Portada :: frica :: Magreb
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2009

Entrevista a Hamma Hammami, portavoz del Partido Comunista Obrero
Elecciones presidenciales en Tnez

Taoufik Ben Brik
Reveiltunisien.org

Traducido para Rebelin por Caty R.


Hamma Hammami, portavoz del Partido Comunista Obrero de Tnez y director del diario Al Badil, prohibido desde 1990, ha pasado diez aos en las crceles de Burguiba (anterior presidente de Tnez, N. de T.) y Ben Ali y otros diez en la clandestinidad

Hamma estaba sentado, luego se levant. Atreverse a luchar. Atreverse a vencer. Atreverse a desafiar. Cmo superar su miedo al fracaso? Slo tena deudas, por lo tanto, nada que perder. Era el momento A vida o muerte! Y se fue. Loco, atolondrado, todo lo que queris, pero gracias a l hemos resistido. Se fue a la clandestinidad. Le golpearon en el aeropuerto de Cartago. Le acusaron de haber masacrado a un matn. La Crim (polica criminal) le busca por todas partes. Es un criminal peligroso. El enemigo pblico nmero 1. Normal. A travs de Al Jazeera, acaba de denunciar al mundo a su cmplice: Ben Ali. En Tnez, el jefe de la Crim y de los criminales es l. l, Dios, claro! Hamma Hammami, portavoz del Partido Comunista Obrero de Tnez (PCOT, no reconocido) y director del diario Al badil (La alternativa), prohibido desde 1990, ha pasado diez aos en las crceles de Burguiba y Ben Ali y otros diez en la clandestinidad

Tiene previsto participar en las presidenciales de 2009?

Las elecciones presidenciales del prximo octubre? No habr tal cosa! Se trata simplemente de una moubayaa (plebiscito). Quin puede dudar de la victoria del general con un resultado cercano al 100%? Todo se hace para que Ben Ali, el autor del golpe de Estado mdico (Ben Al anunci al pas el relevo del presidente Burguiba ante la senilidad y el agravamiento de su estado de salud, N. de T.) del 7 de noviembre de 1987, se quede como presidente de por vida. Todo lo dems, entre otras cosas la presencia de tres candidatos designados por Ben Ali, no es ms que decoracin.

En qu contexto se desarrollan las elecciones de 2009?

Ni el contexto poltico ni el contexto jurdico actual permiten la celebracin de elecciones libres y transparentes. Tras el decorado pluralista, el rgimen de Ben Ali hace de todo para amordazar al pueblo tunecino y a las fuerzas democrticas. La polica poltica reina en la sociedad por medio del terror. La justicia est subordinada al poder y se utiliza constantemente para reprimir a los opositores, sindicalistas, militantes de los derechos humanos, etc., garantizando siempre la impunidad total a los torturadores y a los mafiosos de la familia real. Las actividades de los partidos de oposicin, de las asociaciones independientes y de cualquier otra organizacin o persona insumisas al rgimen del general se prohben, a menudo por la fuerza. La libertad de expresin se burla por sistema, los medios de comunicacin estn controlados meticulosamente y los periodistas estn obligados al silencio so pena de verse despedidos, amenazados, presentados ante la justicia o incluso agredidos. ltimamente, los esbirros de Ben Ali han organizado un golpe de Estado contra el comit ejecutivo, elegido democrticamente, del Sindicato Nacional de los Periodistas Tunecinos, la polica ha cerrado por la fuerza la sede del sindicato y hasta lleg a agredir a su presidente, Neji Bghouri.

En semejantes condiciones, las palabras de Ben Ali sobre las elecciones libres y transparentes que consolidarn los logros democrticos de Tnez no son ms que una superchera.

Para engaar a la opinin pblica internacional sobre la autntica voluntad del pueblo tunecino y sus fuerzas democrticas, los pequeos goebbels de Cartago no carecen de medios y financiacin, en su mayor parte sacada de las arcas del Estado y de los organismos pblicos-: campaas de telegramas de apoyo a la candidatura de Ben Ali y de reconocimiento hacia su buena gestin enviados casi a diario por las organizaciones polticas, asociativas, culturales, rurales, deportivas, patronales e incluso sindicatos tteres cuyo nico papel es el de servir de decorado pluralista y moderno a Ben Ali y su banda; artculos publicitarios comprados en los peridicos extranjeros por intermedio de la Agencia Tunecina de Comunicacin Exterior (ATCE) y retomados en los medios locales a bombo y platillo como testimonios de los avances de Tnez gracias a la poltica vanguardista del presidente; premios y medallas de organizaciones extranjeras, a menudo creadas para la ocasin, que alaban el apoyo constante que concede Ben Ali a las causas humanitarias y a los derechos humanos en Tnez y en todo el mundo!. Decididamente, los aprendices de brujo del gran gur del 7 de noviembre no se detienen ante nada para maquillar la situacin de Tnez bajo Ben Ali, para hacer que se crea que existe un consenso absoluto en torno al presidente y que su perpetuacin a la cabeza del Estado responde a una aspiracin popular general.

Esas elecciones son legales?

El arsenal jurdico que regula las elecciones presidenciales (y tambin las legislativas) est hecho a medida para asegurar a Ben Ali la presidencia de por vida. La candidatura a las presidenciales est sometida a condiciones constitucionales que slo Ben Ali puede satisfacer. Para evitar que haya una candidatura nica y aparentar una competicin democrtica, el rgimen, en vez de enmendar la constitucin y la ley electoral para eliminar las condiciones prohibitivas y establecer un marco jurdico favorable a la celebracin de autnticas elecciones democrticas largamente reivindicadas por el movimiento democrtico, recurre, en cada proceso electoral desde 1999, a leyes constitucionales excepcionales, leyes de usar y tirar que cambian cada vez y establecen condiciones light para, supuestamente, consolidar el pluralismo poltico y el avance democrtico al permitir presentarse a otros candidatos; obviamente, esas condiciones se elaboran cuidadosamente para que no se puedan reemplazar los candidatos designados por Ben Ali. Tambin hay que sealar que el ministro del Interior, que adems es el director de la campaa electoral de Ben Ali y su partido, es quien controla legalmente la organizacin de esas elecciones. La administracin est totalmente al servicio del partido en el poder. En resumen, cuando un pueblo no es libre, no puede haber elecciones libres. El prximo octubre el dictador se autoelegir.

Quin se beneficia del crimen?

Esta mascarada electoral no beneficia en nada al pueblo tunecino, privado de su libertad y de todos sus derechos fundamentales, sino ms bien a un puado de familias que rodean a Ben Ali (los Ben Ali, los Trabelsi, los Matri, los Mzabi, los Oukil, los Mhiri, los Mabrouk, etctera) quienes han puesto la mano, con la ayuda del dictador y bajo su proteccin, sobre una gran parte de las riquezas del pueblo. El propio Ben Ali ha amasado, segn la Forbes, una fortuna evaluada en 2007 en 5.000 millones de dlares. La democracia es la enemiga ms temible de todos esos saqueadores que temen ser denunciados, juzgados o removidos del poder. Por eso no quieren una prensa libre, ni una justicia independiente, ni elecciones democrticas. En la actualidad, con la crisis econmica mundial y sus repercusiones sociales, el empeoramiento de la dictadura y su aislamiento cada vez ms flagrante, el envejecimiento de Ben Ali que plantea la cuestin de su sucesin, el poder se vuelve cada vez ms represivo, el carcter policial del Estado cada vez es ms evidente. Incluso quienes ponen ilusin en las prximas elecciones reconocen que el contexto actual es ms sombro comparado con todos los anteriores. No hay que olvidar que Ben Ali y su banda gozan de la proteccin y el apoyo de los gobiernos occidentales, Francia, Estados Unidos, Italia, etctera. En Tnez, ms de 3.000 empresas extranjeras participan en el saqueo del pas y en la explotacin de su pueblo. Esas empresas, que en su mayora prohben a los trabajadores tunecinos sus derechos ms elementales, necesitan una dictadura que mantenga el orden para que ellas puedan explotar a fondo a sus trabajadores. Recuerde que Sarkozy salud en 2007 los pasos de Ben Ali en materia de democracia. ltimamente, Berlusconi felicit a su amigo el demcrata Ben Ali. Los gobiernos occidentales slo quieren un poder que sirva a sus egostas intereses en Tnez y en la regin. La democracia en Tnez no slo tiene al rgimen de Ben Ali como enemigo, sino tambin a las potencias imperialistas occidentales, cmplices y protectoras del general.

Sin embargo, hay partidos que llaman a la participacin

Si los resultados de las elecciones se conocen de antemano, si es el propio Ben Ali quien escoge a sus competidores (por otra parte, uno de ellos no ha cesado, incluso durante la presentacin de su candidatura, de elogiar a Ben Ali), si no hay ninguna garanta de la transparencia de esas elecciones, cualquier participacin se vuelve intil, polticamente slo puede servir como decoracin pluralista de la dictadura. Nosotros llamamos al boicot de esta mascarada y a seguir en la lucha por un autntico cambio democrtico. Dicho cambio slo puede ser obra del pueblo tunecino, organizado en torno a un programa poltico que ataque a los fundamentos de la dictadura y promueva una asamblea constituyente que siente las bases de una repblica democrtica. En la actualidad, la celebracin de elecciones libres exige, en primer lugar, que se ponga fin a la presidencia de por vida, Ben Ali tiene que irse! En segundo lugar, se deben eliminar todos los obstculos a la libertad de candidaturas. En tercer lugar, hay que dar libertad al pueblo para que pueda escoger libremente a sus representantes. Todos los candidatos que se presentan por decisin de Ben Ali no cumplen ninguna de esas exigencias, se presentan al lado de Ben Ali y no contra l, y lo nico que hacen es apoyarle, lo sepan o no!

Las elecciones legislativas son diferentes de las presidenciales?

Las elecciones legislativas no difieren en nada de las presidenciales. Se desarrollan en el mismo contexto poltico y jurdico. Se sabe de antemano que el RDC, el partido de Ben Ali, ganar el 75% de los escaos. El 25% restante, como de costumbre, ser distribuido por el palacio a los dems partidos del decorado a cada uno segn su grado de lealtad. Hay que saber que la libertad de candidatura tambin est ausente en las elecciones legislativas, la administracin a sueldo de Ben Ali incluso filtra las listas presentadas por los partidos reconocidos y sobre todo las de aquellos que observan una lnea ms radical hacia el rgimen; algunas de las listas que presentan se rechazan con pretextos absurdos. Las campaas electorales de sus partidos se impiden de mil maneras e incluso se prohben por la fuerza. Estos candidatos no disponen de ninguna cobertura meditica y los spots televisivos que les garantiza la ley en las cadenas pblicas se difunden en los horarios donde hay menos espectadores, eso si no son simplemente anulados por decisin de la direccin de la cadena. Y esto no es ms que una simple muestra de lo que soportan durante las elecciones los autnticos partidos de oposicin reconocidos (los partidos no reconocidos no tienen derecho a presentarse, ni siquiera en las listas independientes).

En resumen, todo est hecho para que el partido de Ben Ali conserve su hegemona absoluta en la cmara de los diputados, en la que los miembros son elegidos; la otra cmara, la de los consejeros, est formada por miembros nombrados por el presidente de la repblica. De todas formas el poder legislativo, debido a la composicin de sus instituciones, las funciones que le concede la Constitucin y el contexto poltico general, no desempea ms que un papel nfimo en la vida poltica y slo sirve de fachada institucional a la dictadura autocrtica de Ben Ali.

Cree que habr una participacin masiva?

El pueblo tunecino no concede ninguna importancia a esas elecciones. Le son indiferentes. No representan ningn reto para la poblacin. El pueblo sabe que su voto no tiene ningn peso y que los resultados se conocen de antemano. Adems, el pueblo no espera nada de Ben Ali salvo, seguramente, una acentuacin de la represin, del desempleo, la marginacin, la degradacin de los servicios pblicos, la profundizacin de las diferencias entre ricos y pobres y entre las regiones La crisis econmica pesa mucho sobre las masas populares, numerosas empresas han cerrado, los precios se han disparado, los servicios pblicos se deterioran cada vez ms Frente a esta situacin, los jvenes slo tienen un sueo, la harga (viajar clandestinamente hacia Europa) con el riesgo de perecer a lo largo del Mediterrneo o de terminar en los centros de detencin que les esperan en la otra orilla. La droga, el crimen, sobre todo el robo, se han convertido en azotes de la sociedad, y sobre todo de los jvenes. Para los trabajadores, los funcionarios, los pequeos agricultores cada vez es ms difcil vivir dignamente, a menudo se ven obligados a buscar un segundo empleo fuera de su ocupacin principal. Sin embargo, las seales de miseria y empobrecimiento cada vez son ms evidentes. El ao pasado, el levantamiento de la cuenca minera (en la provincia de Gafsa, al sur de Tnez) contra el desempleo, la miseria y la corrupcin, se reprimi salvajemente; al menos cuatro jvenes murieron a manos de la polica y hubo decenas de heridos; cientos de jvenes, sindicalistas y otros activistas del movimiento fueron arrestados, torturados y llevados ante los tribunales que los condenaron a penas duras despus de simulacros de procesos. Los principales dirigentes del movimientos contestatario, jvenes y sindicalistas la mayora, todava se pudren en prisin en condiciones lamentables.

Existe un recurso contra Ben Ali?

Ningn dictador se ha ido por s mismo. En 53 aos de independencia los tunecinos slo han tenido dos presidentes-dictadores y un nico partido en el poder. La nica va para el cambio es que el pueblo tunecino tome las riendas de su destino y se levante contra sus opresores.

Hay alguien a quien le gustara elegir, aparte de usted, naturalmente?

A todos los tunecinos y tunecinas sin excepcin. Incluso a Ben Ali si se remendase la virginidad.

Taoufik Ben Brik es un periodista tunecino nacido en 1960 en Jerissa. Destacado crtico del presidente de Tnez, Abidine Ben Ali, ha publicado numerosos artculos (y colecciones de artculos en libros), que describen las difciles condiciones econmicas del pas, la corrupcin poltica y la falta de libertad de expresin. En el ao 2000 fue acusado de publicar informacin falsa. Le han detenido varias veces y su familia tambin ha sido objeto de acoso como una forma de amenaza para impedirle hablar contra el rgimen. Entre sus obras destacan: Chronique du mouchard (2001) y Une si douce dictature, Chroniques tunisiennes 1991-2000 (2000).

Fuente: http://www.reveiltunisien.org/spip.php?article3153



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter