Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2009

Mosc mantiene su posicin sobre las sanciones a Irn

M K Bhadrakumar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Tras un encuentro de una hora celebrado el pasado mircoles en Nueva York con el Presidente ruso Dmitry Medvedev, el Presidente de EEUU Barack Obama declar que ambos dirigentes haban pasado la mayor parte del tiempo hablando sobre Irn. En efecto, eso fue exactamente lo que haba anticipado el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Por su parte, Medvedev manifest que ambos dirigentes haban estado discutiendo sobre toda una serie de cuestiones y que haban dedicado mucho tiempo al problema iran. Este fue tambin el avance que dio la secretaria de prensa del Kremlin Natalia Timakova, quien dijo que la parte rusa consideraba la reunin de Nueva York como un punto de control importante despus de la cumbre de Mosc de julio y que las conversaciones muy probablemente llevaran al logro de acuerdos sobre las cuestiones en conflicto, en relacin a un nuevo acuerdo para la reduccin de armamento.

El cambio en el nfasis ya dice mucho. Est claro que el objetivo estadounidense, cuando su administracin inici la solicitud de la reunin del mircoles, se diriga a que Obama hiciera un intento desesperado para persuadir a su homlogo ruso de que aceptara una lnea ms dura hacia Irn. El Grupo 5+1 entablar conversaciones el prximo 1 de octubre en Ginebra con el negociador principal iran para asuntos nucleares. El Grupo est compuesto por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido- ms Alemania.

La parte rusa vio venir la gestin de Obama pero consider que era una oportunidad til para promover su agenda y redactar un nuevo tratado de reduccin de armas para la fecha lmite del 5 de diciembre. Como seal un comentarista de Mosc: Es una frmula de poltica exterior compleja con un gran nmero de variables. Mosc pic alto al proponer que Rusia y EEUU deberan acordar reducir sus armas nucleares a 1.500-1.675 cargas y 500 vehculos de entrega. Pero el Pentgono se ha estado resistiendo a los planes de Obama de reduccin de armas nucleares. Se estima que EEUU tiene en estos momentos 2.600 ojivas nucleares de guerra desplegadas para el combate, otras 2.500 en reserva y 4.000 ms en espera de ser desmanteladas.

Para los rusos, la cuestin se centraba en cmo Medvedev podra ayudar al presidente estadounidense a avanzar con su agenda de desarme y no proliferacin nuclear. Del mismo modo, las presiones para la parte rusa se referan a que tena que corresponder a la reciente decisin de Obama de abandonar el despliegue de sistemas anti-misiles en Europa Central.

Los creadores de opinin rusos mantienen por lo general los dedos cruzados y cierto escepticismo en cuanto a si Mevdeved se comprometera con cualquier movimiento de EEUU para intensificar las sanciones contra Irn en esta coyuntura. Una voz influyente en la comunidad estratgica rusa, Sergei Karaganov, director del Consejo de Poltica Exterior y de Defensa, advirti que no se deba esperar demasiado. Por supuesto, EEUU tiene derecho a confiar en lograr varios compromisos sobre la cuestin, pero no creo que Rusia acabe aceptndolos. No estamos interesados en echar a perder las relaciones con la potencia emergente de la regin [Irn]. No se deben esperar an grandes avances, dijo.

En todo caso, tras las conversaciones del mircoles, Medvedev dijo: Las sanciones apenas llevan a resultados productivos. Pero, en algunos casos, las sanciones son inevitables. Conviene indicar que aadi: Finalmente, es cuestin de elegir. Estamos preparados para continuar y trabajar junto a la administracin estadounidense tanto sobre un programa nuclear para usos pacficos iran como en otras cuestiones. (nfasis aadido).

Medvedev subray su satisfaccin al ver cambios muy positivos en nuestras relaciones, a travs del establecimiento de relaciones de trabajo amistosas y constructivas que permitan que Rusia y EEUU enfrenten las complicadas cuestiones globales. Las expectativas rusas son por tanto muy altas. Por otra parte, Obama se qued en la cuestin del problema iran

Medvedev cede un tanto

Las conversaciones lograron acordar una fecha tope para un nuevo Tratado de Reduccin de Armas Estratgicas que reduzca sustancialmente los misiles y lanzadores nucleares para finales de ao. Esa es una ganancia neta para Medvedev en su regreso a Mosc. Pero Mosc necesita sopesar cuidadosamente que Obama es un presidente acosado. Segn se inform, Obama tena que devolver el primer borrador elaborado por el Pentgono sobre la Revisin de la Posicin Nuclear por ser demasiado tmido y exigir en cambio una gama de opciones de mayor alcance que le permitiera avanzar con Mosc en su agenda de reduccin de armas nucleares, en el rgimen de no proliferacin y de normalizacin de relaciones con Rusia.

Para Rusia, el resultado final es que el proceso de reduccin de armas es un elemento esencial de un nuevo comienzo en nuestras relaciones con los Estados Unidos, como dijo Medvedev. Hay un vnculo con el problema iran en la medida en que el viaje implica avanzar desde un desarme radical por parte de las dos superpotencias nucleares hacia esfuerzos globales ms amplios que impidan una mayor proliferacin nuclear. (Se ha fijado, para las fechas del 4 al 15 de mayo de 2010, la celebracin de una conferencia de revisin del Tratado de No Proliferacin nuclear y el tiempo vuela).

Teniendo en cuenta las crecientes dificultades de Obama con su estrategia global, Mosc se inclinar por ayudar al presidente estadounidense, cada vez ms arrinconado en poltica interior, a emprender la poltica de desarme. Tambin eso favorece los intereses de Mosc. Est muy claro que, a pesar de todas las reservas acerca de las propuestas de Obama sobre el sistema europeo de misiles antibalsticos que ya pusieron de manifiesto los comentaristas rusos la pasada semana, Mosc no slo no los ha rechazado sino que Medvedev, acogi positivamente la decisin de Obama.

Tras la reunin de Nueva York, Obama subray que, en relacin a Irn, comparta con Medvedev los siguientes elementos:

Medvedev consider la cuestin desde un ngulo distinto, aunque estaba de acuerdo con lo que el presidente estadounidense subray:

y Pekn les tranquiliza

Sera til recordar que hace diez das, durante una entrevista con la CNN, Medvedev expuso con detalle el pensamiento ruso. Dijo: Primero, Irn necesita una serie de motivos para comportarse de forma adecuada acerca del programa nuclear. Segundo, el objetivo debera ser asegurarnos que Irn coopera con la Agencia Internacional de la Energa Atmica (AIEA) a la hora de desarrollar su programa de energa nuclear. Tercero, la comunidad internacional debera crear un sistema de elementos positivos para que Irn coopere con la AIEA, y debe presionarse a Irn para que coopere. Cuarto, en contra de lo que Washington pueda sentir, el 9 de septiembre, Irn ofreci un paquete que representaba una base para negociar. Quinto, el establecimiento de nuevas sanciones debera ser el ltimo recurso. S, desde luego, deberamos alentar a Irn, pero antes de emprender cualquier accin deberamos estar absolutamente seguros de que no hay otras opciones y de que nuestros colegas iranes, por alguna razn, no nos escuchan, dijo Medvedev.

De forma significativa, Medvedev tambin defendi enrgicamente las ventas de armamento rusas a Irn, incluido el acuerdo para suministrarle misiles S-300, y afirm que incluso aunque Rusia no tuviera ningn acuerdo con Irn que le obligue a acudir en su ayuda en el caso de un ataque militar eso no significa que nos gustara o que vayamos a mantenernos impasibles antes esos posibles desarrollos.

Por tanto, la gran pregunta, es si el comentario de Medvedev de que en algunos casos las sanciones son inevitables representa un cambio poltico en Mosc. Le ha arrancado Obama alguna concesin a Medvedev para considerar nuevas y duras sanciones contra Irn, por utilizar las palabras de Helene Cooper, del New York Times? Se anot Obama una victoria clave, como escribi el Washington Times?

Un encantado Michael McFaul, alto asesor de la Casa Blanca sobre Rusia, presumi: Estamos en un lugar diferente en las relaciones entre EEUU y Rusia. En un sombro escenario poltico, con la administracin estadounidense buscando a tientas una va en el problema iran, cualquier indicio parece suficiente para agarrarse a algo y es posible que los rusos no hayan animado a la parte estadounidense en ese sentido. La historia de la diplomacia sovitico-estadounidense est llena de momentos de ese cariz.

Seguramente que no hay un cambio tectnico en la posicin de Rusia sobre Irn. Podra decirse que no hay nada nuevo en lo que Medvedev dijo en Nueva York. Dijo ms de lo mismo en una reunin con los expertos occidentales en Rusia hace un mes; lo explic despus, de forma detallada en la entrevista de la CNN. Pero nadie puede negar que, no obstante, aparecieron en ella elementos suficientes para que la Casa Blanca proclamara sin que se haya producido respuesta- que Rusia finalmente se inclinaba un poco por imponer sanciones ms duras a Irn.

Sin embargo, incluso mientras la Casa Blanca empezaba a saborear el xito con las seis escasas palabras de Medvedev en su suite del Waldorf Astoria la tarde del mircoles, Jiang Yu, el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, le amarg la fiesta a los estadounidenses diciendo: Siempre creemos que las sanciones y las presiones no son la va adecuada. En el momento actual, eso no propicia los esfuerzos diplomticos, dijo Jiang en una reunin informativa en Pekn el pasado jueves.

El Ministro chino de Asuntos Exteriores Yang Jiechi, repiti tambin la posicin de Pekn de que la cuestin del programa nuclear iran se revuelve mejor por medios pacficos y mediante el dilogo. Teniendo en cuenta la estrecha coordinacin entre Mosc y Pekn en las cuestiones importantes internacionales, China no hablaba sin conocimiento de causa.

En el anlisis final, en la nueva resolucin aprobada el jueves por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que peda poner fin a la proliferacin nuclear no se nombr a Irn a pesar de la intensa campaa de EEUU y el Reino Unido- y eso fue porque Rusia y China no permitieron que sucediera. Asimismo, la resolucin no consigui que se autorizaran las inspecciones forzosas de los pases de los que se sospechara que estaban desarrollando armas.

M K Bhadrakumar fue diplomtico de carrera del Servicio Exterior de la India. Ejerci funciones en la extinta Unin Sovitica, Corea del Sur, Sri Lanza, Alemania, Afganistn, Pakistn, Uzbekistn, Kuwait y Turqua

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/KI26Ak04.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter