Portada :: Europa :: De la Constitucin Europea al Tratado de Lisboa...
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2009

Referndum sobre el Tratado de Lisboa
Los indecisos podran hacer inclinar la balanza en Irlanda

Soledad Galiana
Gara

En poco ms de dos semanas, los irlandeses votarn por segunda vez el Tratado de Lisboa, y las encuestas de opinin muestran que el resultado es tan impredecible hoy como lo fue con anterioridad a la votacin del 12 de junio de 2008, ya que un alto nmero de indecisos podra hacer que la balanza electoral se incline a favor o en contra del documento el prximo 2 de octubre.


La divisin poltica entre aquellos que apoyan y se oponen al Tratado tambin se repite, con la excepcin de algn diputado independiente que en esta ocasin se ha aliado con el Gobierno. De nuevo, los tres partidos en la coalicin de Gobierno (Fianna Fail, los Verdes y el defenestrado PD), junto con los dos partidos principales de la oposicin (Laboristas y conservadores de Fine Gael) apoyan el Tratado -con el respaldo de los principales diarios, que les han concedido un 20% ms de espacio que el otorgado a aquellos que piden un voto negativo-.

Sinn Fin sigue siendo el nico con representacin en el Parlamento de Dubln que se opone. A l se suman sindicatos -entre ellos el mayoritario Unite-, el Partido Socialista -cuyo lder, Joe Higgings, arrebat a Sinn Fin su escao en el Parlamento Europeo por Dubln-, y otros partidos y organizaciones sociales de izquierdas que ven cmo el Tratado prioriza el beneficio empresarial sobre los derechos de los trabajadores y da la puntilla a la educacin y sanidad pblica.

Entre los que se oponen tambin hay grupos extremistas catlicos, como Cir, que consideran que el documento da poderes a la UE para imponer la legalizacin del aborto y la eutanasia en Irlanda, o la organizacin neoliberal Libertas, cuyo lder, Declan Ganley, reapareci en la campaa pese haber anunciado su retirada de la poltica despus del traspis electoral de su formacin en las europeas.

Quizs por ser la segunda vez y ms que nada por haber obtenido una derrota en una votacin que consideraban ganada, la virulencia de la campaa desde aquellos que apoyan el s no deja de sorprender. Resulta igualmente sorprendente el desembolso econmico que estos partidos han hecho en un momento de grave crisis. Los ndices de desempleo en Irlanda slo son superados por los del Estado espaol. Aquella explosin econmica irlandesa que tanta admiracin despert se ha quedado en papel mojado. Claro que cuando se est tan arriba, la cada resulta ms dura, y el batacazo ha sido espectacular.

Es precisamente la situacin econmica, ms que la opinin poltica sobre Europa, la que podra determinar el resultado del referndum. El socio mayoritario de Gobierno, Fianna Fail, ha tocado fondo en las encuestas de intencin de voto, mientras que los Verdes siguen el mismo camino que el PD, partido que se disolvi tras sus malos resultados electorales.

Los irlandeses responsabilizan al partido del primer ministro, Brian Cowen, de la actual crisis por haber gestionado de manera deficitaria los supervit de los que la Hacienda irlandesa goz en los ltimos doce aos. A ello se unen los escndalos de corrupcin que han protagonizado ministros y altos funcionarios, y los consejos de administracin de organizaciones estatales. La guinda en este pastel de desaciertos es la nueva iniciativa del Gobierno, llamada NAMA, que pretende salvar el pellejo de los bancos que realizaron prstamos salvajes a constructores a costa de nuevos recortes en los servicios pblicos y en la financiacin de proyectos sociales, y la suspensin de muchas de las ayudas directas de las que se beneficiaban discapacitados, la infancia o las familias con pocos recursos.

Un nuevo rechazo al Tratado de Lisboa podra sellar el final de este Ejecutivo, y desde Fine Gael ya se apunta a la posibilidad de elecciones en noviembre. Para evitarse este trance, tanto el Gobierno como la oposicin parlamentaria insisten en que ser la panacea a todos los problemas econmicos.

Desde las filas de los que se oponen al Tratado, se apunta a que la celebracin de este segundo referndum es ya de por s una bofetada a los irlandeses.

A ello se une que el documento siga siendo exactamente el mismo. El Gobierno de Cowen no ha logrado arrancar ninguna clusula especial a la Comisin Europea que sirva para salvaguardar aquellas reas por las que los irlandeses haban votado en contra.

En palabras de la que fuera europarlamentaria y actual vicepresidenta de Sinn Fin, Mary Lou McDonald, el tratado de Lisboa fue un mal acuerdo para Irlanda y la Unin Europea en 2008. El Gobierno no consigui un slo cambio en este Tratado desde entonces. Sigue siendo un mal acuerdo.

http://www.gara.net/paperezkoa/20090919/157325/es/Los-indecisos-podrian-hacer-inclinar-balanza-Irlanda



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter