en tiempos de amor y de guerra.

Primera edicin: septiembre de 2008

Norton Contreras Robledo

Belgeuse, S. L. (Grupo Editorial)

Editado por:

Otra Dimensin Editores



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter