Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2009

Sastres y Contaminados

Iaki Errazkin
Rebelin

Este artculo forma parte del libro-homenaje a Alfonso Sastre que ser editado en diciembre


He visto y ledo en el indiscreto Google que de vez en cuando se organizan, en distintos lugares del mundo, congresos de Sastres y Modistas, Sastres y Diseadores, Sastres y Profesionales de la Alta Costura, y otros por el estilo. sta es, segn creo, la primera vez que nos juntamos Sastres y Contaminados. Me explico.

Cuando nos repartimos el trabajo editorial de este libro que tienen ustedes en sus manos, yo me encargu de listar las adhesiones al manifiesto y de recoger los mensajes de apoyo. El primero de los textos que le lo firmaba la banda de rock Motorsex en pleno, y entre el apa y el salud de rigor, sus integrantes pedan literalmente: Aadidnos a la lista de contaminados. Esto es hablar bueno, que dira nuestro homenajeado Alfonso. Puro sincretismo de prosa y poltica.

Los antiguos MCD (siglas del grupo punk Me Cago en Dios, que si no lo digo no me quedo a gusto), resumieron en esas seis palabras lo que iba a ser el listado de firmantes que ustedes encontrarn en el apndice. Y, de paso, me dieron el ttulo para este articulito. Gracias, tronkos.

Alfonso Sastre tiene, al menos, 1331 amigos sinceros repartidos por el planeta, hombres y mujeres de todas las edades y profesiones. Lo que es mucho. Muchos ms, por ejemplo, de los que tendrn en su vida los politicastros Carlos Iturgaiz y Rosa Dez juntos. Me refiero, claro, a los amigos y amigas de verdad, de esos que, como en el caso que nos ocupa, se arriesgan a defender pblicamente a un penitenciado en tiempos de terror y de miseria intelectual. Los Iturgaiz, Dez, Mayor, Lpez, Ares y dems patulea oportunista slo tienen a su lado compinches y meritorios. Pan para hoy y hambre para maana.

Ha sido un autntico honor y un placer para m compartir este rol de inficionados con queridos camaradas como Andrs Vzquez de Sola, Iaki Gil de San Vicente, Carlo Frabetti, Irene Amador, Carlos Aznrez, Manel Mrquez, Andrs Sorel, Patxi Erdozain, Daniel C. Bilbao, Jon Odriozola, Carlos Tena, Floren Aoiz, Iaki Egaa, Nines Maestro, Josu Ramos, Pascual Serrano, Walter Wendelin, Jose Lpez Alcaraz, Fany Miguens, Imanol Urrutia, Iaki Agirre, Oriol Mart, Santi Alba, Dax Toscano, Xarlo Etxezaharreta, Carlos Fernndez Liria, Joxerra Bustillo, Txomin Ziluaga, Antxon Mendizabal, Juanito Kalvellido, Blas Lpez-Angulo, Vicente Romano, Hugo Gmez, Josemari Esparza, y tantos otros. O haberme encontrado entre las firmas la de mi hijo Arkaitz. Ya me puedo morir tranquilo.

Tambin ha supuesto una gran satisfaccin comprobar que las adhesiones han llegado de EEUU, Mxico, Cuba, Colombia, Venezuela, Ecuador, Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Australia, Iraq, Marruecos, Suecia, Austria, Irlanda, Alemania, Blgica, Italia, Portugal, Francia, Galiza, Catalunya, Euskal Herria y de todos y cada uno de los dems pueblos administrados por el Estado espaol. Como gratificante ha sido haber descubierto que entre las personas firmantes hay militantes de organizaciones polticas y sindicales tan abigarradas como Batasuna, Zutik, Partido Comunista do Povo Galego, Corriente Roja, Partido Comunista de Espaa, Unin de Juventudes Comunistas de Espaa, Izquierda Unida, PCE (ml), CUT, LAB, CGT o CCOO. O hallar entre tanto nombre solidario el de Hctor Soto, ministro del Poder Popular para la Cultura de la Repblica Bolivariana de Venezuela.

Ha sido emocionante ver las firmas de familias enteras, profesores de medio mundo, mdicos de todas las especialidades, amas de casa, periodistas, escritores, editores, traductores, administrativos, fillogos, transportistas, diseadores, aparejadores, becarios, maestros, pedagogos, artesanos, dependientes, abogados, desempleados, actores, payasos, historiadores, obreros, dibujantes, poetas, gelogos, cantantes, limpiadores, antroplogos, jubilados, enfermeros, fsicos, conductores, estudiantes, farmacuticos, pescadores, libreros, informticos, comerciales, matemticos, realizadores, funcionarios, ingenieros, conserjes, socilogos, delineantes, jardineros, economistas, productores, compositores, fisioterapeutas, marineros, agricultores, guionistas, arquitectos, pintores, hosteleros, peluqueros, modistas, gegrafos, bibliotecarios, psiclogos, mecnicos, qumicos, bilogos, contables, marinos, fotgrafos, msicos, filsofos, electricistas, cocineros, asesores, fontaneros, camareros Una curiosidad: no se ha adherido ningn polica, carcelero, verdugo o juez. Nadie de la Casa Real. Tampoco polticos del PPSOE.

Acompaando a las firmas hemos recibido cientos de mensajes entraables de apoyo a Alfonso Sastre como los de Ishraq, su traductora al rabe en el Iraq de antes de la ocupacin; Adys Gonzlez de la Rosa, su editora cubana, que destaca de l sus ideas, su tica y su grandeza; Juan Jos Arias Martn, un obrero discapacitado que muestra su respeto por Alfonso sealando que lo admira ms por su labor humana y de lucha contra el corrupto poder que por sus obras, ya que si stas lo han hecho un gran hombre de letras, su actitud lo ha hecho an ms grande como persona; Andoni Etxezarraga, un agente comercial que, dado el carcter netamente fascista del Estado espaol no se extraa por la criminalizacin a la que se le ha sometido a Alfonso, al que califica de persona realmente admirable; Francisco Alonso Bernal, un gegrafo que aclara que su firma es contra la embestida de los paniaguados del Juancarlismo a la iniciativa de los luchadores que dentro y fuera de la piel de toro no cesamos; Anastasio Pulido, un profesor de Secundaria que tacha de canallacos a quienes pretenden ensuciar con su mirada perversa la prosa transparente de un maestro de la dignidad; o el de Miguel Garca Maldonado, un multioficios que dice literalmente a Alfonso: nimo, joven, nos veremos en el talego si hace falta, y quin sabe si en alguna barricada.

Pero he elegido para concluir un mensaje que resume perfectamente el espritu contaminante de este libro. Lo ha enviado Jaime Nez y dice as: Para los mediocres, para los cortos de miras, para los fascistas, para los que slo piensan en sus poltronas, para los que no buscan soluciones, para los amantes de las guerras, para los que no ven ms all de sus narices, para los enemigos de la paz: YO TAMBIN SOY ALFONSO SASTRE.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter