Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2009

Jornada de huelga en el sistema pblico de la Universidad de California contra la privatizacin total de la universidad

Luis Martn-Cabrera
Rebelin


La Universidad de California es el sistema pblico de universidades ms grande de Estados Unidos y probablemente uno de los ms grandes del mundo. En la actualidad la Universidad cuenta con 10 campus, los ms antiguos como el de Berkeley fundados en el siglo XIX, el ms nuevo, el de Merced, fundado en el 2005. La Universidad de California cuenta con 191.000 estudiantes y ms de 13.000 profesores de planta. En los campus de la Universidad de California se han hecho algunos de los descubrimientos cientficos ms importantes y tambin algunos de los ms infames como el desarrollo de la bomba atmica. El sistema de la Universidad de California fue diseado en los aos sesenta como parte de un Master Plan que inclua la construccin y desarrollo de un sistema pblico de tres vas (community college, Cal State, and University of California) que, si bien puede ser tildado de elitista, garantizaba un acceso casi universal (muchas minoras seguan y siguen sin tener acceso) a una educacin publica de calidad para los californianos y californianas.Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Un sistema pblico de universidades, sumamente eficiente e histricamente bastante barato, especialmente si se compara con el precio de la educacin en general en Estados Unidos, es en primer lugar un mal ejemplo para un pas en el que todo lo que no tiene una tasa de beneficio como objetivo final se mira con malos ojos y, sobre todo, como una oportunidad perdida para cercar parcelas de conocimiento y venderlas al mejor postor. Por eso, desde principios de los aos noventa e incluso antes, el Estado de California ha ido retirando progresivamente la financiacin no slo a la Universidad de California sino a todas las escuelas y universidades pblicas del Estado que dependen de su apoyo financiero. En respuesta a estos cortes los administradores de la Universidad de California han recurrido progresiva y simultneamente a depreciar los salarios de los trabajadores, subir el precio de la matricula y atraer fondos privados.

El pasado 24 de septiembre y ante la amenaza de privatizar totalmente la Universidad de California para que no dependa ms del dinero publico, una coalicin de estudiantes, trabajadores y profesores sali a la calle para protestar por el desmantelamiento de un sistema pblico de educacin que ha permitido a generaciones de californianos recibir una educacin de calidad a precios razonables. En los diez campus de la Universidad de California, estudiantes, profesores y trabajadores suspendieron clases y actividades laborales, marcharon juntos e incluso ocuparon edificios de la universidad en protesta. En Berkeley, donde las clases empiezan un mes antes que en los dems campus, ms de 5.000 manifestantes se congregaron en Sproul Plaza (uno de los enclaves histricos de las protestas de los aos sesenta) para defender la educacin pblica en California. Despus de congregarse en Sproul Plaza los manifestantes, marcharon por el campus para despus salir al centro de la ciudad, desbordar a la policia y cortar el trfico con una sentada que dur ms de dos horas. Los activistas ms veteranos del lugar afirman que es la protesta ms grande que se recuerda en ms de dos dcadas. El ambiente festivo y el entusiasmo de los manifestantes en todos los campus puede ser el preludio de una ola de protestas sostenida en todo el sistema.

El origen del problema que gener las protestas se remonta principios de junio, momento en el que el gobernador del Estado de California, Arnold Schwarzenegger, retir 753 millones de dlares de la aportacin del Estado a la Universidad de California. A mediados de julio el presidente de la Universidad de California, Mark Yudof, pidi a los representantes estatales del gobierno de Sacramento poderes para declarar una situacin de emergencia financiera que le permitiera lidiar con la crisis sin interferencias de profesores, estudiantes, trabajadores y otros miembros de la comunidad universitaria. La primera medida de Yudof, por supuesto, fue anunciar un plan de reduccin laboral forzoso, es decir, a los profesores y trabajadores se les obliga a trabajar menos para evitar los despidos masivos y a cambio se les reduce el salario. La medida en principio parece equitativa y hasta solidaria, pero en la prctica, como muchos miembros de la comunidad universitaria han mostrado, no lo es.

La coalicin de sindicatos de la universidad rpidamente propuso un plan alternativo que peda que los cortes salariales fueran slo para los ejecutivos mejor pagados, el presidente y los cancilleres de cada campus. Para dar una idea de la justeza de esta medida baste decir que Yudof gana 828.000 dlares y vive en una mansin pagada por la universidad, mientras que el salario de un bedel a tiempo completo es 15.000 dlares. No es lo mismo cortar el 10% de 15.000 que cortarlo de 828.000. Adems de evitar los cortes, los sindicatos pedan que la universidad mostrara abiertamente el presupuesto y utilizara parte de sus ahorros y de los beneficios que generan los hospitales y otras instituciones para evitar los ajustes. La coalicin de profesores, ms modestamente, pidi que no se le redujera el salario a aquellos que ganan menos de 40.000 dlares, mientras que el claustro de profesores pidi que los das no laborables tuvieran lugar en das lectivos como medida de presin frente al gobierno de Schwarzenegger.

Frente a todas estas reivindicaciones y propuestas alternativas Yudof siempre contest escudndose en que el problema no era de la universidad, sino de la falta de compromiso del Estado de California con la educacin pblica. Pero antes de continuar con las excusas de Yudof, cabe preguntarse cmo es posible que uno de los estados ms ricos del pas (la novena economa del mundo por s sola) no pueda financiar un sistema de educacin pblico exitoso y eficiente. El origen de los problemas fiscales del Estado de California se remonta a la aprobacin de la Propuesta 13 en 1978. La Propuesta 13 tambin conocida como La iniciativa popular para limitar el impuesto a la propiedad tena como noble objetivo evitar que las personas mayores fueran desalojadas de sus casas por no poder pagar el impuesto de la propiedad. En realidad la iniciativa parta de dos hombres de negocios conservadores Jarvis y Gann que recogan el malestar de las clases ms pudientes, una parte de cuyos impuestos a diferencia de lo que suceda en el resto del pas se utilizaba para financiar escuelas de calidad en barrios ms pobres. Para evitar esta justa redistribucin de la riqueza, la Proposicin 13 prohiba subir los impuestos por encima del 1% despus del primer ao de adquisicin de la propiedad y estableca que cualquier modificacin del sistema impositivo tendra que contar con la aprobacin de dos tercios del parlamento de California.

En la prctica, quines ms se han beneficiado de la propuesta son las corporaciones financieras, cuyas propiedades inmobiliarias no cambian de manos tan frecuentemente, y los republicanos, que siendo minora en el parlamento californiano pueden bloquear cualquier intento de subir los impuestos o reformar el sistema impositivo. Este sistema genera situaciones tan paradjicas como por ejemplo que el propietario de una casa recin adquirida pague ms impuestos que el dueo de un Banco en el centro de San Francisco adquirido en 1978 o antes. En suma, si se corrigiera esta poltica impositiva y se tasara la extraccin de petrleo (en California opera la Chevron) se solucionaran muchos, si no todos los problemas de financiacin pblica del Estado de California.

Sin embargo, estos problemas, aun siendo totalmente reales, no excusan la actitud del presidente de la Universidad. Siguiendo la lgica de las grandes corporaciones financieras como Golden Sach, Yudof pretende pasarle el coste de la crisis a trabajadores y estudiantes y aprovechar la situacin para privatizar completamente el sistema. En las ltimas semanas del verano Yudof ha subido el sueldo a algunos de los ejecutivos mejor compensados de la universidad con la excusa de que su valor de mercado justifica estas acciones para impedir que se vayan a otras instituciones (los mismos que no hicieron nada para evitar esta crisis reciben aumentos de salarios), en los prximos meses Yudof pretende subir la matricula un 30%, lo cual situar la subida total del ltimo decenio en un 250%. La matricula costar entonces ms de 10.000 dlares al ao. Frente a la peticin del claustro universitario de tomar los das de descanso forzado en das lectivos, Yudof ha usado sus poderes especiales para forzar a los profesores a no dejar de ensear y cortar sus horas de trabajo del tiempo de preparacin de clase o investigacin, es decir, se trata finalmente de hacer trabajar ms horas por menos dinero. A los trabajadores de mantenimiento que chantaje con las reducciones laborales para no despedir a nadie, les ha contestado con despidos arbitrarios.

Es esperanzador que por primera vez en muchos aos trabajadores, estudiantes y profesores no acepten esta lgica, es un principio de reaccin en un pas en el que la movilizacin popular es imprescindible para frenar este proceso de privatizacin de los escasos bienes pblicos que han quedado fuera del alcance de las corporaciones. Estudiantes, trabajadores y profesores entienden que de no frenar las polticas de Yudof y Schwarzenegger la universidad se convertir an ms en un exclusivo country club para aquellos que puedan pagar los desorbitados precios de las matriculas. Si Yudof consigue subir la matricula y aceptar ms estudiantes de fuera del Estado (pagan ms), la Universidad de California no ser para los ms cualificados, sino para los ms ricos, un aspecto que sin duda dejarfuera a los estudiantes ms pobres y a las minoras tnicas histricamente excluidas del sistema universitario. Las y los que hoy luchan contra el Plan Bolonia en Europa, tal vez deberan leer esta historia como una fbula instructiva de lo que puede significar la privatizacin de la educacin pblica: se empieza por un edificio, un programa, y se acaba con toda la universidad; el apetito de los capitalistas es, ya lo sabemos, insaciable.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter