Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2009

La problemtica actual de la poltica migratoria cubana (I)

Jess Arboleya Cervera
Progreso Semanal


No es un secreto para nadie que el tema de la emigracin ha estado en el centro de los debates cubanos durante los ltimos cincuenta aos y que en la actualidad son muchos los que consideran que se debe hacer una revisin a fondo, respecto a la forma en que la poltica cubana enfrenta esta problemtica.

Vale comenzar por decir que la emigracin no es mala en s misma. Al contrario, desde su origen, el hombre ha sido un ser migrante y en buena medida el desarrollo de la humanidad ha estado dado por la capacidad del ser humano para emigrar, adaptndose a todo tipo de clima, alimentacin y nuevas condiciones sociales. Hoy da, se trata de un fenmeno mundial, muy relacionado con el factor motivacional que conlleva el desarrollo desigual de los pases y las posibilidades que brindan los avances del transporte y las comunicaciones.

Esto no quiere decir que la emigracin no tenga tambin consecuencias indeseadas. El robo de talentos, el drenaje del potencial de sus fuerzas productivas, el deterioro de la institucin familiar y el trato discriminatorio que reciben en los pases receptores, son problemas que afectan de manera comn a los emigrantes y al conjunto social de los pases pobres. Tambin muchas veces la migracin es funcional a los mecanismos de explotacin de los trabajadores en las sociedades receptoras, donde los inmigrantes son aprovechados para disminuir los salarios y diluir los conflictos clasistas, lo que sirve de aliento a la xenofobia, la discriminacin y el odio entre los pueblos.

En el caso cubano, la emigracin contempornea digamos desde el triunfo de la Revolucin hasta la fecha est ntimamente relacionada con la poltica llevada a cabo por Estados Unidos contra la Isla. Concebida para drenar a Cuba de su capital humano, desarticular la estructura social y crear en el exterior las bases sociales de un movimiento contrarrevolucionario que no tena asidero dentro del pas, la emigracin cubana ha cumplido una funcin contrarrevolucionaria, que explica tanto el trato excepcional recibido por el gobierno norteamericano, como la poltica cubana frente a la misma.

Bajo la presin estadounidense, buena parte del resto del mundo se sum a esta estrategia, convirtiendo a cualquier emigrante procedente de Cuba en un refugiado poltico, lo que posibilita el asilo automtico de todo aquel que lo solicite. De esta manera, aunque por razones nada humanitarias, los emigrados cubanos son las nicas personas en el mundo para los que no aplica la figura del inmigrante ilegal y ello, junto con la calidad de estos inmigrantes, hay que agradecrselo tambin a la Revolucin.

Inserta en el conflicto entre los dos pases, la poltica migratoria cubana ha tenido un carcter esencialmente defensivo que, aunque con matices determinados por las coyunturas, ha partido de premisas hasta ahora vigentes; a saber, la emigracin no es conveniente para el pas, por lo que limitarla constituye un acto legtimo de defensa y, aunque parezca contradictorio, una vez que la persona emigra, es preferible que no regrese, sobre todo de manera definitiva.

El conflicto poltico tambin ha limitado el contacto natural entre los emigrados y la sociedad cubana, aunque vale decir que han sido los grupos contrarrevolucionarios y el gobierno norteamericano los principales responsables de esta situacin. La verdad es que el bloqueo y el resto de las agresiones de Estados Unidos contra Cuba, impide las relaciones normales entre los dos pases y los emigrados cubanos estn incluidos en esta lgica.

Considerando que la poltica norteamericana no ha cambiado, qu razones pueden aconsejar una visin distinta de la poltica cubana hacia el problema de la emigracin? Digamos que muchas y me animo a citar algunas:

En primer lugar, la transformacin de la propia realidad de Cuba. Hoy da son otros los factores que determinan el inters de emigrar y otras las relaciones de los emigrados con la sociedad cubana. Sin duda, como en cualquier pas pobre, el factor econmico constituye el elemento decisivo en la motivacin de emigrar de muchas personas y ello, aunque la ilusin de una mejor realizacin personal est presente, no solo responde a un inters individual, sino a un compromiso con la familia que permanece en el pas. En esas condiciones, es imposible que la sociedad cubana identifique al emigrado como el enemigo, tal y como ocurra en los primeros aos.

Tal transformacin de la percepcin respecto a la emigracin, se corresponde tambin con los cambios ocurridos en la composicin social de los emigrados y su funcin contrarrevolucionaria. A diferencia de los primeros emigrados, representativos de los sectores ms privilegiados de la sociedad cubana pre revolucionaria, desde 1980 emigran de Cuba personas de origen popular, formados dentro del proceso revolucionario y, por tanto, ajenos al proyecto restaurador neocolonialista que ha caracterizado a la contrarrevolucin.

Gracias a ellos se ha transformado, al menos en parte, la base social que ha sustentado al movimiento contrarrevolucionario en el exterior del pas. No importa cules sean sus diferencias con el rgimen de Cuba; en el caso de la nueva emigracin no estamos en presencia de un conflicto de naturaleza clasista, donde las posiciones de ambos bandos resultan irreconciliables. Aunque el peso de estas personas an no es decisivo en el entorno poltico de la comunidad cubanoamericana, ya se nota su influencia en el balance de las fuerzas existentes y un mejoramiento de sus relaciones con su Cuba puede contribuir a esta tendencia.

*Jesus Arboleya Cervera es escritor y profesor de historia.

Fuente:http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=1519:la-problematica-actual-de-la-politica-migratoria-cubana-primera-parte&catid=2:ultima-edicion&Itemid=7



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter