Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2009

Obama manda presidentes latinoamericanos al diablo

Heinz Dieterich
Rebelin


1. La Encrucijada

El mensaje de Obama a los presidentes latinoamericanos, enviado desde la reunin de los ministros de Defensa y Relaciones Exteriores de la UNASUR en Quito; desde la dictadura militar en Hondura; la nueva extensin del embargo contra Cuba; la crtica intervencionista de Hillary Clinton al armamentismo venezolano y la penetracin militar del Per, es muy claro: vyanse al carajo con sus reclamaciones, aqu mandamos nosotros.

El crudo mensaje, nada sorprendente y totalmente previsible desde Bariloche, ha cerrado la puerta para soluciones de medias tintas para los presidentes latinoamericanos. Estn entre la roca de enfrentar con patriotismo y dignidad la ofensiva imperial de Uribe-Bush-Obama, como pidiera recientemente un gran nmero de personalidades y movimientos americanos y europeos, y la espada, de izar la bandera blanca.

2. Finos gustos de Obama

Obama, quien enfrenta dentro del imperio no solo la feroz ofensiva de la fraccin fascista de la oligarqua estadounidense, sino tambin la rebelin de los progresistas que lo llevaron al poder, se permiti la exquisitez de aplicarles dos cachetadas en un solo da a los presidentes latinoamericanos.

El 14 de septiembre, prolong la infame agresin econmica-poltica de 47 aos contra Cuba (TWEA), diciendo que el bloqueo estaba en el inters nacional de Estados Unidos. Y el mismo da, sus peones colombianos reafirmaron en Quito que no haba nada que negociar sobre las bases militares gringas con los ministros de la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR).

3. El armamentismo venezolano y la dictadura de Honduras

Hillary Clinton remat la serie de agresiones de Washington en una conferencia de prensa en la capital del imperio, acompaada por el invisible presidente uruguayo Tabar Vzquez; es decir, invisible en las causas antiimperialistas de la Patria Grande. Con la insolencia intervencionista que la caracteriza, Clinton solicit transparencia en las compras y finalidades de su armamentismo y conmin al gobierno venezolano a un cambio en su comportamiento y actitud respectivos. Tabar Vzquez dijo que estaba en contra de una carrera armamentista y que era inconveniente que la regin dedicara recursos tan significantes para comprar armas.

Desde Honduras, al igual que desde Colombia, Cuba y Per, Washington ha mandado el mismo mensaje al bolivarianismo. Los nicos que organizan y desorganizan golpes militares en Amrica Latina, somos nosotros. Nosotros vamos a quitar a Micheletti y sus gorilas, cuando nos parezca conveniente: en los tiempos y con los mtodos -Arias o la Cuarta Flota, segn el caso- que nosotros decidamos. Entiendan su lugar en la manada y aprendan que hay un Rottweiler superior: Estados Unidos; tal como lo aprendieron Jean Bertrand Aristide, Michael Manley, Alan Garca y otros, en su momento. Lamentablemente, el appeasement de los presidentes latinoamericanos ante el Rottweiler permiti que sus reglas se impusieran.

4. Las opciones de Brasil y Venezuela (ALBA)

Las repetidas cachetadas del imperio en las ltimas semanas han significado un rudo despertar para Brasil. La visin geoestratgica de Lula, de posibles liderazgos igualitarios en el norte y sur del continente, encabezados por Washington y Brasilia, est destruida. Y con la ilusin de un duopolio hegemnico tambin se ha ido la ilusin pacifista de la posibilidad de una potencia regional, sin fuerza militar. De ah, el desesperado intento de cooperacin militar de Lula con Sarkozy.

Las perspectivas para Venezuela y los pases del ALBA no son mejores. Las bases militares en Colombia tienen una doble funcin: a) crear la logstica blica para una guerra regional, en caso de que no haya un sometimiento voluntario de Hugo Chvez o que Washington no lo pueda remover por otras vas; b) crear una faccin dentro de las Fuerzas Armadas que ante una amenaza real de guerra con Washington dira: antes de inmolarnos, hay que sacrificar al Chvez.

5. La hora de la verdad

Ante el aceleramiento de la agresin de Washington, Brasil y Venezuela estn recurriendo al fortalecimiento de su potencial blico nacional. Esa poltica es correcta, pero no podr sustituir las tres medidas de contencin colectiva que se requieren: la Doctrina Militar Anti Monroe, el Bloque Militar de Defensa Sudamericana (BMDS) y el aislamiento poltico-econmico hemisfrico de Uribe.

El intercambio de datos de los ministerios de defensa que acordaron en Quito sirve para los seminarios de las ONGs financiados por el imperio y las iglesias, no para la defensa ante un proyecto fascista de expansin que gira en torno a las gigantescas reservas de petrleo y gas de Amrica Latina. Confidence building measures - thats funny when you deal with the Empire, o, Qu medidas de confianza puede obtener el ratn del gato?

En las prximas semanas, en la reaccin de los presidentes latinoamericanos, veremos si tendrn el patriotismo, la dignidad, la inteligencia y la fuerza que se requieren para frenar el proyecto expansionista de Uribe-Bush-Obama.

Ha llegado la hora de la verdad! Ha llegado la hora de Ayacucho!



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter