Portada :: Ecologa social :: Crisis de gripe porcina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2009

Vacunas y ms
Ante la gripe a, paciencia y tranquilidad

Juan Grvas



  1. La vacuna contra la gripe estacional no sirve para la gripe A. Adems, el virus de la gripe estacional est desapareciendo. Por ello no vale la pena vacunarse contra la gripe estacional.

  2. La vacuna contra la gripe A es experimental, y por ahora no se sabe nada de su efectividad (su utilidad en la prctica). La infeccin por el propio virus de la gripe A confiere inmunidad para ms de 50 aos. La vacuna se espera que confiera inmunidad para un ao. Por ello vale la pena pasar la gripe A y por ello no vale la pena vacunarse contra la gripe A.


En general

La epidemia de gripe A, que empez en Mjico en abril de 2009 procede de un virus porcino originado en las granjas de EEUU en los 70/80 del pasado siglo. La gripe A tiene menos gravedad que la epidemia estacional. Es una gripe que se contagia muy fcilmente entre menores de 50 aos, y por eso es una pandemia, porque puede llegar a afectar ms rpidamente a la poblacin (afecta como la gripe estacional, entre el 5 y el 10% del total de la poblacin).

La contagiosidad de la gripe A no dice nada de su gravedad, y de hecho es menos grave que ninguna gripe previa. Afecta a muchos jvenes, pero los mata menos que la gripe de todos los aos.

En el invierno austral (que coincide con el verano en Espaa), en la Argentina han muerto 512 personas, en Australia 169, en Chile 132 y en Uruguay 33. Por ejemplo, con las predicciones de la Organizacin Mundial de la Salud se esperaban en Nueva Zelanda 18.000 muertos y ha habido al final 17 (contra 400 en la gripe estacional de otros aos).

Con el invierno austral casi finalizado, en el mundo entero ha habido hasta ahora 3.471 muertos. Para ponerlo en situacin, se calcula que en Espaa mueren durante un invierno normal por gripe estacional entre 1.500 y 8.000 personas. En Espaa ha habido en los seis primeros meses 25 muertos. Durante las epidemias de gripe estacional, a diario (cada da) mueren 30 y ms personas de gripe. En Espaa se pueden esperar 500 muertos por la gripe A; es decir, muchsimos menos que con la gripe estacional.

La mortalidad por gripe A afecta bsicamente a menores de 65 aos, pues los mayores parecen tener cierto grado de proteccin, por epidemias previas con virus similares. El virus A circul entre 1918 y 1957, y provoc inmunidad de por vida. Es la primera infeccin por virus gripal la que da ms inmunidad, por un fenmeno conocido de inmunidad de pecado original.

En Australia, con el invierno terminando, han muerto unas 169 personas por gripe A, de las que son aproximadamente 120 menores de 65 aos. En Australia cada ao mueren por gripe estacional unas 310 personas menores de 65 aos. En Australia el clculo mnimo de muertes por gripe A, al empezar el invierno, fue de 8.000. De nuevo, errores en los clculos, como en Nueva Zelanda y otros pases. De nuevo, menor gravedad que la gripe estacional.

Las normas de higiene excesiva, de lavarse las manos una y otra vez, no mejoran la situacin, y lo que conviene es la higiene lgica, el lavarse las manos en las situaciones lgicas (antes de comer, despus de ir al servicio). La mana de lavarse las manos en exceso puede llevar a alteraciones graves de la conducta, de forma que hagan imposible la vida normal.

Ante la gripe A es absurdo aislar al paciente. Por ello no tiene sentido dar normas a los colegios y escuelas de reclusin de nios cuando tienen sntomas gripales, ni de que nadie guarde una cuarentena en casa. El cierre de escuelas, colegios, universidades y otros lugares es en general absurdo, una muestra de falta de sentido comn y de auto-control de las autoridades.

Es absurdo y carece de fundamento cientfico el recomendar bajas preventivas a las trabajadoras (por ejemplo, maestras) por la posibilidad de contraer gripe A.


En lo concreto, por qu las vacunas contra la gripe estacional y contra la gripe A son intiles (como poco)?

Vacuna contra la gripe estacional. La vacuna contra la gripe estacional no defiende contra la gripe A, como se ha demostrado en Australia.

Los virus de la gripe estacional estn desapareciendo, por la invasin del virus de la gripe A. En Uruguay, por ejemplo, el 99% de los virus de gripe han sido A y en Australia el 91%. En Europa, ms del 95% son de tipo A.

Por todo ello la vacuna contra la gripe estacional es absurda, una vacuna contra los virus que estn desapareciendo. Los peligros de la vacuna estacional no compensan sus inconvenientes.

Vacuna contra la gripe A. Sobre la vacuna contra la gripe A sabemos poco, pero en 1976 se produjo en EEUU una vacuna parecida, tambin con todas las prisas del mundo por el peligro de pandemia, y el resultado fue una epidemia de efectos adversos graves (sndrome de Guillain-Barr, enfermedad neurolgica) que oblig a parar la vacunacin. Las prisas no son buenas para nada, y menos para parar una gripe como la A, que tiene tan baja mortalidad. Conviene no repetir el error de 1976. En todo caso, es exigible la firma de un consentimiento informado que deje claro los beneficios y riesgos, y el procedimiento a seguir ante los daos por efectos adversos. Dadas las prisas de produccin de la vacuna, y para evitar las consecuencias legales de los problemas de seguridad, respondern ante las reclamaciones, ante los daos, los Estados, no la industria farmacutica (extrao acuerdo que elimina la responsabilidad de quien obtiene el beneficio).

Desde luego, no cabe esperar de la vacuna contra la gripe A una mayor efectividad que con la vacuna contra la gripe estacional, muy baja, en torno al 33%. En los nios menores de cinco aos ser todava menor, por la frecuente infeccin por el virus sincitial, y en los menores de dos aos absolutamente intil.

En todo caso, como ya he comentado, la infeccin por la gripe A entre los aos 1918 y 1957 conllev la inmunizacin de los afectados. Cuando la infeccin es la primera por gripe, produce una inmunidad de pecado original (original antigenic sin), que dura toda la vida. Por ello los mayores de 50 aos tienen anticuerpos contra la gripe A, y la sufren ms levemente, o no la sufren. Dada la experiencia del hemisferio austral, donde la gripe A ha pasado sin gravedad y sin que hubiera posibilidad de vacunar contra ella, quiz lo prudente sera no vacunar contra la gripe A en ningn caso, con independencia de los problemas de la vacuna en s. Al pasar la gripe A, la poblacin se vacuna contra ella.

Si vacunamos con la vacuna contra la gripe A, todos los aos tendremos que re-vacunar contra la gripe A (seremos, pues, esclavos de la vacuna ya que la necesitaremos anualmente). Es un poco como las semillas que no se reproducen de Monsanto, que obligan al agricultor a comprar de nuevo anualmente, pues no puede re-sembrar.


Conclusin

No se necesita ninguna vacunacin contra la gripe, ni contra la gripe estacional ni contra la gripe A, como norma general.

Por otra parte, y como he sealado, casi el 100% de los virus son tipo A, de forma que no hace falta ninguna prueba diagnostica para saber qu gripe tenemos (ser la A, seguro).

Es absurdo dar bajas preventivas a las embarazadas, o evitar el embarazo. Tan absurdo como lavarse las manos en exceso, o aislar a los pacientes sospechosos de gripe A.

Esperamos una temporada gripal ms suave de la habitual.



Para saber ms

www.equipocesca.org

Especialmente las entrevistas y el power-point del documento de difusin del primer apartado sobre la gripe.

Recin publicada, una extensa entrevista en Rebelin, por Salvador Lpes Arnal, muy recomendable

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=91399



Juan Grvas es mdico de Canencia de la Sierra, Garganta de los Montes y El Cuadrn (Madrid). Profesor Honorario de Salud Pblica en la Facultad de Medicina de la Universidad Autnoma de Madrid, y Profesor Visitante de Atencin Primaria en Salud Internacional de la Escuela Nacional de Sanidad (Madrid). Equipo CESCA, Madrid.


Nota

El autor no tiene ms afn que dejar claro el estado del conocimiento respecto a la gripe A en el momento de escribir este texto, y para ello ha revisado la literatura mundial al respecto. Este texto es puramente informativo. El autor lamenta que muchos de los organismos pblicos, las sociedades cientficas y los medios de comunicacin transmitan otro mensaje; sus razones tendrn.


Referencias seleccionadas



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter