Portada :: Espaa :: Izquierda Unida en el rubicn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2009

Entrevista a Pedro Escobar, coordinador regional de Izquierda Unida de Extremadura
"La refundacin de IU es necesaria para encontrar salidas justas y solidarias a la crisis"

Jnatham F. Moriche
Rebelin


A pocos das de la celebracin de la XI Asamblea Regional de Izquierda Unida de Extremadura, llamamos a la puerta de Pedro Escobar, coordinador regional de la coalicin, para conversar con l sobre la situacin econmica, social y poltica extremea, sobre la historia reciente de la organizacin poltica a la que representa en la regin, y sobre el proyecto que defender como candidato, en la cita del prximo da 25 de octubre en Mrida, para revalidar la confianza de los militantes de IU-Extremadura.

- En primer lugar, quiero agradecerte que, en pleno ajetreo precongresual, hayas atendido tan prontamente la invitacin a mantener esta conversacin. Empecemos por poner en contexto al lector o lectora ms alejados de la realidad extremea, una realidad que en general recibe una atencin escasa, pobre y sesgada en los grandes medios de comunicacin. Cuadrante suroeste de la Pennsula Ibrica, Reino de Espaa, frontera con Portugal, 41.000 kilmetros cuadrados, 1.100.000 almas, 383 municipios, poblacin predominantemente (aunque cada vez menos) rural, sistema econmico con una persistente base primaria, una dbil industria y un emergente sector servicios, fuertemente subsidiada por el Estado y por la UE y sin embargo vctima de un estremecedor 20% de paro y subiendo (110.000 personas, de las que 35.000 ya han extinguido sus prestaciones contributivas), de unos niveles de precariedad laboral y renta salarial severamente desfavorables respecto a la media estatal y europea, de una altsima tasa de mortalidad empresarial... Extrema Dorii para el fillogo, pero tambin Extrema y dura para el poeta... Le pido, todava no al coordinador regional de IU ni al candidato a revalidar el cargo, sino al ciudadano extremeo y de izquierdas Pedro Escobar, que en unas pocas lneas le explique al compaero cataln o canario, a la compaera vasca o andaluza, qu est pasando hoy, en este plano econmico y laboral, en Extremadura? Cmo es hoy la Extremadura social a ras de suelo de la crisis?

- A ras de suelo la situacin de Extremadura es difcil. En esta regin, que t has descrito muy bien para situar al lector, no poda ser de otra manera. Somos campeones en salarios bajos, en desempleo, en precariedad laboral y en temporalidad. Extremadura es una regin de grandes contrastes y paradojas. Es rica en agua, en sol y en tierra, y sin embargo es una tierra de hombres sin tierra, porque la propiedad de la tierra tiene una estructura propia del siglo XIX. El latifundismo no es un recuerdo histrico, medieval, aqu el latifundio sigue gozando de muy buena salud. Extremadura sigue siendo el paraso de las grandes fincas dedicadas a agricultura y/o ganadera extensiva, que apenas producen empleo, porque con la modernizacin agropecuaria, el campesinado como clase, prcticamente, ha desaparecido.

Por lo tanto, no peco de pesimismo si te digo que Extremadura no ofrece perspectivas atrayentes a los jvenes, ni siquiera para los mas preparados. Muchos, muchsimos jvenes titulados universitarios tiene que emigrar buscando su oportunidad en otras tierras. Y lo mismo te dira de las mujeres, para las que Extremadura es una tierra de pocas oportunidades. Tampoco ha sido una regin atractiva para los inmigrantes, motivo por el que tenemos una de las tasas de inmigracin mas bajas de toda Espaa. Lo que ocurre es que esta situacin de estancamiento histrico y crisis permanente casi forma parte de la idiosincrasia extremea. Como siempre ha sido as, hay ciertos rasgos de resignacin y fatalismo en la psicologa colectiva de los extremeos, lo que explica perfectamente que, habiendo como hay una serie de condicionantes muy negativos, paradjicamente no exista una atmsfera de contestacin, de reivindicacin y de lucha para salir del estancamiento.

- Existe otra cuestin de fondo, ante la que es inevitable detenerse si se pretende debatir en profundidad la realidad extremea: las idiosincrticas y persistentes singularidades del sistema poltico extremeo. En Extremadura existe una democracia aparentemente tan avanzada y consolidada como la de cualquier otro territorio de la Unin Europea. Pero palabras como "caciquismo" o "clientelismo" (tambin otras ms populares como "mamandurria" o "pesebre") son una constante del discurso de la izquierda social y poltica extremea, y lemas como "Extremadura es una dictadura" se han vuelto habituales en muchas de sus manifestaciones. El Partido Socialista gobierna ininterrumpidamente desde las elecciones pre-autonmicas de 1981 y, aunque su hegemona en los ncleos urbanos parece estar en declive, la que mantiene entre la mayoritaria poblacin rural de la regin sigue garantizndole una holgada mayora en la Asamblea de Extremadura, que ha permitido a Guillermo Fernndez Vara suceder con comodidad en 2007 a Juan Carlos Rodrguez Ibarra en la presidencia regional. Qu papel juegan en el sistema social y poltico extremeo las estructuras clientelares sedimentadas a lo largo de estas casi tres dcadas de gobiernos socialistas? Hasta qu punto puede afirmarse que estas estructuras clientelares provocan una anomala o un distanciamiento sustancial de la democracia extremea respecto a los estndares de su entorno geogrfico y poltico? Existe, en suma, algo as como un "rgimen extremeo"?

- En buena medida, tu segunda pregunta es la continuacin lgica de mi respuesta anterior, porque es esa situacin de monolitismo poltico la que explica la, digamos, pasividad extremea", y la entrega incondicional de los extremeos en los brazos electorales del PSOE. El sueo de muchos extremeos y extremeas es conseguir una plaza para trabajar en la Junta de Extremadura, enrolarse en el ejrcito o ingresar en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. La inmensa legin de desposedos que no tienen tierras ni patrimonio aspiran a la seguridad confortable de la funcin pblica. No pueden soar con entrar a trabajar en tal o cual fbrica porque, sencillamente, esas fbricas no existen. De hecho el primer empleador de la regin, en una situacin de monopolio abrumador, es la Junta de Extremadura, y es perfectamente visible y vox ppuli en todos los pueblos que los miembros del Partido Socialista y sus allegados encuentran empleo en las instituciones pblicas "con mayor facilidad que los no afines.

Este monolitismo poltico sin alternancia ha creado efectivamente unas redes clientelares y de dependencias que han llegado a dar a algunos los datos suficientes para hablar del rgimen extremeo, o lo que nosotros en nuestros documentos llamamos modelo extremeo, caracterizado por el neocaciquismo. En este nuevo tipo de caciquismo ya no es el terrateniente el que controla la vida local, sino los alcaldes eternos, diputados y dems cargos polticos de los que dependen empleos, subvenciones, inversiones... El ejercicio del poder de forma absoluta y continuada por parte de un partido, como ha sucedido con el PSOE en Extremadura, produce esa red de dependencias y agradecimientos que frena el desarrollo poltico y social de una regin.

Extremadura, por voluntad propia, por inercia, por conservadurismo, por miedo al cambio, por aquello del ms vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, viene reiteradamente dando la mayora en las urnas a los socialistas. Sobre todo en los pueblos, donde la dependencia y el control que ejercen los alcaldes es mucho mas fuerte. En las grandes ciudades, donde el voto goza de un mayor anonimato, la presin del neocaciquismo institucional se diluye. Y por eso, aunque an no peligra la hegemona del PSOE a escala regional, en las pasadas elecciones europeas el PP gan en los 17 ncleos de poblacin mas importantes de la regin.

- Retornemos ahora a la coyuntura ms inmediata. Al presidente Fernndez Vara le ha tocado en suerte pilotar la respuesta de la Junta de Extremadura al impacto de la crisis econmica global en la regin. Una crisis exgena, pero que amenaza con colapsar una estructura econmica regional llena de debilidades y contradicciones preexistentes, perfectamente descritas en las ltimas dcadas por expertos del prestigio y la solvencia de Santiago Zapata o Jos Manuel Naredo. Y todo ello, en un momento en que peligra un modelo de financiacin autonmica fuertemente dependiente de las transferencias exteriores, debido al nuevo reparto de los fondos de cohesin en la UE ampliada al Este, y ante la exigencia de otros territorios del Estado espaol de revisar las balanzas fiscales nter-territoriales. Fernndez Vara ha promovido ya varios paquetes de medidas anti-crisis de distinto calado presupuestario, con qu xito y con qu orientacin, en tu opinin? Est siendo eficaz el gobierno extremeo ante la crisis? Est siendo de izquierdas? Qu medidas esenciales se est dejando, en tu opinin, Fernndez Vara en el tintero?

- Ya que citas a Zapata y a Naredo, creo que no deberas olvidarte de Mario Gaviria, que junto a Naredo fue el padre de Extremadura Saqueada, texto de referencia imprescindible para entender nuestra regin.

Respecto a las llamadas medidas anticrisis que se han impulsado desde el gobierno autonmico, creo que son un simple apndice de los planes anticrisis puestos en marcha por Rodrguez Zapatero a escala estatal. Creo que han sido 14 o 15 planes, lo que indica que se le llama Plan a cualquier cosa: planes muy poco planificados, de muy corto alcance y que a veces han incluido medidas contradictorias.

De todas formas, para valorar la citadas medidas anticrisis, creo que es necesario incidir sobre el origen de la misma, su lenta incubacin en los ltimos lustros de neoliberalismo extremo, que ha dejado toda la iniciativa econmica en manos del mercado como nuevo Dios todopoderoso, dejando a los estados sin recursos para incidir en la vida econmica de los respectivos pases. Hay por lo tanto unas causas globales y externas, que afectan, como no poda ser de otra forma, a Espaa. Pero adems, como Spain is different, tenemos nuestros propios vicios, lase burbuja inmobiliaria o especulacin urbanstica, de tal modo que nuestra crisis no se manifiesta como en Francia o Alemania. Analistas de slido prestigio han afirmado que Espaa habra entrado igualmente en crisis sin la quiebra de Lehman Brothers y todo lo que ha venido despus, y creo que tienen toda la razn. As que no podemos esperar que en unos meses se pueda cambiar un modelo econmico, ni que en poco tiempo desaparezcan los efectos de dicho modelo.

Dicho esto, en la situacin que estamos, sera necesario combinar las medidas digamos "paliativas", que calmen los dolores ms agudos y amortigen los devastadores efectos de la crisis, con aquellas otras medidas de fondo que nos encaminen al cambio de modelo productivo.

Hasta ahora, slo se han aplicado medidas paliativas (los famosos 400 euros de deduccin del IRPF, las obras pblicas del Plan E, los 420 euros de subsidio para una parte de los trabajadores que han agotado sus prestaciones...), que siempre sern bien recibidas porque algo siempre es mejor que nada. Pero no nos engaemos, son medidas que slo ayudan a soportar la crisis, no a superarla. Las medidas paliativas son por naturaleza puntuales y transitorias, no son la solucin. Si por una u otra causa se destruye el empleo, entonces hay que garantizar la proteccin social suficiente. Pero lo que quieren los trabajadores no es recibir un subsidio, lo que quieren es trabajar.

Esas otras medidas que tienden a cambiar el modelo productivo todava no se estn aplicando. La primera sera introducir elementos de planificacin econmica, definiendo cules son los sectores prioritarios y cules no. Esto quiere decir intervencionismo democrtico, frente al actual absentismo de los poderes pblicos en la vida econmica. Es necesario intervenir, regular el mercado, ponerle reglas. El ejemplo de los mercados agrcolas es clarificador. Desde el productor al consumidor, el precio de los productos se incrementan entre el 500 y el 800%. Ah el Estado debe intervenir. Tambin el desorden urbanstico y el reventn de la burbuja inmobiliaria son el resultado de la falta de planificacin e intervencin pblicas. Por otro lado, para reactivar la economa se necesitan crdito y liquidez, y eso slo es posible si hay un sector de banca pblica que aplique criterios sociales y no especulativos. Pero la banca no se toca.

En fin, que las medidas que, a medio y largo plazo, eliminaran las causas de la crisis, permanecen hasta ahora inditas, no se ha aplicado ninguna. Para m, esa es la prueba del algodn para calificar de izquierdas o no de izquierdas una accin poltica. Llmese como se llame el partido que las aplique. No basta con tener la S de socialista y la O de obrero en las siglas. Y es evidente que la Junta de Extremadura gobernada por el PSOE extremeo no est aplicando polticas de izquierda. Como tampoco lo est haciendo el seor Rodrguez Zapatero. Y en cuanto a la eficacia de unos y de otros, el nmero de parados, los datos continuados de destruccin de empleo, de retraccin de la economa... hablan por s mismos.

- No puedo dejar de preguntarte, en tanto que representante de una organizacin poltica que se identifica activamente con los intereses de la clase trabajadora, y tambin como trabajador extremeo sindicado, qu papel estn jugando los sindicatos extremeos en esta situacin de crisis? Estn siendo adecuados y suficientes los posicionamientos sindicales ante las gravsimas fallas que la crisis est abriendo en la estructura laboral y social extremea? Y, para completar el reparto del drama de la crisis, qu posiciones estn adoptando la patronal y los grandes empresarios extremeos? Es hoy posible, y en qu trminos, en esta coyuntura crtica, un dilogo social fructfero para la clase trabajadora y la economa extremeas?

- El papel que estn jugando los sindicatos es uno de los temas centrales del debate en estos tiempos. Desde mi punto de vista, estn en una encrucijada muy difcil. Los sindicatos son la primera trinchera que defiende a los trabajadores, eso lo tengo claro, y entiendo que los sindicatos estn haciendo lo que ellos interpretan que es lo mejor en estas circunstancias. No obstante, desde el respeto a la soberana sindical para decidir y actuar, creo que su actitud es insuficiente en el terreno de la explicacin a los trabajadores de las causas de la crisis y de las medidas que deberan tomarse. Me parece muy bien que pongan el acento en lo cotidiano, en la defensa del empleo, en la proteccin social necesaria... Pero a veces los rboles de lo inmediato (despidos, ERE's, convenios.. ) no les deja ver el bosque de la crisis, para mirar ms lejos y atacar tambin las causas profundas y ltimas que la provocan.

Tambin creo que, a veces, actan con demasiada cautela, para no presionar a los gobiernos de Rodrguez Zapatero o de Fernndez Vara y para evitar ser utilizados como ariete desde la derecha contra el PSOE. Aunque es verdad que tambin se les reclama desde sectores de la izquierda, no olvidemos que hoy quien ms jalea a los sindicatos para que convoquen la tan trada y llevada huelga general son cadenas de televisin como Antena 3 o Intereconoma, y peridicos como La Razn, ABC o El Mundo. Pero no se trata slo de huelga general s o huelga general no. Es una cuestin de equilibrio, de no renunciar a su papel, y yo echo de menos una actitud ms exigente frente a las medidas econmicas y fiscales que est tomando el seor Rodrguez Zapatero, que est muy tranquilo porque sabe que desde ese lado no le va a venir presin. Y quizs por eso las medidas que est aplicando este gobierno son tan tmidas y de tan poco contenido.

Espero que el exceso de prudencia no erosione la credibilidad de los sindicatos, pero ya estamos muy cerca de que eso ocurra. O es que no hay motivos suficientes para alguna movilizacin de mbito estatal, adems de las jornadas mundiales o europeas por el empleo decente o contra de la jornada de 65 horas? Yo creo que s.

En cuanto al dilogo social, lo veo complicado porque eso slo es posible cuando las dos partes pueden ganar algo. Los trabajadores ya estn muy debilitados; ya es bastante fcil y barato despedir, el mercado laboral espaol es uno de los mas flexibles de Europa y a los trabajadores ya no se les puede apretar ms las clavijas. Sin embargo, los empresarios siguen apretando, y aprovechan la crisis para hacer recortes de plantillas, despidos injustificados... porque son insaciables. La polticas de izquierda no pasan ni por la reforma del mercado laboral, ni por la flexiseguridad... Y es inquietante que haya voces muy cercanas al PSOE que estn defendiendo medidas de ese tipo, en lugar de promover polticas pblicas activas de empleo para contrarrestar el retraimiento de la inversin privada.

- Asumiste la coordinacin regional en 2007, tras unas elecciones autonmicas que desalojaron a la coalicin de la Asamblea y provocaron la dimisin de tu antecesor Vctor Casco. Dentro de unos das presentars en tu informe poltico a la militancia extremea un balance de este perodo, que la coalicin ha debido recorrer en una situacin material y organizativa evidentemente difcil. Las elecciones europeas de junio, en las que las IU extremea y estatal mantuvieron sus posiciones a pesar de la fuerte abstencin, parecen dibujar, an sin haber colmado el 100% de las expectativas, un primer y esperanzador repunte en esta histrica tendencia descendente. Pero esta direccin tambin deja algunas anotaciones en la columna del "debe". Empecemos por el aspecto ms espinoso: la conflictiva vida interna de IU-Extremadura. Es de dominio pblico que desde hace aos un sector del Partido Comunista de Extremadura mantiene una posicin de abierta ruptura con las sucesivas direcciones regionales de IU, en una inacabable batalla de posiciones que ha supuesto un constante desgaste interno y una importante sangra en la militancia, el voto y la representacin institucional. Desde la experiencia y el punto de vista del coordinador regional, qu sustenta realmente la persistencia de esta realidad interna tan conflictiva? Qu pasos se han dado desde la actual direccin con vistas a superar este conflicto, durante estos dos aos y ahora en este perodo pre-congresual? En qu situacin y con qu expectativas se llega en este aspecto a la XI Asamblea?

- Efectivamente, asum la coordinacin regional de Izquierda Unida en un momento difcil, tras una derrota electoral que, debo recordar, no fue debida slo a la crisis interna de la organizacin, sino tambin a una ley electoral injusta que impone un filtro excesivo, el del 5%, para acceder a la Asamblea. El parlamento extremeo tiene 65 escaos, con lo cual, en un sistema proporcional directo, bastara el 154% de los votos para acceder a un escao. Al PSOE le cost cada diputado autonmico 9.700 votos y al PP, 10.000 votos. Izquierda Unida tuvo en 2007 casi 30.000 votos, el 468%, pero obtuvo cero diputados porque no super ese filtro del 5%. Esto debe saberse, porque se habla de desastre de IU, pero en estas condiciones, no debera tambin hablarse de la injusticia sufrida por IU y sus electores?

Y s, realmente estamos en una situacin material extrema. Baste decir que en Extremadura no tenemos ni un slo liberado en la organizacin para el trabajo poltico. Todos los miembros de la direccin extremea, tanto del Consejo Poltico Regional como de la Presidencia, compatibilizan su actividad profesional con la militancia poltica. As que aqu no hay dirigentes, cuadros y militantes, todos somos militantes. Pero an as, creo modestamente que hemos mantenido el pabelln erguido. Concurrimos a las elecciones generales de 2008 y, sobre 17 comunidades autnomas, Extremadura qued en un honroso octavo lugar en porcentaje de voto confiado a IU. Y en las recientes europeas de junio de 2009, en las que despus de 15 aos IU consegua por fin mantener un resultado electoral, IU-Extremadura fue una de las siete federaciones regionales que creci en nmero absoluto de votos. Slo son pequeos resultados, que no bastan para contentarnos, pero suponen un alivio y nos dan nimos para seguir aguantando y trabajando.

Por otro lado, la situacin organizativa es mucho mejor, ha aumentado la afiliacin y la participacin, creo que han vuelto la ilusin y la confianza en que podemos recuperar nuestro espacio, modesto sin duda, pero efectivo, en el parlamento extremeo. Al fin y al cabo, somos la tercera fuerza poltica a nivel estatal y regional en nmero de votos. Estoy convencido de que volveremos a la Asamblea de Extremadura. Y en este sentido, espero que esta XI Asamblea de IU-Extremadura sea un paso ms en nuestro avance.

En cuanto al conflicto interno que aflor en 2006, todava no est cerrado, pero por lo menos no se ha agravado. Digamos que se mantienen posiciones, y que, como diramos si se tratase de un problema familiar, al menos nos dirigimos la palabra. Hay cuestiones de identidad, aspectos organizativos, de discurso poltico... que con el dilogo y el debate confo en que terminaremos por resolver.

En el mbito estatal, Izquierda Unida est inmersa, desde la pasada Asamblea que eligi a Cayo Lara como coordinador, en un proceso de Refundacin que pretende no slo reagrupar a las distintas sensibilidades de IU, sino tambin abrirse a otros colectivos y grupos que se oponen al liberalismo como modelo econmico y social, y que trabajan por una alternativa social, econmica y ambientalmente sostenible. En este proceso de Refundacin, a tumba abierta, sin restricciones, esperamos reencontrarnos con los compaeros que han estado siempre en la misma organizacin y que en los ltimos aos han estado cada uno por un lado y a veces enfrentados. Por naturaleza, yo soy optimista, pero en este caso, adems, la Refundacin es una necesidad para encontrar salidas solidarias y justas a la crisis, y para romper de una vez con este bipartidismo tan nefasto para Extremadura.

- Efectivamente, IU se halla inmersa a escala estatal en un proceso de refundacin que debera cristalizar en primavera con una importante apuesta de la coalicin con vistas al ciclo electoral 2011-2012. Todo proceso de refundacin de esta naturaleza tiene una fuerte e inevitable componente de autocrtica. En ese sentido y en trminos generales, cules han sido en tu opinin los principales errores e insuficiencias de IU a lo largo del prolongado trayecto descendente que slo ahora parece empezar a corregirse? En qu crees que deben ser nuevas y diferentes la Izquierda Unida extremea despus de esta XI Asamblea, y la Izquierda Unida estatal cuando culmine su refundacin en primavera de 2010?

- A este respecto, ya he adelantado parcialmente mi opinin en la respuesta anterior. Est claro que un proceso de esas caractersticas nace de una autocrtica profunda. Cuando los resultados electorales son tan malos, algo habremos hecho mal. Puede ser que las propuestas no conecten con lo que ms preocupa a los ciudadanos, puede ser que nuestra forma de comunicarnos sea mala y no consigamos llegar al electorado, puede ser que hayamos gestionado mal nuestra pluralidad y las diferencias, adems de salir a la superficie, oculten los contenidos mas positivos de nuestro programa... Por ejemplo, las leyes sociales mas avanzadas de este pas, como las leyes de Dependencia y de Igualdad, o la reforma legal que permite los matrimonios entre personas del mismo sexo, eran propuestas de IU que asumi el PSOE y salieron adelante con los votos de IU. Sin embargo, han quedado para la historia como "leyes de Zapatero".

Nuestros errores sern una mezcla de todas esas cosas y de otras que me quedo atrs... Pero sin olvidar lo que he mencionado antes sobre la ley electoral, que por sus perversidades, hace que un milln de votos de IU valgan dos diputados y que por ejemplo el PNV, con 330.000 votos, tenga cuatro diputados.

Volviendo a la Refundacin, se trata de un proceso muy abierto, y no descartamos que al final del mismo nazca otra fuerza poltica, que a lo mejor no se llama Izquierda Unida. De todas formas, para nosotros siempre ser difcil escapar a la bipolarizacin PSOE-PP y de la presin del llamado voto til, porque el PSOE siempre mete miedo con el PP, "que viene la derecha, que viene la derecha!". Y casi siempre les sale bien... como si ellos fueran la izquierda!

- Un asunto que en los ltimos meses ha cobrado protagonismo en la esfera pblica extremea ha sido la poltica de pactos de Izquierda Unida en los Ayuntamientos de la regin. IU y PSOE no han conseguido mantener su acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Cceres, consumndose en las ltimas semanas del pasado curso una brusca y ruidosa ruptura que ha devuelto a IU a la oposicin municipal y ha dejado al PSOE gobernando en una frgil minora. Reiteradamente mostraste tu respaldo a las posiciones de la agrupacin local cacerea y del concejal Santiago Pavn en aquellas semanas, en las que se frustr el gobierno de coalicin de izquierdas ms significativo de la regin y en las que la tensin dialctica entre PSOE e IU se elev a cotas inhabituales... Qu ha sucedido en el Ayuntamiento de Cceres, y qu impide que PSOE e IU puedan gobernar juntas la segunda ciudad de la regin?

- Los pactos PSOE-IU, y antes de que existiera IU los pactos PSOE-PCE, no son ninguna novedad. Vienen de muy atrs y parten de la premisa de que puede haber mayor proximidad entre PSOE e IU que, obviamente, entre IU y el PP. Son unos pactos de los que se ha beneficiado el PSOE mucho ms que nosotros en cuanto a nmero de alcaldes, algo que por cierto el PSOE olvida con demasiada facilidad.

Desde las primeras elecciones municipales de 1977 ha habido miles de alcaldes socialistas que lo han sido gracias a la coalicin primero con el PCE y luego con IU. Algunos de ellos, alcaldes mticos como don Enrique Tierno Galvn. Esto ha funcionado como una regla casi fija, aunque hayamos salido araados ms de una vez. En Cceres, despus de varias legislaturas gobernadas por el PP, el resultado de las ltimas elecciones, muy ajustado, daba la posibilidad de un cambio de color poltico en ese Ayuntamiento. Y hubo pacto para hacer polticas de progreso, menos privatizadoras, ms beligerantes frente a la especulacin del suelo y el urbanismo agresivo. Pero el PSOE no ha aguantado un socio minoritario pero exigente en esas cuestiones, y unilateralmente ha roto este pacto. El PSOE se equivoca si cree que le vamos a apoyar para hacer las mismas cosas que haca el PP. Los hechos nos han dado la razn. Recientemente las modificaciones del PGM, la ubicacin de El Corte Ingls o la concesin del Servicio Municipal de Aguas, que se mantendr en manos privadas, han salido adelante con el apoyo conjunto del PSOE y PP. Es evidente que, para hacer estas polticas de derechas, IU estorbaba. No nos importa, aunque en el efecto meditico quedemos como los malos.

En cuanto al hecho de que yo haya apoyado pblica y reiteradamente a los compaeros de Cceres, me parece lo ms normal. Yo confo plenamente en mis compaeros, no slo de Cceres, sino de cualquier asamblea local, porque son los que mejor conocen la realidad de su municipio y pueden interpretar lo qu es lo mejor para sus ciudadanos.

- Otra de las fracturas insalvables que marcan distancias entre el PSOE e IU en la regin es la poltica medioambiental de la Junta de Extremadura. La movilizacin ciudadana parece estar ganando la batalla al Grupo Gallardo y sus apoyos polticos en la cuestin de la refinera petrolera de Tierra de Barros, pero la central nuclear de Almaraz camina hacia una renovacin sustancial de su plazo de explotacin, siguen ah los proyectos de centrales trmicas, se estn realizando numerosos sondeos de minera de uranio, persiste el expolio urbanstico del territorio... Y la crisis econmica parece estar otorgando un an mayor empuje a esta ofensiva depredadora del medio natural, en aras de la imperiosa necesidad de crear empleo y renta... Izquierda Unida est presente en todas esas luchas medioambientales, pero, cul es la alternativa de desarrollo que propone IU para Extremadura? En qu punto crees que deben encontrar su equilibrio las necesidades de la preservacin ambiental y las necesidades de la actividad econmica en nuestra regin?

- La poltica medioambiental de la Junta de Extremadura es la que revela de manera mas llamativa la esquizofrenia programtica e ideolgica del PSOE en la regin. Estamos cansados de escuchar a Rodrguez Zapatero mensajes de tipo ecologista y ambientalista (ahora habla incluso de una Ley de Economa Sostenible), de cambio de modelo productivo... y luego en Extremadura hacen la poltica ecolgicamente mas agresiva que se pueda imaginar. Extremadura ha sido receptora de todas las industrias sospechosas y polmicas que difcilmente se aceptaran en otra regin: cementera, siderrgica, refinera de petrleo, trmicas, prolongacin de la vida til de Almaraz... Los lmites de emisiones de CO2 o el Protocolo de Kyoto son para el PSOE mera verborrea para condimentar las campaas electorales y acallar a los grupos ecologistas. Pero la realidad va por otro sitio, y lo hacen de la manera ms descarada, chantajeando a la sociedad extremea con el argumento del empleo y el subdesarrollo. Es una batalla muy difcil porque hacen creer a la gente que no hay otras alternativas, y aqu entro en la segunda parte de tu pregunta. Nosotros creemos que Extremadura se desarrollar a partir de sus recursos naturales, de agua, sol y tierra en abundancia, o sea, de la ganadera autctona y la agricultura, tanto intensiva en las zonas de riego, como de las nuevas formas de agricultura ecolgica, de la agroindustria en el ms amplio sentido del trmino, del turismo de descanso y naturalista, de las energas renovables (solar, elica, biogs, biodiesel...) y de otro tipo de industrias de transformacin que pudieran ubicarse en Extremadura y que hay que saber atraer. Pero para ello sera necesario que el gobierno extremeo pilotara realmente los destinos de nuestra comunidad, y no fuera, como hoy es, un mero comparsa al pairo de lo que el mercado y los incentivos de rentabilidad traigan a Extremadura. Dejar Extremadura en manos y mentes liberales es condenarnos a la despoblacin paulatina y casi al desierto econmico.

- Este curso poltico extremeo viene sealado por una cita importante como es la reforma de nuestro Estatuto de Autonoma. Izquierda Unida, ausente de la la Asamblea esta legislatura, no ha participado en su redaccin, que ha sido resuelta por PSOE y PP sin las tensiones que se han registrado en otras CCAA, y en un ambiente de completo desinters ciudadano, del todo distinto al vibrante periodo de elaboracin de nuestro primer y todava vigente Estatuto. En cualquier caso, IU no se ha mostrado especialmente beligerante en este asunto, como tampoco lo han hecho ni los sindicatos ni los movimientos sociales extremeos... Ante estas evidencias, cabe preguntarse, tiene esta reforma estatutaria alguna trascendencia efectiva, o sus redactores la han reducido a un mero acto protocolario y administrativo sin contenido poltico real, que no interesa a casi nadie puertas afuera de la Asamblea bipartidista?

- No, no hemos hecho ni gran crtica ni tampoco apoyo expreso del nuevo Estatuto, porque el texto no es lo ms importante. No es tan nuevo porque conserva el cuerpo central de derechos, deberes, transferencias... Es ms breve, actualiza la redaccin, aade cosas obvias para reconocer mejor la realidad extremea 25 aos despus del primer Estatuto, pero ya hemos dicho que no era necesaria su reforma. Los estatutos de autonoma se han reformado por inercia tras las reformas de los estatutos de Catalua y de Andaluca, y ni siquiera en esas comunidades interesaron demasiado a los ciudadanos. Recordemos los porcentajes de participacin que hubo en los respectivos referendos de ratificacin, que en ambos casos se quedaron all por el 36%.

En Extremadura no es muy diferente. La gente todava no asocia el texto del Estatuto con las cosas que diariamente, o a medio y largo plazo, les preocupan. Por eso la indiferencia es casi general. En cualquier caso, hay que sacarle jugo y poner el acento en las mejoras del autogobierno para Extremadura. Con el mismo Estatuto pueden hacerse cosas muy diferentes, y en esa vertiente es en la que queremos trabajar y concienciar a los extremeos.

- En esta XI Asamblea aspiras a renovar la confianza de la militancia como coordinador regional, con el expreso propsito de devolver a IU a la Asamblea extremea en 2011. Si ponemos en perspectiva las encuestas y las tendencias electorales, todo indica que IU podra entonces regresar a una Asamblea muy distinta a la que dej en 2007, con un PSOE ms dbil, un PP ms fuerte y la posibilidad de un cuarto grupo parlamentario de UPyD. Una mayora minoritaria del PSOE abrira un proceso sumamente complejo sobre el que resulta muy aventurado hacer previsiones, pero, en tanto que preferencias por principio, crees que IU debera promover o permitir una alternancia de gobierno a favor del PP para desalojar al PSOE del poder? O por contra, el objetivo prioritario de la coalicin en ese escenario sera conformar una mayora de progreso junto al PSOE? Y, por otro lado, crees que el PSOE apostara por esa mayora de progreso, o que en cambio Fernndez Vara preferira gobernar en minora, o incluso buscar una gran coalicin al estilo alemn junto al PP? Plantear estas hiptesis ahora puede parecer prematuro, pero se trata de preguntas que muchos electores se hacen antes de depositar su voto, especialmente cuando existe la expectativa de importantes desplazamientos en la correlacin de fuerzas en las instituciones.

- Permteme que matice la formulacin de tu pregunta. Yo no aspiro en la prxima Asamblea Regional a mi ratificacin personal como coordinador, sino a que se ratifique una forma de trabajar, la que hemos venido aplicando en estos dos aos, corrigiendo los errores y mejorando las deficiencias que sin duda saldrn en los debates. Y esa forma de trabajar ha sido la de contar con todos, la de aceptar la pluralidad de esta fuerza poltica, la de procurar ante todo la coincidencia en el trabajo y en la militancia, el respeto mutuo y la discusin y el consenso antes de la accin. Esa forma de trabajar se puede llevar adelante con Pedro Escobar o con otro coordinador o coordinadora regional, que siempre y sobre todo ser y actuar como un portavoz de.

Por lo dems, esta pregunta que me planteas es muy divertida, porque supone hacer poltica-ficcin... Aunque me reconozco ms aficionado a las novelas de Isaac Asimov que a los futuribles de la poltica... Bromas aparte, es verdad que las encuestas indican un esperanzador repunte de IU, que permite vislumbrar nuestra presencia en la Asamblea extremea a partir de 2011, y con esa esperanza seguimos trabajando, pero no hay nada garantizado. El brutal estallido de la crisis le da ms peso a nuestras razones, nos permite exponer nuestras propuestas y marcar diferencias con ms claridad que en otras ocasiones, pero queda mucho tiempo por delante y un gran trabajo por hacer. Como en el ftbol, no basta con jugar bien, hay que hacer goles. A nosotros no nos basta con tener buenos candidatos y hacer propuestas acertadas y viables. Tenemos que competir en una enorme desigualdad de condiciones y frente a una ley electoral injusta. Las encuestas slo marcan una tendencia en un momento determinado. Unas semanas despus esa opinin puede haber cambiado.

En cuanto a hacer cbalas sobre la posible composicin del parlamento extremeo, el marco ideal para nosotros, y creo que tambin el ms beneficioso para Extremadura, sera que nadie dispusiera de la mayora absoluta. Eso revitalizara la vida poltica y acabara con ese muermo en blanco y negro que es ahora la poltica extremea. Y lo que s tengo claro es que nuestra accin poltica estar orientada por el inters de los extremeos, de los trabajadores, de los jvenes, de los parados... Si hay coincidencias o proximidad programtica con otras fuerzas polticas, habr colaboracin. Si hay diferencias, habr oposicin y confrontacin. Depender de los contenidos, no de las etiquetas.

- Permteme cerrar esta charla interpelando de nuevo al ciudadano extremeo y al militante de izquierdas Pedro Escobar, para preguntarte, qu retos y obligaciones ineludibles tienen hoy la izquierda extremea en general, e Izquierda Unida en particular, para con Extremadura? Qu pueden esperar hoy Extremadura y los extremeos de su izquierda, y ms en concreto, de Izquierda Unida?

- Si la izquierda no intenta ilusionar, no intenta movilizar, no hace reflexionar, no est con la gente y no la hace un poco ms consciente, ms atrevida, ms solidaria y ms valiente frente a las injusticias y desigualdades sociales, ya puede llamarse como quiera (y te puedo sugerir varios nombres muy atractivos), que no es izquierda. La izquierda no slo lucha por calmar la penuria y aliviar los efectos de la crisis, tiene que luchar para eliminar sus causas. Por lo tanto, Izquierda Unida va a intentar todo eso, porque nos parece que en Extremadura se han instalado la modorra, el conformismo, una cierta resignacin histrica y cierto pesimismo frente a la magnitud de los problemas. El reto es ilusionar a los jvenes y a los trabajadores del campo y de la ciudad para cambiar Extremadura. Hay que organizarse y participar para mejorar las cosas, para arreglar las que estn mal. Los problemas no caen del cielo ni las soluciones tampoco y, del mismo modo que la vida no es una pelcula de buenos y malos, la poltica en Extremadura no es slo PSOE/PP, que aparentan pelearse mucho pero que, en realidad, coinciden en muchas cosas.

- Quiero terminar dndote de nuevo las gracias por tu amable atencin a estas preguntas, y dando tambin las gracias a Rebelin por acoger nuestra charla. Si quieres aadir algo ms...

- Slo me queda agradecer esta oportunidad de llegar a la gran pea de amigos y amigas de Rebelin, esperando no haber sido demasiado plomizo en mis respuestas. Me hubiera gustado ser mas conciso, pero el entrevistador no me lo ha puesto fcil. Han sido muchas cuestiones que no se pueden despachar con un eslogan, y por eso os invito a continuar el debate. Os dejo mi correo ([email protected]) por si algn lector o lectora quiere intercambiar opiniones o anlisis, o quiere hacernos llegar sus sugerencias, que recogeremos para mejorar nuestras propuestas. Tambin os invito a la accin, a trabajar con nosotros, juntos o simplemente cercanos. Como deca Llus Llach en su cancin L'Estaca, si estirem tots, ella caur: si tiramos todos, esto se mover.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter