Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2009

Premio Nobel de la Paz a Obama
Obama: apariencia y realidad

Enrico Piovesana
Peace Reporter

La imagen pacifista de Obama, fruto de su oratoria arrolladora y de una eficacsima campaa de marketing poltico-meditico no encaja con la realidad de los hechos. (Traducido para Rebelin por Gorka Larrabeiti)




El Premio Nobel de la Paz a Obama causa perplejidad. El presidente del cambio ha mantenido al mismo ministro de la Guerra de Bush (Robert Gates), y junto con l, todos los compromisos militares que tenan los EEUU en los distintos frentes de la Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT), que Obama ha rebautizado y maquillado bajo el nombre Operaciones de emergencia ultramarinas (OCO).

Irak. La retirada de EEUU de Irak (que se completar antes de finales de 2011) no se debe a ideales pacifistas, sino a la decisin estratgica de liberar recursos militares de una guerra que Obama defin como la guerra equivocada para emplearlos en el frente de la guerra justa, la de Afganistn.

Afganistn. Pese a haber declarado que se emprendera una nueva estrategia, de hecho Obama lleva a cabo una intensificacin del conflicto, duplicando el nmero de tropas EEUU en el frente (de 32.000 a 68.000 en un ao, aunque se prev llegar a 100.000), y prosiguen los bombardeos areos que da tras da provocan masacres de civiles afganos.

Pakistn. La realidad es que Obama ha extendido la intervencin militar de EEUU en Afganistn a Pakistn, intensificando notablemente los ataques con cohetes lanzados por drones de la CIA en las zonas tribales (unas 70 incursiones de drones desde su nombramiento con decenas y decenas de civiles muertos) y forzando al gobierno de Islamabad a acometer ofensivas militares masivas en los bastiones talibanes del valle de Swat (ofensiva que ha causado una catstrofe humanitaria de millones de personas sin hogar). Dentro de poco se prev otra en Waziristn.

Somalia. Con Obama han continuado los ataques militares estadounidenses en territorio somal para eliminar a exponentes de Al Qaeda y del grupo local Al Shabab: ataques con misiles o incursiones de escuadrones de tropas especiales aerotransportadas (como la del pasado 14 de septiembre).

Filipinas. Las fuerzas especiales estadounidenses siguen combatiendo con las tropas filipinas empleadas en operaciones militares contra grupos armados integristas islmicos que se consideran vinculados a Al Qaeda (Abu Sayaf y Jemaah Islamiyah), que operan en las islas ms meridionales del archipilago filipino.

Otros conflictos. Consejeros e instructores militares de EEUU siguen operando en muchos otros frentes de guerra: en el sur de Tailandia (contra los separatistas islmicos de Pattani, tambin acusados de vnculos con Al Qaeda), en Georgia (contra los separatistas osetas y abjasios respaldados por Rusia), en Colombia (contra los guerrilleros de las FARC), en Nger, Mal, Tnez (contra las clulas locales de Al Qaeda en el Magreb islmico) y en Yemen (contra las milicias de Al Qaeda en la pennsula arbiga del jeque Nasir al Wahayshi).

Diplomacia. Tampoco es que todas las iniciativas diplomticas de Obama hayan guardado miramientos. Basta con pensar en la obstruccin de una investigacin independiente sobre crmenes de guerra que cometi Israel en Gaza durante la operacin Plomo fundido, o en la patraa provocadora de la nueva central nuclear iran en Com (que en realidad EEUU conoca desde 2006), o en el abandono del escudo de misiles de Bush (en realidad rediseado segn criterios ms modernos), o en la renovacin del anacrnico embargo econmico a Cuba.

http://it.peacereporter.net/articolo/18275/Obama%2C+apparenza+e+realt%26agrave%3B






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter