Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2009

Entrevista a Patricio Wang, director musical de Quilapayn
Quilapayn es un estilo, un sonido, una manera reconocible de crear y cantar

Mario Casass
El Clarn de Chile


Patricio Wang (1952) cuenta con todas las virtudes para ser el director musical de Quilapayn: una slida y doble formacin en composicin y guitarra clsica (en el Conservatorio Nacional de Chile y en el Conservatorio Real de Holanda), aunada a la experiencia entre los ensambles: Barroco andino, Amankay, Hoketus y Winanda del Sur. En entrevista con Clarn.cl a propsito de la gira que realizarn por Chile en marzo del 2010 y de la presentacin del DVD A Palau un esplndido recital en el Palacio de la msica de Barcelona-, Patricio Wang nos brinda un adagio de las vertientes y vrtigos musicales que ha vivido durante 30 aos en Quilapayn.

Despus de participar en el Festival de Msica Contempornea de la Universidad de Chile (con la composicin: 2 sisters para 2 pianos ), Patricio Wang comparte algunas travesas: Vengo llegando de un concierto en msterdam, tocando una obra de Jo Kondo; y de un concierto en Karlsruhe con el grupo Bakin Zub, en Alemania interpretamos msica electro-acstica. En septiembre estren su obra Schipbreuk (Naufragio) en Vilnius (Lituania), Capita Cultural Europea. Y con Quilapayn, el 18 de julio, iniciaron una gira por Tnez, participando en el Festival Hammamet, y el pasado 25 de julio se presentaron en Palestina, durante el Festival Yabous 2009. Ahora, acaba de terminar -junto a Mario Contreras y Rodolfo Parada- la composicin de una cancin para Ramona Parra y preparan la gira: Quilapayn 45 aos.

MC.- Patricio despus de tus conciertos de msica contempornea, cmo fue la experiencia de interpretar los acordes de Quilapayn en Medio Oriente?, qu vieron y escucharon en Palestina?

PW.- Una vez ms pudimos comprobar en Tnez y Palestina el cario por Chile y por nuestra msica. Nos sentimos llenos de energa por el entusiasmo que nos devolvan luego de cada cancin. Fue emocionante tambin para nosotros poder cantar en Jerusaln la cancin Rosa de los Vientos, que saldr en nuestra prxima produccin discogrfica y que escribimos inspirados en nuestra visita precedente a Palestina hace 5 aos. Pero tambin pudimos ver de cerca el infame muro y a las familias palestinas, de Jerusaln-Este, amenazadas de expulsin por el gobierno de Israel, con las que pudimos dialogar y expresarles nuestra solidaridad. Lo hicimos respondiendo al llamado de las organizaciones solidarias para acompaar diariamente a estas familias en su justa lucha a la que acuden personas de diferentes pases, incluyendo israeles progresistas. Cada vez que preguntamos qu podemos hacer por ellos, nos responden que lo ms valioso es que vengamos a cantarles y hacernos presente en esta regin conflictiva a la que muchos por temor no vienen, eso es en s un estmulo enorme porque se sienten menos aislados. Es por esto que siempre respondemos presente a la invitacin del Yabous Festival, en el que participamos este ao ya por tercera vez.

MC.- A 45 aos de su fundacin, qu representa Quilapayn para la msica chilena contempornea?

PW.- Quilapayn representa muchas cosas; en primer lugar, y desde sus inicios, un gran aporte en la bsqueda de nuevos caminos para la msica chilena, una fuente de inspiracin para las generaciones de msicos que han venido despus. Representa, luego, un estilo, un sonido, una manera reconocible de crear y cantar, Y por ltimo, una produccin de canciones y obras que forman parte de un movimiento de gran apertura en nuestra cultura, porque constituye una historia abierta al futuro y no encerrada en un corto perodo creativo, a diferencia de los fenmenos musicales de moda. Si tomamos algunas canciones seeras, como Canto a la Pampa, Plegaria a un labrador, Vamos mujer, El Pueblo Unido, Memento o Allende, se ver que abarcan un lapso de 30 aos y que cada una de ellas corresponde a perodos muy diferentes. Son incluso grabadas por integrantes diferentes cada vez y sin embargo son todas bien reconocibles como Quilapayn. Eso quiere decir que hay renovacin constante y una idea esencial que permite pensar en el grupo como un verdadero proyecto.

Por eso Quilapayn ha sido tambin no slo un grupo de msica popular sino adems un laboratorio de msicas nuevas, que ha atrado y an atrae a compositores de msica contempornea, que se ha nutrido tambin de nuestras composiciones y ha creado obras que sin embargo no se han difundido como corresponde, por falta de apoyo institucional pues todo lo hemos hecho con nuestros modestos medios. As, por ejemplo, nuestro Dialecto de Pjaros nunca ha sido grabado, Oficio de Tinieblas por Galileo Galilei no forma parte de la produccin discogrfica en Chile, y hay varios otros proyectos que necesitan un apoyo financiero que nosotros no podemos asumir.

MC.- De qu forma inscriben la innovacin musical en la historia de Quilapayn?  

PW.- La innovacin es, ms que un programa, el resultado de una vocacin, que es la de reflejar e influenciar el mundo en que vivimos, el cual va cambiando en forma permanente. Nuestras canciones son siempre una proposicin, no un mensaje terminado definitivamente, slo existen cuando el pblico las adopta. Aunque la superacin tcnica sea una exigencia permanente, no se trata solamente de eso, ni de agregar instrumentos nuevos o incluir temas de actualidad en los textos. Conectar con su poca es un desafo ms misterioso y profundo, de cuyo resultado slo el pblico y el tiempo son los jueces definitivos. Hay muchas canciones en nuestra historia que fueron innovadoras, y que sin embargo quedaron abandonadas en el camino. Otras, como La Muralla o la Cantata Santa Mara, criticadas en su poca, han confirmado su vitalidad y vigencia. Ms recientemente, la cancin Allende ha hecho un largo camino y se ha integrado muy fuerte en nuestro repertorio. Es tambin lo imprevisible lo que nutre nuestra inspiracin y nos ofrece este desafo constante al que siempre respondemos presente.

MC.- Cmo se inserta el DVD A Palau en la discografa de Quilapayn?

PW.- El DVD A Palau es casi una antologa, que recorre nuestro repertorio desde los aos 60 hasta lo ms reciente de nuestra produccin, incluso hasta una semana antes del recital incluimos la hermosa cancin de Mara del Mar Bonet (Qu volen aquesta gent) que montamos especialmente para esta ocasin, y que cantramos una vez ms junto a Inti Illimani un par de aos ms tarde. El DVD A Palau representa tambin uno de los tantos interesantes e intensos perodos de cambio en nuestra trayectoria, el puente hacia una nueva etapa que dara lugar a la slida formacin musical y humana actual, que es la que est quedando plasmada en la nueva produccin discogrfica en la que estamos trabajando.

MC.- Siendo el director musical quera preguntarte, los temas que interpretan son elegidos despus de una discusin colegiada? leo que en Barcelona cantaron: Plegaria a un labrador; Qu dir el Santo Padre; Pimiento; La muralla; Allende; entre otros temas.

PW.- No hay votacin sobre los temas que se interpretan, la eleccin es un proceso mucho ms rico y complejo, es el resultado de nuestras experiencias, del fruto de largas discusiones sobre lo que somos y queremos lograr, sobre lo que creemos que el pblico espera de nosotros, en fin, mltiples factores. En el caso del A Palau es el reflejo de lo que a menudo hacemos, es decir, un gran recorrido por el repertorio, con clsicos que seguimos cantando con placer y emocin, como la Plegaria del labrador de Vctor Jara o La muralla, que nos parecen canciones de gran calidad y que siguen siendo vigentes, hasta lo ms reciente de nuestra creacin. Asumimos plenamente lo que hemos sido y lo que queremos ser, con la mirada siempre dirigida hacia el futuro, tratando de imaginar canciones que hablen siempre, y de mil maneras, del hombre y su deseo de crear un mundo mejor y menos injusto que el que vemos hoy.

No fue, entonces, una seleccin especial para el pblico cataln, a excepcin de una cancin muy importante: Qu volen aquesta gent, de Mara del Mar, nuestra amiga de siempre, que es para los catalanes como: El pueblo unido para nosotros, y que tuvimos el gran placer de cantar junto a ella

MC.- Cul es el disco ms complejo y completo de Quilapayn?

PW.- Cada disco tiene su especificidad. Algunos han sido tcnicamente un poco deficientes pero compensados por una gran pasin y por la fuerza de las canciones, que llegaban en el momento y el lugar justos, y quedaron impresos en la memoria de la gente. Otros han sido discos de una gran innovacin y gran mrito pero no contaron con algunos de los elementos que pueden ayudar a constituir un xito. Existen tambin los que quedaron bloqueados por circunstancias extra-artsticas como La revolucin y las estrellas o Tralal Tralal, que son propiedad de EMI y no salieron en Chile ni fueron reeditados en el extranjero ms que como compilacin. Hay tambin una produccin que nos dej particularmente satisfechos: el CD Al horizonte, en el que se combinaron de manera muy armoniosa todas nuestras exigencias: musicales, de interpretacin, de creacin, tcnicas en el sonido-, textos, de contenido y de forma.

MC.- Aprecias los arreglos de La cantata de Santa Mara de Iquique en la versin de 1978?, o todo se limita a la correccin de textos por parte de Julio Cortzar?

PW.- Esta versin corresponde justo al perodo previo a mi ingreso al conjunto, y, visto de afuera, me pareci una produccin correcta tratndose de un nuevo montaje de un clsico del repertorio. Los cambios eran mnimos y no hubo nuevos arreglos musicales. Los pequeos retoques de texto de canciones, como los de Julio Cortzar en este caso, son cosa corriente en la msica popular, sobre todo cuando los autores son annimos o ya no de este mundo. Como Luis Advis estaba en plena actividad, es muy comprensible que la menor intervencin en su obra no haya sido en absoluto de su gusto. Pero era una poca en que las comunicaciones entre el Chile del interior, bajo la dictadura, y el Chile del exterior, en exilio, eran muy difciles. Una vez conocida la opinin de Lucho, cuando pudimos vernos de nuevo y trabajar juntos, se volvi sin problema a la versin de siempre, que es la que presentamos en Chile el 2007, como parte de las actividades del Centenario de la matanza de Iquique, en las que tuvimos el honor de ser invitados a participar, durante una gira por todo el pas, desde Porvenir hasta Arica, incluido el momento ms emblemtico: el concierto en Iquique el da mismo del Centenario, el 21 de Diciembre.

MC.- En 1979, te incorporas a Quilapayn; en 1983 editan Chante Neruda, es difcil musicalizar a un poeta sonoro y de oleajes marinos?   

PW.- Como compositor he musicalizado muchos poemas de Pablo Neruda, pero ese disco que t mencionas es una recopilacin de grabaciones, aparecidas en diversas producciones de antes de mi ingreso y que muestra cmo es de importante la poesa de Neruda en nuestra historia, figura omnipresente en la cultura chilena y, por lo mismo, tambin en el repertorio de Quilapayn. Musicalizar a Neruda es siempre un gran desafo y una gran responsabilidad, pero sobre todo un gran placer porque es como conectar directamente con su propia historia para convertirla en msica. Para la nueva produccin en la que estamos trabajando puse en su msica un hermoso poema suyo que habla de la muerte -y de la primavera- lo hicimos pensando en el desaparecimiento prematuro de dos grandes compositores chilenos muy ligados a la historia del Quilapayn: Sergio Ortega y Luis Advis.

MC.- Finalmente, le las declaraciones del director artstico de Quilapayn, Rodolfo Parada-Lillo, ante el nulo apoyo de la Fundacin Salvador Allende para cantar en el homenaje al Compaero Presidente en Chile. Qu opinin tienes al respecto?

PW.- La cancin Allende, que compusimos con Rodolfo Parada-Lillo despus de nuestras primeras visitas a Chile, concluida la dictadura, la hemos cantado innumerables veces en nuestro pas, y para mucha gente se ha transformado en una cancin emblemtica, como tantas otras de nuestro repertorio. Fue francamente incomprensible que no pudiramos cantarla en el homenaje al Presidente Allende, y que la Fundacin Salvador Allende prefiriera que quedramos al margen de un evento en el que nuestra presencia debiera haber sido una evidencia. Las indignadas, pero mesuradas, declaraciones de Rodolfo dan bien cuenta de la actitud que hemos siempre decidido tener frente a las injusticias que nos toca vivir: sealar serenamente lo que no nos parece correcto y seguir adelante con nuestro proyecto. Es lo que decimos, una vez ms, luego del increble e incomprensible error judicial en Francia, que parte de un hecho probadamente falso: la supuesta escisin del grupo en 1988, con una faccin que continu desde entonces el proyecto en Chile (sic), para establecer una sentencia que nos es desfavorable para el trabajo en el territorio francs. No es la primera ni, probablemente, la ltima injusticia que nos toque vivir. Pero lo nuestro es crear y cuidar la calidad de lo que hacemos y en eso seguimos. Es lo que demostramos con el CD/DVD A Palau y lo que queremos compartir con nuestro pblico en Chile en el mes de marzo del prximo ao, en el cuadro de nuestra gira con la que celebramos los 45 aos de existencia de Quilapayn. El 20 de marzo de 2010, rodeado por numerosos colegas msicos chilenos, clausuraremos nuestra gira cantando en el Teatro Caupolicn de Santiago.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter