Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2009

Los atajos de la libertad de prensa

Reinaldo Taladrid Herrero
Cubadebate


El actor y director de cine Robert Redford y los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein fueron los invitados especiales en una reunin celebrada recientemente en la Academia de Msica de Brooklyn (BAM), en Nueva York.

Para quien no lo recuerde, Woodward y Bernstein son los famosos periodistas del Washington Post que revelaron el escndalo de Watergate, gracias a su fuente secreta, Garganta Profunda, en realidad vice director del FBI, cuya identidad revelaron recientemente.

En la reunin se discuti en tintes amargos el periodismo en los EE.UU. y sus males. Woodward opin que el periodismo se ha glamurizado y se han perdido lecciones importantes.

No hay atajos -dijo- para llegar a la verdad, pero todos quieren atajos. Es un trabajo que se construye muy poco a poco y que te obliga a vivir en la duda constantemente. Los peridicos ya no estn dispuestos a tener a dos personas trabajando en el mismo tema durante dos aos, quieren resultados inmediatos. Ya no les preocupa la calidad y el problema es que el buen periodismo requiere esfuerzo, constancia, tiempo y no debera hacerse con el objetivo de un triunfo rpido si no de llegar hasta el fondo de los hechos.

Acto seguido Robert Redford explicaba que entre los pecados capitales del periodismo de hoy est la transformacin de los grupos periodsticos en empresas que cotizan en bolsa, eso ha sido el principio del fin del buen periodismo, dijo parafraseando a una directora de un peridico estadounidense que renunci a su cargo cuando ste sali a bolsa en los aos ochenta.

Ms adelante, tanto Bernstein como Woodward, criticaron que hoy apenas se verifica la informacin, por eso Internet es tan confuso y hasta se imprimen los rumores, hoy es difcil saber dnde buscar la verdad, explicaron los premiados periodistas. Los tres lamentaron lo que llamaron el poco periodismo que hubo en los 8 aos de la administracin Bush.

Casi al final, Robert Redford revel la disyuntiva esencial que revela el drama actual de la prensa: si este fenmeno es coyuntural u obedece a razones ms profundas de la misma esencia del sistema, coment el actor y director, refirindose a cmo empez a interesarse en el escndalo Watergate cuando an era una pequea noticia de pginas interiores:

Yo haba ledo esos pequeos artculos que comenzaron a aparecer en el Washington Post, pero me preguntaba por qu nadie ms escriba sobre el tema. Me pareca gravsimo lo que haba ocurrido pero los veteranos me dijeron que aunque todos se olan que haba algo oscuro detrs, las relaciones entre prensa y poltica eran muy complicadas y no se podan romper haciendo preguntas equivocadas. Me tacharon de naive (ingenuo) y vaticinaron que aquello no llegara a ningn lado, aquel cinismo y aquel derrotismo me dejaron muy mal cuerpo.

Cuando lea esto, algo (quizs ese traicionero subconsciente) me hizo recordar una leyenda del periodismo de Miami, que conoc por varias fuentes hace ya algunos aos.

Dos periodistas cubanos llegaron de la Isla con la entonces muy famosa glasnost como fe cuasi religiosa en la mente, y al descubrir al Miami de la mafia que controla esa ciudad, escribieron un artculo titulado Las Arpas. Pero poco despus recibieron una sorprendente invitacin a un desayuno de trabajo nada ms y nada menos que del mismsimo Jorge Lincoln Mas Canosa, quien, segn la leyenda, les dijo ms o menos que:

Miren, muchachos, si quieren hacer periodismo y buen dinero yo les ayudo y los encamino. Pero si lo que quieren es publicar esa basura de Las Arpas, se tendrn que ir para otro lado. As que elijan, sentenci el entonces Chairman de la Fundacin Nacional Cubano Americana (FNCA).

Los dos periodistas tuvieron una exitosa carrera en los medios locales de la ciudad de Miami, tanto escritos como televisivos, siempre con posiciones muy cercanas al rgimen de extrema derecha que controla esa ciudad.

Si la historia es cierta, como fuentes bien informadas indican, este podra ser un ejemplo aadido a lo que Robert Redford y las estrellas del Watergate dan por hecho: el libre acceso a la informacin y el libre intercambio de las ideas pasan por ese atajo de incestuosas relaciones entre la prensa y la poltica.

Fuente: http://www.cubadebate.cu/opinion/2009/10/15/reinaldo-taladrid-los-atajos-de-la-libertad-de-prensa/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter