Portada :: Ecologa social :: Crisis de gripe porcina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-10-2009

Dos pandemias de gripe, dos nombres (o cuando el nombre dice ms de lo que pretende decir)

Concepcin Cruz
Rebelin


Los filsofos no han hecho sino interpretar el mundo de distintos modos; pero de lo que se trata es de transformarlo (Onceava tesis sobre Feurbach, K. Marx-1845)


Si continuamente asistimos en los medios de comunicacin de masas y cientficos al anlisis de los problemas de salud desde un punto de vista reduccionista y mecanicista, al servicio del sistema capitalista en su conjunto y de las grandes multinacionales en particular, el asunto de la actual pandemia de gripe es un ejemplo especialmente preocupante. No podemos entender los fenmenos de la naturaleza y sociales si no los abordamos desde una visin historicista y dinmica, en sus interrelaciones con los dems factores que le rodean. En el caso de la pandemia de la nueva gripe A siempre han pretendido desde el principio que no veamos el conjunto, que no comprendamos sus orgenes, que no percibamos el proceso multilateral y la red de complejas relaciones que conforman los ecosistemas de virus, aves, mamferos (cerdos especialmente), seres humanos y la sociedad capitalista en la que vivimos. A continuacin vamos a ir desvelando algunos aspectos de los brotes epidmicos de gr
ipe que ayudarn a interpretar mejor lo que est pasando y que, a travs de la organizacin e intervencin en la prctica, intenten evitar que se repitan esas situaciones en el futuro.


ALGUNAS CONSIDERACIONES PREVIAS SOBRE LA NOMENCLATURA Y CARACTERSTICAS DE LOS VIRUS GRIPALES

El sistema de nombrar a los virus gripales, revisado por la OMS en 1980, consta de tres partes: 1) La descripcin del tipo mediante la letra mayscula A, B o C; 2) la descripcin de la cepa donde se especifica primero el origen geogrfico y despus, separado por barras, el nmero de la cepa y el ao en que se aisl; y 3) solo para el virus del tipo A se indica a continuacin, y entre parntesis, la descripcin del subtipo, a travs de la hemaglutinina (H) y la neuraminidasa (N) /1. En los virus B y C no existen subtipos y por ello no se incluye este apartado. Son ejemplos de esta nomenclatura los virus A/Wuhan/359/1995 (H3N2), o B/Beijing/184/1993. Cuando la procedencia del virus es animal, delante de la ciudad o regin tambin se puede especificar su origen porcino (swine), aviar (duck, goose, chicken,), equino (equine), etc. [1, 2].

Variaciones mayores o saltos antignicos

Los virus gripales del tipo A pueden presentar variaciones mayores consistentes en el reemplazo de uno o ambos antgenos de superficie (hemaglutinina o neuraminidasa), ms frecuente en la hemaglutinina, por otro nuevo, sin ninguna semejanza con el antiguo y contra el cual la poblacin no tiene proteccin inmunolgica. Estas modificaciones son debidas a cambios profundos en los fragmentos de ARN (cido ribonucleico) que codifican estos antgenos y que no pueden explicarse por simples mutaciones. Cuando esto ocurre, es decir, la aparicin de un nuevo subtipo de virus que no haba circulado antes en humanos, se producen las pandemias de gripe. La nueva forma viral frente a la cual la poblacin no presenta inmunidad, se difunde a nivel mundial comportando una elevada morbilidad y una mortalidad variable segn la virulencia del nuevo subtipo [1, 3].

Segn el conocimiento que se tiene en la actualidad, dos son los posibles mecanismos de estos cambios mayores del virus. Uno es la posibilidad del reensamblaje de fragmentos del genoma de dos virus gripales tipo A, humano y animal, que infectan a la vez una misma clula; esto puede ocurrir en la naturaleza pero tambin se ha producido experimentalmente. En los seres humanos y en el ganado porcino pueden producirse estos reagrupamientos genmicos. Por ejemplo, en 1957, los genes aviares de la hemaglutinina, la neuraminidasa y de una de las polimerasas del virus se incorporaron al virus H1N1 humano circulante, dando lugar al virus H2N2, responsable de la pandemia producida ese ao o gripe asitica. En 1968 se incorporaron genes aviares, solo de la hemaglutinina y de la misma polimerasa, al virus H2N2 circulante en humanos dando lugar a la aparicin del nuevo subtipo del virus A (H3N2), que ocasion la tercera pandemia del siglo XX, o gripe de Hong Kong.

La otra posibilidad de variacin mayor es lo que se viene en llamar la mutacin adaptativa, que como su nombre indica se producira por adaptacin del virus gripal A de otra especie, por cambios en sucesivos pases por personas. Parece ser que la aparicin del subtipo H1N1 en 1918 se debi a este mecanismo, tras la comprobacin de que este subtipo tena todos sus genes aviares [1, 4, 5].

Variaciones menores o deriva antignica

Los virus gripales presentan tambin otro tipo de variaciones en sus antgenos de superficie denominadas variaciones menores. stas son debidas a pequeos cambios que se producen en el genoma vrico originados por mutaciones puntuales y que se traducen en la hemaglutinina y/o neuraminidasa por modificaciones en uno solo o en pocos aminocidos. Se producen con frecuencia y se presentan de forma progresiva y acumulativa. Las variaciones menores se han observado en todos los subtipos del tipo A y tambin, aunque con menor frecuencia, en el tipo B. Durante los perodos interpandmicos aparecen casos de gripe en forma de brotes epidmicos, ocasionados por estas variantes menores, habitualmente durante los meses de invierno, es la llamada gripe estacional [1, 2].


LA MAL LLAMADA GRIPE ESPAOLA DE 1918

Cuando los libros de medicina explican la pandemia ms mortfera que ha sufrido la humanidad, aclaran que ha sido la mal llamada gripe espaola. Pero, por qu mal llamada? Las epidemias o pandemias de esta enfermedad se suelen sealar o nombrar por su procedencia, por la zona, pas o ciudad donde se conocieron los primeros casos. Por ejemplo, en el siglo pasado se produjeron tres graves pandemias: la primera en 1918 por un virus A (H1N1), la referida gripe espaola; la segunda en 1957 por un virus A (H2N2) o gripe asitica y la tercera en 1968 por un virus A (H3N2) o gripe de Hong Kong [1]. Vemos, pues, que adems de la caracterizacin del virus a travs de lo que se llama subtipo, representado por los antgenos protenicos Hemaglutinina (H) y Neuraminidasa (N) /1, se identifica por el lugar de donde procede, por el origen de los primeros casos detectados [1,6]. Y es unnimemente aceptado por la comunidad cientfica internacional que la gripe espaola de 19
18 no se origin en Espaa.

Qu sabemos de esta pandemia en la actualidad?

En realidad, el conocimiento detallado del virus gripal que la provoc se obtuvo hace relativamente poco tiempo, cuando Tauberbenger y colaboradores pudieron determinar la secuencia genmica del virus a partir del tejido pulmonar de una victima de la enfermedad encontrado en una capa de permafrost, en un poblado esquimal de Alaska, donde el fro preserv adecuadamente el material gentico todo ese tiempo [4,5]. Fue entonces cuando se supo, en contra de lo que se crea hasta entonces, que el virus de 1918 no tena ningn gen de tipo humano, sino que era aviar, sin mezclas. Tena, eso s, 25 mutaciones que lo distinguan de un virus de la gripe aviar tpico, y entre ellas deban estar las que le permitieron adaptarse al ser humano. Por tanto, la cepa de un virus A aviar se transform (en su adaptacin al humano) en una cepa de un nuevo subtipo de virus A que comenz a circular con facilidad en nuestra especie: el H1N1.

Mientras que la I Guerra Mundial termin en 1918 con nueve millones de muertos, los estragos que caus esta pandemia se estiman en 500 millones de enfermos que provocaron entre 25 y 39 millones de defunciones [7]. La magnitud de esta tragedia fue originada por tres circunstancias esenciales: la primera porque, hasta lo que se sabe, la poblacin no estaba ni siquiera parcialmente inmunizada ante la nueva cepa y subtipo, la segunda en parte relacionada con lo anterior- por su alta virulencia, y en tercer lugar -que no el ltimo-, destacan las penosas condiciones socioeconmicas que provoc la 1 Guerra Mundial: el virus de la gripe actu sobre una poblacin fuertemente debilitada y empobrecida [8,9].

Los primeros brotes epidmicos

Los detalles y circunstancias concretas que originaron el inicio de la pandemia son poco conocidos, pero s hay coincidencia en afirmar que los primeros brotes ocurrieron en distintos acuartelamientos del ejrcito de los Estados Unidos en la primavera de 1918 /2. La propagacin de la epidemia fue tal que desde los primeros casos detectados, a principios de Marzo de 1918, y hasta finales de Abril del mismo ao, 24 de los 36 principales campamentos estadounidenses sufrieron graves epidemias de una gripe diferente a la comn [10,11]. Posteriores investigaciones que se centraron en estos primeros brotes sealan a la base militar norteamericana de Camp Funston (Fort Riley) en Kansas, como el lugar donde se detectaron los primeros casos [10-12].

Sobre el origen de estos brotes se han barajado varias hiptesis: Una ha sido su procedencia asitica, ms concretamente un brote de enfermedad pulmonar en China que se pudo difundir a travs de emigrantes asiticos que fueron a trabajar a EE.UU. y Francia [11]. Otra hiptesis estudiada fue su posible origen en una base militar britnica en Francia en 1916, donde se produjo una epidemia que se denomin bronquitis purulenta, y que posteriormente se ha sabido que corresponda con lo que hoy se diagnosticara como Sndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) [13]. Estas hiptesis han sido muy cuestionadas por la escasa continuidad de esos dudosos casos de gripe con la posterior expansin epidmica en los Estados Unidos [11]. Por el contrario, los estudios ms rigurosos, realizados por investigadores estadounidenses, coinciden en afirmar que la zona de procedencia ms plausible de la pandemia es el condado de Haskell en el estado de Kansas [11,12,14].

El condado de Haskell

Kansas, en pleno corazn de los Estados Unidos, comprende diferentes condados entre los que se encuentra el de Haskell, en el suroeste. De dicho condado, eminentemente rural, se deca que el olor del estircol significaba la civilizacin. Los poco ms de 1700 habitantes vivan en humildes casas con techos de paja dispersos en una extensin de ms de 900 kilmetros cuadrados y cuya economa se basaba en el cultivo de cereales, y en la cra de aves de corral y de ganado porcino y vacuno. A finales de Enero de 1918, Loring Miner, el mdico del condado, se enfrent sbitamente con una epidemia de gripe, pero una gripe como nunca antes haba visto, con sntomas que afectaban a pacientes jvenes y saludables y que con ms frecuencia se complicaban, especialmente con neumona, lo que provocaba en algunos casos la muerte [12].

El peridico de la ciudad ms importante, The Santa Fe Monitor, el 14 de febrero de ese ao ya comunicaba, de forma coloquial, con nombres y apellidos, los enfermos, sus sntomas y los cuidados que reciban, algunos con graves complicaciones neumnicas. A finales de febrero, el peridico tambin notificaba cmo jvenes soldados afectados por la enfermedad acudan a sus casas del condado, o cmo sus familias los visitaban en el campamento Funston (Kansas). El trasiego de idas y venidas de enfermos de la posible gripe entre el cuartel y las viviendas del condado Haskell parecan habituales /3.

Expansin de la epidemia

La epidemia se propag por el campamento Funston que contaba en promedio, en aquellas semanas, con una muchedumbre compuesta por unos 56.000 soldados. Lo que sucedi despus, en plenos preparativos para el envo en barcos de tropas estadounidense al continente europeo, es fcilmente imaginable. Entre abril y noviembre de 1918 cruzaron en largas travesas por el Atlntico un milln y medio de soldados. En el mismo mes de Abril aparecen los primeros casos de gripe en la ciudad francesa de Brest, principal puerto donde llegaron las unidades militares, y la extensin por Europa coincidi con la del este de Asia por el Ocano Pacfico. Poco despus lleg a Sudamrica, el Pacfico Sur, la India y las costas africanas. Pero la verdadera onda epidmica, la ms mortfera, fue la del otoo de 1918 que se difundi por todos los rincones de los cinco continentes [12,15,16].

Por qu la gripe es espaola?

Si la pandemia de gripe espaola no se origin en Espaa sino en los Estados Unidos de Amrica, qu ocurri para que se le pusiera este nombre? Los primeros pases de Europa y ms afectados por la enfermedad fueron los que participaron en la Gran Guerra, especialmente Francia y Gran Bretaa. Se reconoce que los gobiernos y la prensa de estos pases implicados en la guerra silenciaron la epidemia para no desmoralizar a las tropas, de modo que las nicas noticias venan de la prensa espaola, pas que no particip en la guerra y donde se informaba sin cortapisas. La gripe espaola debe su nombre, por tanto, a la censura informativa en tiempos de guerra, y no a su origen. Sin embargo, esta hiptesis sealada por distintos autores, no aclara por qu fue silenciada la epidemia inicial en Estados Unidos, si no es por el papel cada vez ms hegemnico que ya tena este pas en el escenario internacional de la poca. Bien es cierto que la gripe en esos primeros momentos no era
una enfermedad de declaracin obligatoria, y que en esa primera onda epidmica los sntomas no fueron tan graves y letales como en los meses siguientes. Aunque ya se vea que era una gripe diferente, ms virulenta y con ms complicaciones pulmonares. Tanto que Loriner Miner lo quiso advertir comunicando los brotes que vio en Haskel en el boletn de enfermedades infecciosas de la poca, el Public Health Reports (hoy da Morbidity and Mortality Weekly Report) [12].

Pero no es menos cierto que las campaas de intoxicacin y desinformacin de la prensa de Estados Unidos y otras potencias para desprestigiar a pases enemigos eran ya habituales y sobradamente conocidas. Un suceso que ocurri dos dcadas antes, en plena Guerra de Independencia de Cuba (1895-1898), y que ejemplifica esto que decimos, es la no aclarada explosin del acorazado estadounidenses Maine, enviado a La Habana con la excusa de asegurar los intereses de los residentes estadounidenses en la isla /4. Algunos de los documentos desclasificados por el gobierno estadounidense sobre la Operacin Mangosta (proyecto para la invasin de Cuba) avalan la polmica hiptesis de que la explosin fue causada en realidad por el propio gobierno de los EE.UU. con el objeto de tener un pretexto para declarar la guerra a Espaa [17]. La campaa meditica en aquellas semanas desde los peridicos del magnate William R. Hearst /5 convencieron a la mayora de los estadounidenses de la culpabi
lidad de Espaa [18,19]. El gobierno espaol neg cualquier vinculacin con el hundimiento del Maine y no se pleg a su ultimtum, declarndole la guerra en caso de invasin de sus territorios, aunque, de hecho, Cuba ya estaba bloqueada por la marina estadounidense. Comenzaba as la Guerra de 1898, llamada a veces la guerra de la prensa.

Todos estos hechos considerados en su conjunto, la enemistad en aquellos aos hacia la debilitada potencia colonial espaola, el ocultamiento meditico de la epidemia por EE.UU. y otros pases participantes en el conflicto, y el hecho de que en la prensa espaola s se inform de la evolucin de esos casos de gripe que se convirtieron en grave epidemia, hizo que la pandemia de 1918 se la conociera como gripe espaola. Lo cierto es que la epidemia lleg a Espaa, posiblemente desde Francia por ferrocarril a travs de trabajadores espaoles y portugueses en Mayo de 1918. En Madrid, coincidiendo con las Fiestas de San Isidro, se extendi el brote, que se mantena con sntomas leves, siendo comunicado y satirizado rpidamente por los peridicos de la poca [16,20,21].


DE LA GRIPE PORCINA A LA NUEVA GRIPE A (H1N1)

Y ahora, qu est pasando con la actual pandemia de gripe? Se ha escrito y hablado, largo y tendido, sobre los orgenes de esta nueva pandemia y el asunto no es tan fcil como puede parecer. En primer lugar porque an no se tiene un conocimiento completo del proceso exacto en que un virus aviar o porcino o una mezcla de ambos salta a la especie humana, ni a nivel interno del virus ni a nivel externo del mecanismo de transmisin entre especies, aunque s se tienen conocimientos parciales e hiptesis globales como las comentadas anteriormente. Tampoco es fcil conocer cules fueron los primeros casos en humanos, ya que presentaran unos sntomas respiratorios inespecficos de una variante nueva pero que no se conoce como tal, y por tanto, cmo detectar al primero, segundo o tercer humano donde el virus, en este caso porcino, se ha ido adaptando o recombinando hasta que consigue su transmisin en humanos? Adems, se investiga y se conoce lo que se quiere investigar y co
nocer, y cuando hay una extensa red de intereses econmicos y polticos interfiriendo en el anlisis y estudio riguroso de los primeros brotes detectados, cuando se ocultan tanto las sospechas clnicas como los anlisis realizados, la situacin se complica [22,23].

Pero la realidad se impone, y pese a las dificultades sealadas, la hiptesis ms asumida y tambin silenciada por los grandes medios de comunicacin y organismos sanitarios internacionales- es que los primeros brotes se originaron en La Gloria, poblado del valle de Perote, en el estado mexicano de Veracruz. Desde haca tiempo, la poblacin y lderes locales junto a los medios de comunicacin alternativos como el peridico La Jornada, venan denunciado la aparicin de casos agrupados de infecciones respiratorias en los trabajadores de las Granjas Carrolls de Mxico y sus familiares [24].

Estas circunstancias, y los escasos anlisis que entonces se realizaron, han hecho que desde el principio se supiera que el virus proceda del cerdo, y por ello se le llam gripe porcina. Pero esta gripe porcina que afecta a humanos no es nueva. En el invierno de 1976 en Fort Dix (New Jersey) se produce un brote de gripe porcina en los soldados que requirieron hospitalizacin por sus complicaciones. Tras los anlisis pertinentes se encontr, junto a las cepas circulantes de la gripe estacional, una cepa de la gripe del cerdo, el ms tarde denominado A/New Jersey/76 (Hsw1N1). Ya anteriormente se aisl un virus de gripe porcina, el A/swine/Iowa/30 (H1N1), descendiente del que caus la epizootia o epidemia animal de 1918, ya que los cerdos, al igual que los humanos, tambin se vieron afectados por el nuevo subtipo H1N1 de la pandemia de 1918 [5, 25, 26].

Cuando cada vez ms dedos acusatorios sealaban a las granjas Carrolls por las condiciones inaceptables de contaminacin ambiental, hacinamiento y explotacin, tanto de los animales como de los trabajadores y, por ello, como posible fuente de los primeros brotes de la enfermedad [24,27,28], he aqu que de la noche a la maana a la gripe ya no se la llama porcina sino nueva gripe A (H1N1) y Mxico y California dejan de ser el centro de atencin de la pandemia. Si el 28 de abril la OMS habla del virus como virus porcino (swine influenza) y lo cataloga como A/California/4/2009 (H1N1), anunciando su secuencia gentica, dos das ms tarde pudimos leer en un breve comunicado publicado en su pgina Web: "A partir de hoy, la OMS se referir al nuevo virus de la gripe como virus 'de la nueva gripe A (H1N1)". Las mismas fuentes aseguran, en relacin a este cambio rpido de nombre, que La OMS haba sido muy presionada tanto por los representantes de la industria crnica como por l
os Gobiernos ms directamente relacionados con ella [29,30].

Resulta esclarecedor (por sospechoso) este apresurado cambio de nombre y cmo todos gobiernos, grandes medios de comunicacin y organismos internacionales- se ponen al unsono de acuerdo, para que millones de personas en todo el mundo solo oigan hablar de la nueva gripe A (H1N1) o, simplemente, de la gripe A. Pero las cosas apresuradas no salen todo lo bien que se espera, ya que aparece una nueva contradiccin. La gripe A (H1N1 ya exista), era el nuevo subtipo que apareci con la pandemia de 1918 (la mal llamada gripe espaola)!, que luego reapareci a travs de los cerdos y que desde entonces ha circulado con pequeas variantes antignicas en las epidemias estacionales formando parte, por ello, de las vacunas administradas cada ao en las ltimas dcadas. Por tanto, lo nico nuevo es su procedencia porcina (de sus siete segmentos genticos, cinco son porcinos, dos son aviares y uno solo es humano) y su origen ligado a las grandes explotaciones pecuarias en genera
l y a la cra industrial de cerdos en particular.

Comentbamos antes que las epidemias estacionales de gripe se producen por cambios menores del virus pero siempre del mismo subtipo, y precisamente por esto un pequeo sector de la poblacin de riesgo (por sus potenciales complicaciones) debe ser vacunado todos los aos, a pesar de que ya han adquirido una inmunidad parcial ante los virus gripales que han circulado previamente en las temporadas de fro de ambos hemisferios. Las pandemias, sin embargo, se producen cuando el virus sufre cambios mayores, de tal forma que aparece un nuevo subtipo. Pero si el subtipo es el mismo, H1N1, se trata, o no se trata de una pandemia?, porque el nombre conlleva no solo su expansin mundial, sino tambin un mayor riesgo potencial.

No se sabe con certeza si para salir airosos de esta situacin contradictoria, en el mes de junio la OMS, en su pgina web [31], explica que la actual gripe est causada por un nuevo virus A (H1N1) que no haba circulado nunca en la especie humana y que no tiene ninguna relacin con otros virus gripales estacionales que le hayan afectado anteriormente. Si esto es as, a qu tanta clasificacin? Se clasifica para clarificar, para sintetizar la multitud de variantes que aparecen o pueden aparecer, porque si dentro de unos aos surge otra nueva cepa de un virus A, supuestamente H1N1, cmo lo llamamos?, ha aparecido un nuevo del nuevo virus A (H1N1)?, y as podramos seguir indefinidamente.

REFLEXIONES FINALES SOBRE LAS CAUSAS E INTERVENCIONES DE LAS EPIDEMIAS DE GRIPE

Bien es cierto que los nombres tienen la importancia que tienen, porque ms all de los nombres y sus posibles implicaciones, existen cuestiones esenciales como dilucidar, en el caso que nos ocupa, cul o cules han sido las causas que han provocado esta epidemia de gripe. Porque solo cuando conocemos y entendemos las causas, las inmediatas y las lejanas, las particulares y las generales, podremos implantar verdaderas medidas de Salud Pblica, evitando y eliminando las causas que originan los problemas de salud [32,33]. Si como se est demostrando, las grandes explotaciones agropecuarias son una causa principal de la aparicin de nuevas infecciones para el hombre /7, una medida primordial que deberan asumir los gobiernos y organismos sanitarios nacionales e internacionales, debe ser el replantear y cambiar el sistema de cra industrial confinada de animales a nivel mundial de tal forma que se eliminen las grandes concentraciones de produccin y sus ingentes desechos, respe
tando as el medio ambiente, tanto los suelos, las aguas como los animales. Una alternativa vlida y eficaz, y que estara relacionada con la salud de las poblaciones, sera alentar y promover las pequeas explotaciones y cooperativas, repartiendo equitativamente los beneficios a sus trabajadores, que sean respetuosas con el medio ambiente y con sus animales, y que preserven los distintos ecosistemas. Estas alternativas pueden observarse en las comunidades campesinas e indgenas en Latinoamrica y otros lugares del mundo, incluido nuestro pas [34].

Adems de sobre estas causas primarias de la enfermedad de absoluta prioridad, tambin debemos actuar sobre las causas ms particulares o especficas. Pero limitar, como se est haciendo, las intervenciones en Salud Pblica a medidas individuales como las vacunaciones o las normas bsicas higinico-sanitarias es tener un enfoque muy sesgado e interesado del problema. Es ms, incidiendo nicamente sobre estas intervenciones, culpabilizando a las vctimas y ocultando las causas races, no solo no se est combatiendo la epidemia sino que puede empeorarla, al paralizar y posponer las medidas preventivas verdaderamente eficaces.

Por qu se obvian, entonces, estas medidas que afectan a las poblaciones y a la sociedad en su conjunto? La miseria, la guerra, las aglomeraciones de poblacin, el desarrollo econmico basado nicamente en el beneficio empresarial, sin importar el equilibrio de los ecosistemas, son elementos causales que no se sealan cuando se habla de prevenir las epidemias de gripe. Mientras existan estas grandes explotaciones porcinas o explotaciones similares de pollos, patos, etc., el ecosistema de los virus gripales no podr controlarse. La produccin en condiciones aberrantes de esos animales no podr asegurar en el futuro que las reordenaciones genticas de las distintas cepas de virus den lugar a subtipos mucho ms virulentos que los conocidos hasta ahora [35].

Por aadidura, estamos asistiendo a una manipulacin informativa sin precedentes en materia de salud pblica. Cuando ven peligrar los enormes intereses de su sistema econmico, social y poltico, se ponen en funcionamiento los globalizados medios de comunicacin de todo tipo y tratan de frenar la bancarrota. Y a su vez tratan de revertir la situacin hacindola favorable a sus intereses. A la situacin de pnico y ansiedad por la llamada pandemia de gripe, se le suma la sangra que supondr para toda la sociedad la inversin en antivirales y vacunas que ya sabemos que solo servirn en casos excepcionales y que nicamente son medidas paliativas [34, 36].

______________________________ __________________________________________

NOTAS:

/1 - Las mutaciones o cambios del virus provocan diferencias de la Hemaglutinina (H) y la Neuraminidasa (N), unas espculas glucosiladas que se encuentran en la superficie de la envoltura del virus y que confieren en el primer caso su capacidad antignica, su especificidad (la especie o lista de especies a las que puede infectar) y en el segundo su virulencia.
/2 - Probable cronologa de los brotes de gripe en los acuartelamientos militares de EE.UU.: Camp Funston [Fort Riley] en Kansas el 4 de marzo de 1918. Camp Sevier [Fort Jackson], en Carolina del Sur, a mediados de Marzo de 1918. Camp Oglethorpe, Georgia, el 18 de marzo de 1918 y dos semanas despus en: Camp Forrest, Tennessee, y el Campamento de entrenamiento de oficiales de la reserva. Camp Sherman, Ohio, en abril de 1918
/3 - "Mrs. Eva Van Alstine is sick with pneumonia. Her little son Roy is now able to get up... Ralph Lindeman is still quite sick... Goldie Wolgehagen is working at the Beeman store during her sister Eva's sickness... Homer Moody has been reported quite sick... Mertin, the young son of Ernest Elliot, is sick with pneumonia... Pete Hesser's children are recovering nicely... Ralph McConnell has been quite sick this week (Santa Fe Monitor, February 14th, 1918)."
"Most everybody over the country is having la grippe or pneumonia (Santa Fe Monitor, February 21st 1918).
"Dean Nilson surprised his friends by arriving at home from Camp Funston on a five days furlough. Dean looks like soldier life agrees with him." He soon returned to the camp. Ernest Elliot left to visit his brother at Funston as his child fell ill. On February 28, John Bottom left for Funston. "We predict John will make an ideal soldier," said the paper (Santa Fe Monitor February 28th, 1918).
/4 - El envo a Cuba del acorazado Maine, fue considerado como una maniobra intimidatoria y de provocacin hacia Espaa, que se mantena firme en el rechazo de la propuesta de compra realizada por los Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico.
/5 - El magnate William R. Hearst, propietario entonces del peridico sensacionalista San Francisco Examiner. Hoy da el Grupo Hearst, es uno de los principales imperios mediticos del mundo.
/6 - Granjas Carroll de Mxico (GCM), una de las mayores empresas de cra de cerdos y procesamiento de productos porcinos del mundo (subsidiaria de la empresa estadounidense Smithfield Foods con filiales en Norteamrica, Europa y China) la cual niega cualquier conexin de la afeccin con sus instalaciones, sin aportar pruebas que confirmen la ausencia de la enfermedad, y tipo de enfermedad, en los animales.
/7 Adems de las nuevas variantes de gripe, supuso un hecho paradigmtico la aparicin del el mal de las vacas locas que se origin por la produccin masiva de carnes en Gran Bretaa mediante el hacinamiento y mala calidad de la alimentacin, en este caso de las vacas.


Bibliografa:

1- Gestal Otero JJ, Takkouche B, Gestal Roman S y Blasco Huelva P. Infecciones Respiratorias Agudas. Gripe. P.591-612. En: Sierra Lpez A, Senz Gonzalez MC, Fernndez-Crehuet J, et al (Ed.). Pidrola Gil Medicina Preventiva y Salud Pblica. 11 Edicin. Barcelona: Masson; 2008.
2- Vidal Tort J y Garca San Miguel J. Gripe. Medicine 1998; 7(82): 3808-3812.
3- Fumarola Busquets A. Virosis respiratorias. Concepto y clasificacin. Gripe. P. 735-747. En: Fumarola Busquets A, Pdrola Gil G, et.al. Medicina Preventiva y Social. Higiene y Sanidad Ambiental. 7 Edicin. Madrid: AMARO; 1983.
4- Tauberbenger et al. Initial genetic characterization of the 1918 Spanish influenza virus. Science 1997;275:1793-96.
5- Tauberbenger et al.Characterization of the 1918 influenza virus polymerase genes. Nature 2005;437:889-98.
6- Heymann, DL (Editor). El control de las enfermedades transmisibles. Washington: OPS; 2005.
7- Patterson KD, Pyle GF. The geography and mortality of the 1918 influenza pandemic. Bull Hist Med. 1991; 65(1):4-21.
8- Tumpey M, Basler CF, Aguilar PV, Zeng H, Solrzano A, Swayne DE, et. al. Characterization of the Reconstructed 1918 Spanishm Influenza Pandemic Virus. N England Med. 2006;354:1343-51.
9- Viciana-Fernndez F, Cruz-Rojo C. Longevidad y condiciones de salud de la poblacin de Andaluca. p. 239-271. En: lvarez M, Garca-Gil C, Solano A, editoras. La Salud en Andaluca: Entre el mercado y el derecho. Sevilla; Mergablum. Edicin y Comunicacin S.L.;2003.
10- Warren Taylor Vaughan. Influenza; An Epidemiologic Study. Paperback - Jul 2008. Escrito en 1921. Smyth Press. ISBN-978-1-40867-040-8. Disponible en:
http://www.flipkart.com/influenza-epidemiologic-study-warren-taylor/1408670402-2nx3fye4ff#previewbook
11- Jordan E. Epidemic influenza: survey. Chicago: American Medical Association;1927.
12- Barry JM. The site of origin of the 1918 influenza pandemic and its public health implications. Journal of Translational Medicine 2004, 2:3doi:10.1186/1479-5876-2-3. En: http://www.translational-medicine.com/content/2/1/3
13- Oxford JS: The so-called Great Spanish Influenza Pandemic of 1918 may have originated in France in 1916. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci 2001, 356:1857-1859.
14- Barry JM. The Great Influenza: the Epic Story of the Deadliest Plague in History First Edition New York: Viking 2004.
15- Rodrguez Ocaa E, Martnez Navarro F. Salud pblica en Espaa. De la Edad Media al siglo XXI. Granada: Escuela Andaluza de Salud Pblica. Granada; 2008.
16- Echevarri Dvila B. La gripe espaola: La pandemia de 1918-1919. Madrid; Centro de Investigaciones Sociolgicas, 1993.
17- Las Guerras de Espaa en Cuba. Lus Navarro Garca. 1998. Ediciones Encuentros. Madrid.
18- Crnica de una guerra anunciada: a critical report about the US press in the spanish american war (1898). A.A. Fernndez. En: Recovering the U.S. Hispanic literary heritage, Volumen 4. R.A. Gutirrez, G.M. Padilla, M. Herrera-Sobek. Editores: R.A. Gutirrez, J. Aranda, Jr., G.M. Padilla, S. Torres-Saillant, M. Herrera-Sobek. Arte Publico Press, Houston, Texas, 2002.
19- Cuba 1898: la primera guerra que se invent la prensa. M. Leguineche. Ed. El Pas/Aguilar, Madrid, 1998.
20- Trilla A, Trilla G, and Daer C. The 1918 Spanish Flu in Spain. Clinical Infectious Diseases 2008; 47:66873.
21- Resumen de Noticias. ABC (Madrid). 22 Mayo de 1918:24.
22.- Concepcin Cruz, Las causas concretas de las desigualdades sociales en salud: El caso de la epidemia de gripe porcina, 1 de Mayo de 2009. http://cruzrojoepidemiologia.wordpress.com/2009/05/01/las-causas-concretas-de-las-desigualdades-sociales-en-salud-el-caso-de-la-epidemia-de-gripe
23.- Ignacio Ramonet, Los culpables de la gripe porcina. http://www.rebelion.org/noticias/2009/6/86425.pdf
24.- Andrs Timoteo, Alerta epidemiolgica en Perote por brote de males respiratorios, La Jornada, 4 de abril de 2009.
25.- J. Tuells. La gripe del cerdo (1976): cuando el pnico y la poltica toman las decisiones. Vacunas. 2007;8(2):119-125.
26.- Gaydos JC, Top FH, Odre RA, Russell PK. Swine influenza A outbreak, Fort Dix, New Jersey, 1976. Emerg Infect Dis. 2006;12:23-8
27.- "Influenza porcina: un sistema alimentario que mata. La industria de la carne desata una nueva
plaga", www.grain.org/articles/?id=49
28.- Carlos Martnez, "Una multinacional americana es denunciada como culpable del brote de la
gripe porcina", http://www.rebelion.org/noticia.php?id=84566
29.- La OMS cambia el nombre de la nueva gripe: "gripe A (H1N1)" GINEBRA, 30 Abr (EUROPA PRESS).http://www.europapress.es/salud/noticia-oms-cambia-nombre-nueva-gripe-gripe-h1n1-20090430190953.html
30.- World Health Organization. Viral Gene Sequences to Assist Update Diagnostics for Swine Influenza A(H1N1) - GenBank Accession Numbers. 28 April 2009.
31.- Organizacin Mundial de la Salud. Junio de 2009. www.who.int/en/.
32.- Concepcin Cruz, Sobre las causas de las enfermedades 1 y 2 parte, 17 de febrero y 7 de marzo de 2008. http://cruzrojoepidemiologia.wordpress.com/2008/02/17/sobre-las-causas-de-las-enfermedades/
33.- Juan Grvas: [] la agenda poltica sanitaria (gripe A) no la marcan los polticos elegidos democrticamente. Salvador Lpez Arnal .http://www.kaosenlared.net/noticia/juan-gervas-agenda-politica-sanitaria-gripe-no-marcan-politicos-elegid
34.- Manoel Santos. Entrevista a Silvia Ribeiro, investigadora y responsable de programas del Grupo ETC
"La gripe porcina drenar los recursos pblicos a favor de las trasnacionales". http://www.rebelion.org/noticias/2009/9/92339.pdf
35.- Silvia Ribeiro. Microbios, gripe y puercos trasnacionales.
http://www.rebelion.org/noticias/2009/7/88948.pdf
36.- Eduard Brull i Piqu. Sobre el negocio de la gripe A.
http://www.rebelion.org/noticias/2009/10/92341.pdf


Concepcin Cruz es profesora de Epidemiologa y Salud Pblica perteneciente a la "Plataforma por una Universidad Pblica, Democrtica y de
Calidad. Stop-Bolonia". Universidad de Sevilla.



_______________________________________________
Dra. Concepcin Cruz Rojo
Prof. Contratada Doctora Universidad de Sevilla

Dpto. Medicina Preventiva y Salud Pblica
Facultad de Medicina
41009, Sevilla

http://www.personal.us.es/cruzrojo/

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa de la autora, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter