Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2009

Quin teme a Richard Goldstone?

Ronnie Kasrils
Creative-i

Traducido para Rebelin por S. Segu


El juez Richard Goldstone es un magistrado respetado a escala internacional por su integridad y credibilidad. Sobrio, reservado, muy formal y correcto, ha construido su reputacin sobre unas credenciales impecables. Entre otras, sus investigaciones de los escuadrones de la muerte y la violencia en la poca del apartheid; las violaciones del derecho internacional en la ex Yugoslavia, Ruanda y en relacin con programa iraqu de la ONU Petrleo por Alimentos. Y, por supuesto, por sus excelente servicios en el Tribunal Constitucional de Sudfrica.

Si bien era de esperar que los servicios de seguridad y los generales de la poca del apartheid estuviesen atemorizados por este hombre, resulta irnico que, a raz de la publicacin del Informe de las Naciones Unidas sobre Gaza, este amigo de toda la vida de Israel, un sionista declarado, haya sido vilipendiado por Netenyahu y el Gobierno de Israel, por el gran rabino de Sudfrica, y en trminos igualmente histricos por muchos colegas judos. Parece ser que este improbable candidato a formar parte de la lista de judos que se odian a s mismos ha sido colocado en primer lugar de la misma. Sin duda, el Gobierno y el ejrcito israeles, y sus apologistas sionistas de todo el mundo han llegado a temer y detestar a este hombre tranquilo, amable y de pocas palabras que se esfuerza por servir a la verdad, la justicia y el imperio de la ley de la mejor manera posible.

El gran rabino de Sudfrica, Warren Goldstein, en una actuacin propia de un propagandista israel fuera de sus cabales ha intervenido calificando el Informe Goldstone sobre Gaza de una estrategia poltica para deslegitimar a Israel, alegando que est redactado en un lenguaje enloquecido, indisciplinado y agresivo, y viola la norma de audi alteram partem (derecho a ser odo), con lo que el rabino ignora imprudentemente el hecho de que fue Israel quien se neg a participar, e impidi que el equipo de Goldstone pusiese un pie en Israel y Cisjordania. (Business Day, 20 Octubre, 2009)

Las atrocidades de Israel contra la asediada Franja de Gaza, que duraron 22 das --del 27 de diciembre del ao pasado hasta el 17 de enero de este ao dieron como resultado la muerte de 1.400 palestinos (de los que el 74% eran civiles, entre ellos 200 nios) mientras que el nmero de israeles muertos fue de 13, tres de ellos civiles. En un comentario crucial, los resultados recogidos por el grupo de Goldstone concluyen que el ataque de Israel a Gaza no fue una operacin de legtima defensa en respuesta a los ataques con cohetes, sino que iba dirigido a los habitantes de Gaza en su conjunto, en cumplimiento de una poltica global y continuada de castigo de la poblacin de Gaza.

Y no cabe duda de que los castigaron. Sus aviones, tanques y artillera redujeron viviendas, edificios e infraestructuras a escombros. No se salvaron ni las escuelas, las mezquitas, las fbricas, las instalaciones de suministro de agua, los sistemas de saneamiento y las plantas de electricidad, ni los depsitos de alimentos de las Naciones Unidas. Los soldados israeles dispararon contra mujeres y nios que circulaban con banderas blancas, los civiles fueron utilizados como escudos humanos por los soldados, armas repugnantes, como las bombas de fsforo blanco, cayeron indiscriminadamente desde los cielos. Estas municiones estn prohibidas por los protocolos de Ginebra, y no pueden utilizarse ni siquiera contra el personal militar, y an menos contra civiles y nios. Muchos sufrieron horribles mutilaciones y murieron en agonas indecibles. A modo de equilibrio, el Informe Goldstone hall a Hams culpable de violaciones de los derechos humanos, y de crmenes de guerra por el lanzamiento de cohetes contra Israel, que produjeron la muerte de una decena de civiles en otros tantos aos.

Ahora ya casi todo el mundo sabe la razn por la cual el Gobierno de Israel y sus seguidores estn tan furiosos por el informe del juez Goldstone, de quien opinan, en su desnudo racismo, que debera haber actuado como un judo leal. Ciertamente, se debe a que este informe, que afirma que Israel es culpable de crmenes de contra la humanidad y de muchas violaciones del derecho internacional lleva el sello de la respetabilidad de Goldstone. En comparacin con muchos otros informes sobre las atrocidades perpetradas en Gaza, los hechos que registra el informe son moderados. Pero quedan confirmados sin lugar a dudas por los informes de organizaciones no gubernamentales israeles, palestinas e internacionales, as como por el testimonio de soldados israeles objetores de conciencia. Todos estos informes demuestran que Hams respet escrupulosamente los trminos del alto el fuego del ao pasado y que fue Israel quien lo rompi el 4 de noviembre de 2008, cuando llev a cabo una incursin en Gaza, en la que mat a seis activistas de Hams. Esto condujo a un ciclo de represalias violentas por ambas partes, que culmin en el abrumador ataque punitivo que Israel comenz el 27 de diciembre de 2008. Los hechos dan al traste con la afirmacin israel de haber reaccionado en defensa de su seguridad y de la proteccin a su pueblo. La idea de que estos objetivos pueden alcanzarse mejor por va diplomtica ha sido siempre totalmente rechazada por Tel Aviv, quien prefiere una solucin militar.

La razn de la histeria contra el informe del juez Goldstone es ms profunda que los resultados del mismo. Goldstone se ha declarado sionista y liberal partidario de la persuasin. Algunos como l, son de la opinin de que Israel puede y debe cumplir con sus ideales fundacionales de compromiso con la justicia, la igualdad y el Estado de Derecho, y actuar como una inspiradora luz para las naciones. Goldstone espera clara y sinceramente que Israel modifique su forma de proceder. Por desgracia, este punto de vista comnmente sostenido durante ltimos sesenta aos esconde la realidad de la expropiacin forzosa de tierras a un pueblo indgena, y de su dispersin en un proceso sangriento de limpieza tnica que va de 1948 a los tiempos presentes. En su lugar, se ha instalado un Estado colonialista y racista, que con el paso del tiempo se ha vuelto cada vez ms militarista, grotesco y moralmente ruinoso. Como es natural, los que han sido desposedos lucharn por sus tierras y sus derechos, como ha sucedido en todos los otros casos de despojo e injusticia, entre ellos Sudfrica. Los sionistas liberales, como el juez Goldstone, y muchos gobiernos y personas, especialmente en Occidente, han sucumbido al abuso de confianza que presenta la creacin de un hogar para los judos tnicos en las tierras de otro pueblo como un acto justo de liberacin nacional e independencia. Ello equivaldra a decir que la Sudfrica actual fue liberada por los colonos blancos.

Las atrocidades de Gaza de los pasados meses han cambiado las cosas, y constituyen un punto de inflexin en la historia de la persecucin de los palestinos por Israel. La opinin mundial se ha levantado en contra de Israel, como nunca antes. De hecho, podra ser que las cosas ya nunca fueran igual, y por eso los sionistas como el gran rabino sudafricano son tan malintencionados e intolerantes con los sionistas como Goldstone que tienen una posicin tica respecto a estas acciones indiscutiblemente criminales. Lo que la agresin implacable de Israel ha iniciado, por fin, es un proceso mundial que implica el cuestionamiento de la legitimidad del proyecto sionista.

Israel est perdiendo la lucha moral y la de los medios, la batalla por los corazones y las mentes, en todas partes. Israel y sus partidarios estn petrificados por la consecuencias. El Informe Goldstone pide al Consejo de Seguridad de la ONU que exija a Israel la puesta en marcha de las investigaciones pertinentes relativas a los delitos que detalla. Si no se inicia la investigacin en seis meses, se pide al Consejo de Seguridad que traslade el caso a la Corte Penal Internacional de La Haya. Esto ha causado gran alarma; de ah el reaccin y la razn de por qu el Informe Goldstone debe ser vilipendiado por gente como el rabino Goldstein, propagandistas inclinados a santificar la inhumanidad de Israel. Este pas siempre ha dependido de Estados Unidos para hacer el trabajo de sabotaje de las decisiones de las Naciones Unidas. EE.UU. es probable que anule el informe gracias al ejercicio de su derecho de veto en el Consejo de Seguridad, pero al hacerlo el presidente Obama corre el riesgo de socavar los esfuerzos dirigidos a restaurar la posicin de Estados Unidos en el mundo, especialmente en el Oriente Prximo.

Las buenas personas interesadas en la solucin de este problema en el mejor inters de todos los que viven en la regin deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. las lamentables divisiones y debilidad entre los palestinos, que mueven a fomentar la unidad. sta se ver favorecido por la creciente fuerza e influencia del movimiento palestino de derechos civiles dentro de los territorios ocupados y dentro del propio Israel. La victoria slo es posible sobre la base de la unidad nacional;

2. el patrn de las guerras de agresin de Israel contra los palestinos y los pases rabes desde 1948 demuestra que Israel no est interesado en la verdadera paz. El objetivo sionista es lograr un Gran Israel desde el ro hasta el mar, con enclaves de bantustanes para los palestinos restantes, y en paralelo unos estados rabes e islmicos dbiles, lo que explica la ansiedad que provoca la creciente potencia de Irn. La unidad entre los israeles progresistas, por pocos que stos sean ahora (aunque el nmero crece, tal como creci el de blancos progresistas en Sudfrica), y los palestinos, en aras de los intereses comunes es una forma importante de ayudar a conseguir la paz y la igualdad, y aislar el azote de militarismo israel;

3. los pases occidentales han apoyado a Israel como aliado en la estratgica regin rica en petrleo de Oriente Prximo, como amortiguador frente a los movimientos de liberacin nacional por la independencia genuina. Sus poblaciones deben presionar a los gobiernos para que apoyen la justicia y la libertad de los palestinos en la forma en que la solidaridad internacional ayud a lograr el fin del apartheid.

Es importante que nosotros en Sudfrica condenemos la agresin de Israel y la ocupacin de los territorios palestinos, que apoyemos el Informe Goldstone y que hagamos que lo apruebe la ONU, que exijamos que se lleve a Israel ante la Corte Penal Internacional para responder de cargos de crmenes contra la humanidad, y movilizar a nuestros pueblos en una accin conjunta de apoyo a la campaa de boicot, desinversin y sanciones (BDS) contra Israel.

Comenc este artculo haciendo la pregunta: Quin teme a Richard Goldstone? Est meridianamente claro que Israel y sus partidarios sionistas han quedado petrificados por su conclusiones. Sin embargo, si queremos realmente cambiar las cosas y marcar la diferencia, debemos trabajar para fortalecer la campaa de BDS. Israel y sus apologistas temen a una campaa as ms an de lo que temen al juez Richard Goldstone.

(1) Comunicacin a la National Association of Democratic Lawyers of South Africa (Asociacin nacional de juristas democrticos de Sudfrica NADEL) en relacin con el tema El Informe Goldstone y la lucha del pueblo palestino, Ciudad del Cabo 24.10.09

http://www.creative-i.info/?p=11304


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter