Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-09-2009

Valores txicos en televisin

Vicen Navarro
Pblico


Existe una amplia sensibilidad en la sociedad civil y en la vida poltica de nuestro pas hacia los problemas que crea la contaminacin ambiental. Esta sensibilidad ha generado una demanda popular para que las autoridades pblicas, en nombre de todos, intervengan para evitar la contaminacin atmosfrica tomando medidas preventivas. Un tipo de contaminacin que no tiene todava mucha atencin meditica en Espaa y, por lo tanto, no ha tenido la suficiente prioridad por parte de la clase poltica ha sido un tipo de contaminacin en la que la televisin es parte del problema. Me estoy refiriendo a la contaminacin de valores txicos, es decir, valores que, distribuidos y promocionados a travs de la televisin entre la poblacin, crean patologa. Los programas televisivos (y muchos otros medios tambin) promueven constantemente valores que son dainos para la poblacin. Entre ellos, los ms destacados son la violencia, el racismo, el machismo, el erotismo manipulador, la competitividad darwiniana exagerada, el miedo e inseguridad y otros mensajes que la literatura cientfica ha mostrado claramente que crean gran nmero de patologas.

Segn un anlisis del contenido de los programas infantiles de las tres cadenas televisivas ms importantes de EEUU (CBS, ABC, NBC), realizado por investigadores del Instituto de Higiene Mental de la Escuela de Salud Pblica de The Johns Hopkins University, tales programas contienen un nmero muy elevado de actos violentos, mayor, por cierto, que el existente en los programas para adultos, los cuales presentan violencia fsica de una persona a otra en cantidades tambin consideradas excesivas. Tal estudio document tambin que existe una relacin clara entre comportamientos violentos y el grado de exposicin a programas televisivos violentos. La evidencia cientfica es incuestionable. Tales programas estn contribuyendo a crear una cultura que fomenta la violencia, en la que esta se trivializa e incluso se presenta como atrayente y sugestiva. Otro ejemplo de promocin de valores txicos (es decir, que crean patologas) es el estudio llevado a cabo por investigadores de medios de informacin de la Universidad Pompeu Fabra, realizados en los aos noventa para el Instituto de la Mujer de la Generalitat de Catalunya, que analiz la manera en que las cadenas televisivas en Catalua proyectaban a la mujer en sus programas. Tal estudio, que nunca se public ni se distribuy, mostraba una visin machista de la mujer, enfatizando una imagen de esta como objeto de deseo y placer para el hombre, acentuando su proyeccin ertica. As, las presentadoras de programas televisivos, incluyendo los noticiarios, tenan que aparecer sexys, jvenes y muy escotadas, contrastando con la manera ms formal y discreta de vestir de los presentadores varones, que no aparecan nunca escotados. Esta situacin no ha cambiado. Estos estereotipos de lo que tienen que ser el hombre y la mujer crean frustraciones y tensiones. Un estudio realizado por el Instituto de Higiene Mental de The Johns Hopkins University, antes citado, analiz la proyeccin de la mujer en las cadenas de televisin en varios pases de Amrica Latina, Europa y Norteamrica y mostr que a mayor machismo en la cultura de un pas, ms escotadas y sexys aparecan las mujeres en los programas de televisin (incluidas las presentadoras de noticiarios). Las ms escotadas eran las de Amrica Latina y el sur de Europa, y las que menos las del norte de Europa y de EEUU. Este estereotipo de mujeres como objeto de deseo crea patologa. Y la evidencia de ello es abrumadora. Promueve una imagen de la mujer en la que se identifica belleza y atractivo con mujer joven, que atraiga erticamente al hombre. Esta definicin normativa crea gran frustracin en aquellas mujeres (la mayora) que no encajan en los parmetros de la norma de belleza. Un ejemplo ms de tal contaminacin txica es la competitividad darwiniana de muchos programas televisivos, que ensalzan al vencedor a costa de derrotar al perdedor.

Muchos programas que se definen como programas basura son, adems de basura, nocivos y txicos. Soy consciente de que la respuesta a este artculo ser que estoy exagerando el impacto de tales programas en la cultura popular. Pero la mejor prueba de que no exagero es que la propia industria televisiva cobra barbaridades para que aparezca un anuncio de slo un minuto en los espacios televisivos. Estas reflexiones vienen a cuento de la publicacin del cuarto informe anual del Cdigo de Autorregulacin de Contenidos Televisivos e Infancia, que cubre las denuncias recibidas sobre la programacin infantil. Es sorprendente el escaso nmero de denuncias. En Catalua, el nmero de denuncias es slo de 125 al ao, cuando, de haber una mayor concienciacin del problema, debiera haber muchos ms. En realidad, la Asociacin de Telespectadores Asociados de Catalua ha publicado un informe muy crtico sobre los programas televisivos, por su falta de sensibilidad hacia la adecuacin de tales programas para los infantes y jvenes. Dudo, sin embargo, que la autorregulacin resuelva este problema. Lo que se requiere es un mayor intervencionismo pblico, que elimine tanta contaminacin de valores. Las cadenas de televisin, sean pblicas o privadas, utilizan el aire un bien pblico para su transmisin. De ah que las autoridades pblicas tengan toda la legitimidad para intervenir y proteger la salud e higiene mental de la poblacin. Si es aceptable prohibir que se promueva fumar en los programas de televisin, debiera ser igualmente aceptable que se prohban comportamientos y actitudes txicas que daen la calidad de vida de nuestra poblacin.

Vicen Navarro es Catedrtico de Polticas Pblicas de la Universidad Pompeu Fabra y profesor de Public Policy en The Johns Hopkins University

http://blogs.publico.es/dominiopublico/1548/valores-toxicos-en-television/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter