Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-09-2009

El cinismo de Hillary

Atilio A. Boron
Pgina/12


Luego de la entrevista con Tabar Vzquez, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton se refiri a la carrera armamentista en curso en Amrica latina y en un alarde de cinismo manifest su preocupacin porque las compras de armas efectuadas por Caracas sobrepasan las del resto de la regin. En lnea con esa inquietud exigi al gobierno bolivariano que sea transparente en sus compras y claro en sus propsitos, para evitar que esas armas puedan terminar en manos de la guerrilla, el narcotrfico y organizaciones criminales.

Todo esto lo deca mientras en Quito la cumbre de ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de la Unin de Naciones Sudamericanas (Unasur) naufragaba a causa de la cerrada oposicin de Colombia a firmar un compromiso formal, solicitado unnimemente por los dems gobiernos de la Unasur, mediante el cual se garantizase que las tropas norteamericanas estacionadas en ese pas no incursionaran fuera del territorio colombiano. A buen entendedor pocas palabras.

Las declaraciones de Clinton se produjeron casi en simultneo con un comunicado de la Casa Blanca en el que se informaba de la renovacin por otro ao del universalmente condenado bloqueo en contra de Cuba, mientras persista la indiferencia de Obama ante el caso de los cinco cubanos detenidos hace ms de diez aos precisamente por luchar contra las organizaciones terroristas radicadas en Miami. Si integramos estas tres noticias es evidente que las expectativas suscitadas por el arribo de Obama a la Casa Blanca eran ilusiones que fueron amargamente desmentidas por su gestin de gobierno.

La secretaria de Estado no puede ignorar que las compras de armas de Caracas ascienden a un monto muy inferior al gasto militar de otros pases de la regin. Por empezar, de Colombia. En segundo lugar, sabe muy bien que Venezuela est amenazada, asediada, hostilizada, acosada por Washington y por su pen sudamericano, Alvaro Uribe Vlez, cuyo prontuario por sus vnculos con el narcotrfico y el paramilitarismo lo convierte en un dcil rehn de la Casa Blanca.

Sabe que Estados Unidos ha decidido reemplazar la base de Manta por siete no una sino siete nuevas bases militares en Colombia. Sabe tambin que Uribe, solcito con sus amos, no quiere firmar ninguna carta que le ate las manos cuando las tropas del imperio acantonadas en su pas ataquen a sus vecinos, para empezar Venezuela. Sabe tambin que a este pas le asiste el legtimo derecho a la defensa, y que debe armarse para repeler una agresin militar largamente anunciada.

Sobre Obama y sobre ella recaer la responsabilidad principal por esta demencial escalada belicista bases militares, Cuarta Flota, golpe de Estado en Honduras, etctera, en perfecta sintona con el mandato del complejo militar-industrial al cual Obama parece haberse supeditado sin siquiera librar batalla. Seguramente que la historia no los absolver.

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-131907-2009-09-17.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter