Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2009

Los movimientos de izquierda pueden llegar al gobierno, sin embargo, no consiguen el poder

Eric Toussaint
Rebelin


El problema se plante en Ecuador con la eleccin de Rafael Correa en 2006, en Venezuela con la de Hugo Chvez en 1998, en Bolivia con la de Evo Morales en 2005... Al igual que con la eleccin de Salvador Allende en 1970 en Chile. La cuestin se plantea para cualquier movimiento de izquierda que llegue al poder en una sociedad capitalista. Cuando una coalicin electoral o un partido de izquierda llegan al gobierno no tiene el poder, porque el poder econmico est en manos de la clase capitalista (grupos financieros, industriales, bancarios, grandes medios privados, el gran comercio, etc.). Esta clase capitalista tiene el poder econmico. Adems, controla el Estado, el poder judicial, los ministerios de Economa y Finanzas, el Banco Central... En Ecuador, como en Bolivia o Venezuela, si el gobierno quiere realmente cambiar estructuras, debe, inexorablemente, entrar en conflicto con el poder econmico para poder poner fin al control de la clase capitalista sobre los medios de produccin, de servicios, de comunicacin y sobre el Estado. En estos pases, el gobierno est en conflicto con la clase capitalista pero los cambios estructurales en el mbito econmico todava no se han realizado. Venezuela, que es el pas donde los cambios estn ms avanzados, sigue siendo claramente un pas capitalista.

Ensayemos una comparacin histrica. En 1789, cuando gracias a la revolucin francesa la burguesa tom el poder poltico en Francia, sta clase ya posea el poder econmico. Antes de conquistar el poder poltico en 1789, los capitalistas franceses eran acreedores del rey de Francia y propietarios de los principales mecanismos del poder econmico, o sea, la banca, el comercio, las manufacturas y una parte de las tierras. Despus de la conquista del poder poltico, la burguesa domin totalmente el Estado y expuls a los representantes de las antiguas clases dominantes (nobleza y clero), o las someti totalmente. El Estado se convirti en un mecanismo bien aceitado al servicio de la acumulacin de capital.

A diferencia de la clase capitalista, el pueblo no tiene la capacidad de tomar el poder econmico si antes no accede al gobierno. La repeticin para el pueblo de la ascensin progresiva hacia el poder que realizaron los burgueses en el marco de la sociedad feudal o de la sociedad de pequea produccin de mercaderas es imposible. El pueblo no acumula riquezas materiales a gran escala, no dirige empresas industriales, ni bancos, ni el gran comercio ni otros servicios. Es a partir del poder poltico que el pueblo puede emprender las transformaciones en el nivel de la estructura econmica y comenzar la construccin de un nuevo tipo de Estado basado en la autogestin.

Y es por ello por lo que es fundamental instaurar una relacin interactiva entre un gobierno de izquierda y el pueblo. ste debe reforzar su nivel de autoorganizacin y construir desde la base estructuras de poder popular. Esta relacin interactiva, dialctica, puede llegar a ser conflictiva si el gobierno duda en la toma de las medidas que reclama la base. La presin del pueblo es vital para convencer a un gobierno de izquierda de que profundice el proceso de cambios estructurales que implican una redistribucin radical de la riqueza en favor de las y los que la producen. Para ello, se debe acabar con la propiedad capitalista de los grandes medios de produccin, de servicios, de comercio y de comunicacin transfirindolos hacia el sector pblico y desarrollando o reforzando otras formas de propiedad con funcin social: la pequea propiedad privada (especialmente en la agricultura, la pequea industria, el comercio y los servicios), la propiedad cooperativa, la propiedad colectiva y las formas de propiedad tradicional de los pueblos originarios (que, en general, tienen un alto grado de propiedad colectiva).

Traducido por Griselda Pinero y Ral Quiroz

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter