Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2009

2009, un ao de efervescencia poltica en Amrica Latina

Alesia Martnez
Pueblos


Tal y como dijo Marc Bloch la incomprensin del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. El caso de Amrica Latina no es una excepcin. Para comprender las circunstancias actuales de la regin, tanto a nivel poltico, como econmico, como social, uno debe echar primero la vista atrs, tomar conciencia del legado histrico. 2009 es, en este sentido, una fecha especialmente propicia para esta doble mirada: antes de que finalice el ao se habrn celebrado elecciones presidenciales en siete pases del rea latinoamericana, otras tres legislativas y dos referndums. Ello sucede 200 aos despus del primer Grito de Independencia, hecho que supuso el inicio del proceso que puso fin a la dominacin espaola en tierras americanas. Se celebra ste al ritmo de la msica, comiendo patacn, tamal o arequipe. En Quito, en Bogot, en La Paz, incluso en Londres.

Hace 200 aos atrs -afirmaba el pasado 16 de julio Evo Morales desde la capital boliviana- nuestros hroes decidieron acabar con el poder colonial, mestizos y originarios quienes lucharon por la independencia de Bolivia y Amrica Latina, por sus derechos, por un nuevo Estado, pues aqu sus hijos estamos presentes y seguimos luchando. Entre comicios y conmemoraciones, aqu o all, entrelazando pasado, presente y futuro, la palabra protagonista no es otra que la de cambio. Se escucha no slo en boca de polticos, tambin en la de taxistas, estudiantes, amas de casa, presentadores de televisin, ex guerrilleros, agentes de seguridad, campesinos, desempleados. Unos la pronuncian con recelo, temerosos de lo que pueda depararles; otros, con los ojos brillantes, henchidos de esperanza, pletricos. Es el cambio, en definitiva, el que esculpe en gran medida la Historia, el que marca los ritmos, y delimita las etapas.

Como ocurri en marzo, por ejemplo, en El Salvador, con el triunfo de Mauricio Funes, del FMLN, despus de 20 aos de gobierno de ARENA; o en Venezuela, donde la aprobacin de la reforma de la Carta Magna dio inicio a un nuevo ciclo revolucionario, en el que Hugo Chvez podr ser reelegido indefinidamente para la presidencia. En Honduras los cambios irrumpieron violentamente, por la fuerza de las armas, despus de que un golpe de Estado depusiera al hasta entonces presidente Manuel Zelaya. No cabe duda, en el continente se estn viviendo momentos relevantes. Lo que suceda este 2009 es lo que definir el rumbo poltico de la regin durante la prxima dcada.

En este sentido debemos tener en cuenta que el escenario latinoamericano del siglo XXI no es el mismo que el de los aos 90. La heterogeneidad en cuanto al modelo de integracin regional ha ido en aumento, lo que ha hecho rebrotar el sentimiento nacionalista con la aparicin de ciertas propuestas neopopulistas como la del Estado bolivariano de Venezuela, Ecuador y Bolivia, lo que se conoce como el eje Chvez-Correa-Morales. Paralelamente Brasil, con el presidente Lula da Silva a la cabeza, est tomando el liderazgo de la regin, respaldado por la nueva Administracin de Barack Obama. Todo ello en un contexto de crisis econmica mundial y tras perder inters geopoltico a nivel internacional, circunstancias que no contribuyen a neutralizar la aparicin de focos de tensin y conflicto en la zona. Amrica Latina todava est redefinindose y en este estado de trnsito lo que est en juego no es otra cosa que la calidad de sus democracias. Para ello se debern solventar los problemas internos que desde tiempo ha vienen entorpeciendo el paso: los graves abusos de poder, la corrupcin y el narcotrfico, las profundas desigualdades sociales, los altos ndices de violencia. Slo entonces podr consolidarse, ganando en prosperidad e influencia. Cmo conseguirlo? La clave est en esos mismos taxistas, estudiantes, amas de casa, presentadores de televisin, ex guerrilleros, agentes de seguridad, campesinos, desempleados. Ellos son los que tienen la palabra. Ellos son los promotores de su Historia, del cambio. El verdadero poder, para bien y para mal, siempre estuvo en la accin ciudadana. Lo estuvo en 1809 cuando en la actual Sucre se escuch el primer grito libertario, y lo estar nuevamente en Bolivia, el prximo 6 de diciembre, cuando los bolivianos acudan de nuevo a depositar su voto en las urnas.


Alesia Martnez es fotoperiodista y colaboradora de Pueblos.

Este artculo ha sido publicado en el n 39 de la Revista Pueblos, septiembre de 2009.

Fuente: http://www.revistapueblos.org/spip.php?article1725



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter