Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-09-2009

Como muestra el asunto Plimer, los negacionistas del cambio climtico hacen mucho ruido y ninguna nuez
No llegaron las respuestas

George Monbiot
The Guardian


Los creacionistas y los negacionistas del cambio climtico tienen esto en comn: no responden a sus crticos. Hacen lo que ellos dicen que son refutaciones definitivas de la ciencia. Cuando se demuestra que esas refutaciones son absurdas, no intentan defenderlas. Simplemente, pasan a otra lnea de ataque. Nunca se retractan, nunca se excusan, nunca se explican; simplemente, elevan el volumen, se mantienen en movimiento y esperan que la gente no se d cuenta de la estela de afirmaciones destrozadas que van dejando detrs.

Eso significa que tratar de debatir con ellos es un ejercicio frustrante y a menudo ftil. Se necesitan 30 segundos para hacer una afirmacin cientfica engaosa y 30 minutos para refutarla. Al ametrallar a sus oponentes con falsedades, los negacionistas ponen a los cientficos en una posicin imposible: o bien tratas de responder a sus afirmaciones, lo que no se puede hacer en el tiempo disponible, o las dejas pasar, en cuyo caso sus planteamientos parecen sostenerse. Muchos cientficos eminentes se han desentendido de estas situaciones. La razn es que la ciencia se realiza en sus escritos, donde las fuentes pueden ser comprobadas y las afirmaciones puestas a prueba.

Por eso, cuando el profesor de geologa australiano Ian Plimer me ret a un debate cara a cara en julio (1), no me lanc sobre la oportunidad. Su libro Heaven and Earth, que pretende destruir la ciencia del cambio climtico, contiene pgina tras pgina errores de escolar y jerigonza pseudocientfica. Como escribi el profesor de astrofsica Michael Ashley, No simplemente tendran que estar equivocados los cientficos de la atmsfera para que Plimer tuviera razn. Para ello hara falta que se rescribiera la biologa, la geologa, la fsica, la oceanografa, la astronoma y la estadstica (2). Pero, por lo que he podido ver, Plimer no ha respondido nunca a los planteamientos devastadores hechos por sus crticos. Se limita a seguir movindose en su propio terreno.

Nada de esto ha impedido al Spectator publicar una noticia de primera plana promoviendo sus afirmaciones. La revista sugera que Plimer ha demostrado que la teora del calentamiento global es la estafa mayor, ms peligrosa y ms ruinosamente cara de la historia (3).

Escrib un artculo resumiendo lo que los cientficos han dicho acerca de las afirmaciones de Plimer y enumerando algunos de sus evidentes errores (4). Como respuesta, Plimer pidi un debate. El editor del Spectator, Matthew DAncona, acept esta causa, enviando una serie de mensajes de correo electrnico en los que me presionaba a aceptar (toda la correspondencia est en mi sitio web (5,6)). Al principio, habiendo visto algunas tcticas de debate de Plimer, me negu. Pero despus me di cuenta de que poda ser un medio de hacerle precisar.

Contest a Plimer que aceptara su reto si l aceptaba el mo: escribir respuestas precisas y especficas a las preguntas que le enviara, para publicarlas en el sitio web del Guardian. Si las responda, se hara el debate; si no lo haca, no lo habra. Los dos intercambios se complementaran entre s: conociendo sus palabras especficas, la gente que asistiera al evento pblico podra valorar mejor sus generalizaciones.

Plimer se neg. Despus, cuando escrib una entrada en el blog acusndole de cobarda, acept. Le envi 11 preguntas (7). Eran simples y directas: solo le peda que proporcionara las fuentes y las explicaciones de algunas de sus afirmaciones del libro. Cualquier cientfico serio las habra ofrecido sin vacilar.

Pero en lugar de respuestas, Plimer me envi una serie de excusas del tipo el perro se comi mi trabajo escolar y enumer una serie de preguntas suyas (pueden leer las dos listas de preguntas en mi blog del Guardian (8)). Mientras las mas solo se referan a lo que Plimer pretende saber, las suyas estaban diseadas para que fuera imposible responderlas: ms que preguntas, eran acertijos. De tomarlas en serio, cada respuesta requerira varios aos de investigacin original. Gavin Schmidt, cientfico senior del clima en la NASA, las examin y consider que en su mayor parte eran chchara desconcertante de 24 kilates, mientras que el resto ya haba sido respondido por otros medios (9). Pero no era esa la cuestin. El propsito de Plimer parece haber sido el de distraer la atencin del hecho de que no puede responder a mis preguntas. El ltimo martes, le propuse a Ian Plimer una apuesta de 10 a que no era capaz de responder a sus propias preguntas. Todava no la ha aceptado.

Tras haber mantenido este absurdo durante casi un mes, le di un plazo de 10 das, tras el que dara por supuesto que ha abandonado asustado nuestro intercambio y ha perdido el debate (10). El plazo expir el viernes. No ha habido respuesta.

No hay nada inusual en Ian Plimer. Casi todos los prominentes negacionistas del cambio climtico que no sean empleados exclusivos de la industria de los combustibles fsiles tienen un perfil similar: hombres cuya carrera profesional est a punto de terminar o ya ha terminado. Atacar la ciencia del cambio climtico parece una frmula garantizada de lograr un reconocimiento pblico que o bien han perdido o bien no haban tenido nunca. Personas as seguirn emergiendo mientras los medios de comunicacin sean lo bastante crdulos para tomrselas en serio.

Lo extrao es la disposicin de publicaciones como el Spectator a defenderlos. En mi correspondencia con Matthew DAncona, pregunt que qu tiene el cambio climtico que hace que personas inteligentes como l abandone todos los estndares editoriales. Por qu est dispuesto a apoyar las afirmaciones de Plimer, pero no las de las personas que afirman que todo el canon de la ciencia lunar est equivocado pues en realidad la luna est hecha de queso verde?

Contest lo siguiente: Todo lo que dice podra ser cierto, lo que fortalece mi creencia de que un debate sera fantstico!(11). Le volv a presionar. Creo que la respuesta, respondi, podra ser que lo que yo llamo malicioso y forma parte de la descripcin del trabajo de editor del Spectator ser malicioso, usted lo llamara profundamente inmoral y grotescamente irresponsable. La respuesta a lo de Plimer a favor y en contra fue apasionada y cacofnica: exactamente lo que yo haba esperado. De nuevo le digo que quiz no le valga como excusa. Pero quiz sea suficiente como explicacin.

Le dije que aunque el Spectator publica continuamente artculos ruidosos y provocativos, en la mayora de los casos estn basados en hechos. Este artculo estaba basado en un galimatas. Entonces, por qu el cambio climtico? Por qu es esta la nica cuestin que es tratada por los editores como juego justo, los mismos editores que tratan cuidadosamente otras cuestiones cientficas por miedo a hacer el papel de idiotas? Y dnde est la malevolencia en hacer lo que cientos de artculos escritos y transmitidos ya han hecho: afirmar que lo del cambio climtico causado por el hombre es un mito? Seguramente, para ser malicioso, no tendra que ser original?

DAncona contest: Solo puedo hablar por m mismo y decir que, como editor, no sealo a nadie para tratarlo como un chiflado. Entonces, le ped ejemplos de artculos de chiflados que hubiera publicado sobre temas cientficos. Contest: Bueno, la MMR para empezar, cuando apoye inicialmente a Wakefield!. Pero cuando Andrew Wakefield sugiri por primera vez que la vacuna MMR est relacionada con el autismo, era una afirmacin original que, aunque sin apoyos, todava no haba sido desacreditada. Hoy tenemos 20 aos de evidencias, en miles de documentos sometidos a la peer-review, que demuestran que personas como Plimer hablan sin ton ni son.

Por eso, Plimer no proporciona sus fuentes y DAncona no explica porqu se centr en el cambio climtico. Pero al menos, tras este frustrante episodio, tengo una respuesta a mis preguntas: ninguno de ellos lleva las de ganar.

Traducido para Globalzate por Vctor Garca
http://www.globalizate.org/monbiot200909.html

Artculo original:

http://www.monbiot.com/archives/2009/09/14/answers-come-there-none/

Referencias:

1. Ian Plimer, 15th July 2009. Letter to the Spectator.
http://www.spectator.co.uk/the-magazine/the-week/5186003/letters.thtml
2. http://www.theaustralian.news.com.au/story/0,,25433059-5003900,00.html
3. http://www.spectator.co.uk/the-magazine/features/3755623/meet-the-man-who-has-exposed-the-great-climate-change-con-trick.thtml
4. http://www.guardian.co.uk/environment/georgemonbiot/2009/jul/09/george-monbiot-ian-plimer
5. http://www.monbiot.com/archives/2009/09/14/correspondence-with-ian-plimer/
6. http://www.monbiot.com/archives/2009/09/14/correspondence-with-the-spectator/
7. http://www.guardian.co.uk/environment/georgemonbiot/2009/aug/05/climate-change-scepticism
8. http://www.guardian.co.uk/environment/georgemonbiot/2009/aug/12/climate-change-climate-change-scepticism
9. http://www.realclimate.org/index.php/archives/2009/08/plimers-homework-assignment/
10. http://www.guardian.co.uk/environment/georgemonbiot/2009/sep/01/heaven-earth-answers-plimer
11. http://www.monbiot.com/archives/2009/09/14/correspondence-with-the-spectator



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter