Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-10-2009

Sobre una traduccin de Eloy Terrn de la Introduccin a la filosofa de Hegel
Carta a los miembros de Espai Marx

Joaqun Miras
Rebelin


Compr en el quiosco hace 3 semanas una edicin de la Introduccin a la filosofa de Hegel que me est pareciendo excelente por muy diversas razones: su claridad, su gran inters etc. Es la reproduccin en papel barato, perecedero, de la obra editada antao por Editorial Aguilar. No consta en el libro que tengo quin es el traductor, aunque, cosa rara, en cambio s hace constar el nombre de quienes han revisado el texto. La traduccin es magnfica, pero en grado de excelencia; s de lo que hablo, tras llevar un ao leyendo a Hegel. Es una traduccin de alguien que sabe, y que conoce a Hegel en todos sus recovecos ms complejos. Un traductor especialista en el filsofo Como el papel es muy malo y lo estoy subrayando, consult en Iberlibro si haba la posibilidad de adquirir otro ejemplar en mejor papel, etc. All estn a la venta ejemplares de la edicin original de Aguilar, la misma cuya traduccin leo yo y que es la que, desde que se liquid esa editorial ha sido publicada una y otra vez por distintos sellos editoriales. En la presentacin que Iberlibro hace de la edicin de Aguilar, s consta, por fin, el nombre del traductor. El gran secreto, lo que se pretende ocultar es que la gran traduccin es nada menos que de uno de los nuestros: es de Eloy Terrn!

La primera consideracin, la inmediata, es que nos estn matando por la va de hacernos desaparecer, de borrarnos de la foto, tal como, segn ellos solo hace el stalinismo. Y a Eloy Terrn, ya fallecido, los matan dos veces, lo matan como intelectual y como obra. En fin.

Pero a continuacin, surge implacable otra consideracin a caballo entre el recuerdo de la peripecia personal y de la historia colectiva nuestra de comunistas .Los comunistas espaoles hemos tenido una historia tremenda, hemos vivido un periodo demoledor doble, interior y exterior, pero creo que la peor cosa que nos ha pasado, la peor cosa que nos han hecho, es que no hemos podido heredar el patrimonio que nos corresponda, que exista, y que nos tocaba en herencia y que nadie poda negrnoslo, precisamente porque optamos por ser comunistas. Y se nos neg porque un grupo de desalmados que vivan de la poltica y no apreciaban nada, ni saban ni queran saber nada, lo aniquilaron todo. Destruyeron los medios para que los nuestros que saban hubiesen sido maestros de los jvenes. Que yo y que otros muchos no hayamos sabido, no hayamos podido, no nos lo permitieran, ni apreciar ni saber hacernos con el trabajo de personas como Terrn, como Manolo Ballestero, -otros, la de Sacristn- es terrible y es infame. Debera haberme alegrado al ver que Terrn, amigo de Laurentino, tradujo a Hegel -y que lo hizo porque "saba" por qu hacerlo- pero, sin embargo me ha dado un mazazo en la cabeza, y me deja un sabor amargo: toda la vida para alcanzar a saber lo que debimos haber sabido desde el principio, porque hubiera sido posible saberlo. Porque, aunque pocos, -tampoco los comunistas ramos tantos- haba maestros; maestros grandes, sabios, cuya satisfaccin personal hubiese rayado en desempear ese magisterio gratuito para el que se haban preparado sin pedir nada a cambio.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter