Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-09-2009

La muy limitada democracia en Estados Unidos

Vicen Navarro
Pblico


La idealizacin del sistema democrtico de EEUU, en la que se presenta al Congreso de EEUU como la cmara legislativa que refleja el sentido popular de la poblacin estadounidense, explica que muchos medios de informacin espaoles presenten las dificultades que encuentra la reforma sanitaria para su aprobacin en el Congreso como consecuencia del temor que tal poblacin supuestamente tiene hacia tal cambio.

Tal interpretacin es profundamente errnea y refleja un desconocimiento de la realidad poltica de aquel pas. En realidad, todas las encuestas sealan que la mayora de la poblacin (68%) desea que el Congreso apruebe la universalizacin de la sanidad, y que sea el Estado el que garantice tal universalizacin a travs del establecimiento de un aseguramiento pblico. Este sentir incluye incluso a la mayora de la profesin mdica (Physicians view on a Public Insurance Expansion New England J.M. Medicine. Sep. 15, 2009). La evidencia de ello es robusta y convincente. Entonces, la pregunta que debe hacerse y no se hace- es por qu ello no ocurre. Y para responder a esta pregunta deben entenderse las enormes deficiencias de la democracia estadounidense, uno de los sistemas menos democrticos de los hoy existentes en la OCDE.

Estas limitaciones se basan en:

1. La privatizacin del sistema electoral, donde los senadores y congresistas financian sus campaas primordialmente con fondos provenientes en su gran mayora de grandes grupos empresariales. Entre ellos estn las compaas de seguros privadas (que controlan la gestin de la mayora de la sanidad) y las compaas farmacuticas (entre otras) que financian, por ejemplo, el Comit de Financiacin del Senado, el comit ms importante del Senado en la reforma sanitaria. Su Presidente, Sr. Baucus, recibi cinco millones de dlares de tales industrias. Los otros cinco miembros claves de tal Comit recibieron cantidades semejantes. Tales empresas financiaron tambin las candidaturas del Sr. Obama. Slo las compaas de seguros dieron seis millones de dlares a su campaa. Todo esto que en Espaa se llamara corrupcin- es legal en EEUU.

Este sistema de financiacin discrimina enormemente a los candidatos de izquierdas que no pueden conseguir los fondos necesarios para competir, durante la campaa electoral, con los otros candidatos en los espacios televisivos que se venden al mejor postor sin ningn tipo de regulacin. Los sindicatos pueden, tambin, contribuir a la financiacin de las campaas, pero sus fondos son minsculos en comparacin con los fondos de las grandes empresas. Es prcticamente imposible que gane un candidato de izquierdas (que cuestione, por ejemplo, el protagonismo de las compaas de seguros en la gestin del sistema sanitario). En ningn pas de la OCDE, las izquierdas son ms dbiles que en EEUU (la causa de que exista un sistema sanitario universal) y ello se debe, en gran parte, a la privatizacin de las campaas electorales.

2. La falta de proporcionalidad en el sistema electoral, lo cual imposibilita la aparicin de un tercer partido. Es un sistema mayoritario en el que el que gana (51% del voto), gana todos los delegados, regla encaminada a reproducir un sistema que tenga slo dos partidos. Los dos, por cierto, dependen para su financiacin de aquellos fondos provedos por las grandes empresas (que en EE.UU. se llama Corporate Class).

Tal falta de proporcionalidad aparece incluso ms marcada en el Senado, donde cada Estado, independientemente de su tamao, tiene dos Senadores. Esto da gran poder a los estados pequeos y poco poblados, rurales y ms conservadores, a costa de los estados ms poblados, urbanos y ms progresistas. As, los seis senadores del citado Comit de Finanzas representan estados que, todos ellos juntos, suman menos del 2% de la poblacin de aquel pas. Existe, as, un enorme sesgo conservador en el Senado, poco representativo del sentido popular del pas.

3. La escassima oportunidad de la poblacin de poder influenciar al Congreso de EEUU. La poblacin es plenamente consciente del maridaje existente entre la clase poltica por una parte, y el mundo empresarial y financiero por otra (lo que en EEUU se llama Corporate Class). De ah el claro antagonismo hacia Washington, que explica que todos los candidatos en las ltimas elecciones debieran presentarse como anti-Washington. El que se benefici ms de este sentimiento fue el candidato Obama, que no proceda del establishment de Washington (y que se haba opuesto a la guerra de Irak).

La eleccin de Obama despert grandes esperanzas de que hubiera un cambio. Un punto central en su programa era la reforma sanitaria. La privatizacin de la sanidad, en manos de las Compaas de seguros, ha creado una situacin en la que, a pesar del enorme gasto sanitario (el 17% del PIB, Espaa 6.2%) no se ofrece cobertura a 47 millones de habitantes, y se provee una cobertura muy insuficiente a la mayora de las personas aseguradas. Un detalle que expresa la crueldad del sistema es que ms del 40% de personas que se estn muriendo expresan preocupacin de cmo ellos o sus familiares pagarn sus facturas mdicas a las compaas de seguros.

El Presidente Obama, sin embargo, ha ido pactando su reforma, cediendo en elementos claves. En farmacia se ha comprometido con la industria farmacutica a continuar con el acuerdo que el Presidente Bush tena con tal industria, segn el cual el gobierno federal pagara el precio de los frmacos que la industria impusiera. Y con las compaas de seguros pact que no limitaran el precio de las plizas, proveyendo subsidios a las familias que no pudieran pagarlas. Tambin ha renunciado a financiar la reforma a base de impuestos sobre los grupos ms pudientes (medida muy popular). Estas y otras cesiones han decepcionado a las bases del partido demcrata, lo cual explica la bajada de su popularidad. Las encuestas sealan que los grupos en los que ha perdido ms apoyo han sido precisamente entre los demcratas y los independientes progresistas. Todos estos datos, por cierto, no han aparecido en los cinco medios de informacin y persuasin ms importantes de Espaa.

Vicen Navarro es Catedrtico de Ciencias Polticas y Polticas Pblicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University.


Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter