Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2009

La Junta planea tres centrales de ciclo combinado
Extremadura, basurero energtico

Sara Plaza
Diagonal


La Comunidad extremea, que exporta alrededor del 80% de la energa que produce, prepara tres centrales trmicas de ciclo combinado, ante la oposicin vecinal por los posibles y graves impactos ambientales.

El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) acaba de dar el visto bueno a la central trmica de ciclo combinado que la compaa Iberdrola proyecta en el trmino municipal de Alange, a 20 kilmetros de Mrida. Esta central ha sido la primera en recibir una declaracin de impacto ambiental positiva, de las tres que se planean en la misma provincia y, apenas a una distancia de 20 kilmetros entre ellas. Las restantes centrales se sitan en los municipios de La Zarza y Valverde de Mrida. Ambas instalaciones estn en fase de tramitacin de permisos.

Pese a los planes de construccin de las mencionadas centrales, segn datos de Red Elctrica de Espaa del 2008, Extremadura es la quinta Comunidad Autnoma que menos electricidad consume, con una demanda de 4.900 GWh, cantidad que slo es superada por la demanda de Melilla (205 MWh), de Ceuta (210 MWh), de La Rioja (1.945 GWh) y de Cantabria (4.868 GWh). Aun as, Extremadura produce alrededor de 17.000 GWh, cifra que supera con mucho la produccin de Comunidades como Madrid, con tan slo 1.000 GWh. Por tanto, los proyectos que se planean en las cercanas de Mrida pueden convertir a Extremadura en una de las mayores exportadoras de energa dentro del territorio espaol y se sumaran a la produccin nuclear de la central de Almaraz que cubre ms del 90% del total generado y a la hidrulica, que apenas aporta el 5% de la energa elctrica que genera Extremadura.

Mientras tanto, la Federacin Trmicas No de Extremadura, organizacin vecinal que se opone a la instalacin de centrales de ciclo combinado, se pregunta por qu su Comunidad debe soportar los graves impactos negativos derivados de la produccin energtica para todo el Estado. Las organizaciones pensamos que tenemos polticos muy permisivos. Hay algn tipo de negocio encubierto, si no, no tiene explicacin, declara a DIAGONAL Ins Gallego. Estamos muy enfadados porque no entendemos por qu tanto el parlamento de la Comunidad de Madrid como el de la Comunidad Valenciana se han negado a aceptar centrales trmicas en su territorio, cuando son deficitarias; esto nos duele a los extremeos, que exportamos al resto de Espaa aproximadamente el 80% de la energa que producimos, mientras que sufrimos directamente las consecuencias negativas de la produccin energtica, concluye Gallego.

Impactos que se amplifican Las centrales trmicas de ciclo combinado se basan en la utilizacin de dos procesos termodinmicos, uno cuyo fluido de trabajo es el vapor de agua y otro cuyo fluido de trabajo es el gas. Por tanto, las organizaciones ecologistas consideran que se pueden producir dos tipos de impactos: uno en el medio acutico, al tomar el agua de un curso hdrico natural y devolverlo a elevada temperatura y otro en el medio atmosfrico, pues, al necesitar la quema de un combustible fsil como es el gas, emiten tanto CO2, uno de los gases de efecto invernadero, como xidos de nitrgeno, gases precursores de la lluvia cida.

Estos impactos se pueden amplificar si los proyectos se sitan cerca unos de otros. Tal y como contempla la declaracin de impacto ambiental de la central de Alange, la coexistencia de las tres centrales trmicas, ms el conocido y polmico proyecto de la Refinera en Tierra de Barros (que se sita a tan slo 40 kilmetros de la zona), podra multiplicar los daos al entorno. De este modo, la declaracin reconoce la dificultad para abastecer a dos centrales trmicas (la de Alange y la de la Zarza) del mismo embalse, teniendo en cuenta que, segn datos de la Confederacin Hidrogrfica del Guadiana, no habra recurso suficiente para las dos factoras. Por otro lado, en cuanto a la trmica de Valverde de Mrida, apunta que dada la distancia existente entre ambas centrales, as como la direccin de los vientos dominantes, no se prev que pueda haber efectos acumulativos entre los contaminantes primarios de ambas centrales. Aseveracin similar se realiza con respecto a la Refinera de Tierra de Barros, negando los posibles impactos sinrgicos entre ambas instalaciones.

Para Pablo Ramos, portavoz de Ecologistas Extremadura, la declaracin de impacto ambiental se equivoca al rechazar posibles efectos sinrgicos entre los proyectos, en cuanto a contaminacin atmosfrica se refiere. Nos sorprende esta afirmacin, parece que el Ministerio no ha visitado la comarca. Los proyectos se sitan en el valle del Guadiana, y, adems de la poca distancia entre las instalaciones, aqu hay temporadas que el aire no se mueve, se crean nieblas y los contaminantes atmosfricos se pueden fusionar con la niebla, produciendo smog (capa densa de contaminacin), explica Ramos, quien seala que tanto la central de Alange, como la central de La Zarza se situaran junto a un balneario. Quin quiere ir a curarse a un sitio as, en el que tendr dificultades para respirar?, se pregunta el portavoz de Ecologistas Extremadura, que sita al sector agrcola como otro de los grandes afectados. Los xidos de nitrgeno emitidos se pueden transformar en ozono troposfrico, un contaminante muy daino tanto para la salud como para la agricultura de la zona, ya que puede mermar la produccin y la calidad de los cultivos.

Pero, ms all de los impactos que recaen sobre suelo extremeo, los opositores de los proyectos coinciden en determinar que los daos tambin sern globales. El Gobierno, para comprometerse a luchar contra el cambio climtico, debe de comenzar por seleccionar bien el tipo de energa que se fomenta. Y estas centrales no son un buen ejemplo, afirma Ins Gallego.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/Extremadura-basurero-energetico.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter