Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2009

Para conocer al gran filsofo francs, autor de El maestro ignorante
Una introduccin a Jacques Rancire

Luis Roca Jusmet
Rebelin


Jacques Rancire es un pensador francs nacido en 1940 y que actualmente es profesor de la Universidad de Pars XII y ha publicado libros muy interesantes dedicados a la esttica, al cine y a la poltica. Forma parte (con Alain Badiou y Etinne Balibar) de la troika de los que fueron discpulos de Althusser, ajustaron cuentas con su maestro y acabaron superndolo con un elaborado trabajo crtico en la tradicin de la izquierda radical. Rancire llega a la conclusin, despus de mayo del 68, de que Althusser, con su dicotoma ciencia/ideologa y su teora del partido como vanguardia del movimiento obrero lo que est haciendo es formular una nueva ideologa del orden.

Lo que Jacques Rancire defiende bsicamente es la emancipacin intelectual de los trabajadores sobre la base de su capacidad poltica. En su libro El maestro ignorante (tr. Nria Estrach Mira) se inspira en un curioso profesor del siglo XVIII llamado Joseph Jacotot, que despus de una experiencia inesperada llega a la conclusin de que cualquier ser humano tiene la capacidad suficiente para entender y aprender una explicacin clara. El Maestro tiene la funcin de dominar con su voluntad la inteligencia del alumno y esto no es otra cosa que animarlo a desarrollar su propia inteligencia para aplicarla a lo que quiere conocer. No es entonces el dominio de una inteligencia sobre otra, ya que esto sera manipular, como sucede en el dilogo socrtico, donde el Maestro siempre lleva al interlocutor al lugar que le interesa. Lo que reivindica Rancire es la igualdad de las inteligencias, que lo nico que necesitan es voluntad y atencin. Y no como resultado de unas prcticas pedaggicas sino como punto de partida. La emancipacin de la inteligencia es la nica que puede garantizar que la poblacin trabajadora, ilustrada o no, sea capaz de emanciparse polticamente.

Sobre la base de un anlisis cientfico de carcter multidisciplinar de lo que es la sociedad capitalista A partir de aqu Marx opina polticamente sobre lo que debe hacer la poblacin trabajadora para emanciparse y crear una sociedad ms justa y ms libre. Y es una verdadera opinin poltica que puede entender cualquiera que piense con la razn comn. Y porque el pueblo tiene suficiente capacidad como para entender que est explotado sin recurrir a las ciencias sociales.

Rancire no cuestiona el valor de la ciencia pero s que pretenda concluir en una dictadura de los expertos o un dirigismo de las supuestas vanguardias que conducen al silencio del pueblo. Porque al lado de la ciencia est la opinin, que es la que debe considerarse en poltica.

La democracia, para Rancire, tiene un significado revolucionario claro y preciso que remite a la accin de los excluidos, a la lucha de los sin parte. Esta idea, que es muy radical, implica que poltica y democracia son lo mismo, ya que constituyen el nico espacio posible de lo comn, de lo pblico. Es la lgica de la igualdad, la manifestacin de la emancipacin de todos los humanos. Por esto la democracia es siempre un escndalo para las diversas elites, ya que lo que propone es que puede gobernar cualquiera..

Histricamente la democracia nace en Grecia como la ley de la suerte, la del azar, que es la que funcionaba en Atenas para elegir a los gobernantes. Fue la lucha de los pobres contra los ricos, la defensa del principio igualitario contra la desigualdad existente. Es el desacuerdo, que no es ni ignorancia ni malentendido sino un litigio por la palabra sociedad en la medida que los excluidos no estn de acuerdo con aceptar una nocin que les niega su parte. Es el desacuerdo con una parte (los grupos sociales que tienen una posicin de poder) que hablan como el Todo (la sociedad).

La comunidad poltica es el nombre de este movimiento democrtico, antagnico con cualquier orden social, ya ste no es otra cosa que la ley de la distribucin de los espacios y de los cuerpos. Implica la ruptura de este orden y la aparicin de un sujeto poltico diferente, que no se identifica ni con una clase ni con una etnia y que llamaremos el pueblo. Es un suplemento porque est fuera siempre de la contabilidad de las instituciones. La poltica no es una relacin de poder sino una modalidad especfica de accin colectiva que topa necesariamente con el poder establecido y crea un nuevo espacio, abre otro mundo, otra realidad.(Demos ateniense, Revolucin francesa...).

En la sociedad moderna es la palabra proletario la que designa a los sin parte. sta es la respuesta que da Rancire a la ambigedad del trmino tal como lo formula Marx, que por una parte significa los excluidos y por otra se identifica con una clase especfica que es la clase obrera.

La lgica del Estado y de las instituciones es denominada por Rancire la lgica policial porque es el de la normalizacin que garantiza la permanencia y reproduccin de un orden jerrquico. Damos a esta palabra un sentido muy amplio, en buena parte inspirado en la sociedad disciplinaria de Foucault

El Estado impone siempre la lgica de la despolitizacin y la democracia es la lucha, contra la tendencia a la privatizacin, por parte de las instituciones, de lo pblico.

La lgica policial, reconoce Rancire, aunque nunca puede dejar de ser lo que es, pero presenta matices importantes. Puede ser mejor o peor en relacin con la manera como distribuye los bienes, con las maneras amables o violentas,

Las sociedades que hoy se autoproclaman democracias son en realidad un sistema representativo de carcter oligrquico. Porque un gobierno representativo democrtico supone mandatos electorales cortos, que no sean ni acumulables, ni renovables, siempre incompatibles con otros cargos pblicos o con intereses privados. La prctica actual lleva a un gobierno elegido, representativo pero oligrquico, que acapara la cosa pblica a travs de una alianza con la oligarqua econmica .

Esta oligarqua estatal considera que el axioma bsico e incuestionable es que el movimiento capitalista globalizador responde a la necesidad histrica de la modernizacin y que cualquier duda al respecto es una postura arcaica. Lo que este sistema implica es que la sociedad no es democrtica y por tanto el pueblo queda excluida la poltica, lo cual produce un malestar que tiene diferentes sntomas que van desde el apoyo a los grupos populistas de extrema derecha hasta los integrismos religiosos, pasando por los movimientos nacionalistas..Ahora bien, Rancire tampoco est de acuerdo en caracterizar estas supuestas democracias como un estado de excepcin, como un campo de concentracin encubierto, en el sentido formulado por Giorgio Agamben. Hay que reconocer que este gobierno representativo al ser elegido y renovable marca unos lmites a las elites dominantes y a la corrupcin administrativo. Tambin la existencia de libertades individuales y polticas son una ventaja para la democracia.

Pero s podemos llamar a estos gobiernos posdemocrticos en el sentido de que quieren eliminar la poltica (y, por lo tanto, la democracia) del escenario pblico. La posdemocracia se basa en el consenso y supone la desaparicin de la poltica por la va de identificarlo con lo gubernamental a travs de lo jurdico. La prctica gubernamental y los dispositivos institucionales, que responden a la lgica policial, se atribuyen lo poltico, Todo se ve, todos tienen su lugar y cualquier desacuerdo se convierte en un problema con solucin jurdica. No hay restos ni fisuras, todos es lo Uno, todo es lo Mismo en una comunidad idntica a s misma.

Otro aspecto bsico de esta posdemocracia es que surge de la mezcla entre lo cientfico y lo meditico. Lo cientfico se opone a tavs del dominio de los expertos y de sus evaluaciones y lo meditico a travs de las encuestas. Pueblo y poblacin se identifican y se manifiestan a travs de la llamada opinin pblica.

Pero paradjicamente la poltica en sentido fuerte se postula por otro lado como imposible. Porque el Estado y lo jurdico estn subordinados a lo econmico, son sus agentes y solo pueden gestionar lo que sta establece como real.

Paralelamente a esta posdemocracia Rancire constata la aparicin de lo que l llama el odio a la democracia, cuyos portavoces son precisamente antiguos izquierdas conversos al neoliberalismo. Este odio a la democracia es muy antiguo en nuestra tradicin: nace con la filosofa poltica de Platn, pero adquiere hoy nuevas formas. Las formas modernas tradicionales de este odio venan de la derecha, al considerar que solo una elite puede gobernar, fuera esta minora determinada por la propiedad, la filiacin o la competencia. Pero tambin venan de la izquierda comunista, que cuestionaba la democracia al considerarla una forma de gobierno burguesa. Ahora le toca el turno a la derecha liberal, que por una parte denuncia los excesos democrticos y al mismo tiempo utiliza la democracia como justificacin de sus ataques imperialistas (Iraq). Es decir, que la democracia se presenta al mismo tiempo como una defensa contra los peligros externos para la civilizacin y al mismo tiempo como un peligro interno para la misma. Como resuelven esta contradiccin ? Pues defendiendo las instituciones y criticando las costumbres democrticos. La democracia, dicen, ha creado un reino de individuos consumidores sin lmites que no tienen sentido del bien comn y solo defiende sus intereses particulares. Lo que olvidan estos idelogos, formados en el marxismo y resentidos contra sus expectativas pasadas, es que la causa de lo que critican es el capitalismo y no la democracia. Y que la democracia ni el reino de los individuos ni el de las masas, es simplemente el reino de la igualdad donde se les reconoce a todos su capacidad poltica.

Rancire no nos plantea una alternativa global, sino un conjunto de reflexiones tericas y prcticas para la renovacin de la izquierda.

Una propuesta de Rancire es invertir los trminos de lo que se ha hecho desde Marx, que es criticar los derechos humanos como una ideologa que oculta las profundas desigualdades del sistema. No se trata de denunciar esta mentira, dice Rancire, sino de defender la apariencia de igualdad como un arma para aumentar el poder de estos derechos, para hacerlos efectivos. Se trata de dar cuerpo a esta apariencia de igualdad, de darle una consistencia en lo real.

La democracia no es una forma de gobierno y aunque la repblica sera la forma ms favorable, la relacin entre ambas es paradjica, ya que toda institucin lucha por suprimir este exceso democrtico que es dar la palabra, el poder a cualquiera. Democracia no es lo mismo que gobierno representativo aunque ste la pueda favorecer.

Por otra parte, nos dice, hay que apuntalar los movimientos de resistencia a la lgica policial. Los movimientos reivindicativos son tachados de corporativos y egostas tanto por la posdemocracia como por estas nuevas corrientes de odio a la democracia porque se supone que defienden intereses particulares contra el inters general. A estos movimientos defensivos, de resistencia frente al Estado y el Capital hay que darles un carcter universal, continua Rancire, a partir de sus demandas especficas. Solo as sern poltica, es decir, el suplemento que confronta el pueblo con lo institucional, que no es otra cosa que lo policial.

Lo que tambin plantea Rancire es la necesidad de una organizacin poltica que de alguna manera sea la memoria de estas luchas y les de una perspectiva global, aunque l mismo reconoce que no es capaz de dar una orientacin de cmo debe ser y actuar.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter