Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2004

Ecologistas en Accin responde a Los Verdes que piden el SI a la Constitucin Europea

Ecologistas en Accin
ATTAC Madrid


Paco Garrido, diputado de Los Verdes en las listas del PSOE, ha difundido una carta a diversas organizaciones pidiendo el SI a la Constitucin Europea. Ecologistas en Accin responde. Nosotros publicamos para alentar el debate y la informacin en torno a la Constitucin Europea.

Estimado Sr. Garrido:
Diputado en el congreso y portavoz de Los Verdes
Mstoles, 15 de diciembre de 2004

El apoyo de Los Verdes al actual Tratado por el que se instituye una Constitucin para Europa es lamentable y entra en contradiccin con la defensa del medio ambiente y la mejora social que en teora propugnas. No comprendemos por qu no se ahonda en las importantes y abundantes diferencias que decs existir entre el texto que Los Verdes desearan y el suscrito el pasado 29 de octubre en Roma y s se enfatizan los inconvenientes que suponen decir no a esta constitucin para acabar con un entusiasta apoyo a dicha constitucin (La altura , la grandeza y la necesidad de este proyecto de democracia cosmopolita ensombrece las muchas dudas e imperfecciones que el texto contiene). Carece de sentido apoyar el s o el no a la Constitucin Europea sin entrar a analizar su contenido, simplemente sobre la base de un mal entendido pragmatismo.

El fin no justifica los medios, los medios han de ser coherentes con el fin y anunciarle. Desde esta perspectiva apostamos ciertamente por la conectividad entre responsabilidad y conviccin y entre deber y utilidad. Aceptando stas premisas, pensamos que el pragmatismo no puede entenderse como una aceptacin acrtica y conformista de un contexto determinado. Ser pragmtico para acabar con la destruccin ecolgica que sufre la Tierra supone atajar de raz las causas que generan dicha destruccin, no poner parches que no solucionan el problema slo si acaso lo retrasan.

As, por un supuesto pragmatismo no se puede pactar con cualquier partido, sacrificando los valores e ideas propugnados. As, vemos con tristeza como Los Verdes en Alemania han participado en polticas militaristas (como los bombardeos sobre la exYugoslavia) y antisociales (como recortes de pensiones), que han generado repulsa entre sus bases sociales, al anteponer sobre sus principios el objetivo participar en el gobierno. En Espaa es lamentable que Los Verdes sacrifiquen su independencia poltica a favor del PSOE, todo por conseguir una representacin negada por las urnas. Ser pragmticos en estos casos sera promover la concienciacin social necesaria que respaldara la adopcin de polticas que acabarn de raz con los problemas sociales o ambientales. Si anteponemos el alcance de poder o representacin poltica a los principios que decimos defender, stos principios acabarn diluyndose. El pragmatismo debe suponer que los medios que usemos para alcanzar los fines sean ya el anuncio de esos fines.

Despus de lo dicho, la respuesta a la pregunta Esta constitucin es un instrumento mejor para la constitucin poltica de una Europa democrtica, ecolgica y solidaria? tiene que partir de los valores e ideas que defendemos y de en qu medida quedan recogidos en dicho texto, sin olvidar cul ha sido su plasmacin en la realidad. As, desde la defensa del internacionalismo, de la democracia, los derechos sociales, la paz y el equilibrio ecolgico podemos responder que esta constitucin no va a mejorar la situacin en ninguna de ests reas.

La Constitucin Europea fomenta la Europa a distintas velocidades (cooperaciones reforzadas, prohibicin de armonizacin social,...) que es contraria a todo ideal autnticamente europesta, pues fomenta la desigualdad social y econmica. Adems, concede la soberana no slo a los ciudadanos europeos, sino principalmente a los estados de la Unin.

La Constitucin Europea consolida un sistema poltico, en el que el Banco Central Europeo est exento de todo control poltico y el Parlamento europeo, la nica institucin europea elegida directamente por la ciudadana tiene unas competencias lejanas a las de cualquier Parlamento nacional.

La Constitucin Europea recorta derechos sociales en el plano de los principios, pues no reconoce el derecho al trabajo y a una remuneracin suficiente para satisfacer sus necesidades como lo hace la Constitucin espaola, ni tampoco reconoce el derecho a la salud pblica. Pero principalmente y mucho ms grave es que la Constitucin Europea abre la puerta a la privatizacin de los servicios pblicos (definidos como servicios de inters econmico general), al abrir todos los servicios a la liberalizacin.

La Constitucin Europea es un ejemplo de militarismo, que impulsa la lealtad de los estados a la poltica militar de la UE. Obliga a los estados a incrementar el gasto militar y crea una Agencia Europea de Armamento, llegando a apoyar la doctrina de ataques preventivos. Y todo ello bajo el compromiso de cooperar estrechamente con la OTAN, por lo que est constitucin no supone la adopcin de polticas contrarias a EEUU.

La Constitucin Europea subordina el desarrollo sostenible al crecimiento econmico en una economa altamente competitiva. La apuesta por un modelo econmico centrado en el comercio a larga distancia fomenta la construccin de infraestructuras muy dainas para el medio ambiente, al mismo tiempo que exige un insostenible gasto energtico. La Unin Europea es tras EEUU el mayor consumidor de recursos naturales del mundo: todo un ejemplo de insostenibilidad y de las desigualdades mundiales.

Qu significa decir Si a ste tratado de constitucin? Es decir Si a la construccin poltica de una Europa encaminada exclusivamente a respaldar una unin econmica. El Parlamento Europeo con sta constitucin seguir sin tener la iniciativa legislativa, no ser consultado en poltica exterior y en el mejor de los casos slo podr colegislar. El derecho de iniciativa ciudadana tendr que pasar por el filtro de la Comisin Europea. No existen, por tanto, avances significativos en una mejora del profundo dficit democrtico existente en la Unin Europea. Es ms, ste queda patente en el modelo de redaccin de la constitucin, bien alejado de un proceso constituyente democrtico. Adems, el difcil procedimiento de reforma de la Constitucin Europea redunda en el autoritarismo de la misma. No se observa, por tanto, un avance hacia un mayor protagonismo de los ciudadanos mxime cuando se les ha negado, ya no la participacin en la redaccin del texto constitucional, sino la simple informacin acerca de la elaboracin de dicho texto.
Hay alternativas a esta constitucin? Si estamos dispuestos a construirlas y apoyarlas, las habr, pero si bajo la lgica de un supuesto pragmatismo, apostamos por el conformismo lgicamente nunca podrn cristalizar. Las alternativas nunca son dominantes, porque sino no seran alternativas. Las energas renovables son una alternativa factible a las energas contaminantes dominantes hoy en da, pero si no se las apoya cuando son minoritarias nunca se difundir su uso. Las alternativas se consolidan por agregacin de fuerzas y el actual referndum constitucional supone una oportunidad de agregacin del movimiento por otra Europa ms social y democrtica. Debemos apoyar los Foros Sociales Europeos, donde se coordinan los movimientos sociales por la construccin de esa Europa. La movilizacin y presin ciudadana puede lograr exigir un proceso constituyente plenamente democrtico, pero para ello hay que promover y difundir la crtica a la actual construccin europea desde una perspectiva social. El No a la Constitucin europea defendido desde partidos de izquierda y movimientos sociales por su contenido no se confunde con el no de la derecha xenfoba o los intereses del gobierno yanqui. Ciertamente, la capacidad de gestin del no desde una perspectiva de izquierdas depender de la difusin y movilizacin de los ciudadanos que propugnan otra Europa, pero en cualquier caso, alguien cree que el triunfo del S a la constitucin europea va a suponer ms europeismo, ms democracia, ms derechos sociales, ms paz o ms sostenibilidad ecolgica?

Los temores respecto a que el triunfo del no suponga un apoyo a posiciones de derecha (apoyo al Estado nacin, al recorte de derechos sociales,...) es infundado, ya que los principales partidos de derecha europea han sido copartcipes y apoyan sta Constitucin Europea. El entusiasmo de Berlusconi en aprobar esta constitucin se refleja en que Italia ser el primer pas que la apruebe (eso s, sin pasar por referndum). Lo que parece es que ciertos partidos que se califican de izquierda (como la mayora de los socialistas o los verdes) y la mayora de los sindicatos de la CES quieren confundir a la poblacin, animando a apoyar un texto que supone una regresin social O acaso promover la libre circulacin de capitales sin traba, al mismo tiempo que se prohbe la libre circulacin de personas extracomunitarias, redunda en una redistribucin social de la riqueza? Ms bien al contrario: la Constitucin Europea refrenda el aumento de las desigualdades sociales al descuidar la redistribucin de la riqueza y apostar por la lgica de acumulacin de capitales. Y muy ingenuo es pensar que una vez aprobada la actual Constitucin Europea sta dar paso a polticas sociales y de izquierda: las directivas propuestas de liberalizacin de los servicios o aumento de las horas de trabajo semanales son un buen ejemplo de lo que nos espera en una Europa en la que las polticas sociales seguirn en manos de los Estados nacionales, pero constreidas al cumplimiento de las normativas econmicas impuestas por la UE. Lo cierto es que si gana el s, estamos seguros de que caminamos hacia una insostenible Europa superpotencia basada en principios neoliberales, respaldados militarmente. A veces, el futuro incierto es mejor que lo seguro. En todo cambio social, por lo dems, las incertidumbres estn presentes. La tumba del ideal europesta est siendo cavada desde que ste se supedit a los principios econmicos y se alej del sentir de los ciudadanos de Europa. Pretender fomentar el europesmo sobre la base de los estados-nacin y las distintas velocidades es una locura. Debemos de dejar de pensar que la Unin Europea actual es la nica va posible para el europeismo. Slo una Europa construida por los pueblos crear entusiasmo sobre la poblacin europea.

Por lo dems, Cmo podis hablar de una Europa cosmopolita cundo en sta los residentes extracomunitarios no son considerados ciudadanos? Dnde est la democracia europea, en el acuerdo entre los distintos gobiernos de los Estados-nacin de la Unin o en el acuerdo entre las multinacionales europeas? O quiz en el 45 % de abstencin media de las poblaciones de la Unin Europea en las ltimas elecciones al Parlamento europeo? Cmo podis considerar al proceso constituyente de la Unin Europea como el primer gran laboratorio de democracia mundial cuando no habido ninguna asamblea constituyente ni ningn proceso constituyente como tal?

La Unin Europea no supone ninguna alternativa a la globalizacin de la transnacionales y al unilateralismo norteamericano: es parte de esa globalizacin, como lo demuestra, por ejemplo, su fervoroso apoyo al Acuerdo General sobre el Comercio de los Servicios, o la importancia adquirida en la construccin europea por la European Roundtable of Industrialists. El contrapeso al unilateralismo norteamericano lo observamos con claridad en el caso de la guerra de Afganistn, mientras que tampoco vemos positivo si se consolida un enfrentamiento interimperialista que conducira a una guerra mundial. No consideremos que los limitados triunfos auspiciados por una ciudadana europea con cierta sensibilidad para los temas sociales y ecolgicos, nos cieguen. As, por ejemplo, De qu sirve firmar el protocolo de Kyoto si todo parece indicar que la UE ser incapaz de cumplir los escasos compromisos adquiridos siendo la segunda potencia emisora de gases de efecto invernadero?

Ecologistas en Accin Mstoles y suroeste de Madrid

El Diputado Francisco Garrido LOS VERDES-PSOE escribi:
RAZONES PARA EL SI A LA CONSTITUCIN EUROPEA
Francisco Garrido Pea
Diputado en el congreso y portavoz de Los Verdes

El moderno debate entre la tica de la responsabilidad y la tica de la conviccin, planteado por Max Weber , parece asomar de nuevo tras las opciones a favor del Si o del No a la constitucin europea entre la izquierda y algunos sectores de los movimientos sociales de alterglobaqizacin.
Casi nadie niega, dentro de este debate, la necesidad de la constitucin poltica y democrtica de Europa, las diferencias se sitan entorno al texto constitucional y la forma de elaboracin as como a su contenido material. El texto del tratado constitucional europeo que los gobiernos han suscrito ,y que se someter a referndum en Espaa y otros pases ,dista mucho de ser el texto que Los Verdes desearamos y que la izquierda europesta propugna. Las diferencias empezando por el estatus de tratado que parece aludir ms ha un acuerdo de derecho internacional pblico entre Estados que a una constitucin poltica; son abundantes e importantes.

Pero es esto suficiente para decir No a la constitucin europea?. O mejor formulada la pregunta A donde conduce una respuesta negativa en el referndum? De nuevo , deber ( ser suficiente) y consecuencias ( "a donde conduce") frente a frente. Tratar de responder a estas dos cuestiones cruzadas : el debate ideolgico ( conviccin y responsabilidad) y el debate poltico ( Si o No a la constitucin) . Creo que la oportunidad que se nos brinda es excelente para distinguir las diferencias entre cierta izquierda y Ls Verdes tanto en el plano ideolgico como en la accin poltica singular.

El pragmatismo ecolgico que postula la Ecologa Poltica supone una novedosa disolucin del dualismo entre responsabilidad y conviccin y entre deber y utilidad. La propuesta pragmatismo comporta traducir las posiciones a momentos de tal modo que deber y consecuencia no serian posiciones ticas sino momentos de un mismo proceso de decisin. Esta temporalizacin nos ahorra ya el dualismo y el enfrentamiento dialctico en beneficio de la sinergia y la conectividad. Cual es la utilidad es una conviccin impotente de una responsabilidad sin fin. No es un grave error moral afirmar valores sin preocupacin de las consecuencias y las posibilidades prcticas de los mismos Y no es tambin una grave error hipottico el implementar responsabilidades vacas o ciegas sin valor o deber alguno. La naturaleza categrica de una tica sin responsabilidad es tan dudosa como la naturaleza hipottica de una tica de la responsabilidad sin valores. Es decir una tica de la conviccin sin utilidad tan inmoral como poco prctica una tica de la responsabilidad sin valores.

Esta orientacin ideolgica obliga al gradualismo y al pragmatismo en las decisiones y en las acciones polticas. Somos pragmticos `por que sabemos que toda accin interacta en un ambiente determinado ( paradigma ecolgico) y somos gradualistas ( paradigma evolucionista) por nada surge ex nihilio ( no somos idealistas creacionistas) y todo cambio es un cambio en el grado. Estos son , de forma muy reducida y simplificada, los principios del pragmatismo ecolgico en ls que se basa la accin poltica de Los Verdes. A partir de ellos podemos retomar las preguntas sobre la constitucin europea. Despus de lo dicho parece claro que la pregunta central es Esta constitucin es un instrumento mejor para la constitucin poltica de una Europa democrtica, ecolgica. y solidaria ?. Pero esta pregunta es difcilmente resoluble si no la desglosamos en otras interrogantes menores.

1. Qu significa decir Si a una constitucin?. Es decir Si a la construccin poltica de Europa que hasta ahora era esencialmente una unin econmica como un muy imperfecto espacio poltico europeo. Restara la constitucin competencia y protagonismo al parlamento europeo? Supondr un retroceso con respecto al desarrollo legislativo de derechos fundamentales y de nuevos derechos, a las normativa ambiental o social con respeto a lo que haba hasta ahora?. Ni en el plano de los principios, los derechos o las instituciones hay un `paso atrs en relacin a lo existente en el presente tanto en los Estados nacionales o en la actual Unin Europea. Que el dficit democrtico n se supera en le grado que seria necesario y deseable, por supuesto, Pero despus de aprobarse la constitucin Europa habr ms o nexo dficit que antes. Y lo que ms relevante n se inscribe la constitucin en un ciclo y en un orientacin evolutiva de la unin europea hacia el mayr protagonismo de los ciudadanos y no de los estados de las naciones. Por tanto, no estamos ante un problema de orientacin, ni de involucin o congelacin de los ideales europesta aunque si de cierta ralentizacin. Llegado este punto hemos de plantearnos la segunda pregunta.

2. Hay alternativas a esta constitucin? Cuando hablamos de alternativas nos estamos refiriendo a posibilidades polticas reales. No a alternativas sobre el agradecido papel que casi todo lo soporta o a la generosa imaginacin donde casi todo cabe. Lo cierto es que la actual relacin de fuerzas no ha permitido otra cosa y esto es lo que realmente hay. No existe, hoy por hoy, otra alternativa factible. Alguien cree que despus del triunfo de un No a la constitucin europea vendra un nuevo texto ms democrtico, europesta y ecolgico? La alternativa seria volver a los acuerdos de Niza y a una congestin de la unin europea de imprevisibles consecuencias. Que gran noticia para la derecha xenfoba, para los nacionalista de Estado o para la actual administracin americana la de un triunfo del NO.

3. Quin interpreta y quin gestiona el No? Si triunfa el Si sabemos lo que se ha aprobad y que orientacin seguir la poltica de construccin europea. Habr un nuevo marco normativo e institucional; ms europeo `, mas democrtico, ms social y ms ecolgico que el que hasta ahora exista. Aunque mucho menos de lo que nosotros y nosotras desearamos y las condiciones sociales, polticas o ambientales demandan Pero si triunfa el No quien gana la extrema derecha, lo ricos euro escpticos, la izquierda poscomunista?. Hay alguien que piensa que sern los movimientos sociales alternativos los que gestionaran un eventual triunfo del NO? Cuantos que ahora piden el No , pensando que va a salir el Si, persistiran en esta posicin si pensaran que hay riesgos reales de xito del No? Esta misma irresponsabilidad es un ejemplo de la enorme debilidad de las posiciones de izquierda que piden el No a esta constitucin por que se quiere ms Europa y ms democracia . El triunfo del No cmo habra que interpretarlo: que hay demasiada Europa y muy poco Estado-nacin o al contrario , que hay demasiada poltica ecolgica o a la inversa, que hay demasiado derechos sociales o lo contrario. Por que entre los que piden el No se encuentra las dos posiciones. Despus del triunfo del No abramos abierto las puertas a una formidable ceremonia de la confusin donde las posibilidades del futuro para la Europa que queremos estaran mas oscuras e inciertas que nunca.

4. Estaremos en mejores condiciones para avanzar haciar la Europa que queremos despus del No? Si triunfa el Si sabemos que hay que cambiar , donde debemos de reformar, en que direccin presionar sobre el actual texto constitucional. Pero Cul ser el objetivo colectivo despus de un No? Un objetivo que ha de compartir millones de europeos, gobiernos de color muy distinto, intereses y preferencias muy diversas. No cundir entre los actores sociales alternativos y los ciudadanos la ms completa de las desorientaciones mientras los Belusconi y Aznar de turno trabajan para el exterior. Quin ser capaza de contener el euro escepticismo s britnico , dans sueco despus de un revs de este tipo?. Por el contrario, la constitucin, esta constitucin, ser una garanta y un instrumento, un baluarte y un objetivo de reforma positivo y til para el europeismo.

La Europa que se comienza a construir a partir de esta constitucin es el primer Estado cosmopolita del mundo, una democracia no nacionalista. Esta constitucin, y lo que es ms importante el proceso constituyente que consolida, y al mismo tiempo abre, es el primer gran laboratorio de democracia mundial. La adesin a este Europa que nace es el mejor reflejo de lo que Habermas ha llamado el "patriotismo constitucional". Una Europa que despus de la constitucin ser algo ms de ls ciudadanos y menos de los Estados-nacin.

La altura , la grandeza y la necesidad de este proyecto de democracia cosmopolita ensombrece las muchas dudas e imperfecciones que el texto contiene. El nico actor poltico internacional capaz de disear un tipo de globalizacin distinta al simple dominio de la transnacionales y del capitalismo atlntico es la unin europea. Las instituciones mundiales necesitan de la Unin Europea frente al unilateralismo norteamericano y la desregulacin neoliberal. Qu hubiese sido de la lucha pr la abolicin de la pena de muerte sin la UE? Hubiese sido posible la Corte Pena Internacional sin los europeos? Y Kyoto seria una realidad, como ya lo es tras la firma de Rusia, sin la Unin Europea? Dice el refrn que cuando el dedo seala a la luna el imbcil mira al dedo.


 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter