Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2009

Ley de Vergenza Histrica

Carlos X. Blanco
Rebelin


Ley de Memoria Histrica incumplida, muerta. No se ha restaurado la legalidad republicana. Grotesco compartir actos con socialistas por parte de personas de una izquierda real.

No pueden estar hablndonos eternamente de la reconciliacin. Todava en la llamada Transicin haba voces amedrentadas, o dispuestas a amedrentar, que al final proponan esto: un pacto entre todos para no repetir la Guerra Civil. El llamado consenso, la redaccin de una Constitucin con libertades, el alejar por medio de conjuros todo peligro golpistaTodo ello fueron circunstancias de los aos 70 que no se corresponden con el hoy. Son casi 40 aos sin Franco y no podemos dedicarnos a agitar los mismos fantasmas ni mucho menos creer en ellos. La Transicin debe ser superada, revisada (como hecho histrico), e incluso impugnada. La Constitucin de 1978 fue quiz un instrumento ms o menos til para acceder a las libertades formales, eso el tiempo lo dir, pero hoy ya no es un monolito intangible ni un dios sagrado.

En cualquier caso no se ha restaurado la legalidad republicana vigente en 1936, ni mucho menos. Desde la Transicin de los aos 70 lo que tenemos es otra cosa, y eso lo sabe todo el mundo.

Esa otra cosa es una Monarqua Parlamentaria. El vetusto concepto, que recuerda anteriores y tristes restauraciones borbnicas, en realidad es un sintagma doble que pretende amontonar (por yuxtaposicin) una Monarqua largo tiempo contestada y criticada por estos lares, con unas libertades parcialmente recobradas.

Toda la historia del Reino de Espaa es un rosario de reyes desastrosos y nulos gobernantes. Antes de que hubiera republicanos, hasta los propios monrquicos del reino, a menudo, no tragaban al rey de turno. De nuevo, hay que recordar que la Restauracin Borbnica Constitucional ms reciente sucedi en 1978. El periodo de 1975-1978, en rigor, fue de monarqua absoluta amparada en viejas estructuras franquistas o, como se prefiere decir ahora, preconstitucionales".

El parlamentarismo aadido a la figura de un Rey, impuesta de forma testada por Franco, supuso con el paso del tiempo la vuelta de los viejos usos bipartidistas y caciquiles de Alfonso XIII. Dos partidos institucionales (PSOE-PP) que se podrn insultar y torpedear retricamente en la Carrera de San Jernimo, s, pero que comparten lo esencial en cuanto a visin de estado: Estado unitario, inmarcesible, finca privada a usufructuar mientras se pueda.

Y ahora viene el tema de la memoria histrica:

No se ha restaurado aqu ninguna legalidad republicana ni ha habido una sucesin genealgica desde la II Repblica. La nica evolucin natural que hemos conocido ha sido una evolucin desde el franquismo y con los condicionantes y amenazas propios de aquel sistema (argumentos ad baculum, esto es, que recurren al bastonazo si no comulgas con ellos). Las vctimas siguen sin descansar dignamente. La mayora de las vctimas sin descanso ni lecho digno lo son del genocidio franquista, esto es, inocentes, neutrales as como luchadores del bando perdedor, los rojos. Y el PSOE, el partido que tom en los aos 30 aquellos caminos revolucionarios que hoy ponen colorados a los actuales dueos socialistas de la finca, este partido ha sacado una Ley de la Memoria Histrica incumplida, bloqueada, muerta. Tan muerta como las vctimas a las que el texto legal debera resarcir.

Sin embargo, escuchamos con pasmo la noticia de que miembros del PSOE o de la UGT (Leyre Pajn, Cndido Mndez!) asisten aqu mismo en Asturies, por ejemplo- a actos en homenaje a las vctimas junto a otros herederos ideolgicos o nominales del bando perdedor (anarquistas, comunistas, republicanos, etc.). Ellos, los cmplices de que este Estado siga siendo heredero directo de un Franquismo inmovilista. Ellos, los ms firmes partidarios (a veces ms que la propia derecha oficial) de una Monarqua cuyos servicios han periclitado hace largo tiempo. Tan grotesco como compartir actos con los socialistas por parte de personas que se reclaman de una izquierda real, es la foto del puo en alto protagonizada por una Bibiana Aido o una Leyre Pajn en la fiesta minera famosa en Rudermu/Rodiezmo.

Los muertos, mientras tanto, seguirn removindose en sus agrestes tumbas.

www.asturbulla.org


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter