Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2009

El programa burgus y contrarrevolucionario de la Unasur
El imperialismo domstico

Nicols Esteban Grimaldi
Rebelin


Hace poco ms de un ao naca la Unin de Naciones Suramericanas (Unasur), proclamada por sus corifeos como la expresin supranacional del antiimperialismo latinoamericano. Excluyendo entre sus animadores a los EE.UU. gener esperanzas en buena parte de los militantes de estas latitudes. Sin embargo, la incorporacin de Colombia, de la mano de Lula, comenz a desenmascarar la puesta en marcha de un nuevo mbito de negocios capitalistas.i Sospechas que volvieron a confirmarse el mes pasado, en Quito, donde la Unasur celebr un congreso muy especial con el trasfondo de la apertura de bases militares estadounidenses en la Colombia de Uribe y el golpe de Estado perpetuado en Honduras. Una vez ms, el organismo ha intentado imprimirle una salida burguesa a la crisis, mostrndose completamente ineficaz para detener un nuevo avance del militarismo norteamericano en la regin.

El To Caimn vuelve a sus andanzas

En el mes de abril, lvaro Uribe accedi a la instalacin de bases militares estadounidenses en territorio colombiano que compensen la prdida de la base ecuatoriana de Manta. El objetivo de su instalacin es fortalecer la presencia militar de Estados Unidos en Latinoamrica con tres bases areas (Malambo, en la provincia nortea de Atlntico; Palanquero, en Cundinamarca, y Apiay, en Meta); dos del Ejrcito (Tolemaida, en Cundinamarca, y Larandia, en Caquet); y dos navales (Cartagena, Bolvar y Baha Mlaga, Valle del Cauca, sobre la costa pacfica).ii La primer base a instalar ser la de Palanquero, que costara unos 46 millones de dlares y se convertir en un epicentro militar donde Washington instalar equipos de inteligencia para, segn un convenio militar bilateral, enfrentar a las bandas narcotraficantes del Pacfico colombiano. Pero las bases no slo son instaladas para actuar en suelo colombiano. Como plantea el documento emitido por el Comando de Movilidad Area de los EE.UU., las bases permitirn cubrir y alcanzar movilidad area a todo el continente sudamericano. Esta medida, basada en el informe de la fuerza area norteamericana Global en Route Strategy, de abril de 2009, busca priorizar estrategias que permitan el control a distancia del enemigo, por sobre la confrontacin directa.iii En este sentido, el Comando Sur indic que casi la mitad del continente puede ser cubierto por un C-17 sin recarga de combustible desde Palanquero y, si hay combustible disponible en su lugar de destino, podra cubrir todo el continente, con excepcin de la regin del Cabo de Hornos.iv

Colombia y EE.UU. no estn solos en esta alianza militar, ya que cuentan con otro poderoso socio sudamericano: el jefe del Partido de los Trabajadores y Presidente de Brasil, Luiz Incio Lula da Silva. Uribe firm un pacto con Lula en el que fomentan el intercambio de informacin, la venta de armas y la accin conjunta en operaciones militares con el objetivo de controlar el trnsito de narcotraficantes y guerrilleros por la selva amaznica. Gracias a esta alianza, la fuerza area colombiana incorpor a sus filas unos 25 aviones de ataque Sper Tucano, de empresa Brasileira S.A.v Al igual que la alianza con Norteamrica, el pacto Colombia-Brasil busca cuidar la radicalizacin de los procesos revolucionarios en Venezuela y Ecuador, previniendo las amenazas chavistas de desatar una guerra contra Colombia.

La impotencia de Unasur

Ante esta problemtica la cumbre de la Unasur se ve obligada a tratar el tema a pedido de Chavez, Correa y Morales, que proponen que el organismo repudie las bases yanquis en Colombia. El presidente venezolano encabez la oposicin afirmando que empezaron a soplar vientos de guerra y remarcando que Venezuela responder militarmente ante una intervencin de Colombia en pases vecinos. A su vez, seal que el pacto Colombia-EE.UU. podra convertirse en una tragedia y desatar una guerra sudamericana, asegurando que la avanzada norteamericana tiene entre sus objetivos estratgicos el control de los recursos: nos tienen en la mira, es por el petrleo, dijo. Evo Morales apoy la mocin venezolana al plantear que es obligacin salvar al pueblo colombiano de los militares norteamericanos ya que estos meten bala contra el movimiento popular; en las madrugadas, convocan a militares y policas a organizar el asesinato a dirigentes sindicales, toman las franjas o los controles al interior. Los bonapartismos ms radicalizados del continente, entonces, plantearon una doble argumentacin en torno al avance norteamericano: el control de los recursos naturales y de los procesos revolucionarios en curso.

Sin embargo, el bloque formado por Lula, Cristina, Lugo y Bachelet desviaron el asunto, proponiendo tratarlo ms adelante, en una cumbre extraordinaria, con un argumento poco feliz: que Uribe no se sienta atacado por estar en Quito. A diferencia de Chavez, Morales y Correa, plantean la va diplomtica como la nica salida frente a esta crisis, asegurando Cristina y Lula que cuando se desencadenan los conflictos es porque ha fracasado la poltica y esto lo pueden resolver nicamente los presidentes. Claro que, como el dilogo es la nica salida, Lula propuso invitar al mismsimo Obama al debate, mocin apoyada por Cristina que plante hacer una reunin en un lugar en el cual el presidente Uribe no tenga la sensacin de que hay hostilidad hacia l porque se hace en Quito o se hace en Caracas. Y dnde es ese lugar donde el asesino Uribe se sentira cmodo y a gusto para explicar su alianza con los EE.UU.?: San Carlos de Bariloche, Argentina, donde la Unasur discutir el tema a fines de agosto.

De la ONU a la Unasur: viva la CEPAL!

El carcter burgus de la Unasur, y su similitud con los organismos supranacionales clsicos de la burguesa ms concentrada, se expres cabalmente en sus propuestas frente a la crisis mundial. Lejos de proponer una salida revolucionaria a la crisis, Unasur se manifiesta, en su Declaracin de Quito, por una profundizacin de la competencia capitalista. Un nuevo desarrollismo que, frente a la peor recesin internacional desde hace ms de medio siglo, posibilite un conjunto equilibrado de acciones que estabilicen el sistema financiero, reactiven la economa, prioricen la creacin de empleo y el fortalecimiento de la proteccin social asegurando la recuperacin econmica sobre la base de un desarrollo sostenible. La salida propuesta por la Unasur es la creacin de un Banco del Sur que fortalezca la integracin de los pases en ms golpeados. En que ayudara este banco? En insertar a Sudamrica en el mercado global y fomentar el desarrollo econmico y social. Claro que no cualquiera podr acceder a sus prstamos ya que, para esto, se tendrn en cuenta las reservas internaciones disponibles, situacin en la balanza de pagos, participacin en el comercio internacional, producto interno bruto . vi En este sentido, poco se diferencia de la Comisin Econmica para Amrica Latina (CEPAL), una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas (ONU), impulsada por los EE.UU. luego de su triunfo en la segunda guerra mundial. Comisin creada en 1948, para promover el desarrollo econmico y social mediante la cooperacin y la integracin a nivel regional y subregional. A su vez, Unasur plante la necesidad de fomentar la ciudadana sudamericana. Atenta a las cambiantes necesidades de mano de obra del capital latinoamericano, concluy que es necesario reforzar la cooperacin y coordinacin regional entre los estados miembros de la Unasur y la Conferencia Sudamericana de Migraciones, a fin de construir un enfoque comn regional que facilite la circulacin de personas.

En trminos polticos, la Unasur renov su compromiso con la democracia burguesa, caracterizndola como el nico sistema para resolver los desafos y brindar mayores esperanzas y oportunidades a nuestros pueblos. La salida para los pueblos no es la lucha, sino la va del dilogo y la negociacin () nicos caminos para resolver las diferencias, construir la paz y la convivencia duradera. En este sentido, de poco sirvieron las tmidas reformas propuestas por Chavez, que intent incluir un prrafo donde se mencione la responsabilidad tica de los medios de comunicacin. De haberse incorporado este acpite, los estados habran podido sancionar y/o cerrar aquellos medios de comunicacin que no cumplan con ese compromiso tico. Sin embargo, la propuesta ni siquiera lleg a ser tratada por el rechazo, en las reuniones tcnicas previas, de Brasil, Chile y Uruguay, por temor a que Venezuela o cualquier otro pas suramericano pudiera restringir la libertad de prensa en un futuro escudndose en esta declaracin de Unasur, segn public El Nuevo Herald. Incluso Evo Morales impuso una propuesta de crear un Consejo de Combate al Narcotrfico para consolidar Suramrica como una zona de paz, base para la estabilidad democrtica, el desarrollo integral de nuestros pueblos, y como contribucin a la paz mundial.

La comunidad de intereses con el resto de los organismos supranacionales se manifest abiertamente en la declaracin contra el golpe en Honduras, donde Unasur condena el Golpe as como las resoluciones y declaraciones emitidas por la ONU, OEA, MERCOSUR, CAN y otras instancias internacionales, que evitaron plantear toda vinculacin entre Washington y los golpistas.

Unasur contra la Revolucin

A poco ms de un ao de su nacimiento, la Unasur ya ha dado sobradas muestras de su carcter burgus. Lo que haba nacido como un organismo supuestamente exento de la influencia de la poderosa burguesa norteamericana ha tenido un claro derrotero que, lejos de enfrentarla con Washington, no hizo otra cosa que funcionar como un lubricante de sus posiciones. La incapacidad de los bonapartismos ms radicalizados para repudiar la instalacin de bases militares en Colombia expresa el avance del bloque pro-norteamericano, encabezado por Colombia, Brasil, Chile y la Argentina. A su vez, el programa econmico y poltico propuesto, y defendido incluso por Evo, Chvez y Correa, no pasa de un tibio reformismo desarrollista que pronto dar paso a la eliminacin de las conquistas obtenidas por las masas en los ltimos quince aos. Las limitaciones manifestadas en la Cumbre de Quito, entonces, no tienen que ver con lmites coyunturales, sino que expresan una tendencia intrnseca de Unasur: un organismo burgus, destinado a convertirse en un arma contra la Revolucin.

Nicols Esteban Grimaldi. Laboratorio de Anlisis poltico-CEICS

Notas:

i Schlez, Mariano: De compaero a partner. La estrategia del gobierno de Brasil para Latinoamrica, en El Aromo, n 44, 2008.

ii La Repblica , 5/8/2009, en www.larepublica.com.uy.

iii Air Mobility Command: Global En Route Strategy , en www.southcom.mil.

iv Ver Una nueva base militar en colombia, en www.argenpress.info.

v Ver Super tucano Colombia, en www.defesanet.com.br.

vi Ver www.econlink.com.ar/banco-del-sur.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter