Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-10-2009

Herta Mller y la intelligentsia espaola
Premio Nobel de Literatura: notas a pie de pgina

Constantino Brtolo
Rebelin


Hermann Tertsch, candidato en su momento a la direccin del diario El Pas, de cuya Nomenclatura form parte durante muchos aos, y actualmente columnista de referencia en el diario ABC, escriba el pasado viernes con motivo de la concesin del ltimo Premio Nobel de Literatura: "En un pas como el nuestro en el que los comunistas irredentos son tantas veces aclamados, en el que ser anticomunista resulta un estigma y Santiago Carrillo, amigo y protegido de Nicolae Ceaucescu, es asesor ulico en historia y cultura para el Gobierno y la prensa amiga, no debe extraar que Herta Mller sea una extraa".

Que a estas alturas de la pelcula alguien escriba que en nuestro pas los comunistas irredentos son aclamados o queser anticomunista es un estigma, indica que su percepcin anda gravemente alterada y podra parecer lo ms conveniente no detenerse ni un momento en sus delirios, pero a la vista de los ruidos informativos que la concesin del Nobel a la autora Herta Mller han generado en los medios de incomunicacin, quiz resulte oportuno sopesar si su visin prefabricada de la realidad lo que en realidad traduce es un estado general de desorientacin.

Si en la mayora de las ocasiones en que ha lugar, pocas por cierto, nuestra intelligentsia meditica tiende a rechazar con energa cualquier presencia de lo poltico en la literatura en cuanto, a su parecer, aquello infecta y degrada a sta, ledo lo ledo hay que concluir que cuando lo poltico es anticomunismo, el rechazo se convierte en loa y encomio sin que apenas se preste atencin alguna a los valores de la escritura en cuestin, altos por cierto en este caso.

No deja de ser tambin llamativo el lo que los medios se arman en su afn de relatar dramticamente las penalidades a que se vio sometida la autora durante sus aos de vida en Rumania. Pocos son los que han mostrado la curiosidad mnima que requiere entrar en Google para leer el documento en el que la propia autora relata la historia de su enfrentamiento con el gobierno rumano y las consecuencias subsiguientes. Salvo en que la autora fue vctima del totalitarismo comunista, que parece ser el nico mensaje en que insisten de manera unnime, en poco ms llegan a ponerse de acuerdo. Unos dicen que Herta Mller escribe en alemn, su lengua materna, y que en la dcada de 1970 estudi literatura alemana y rumana en la Universidad de Timisoara, "fue represaliada durante aos en su patria cuyo rgimen le impidi publicar hasta que logr escapar en 1987 a Alemania". Sin embargo, otros parecen afirmar no slo que Herta Mller pudo publicar en Rumania y en lengua alemana sus primeros libros, sino que los libros que all public merecieron la atencin, muy crtica eso s, de la prensa nacional: "Herta Mller, de 56 aos, hizo su debut literario en 1982 con una coleccin de relatos breves titulada "Niederungen" o "Nadires", sobre la vida ardua en un pequeo pueblo rumano de habla alemana. Fue censurada por el gobierno comunista. En 1984, una versin no censurada fue llevada clandestinamente a Alemania, donde se public y tuvo repercusin. A esa obra le sigui "Tango opresivo", pero despus se le prohibi publicar dentro de Rumania por sus crticas al rgimen del dictador Nicolae Ceausescu y su temida polica secreta, Securitate. La prensa nacional rumana fue muy crtica de estas obras mientras que, fuera de Rumania, la prensa alemana la acogi de manera muy positiva.

Por supuesto que a nadie parece extraarle que bajo tanto totalitarismo una hija de campesinos, cuyo padre, rumano, se sum a los ejrcitos nazis, pueda hacer sus estudios en lengua alemana el rumano lo aprend a los 14 aos, ha declarado la autora llegue a la Universidad y participe en el lanzamiento de un programa de conferencias artstica y polticamente radicales llevado a cabo por el denominado Aktionsgruppe Banat, una reunin de jvenes escritores rumanos en alemn.

Ms lo todava se arma nuestra rigurosa intelligentsia opinadora a la hora de abordar el tema de su llegada a Alemania en 1987. Unos hablan de escapar o huir o emigrar o pasar pero a la mayora lo que ms les priva es que Ceacescu en persona, se deduce vendi su entrega al gobierno alemn: A Mller se le permiti emigrar a Alemania Occidental en 1987, junto con Richard Wagner, su esposo de entonces. En 1987 el Gobierno alemn pag 8.000 marcos de la poca (unos 4.000 euros) para que Mller pudiera venir a Berln. Su familia tuvo que reunir la misma cantidad, para ellos astronmica, para pagar los sobornos que le permitieron huir de la censura y la represin. En Berln aterriz en 1987. De nuevo, a ninguno de nuestros constructores de opinin se le ha ocurrido hacer notar que, visto el hecho en viceversa, ms ajustado sera informar de que fue el gobierno alemn el que compr por 8.000 marcos mano de obra barata y muy apetecible por sus orgenes, formacin e inclinacin germana y que el gobierno de Rumania se limit a tratar de recuperar parte del coste de la formacin de aquella mano de obra cualificada. A poco que investigasen comprobaran que por aquel entonces la compra de Herta Mller llevada a cabo por el gobierno alemn no fue un hecho excepcional, sino algo normal dentro de una iniciativa econmica de corte nacionalista puesta en marcha por la Alemania Occidental. Claro que a nuestra intelligentsia todo le da igual; lo nico que importa es la imagen de Ceacescu metindose en el bolsillo los dineros por la venta de una esclava.

Tampoco le falta a nuestra intelligentsia sentido del humor. Si el chiste de Hermann Tertsch consiste en que Herta Mller es una extraa para los lectores por culpa de Carrillo y los celebrados comunistas que proliferan en la Espaa de hoy; extraeza de la que levanta acta Javier Rioyo: Ninguno, ni uno de mis queridos compaeros, de los mximos responsables, madrileos, de la difusin cultural haba ledo ningn libro de Mller, no faltan los graciosillos con blog que ante la indigencia cultural y editorial que supone el desconocimiento del nombre y obra de la ganadora se dedican a ironizar sobre la ajena y la propia ignorancia: "En Casa del Llibre no tenan libros de la autora y en la FNAC de L'Illa nos dijeron No tenemos este tipo de libros si no se encargan. En efecto, Juan Carlos, el Hertha es el equipo de ftbol de Berln, que viste de blanquiazul. Y si atendemos a su origen, y seguimos con el ftbol, podra ser una combinacin del rumano Hagi y del oportuno goleador alemn Mller, a quien t recuerdas." Ingeniosos los chicos. Cultura futbolera no les falta.

Pero, contra lo que podra parecer, Herta Mller no es una extraa. Al menos cuatro de sus veinte libros se han traducido y editado. Otra cosa es que se hayan ledo o atendido. En lugar de rerse de la general ignorancia lo que nuestra intelligentsia deba preguntarse es qu est pasando en una cultura literaria en la que la invasin del ingls como lengua imperial nos hace importar todos sus modos y modas, en la que los bestsellers y los premios corruptos ocupan los mejores espacios informativos y en la que cualquier literatura que hable de la polis es anatemizada. Salvo si en ella, claro, asoma el anticomunismo. Slo queda felicitarse por la decisin de la Academia Sueca: aunque con intenciones posiblemente torticeras, han premiado una escritura comprometida. Y pensemos en la parte ms optimista de todo este barullo meditico: a veinte aos de la cada del muro, todava le tienen miedo a ese fantasma que ahora recorre Latinoamrica.

Constantino Brtolo es editor.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter