Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2009

Golpe de Estado en Honduras
Los golpes rtmicos de Woodstock

Milson Salgado
Rebelin


Son cuarenta aos los que han transcurrido desde el mgico concierto de Woodstock. Esa pequea dimensin de tiempo se ha engullido en el tobogn de la memoria miles y miles de vidas humanas, ha borrado fronteras de mapas geopolticos, ha sofocado las oficinas de yuppies, haenviado el amor a los catlogos, ha acelerado la compra de corbatas, ha limpiado los edificios de grafittis, ha puesto otra vezde moda la guerra en lugares lejanos y ha reducido al amor a su permanente exilio.

Donde estar Jimmy Hendrix, el que priv de caricias seductoras a las guitarras del mundo? En qu lugar Janis Joplin se seguir moviendo sin saberpor qu? Adnde estn esos jovenzuelos que hicieron el amor bajo la lluvia del concierto y parieron hijos color arco iris? En qu vieja crcel de Harlem o del Bronx, seguir Joan Baez s luchando por un lugar digno para el ser humano? Con qu cancin las bombas dejarn de caer, los nios de sufrir y los hombres racionales se darn cuenta de las estupideces del mundo occidental?

Era la locura del hombre volviendo a ser primitivo. La bella incoherencia de los jovencitos pequeoburgueses que no queran saber de padres, escuelas, iglesias y rdenes. La crtica aguda a un sistema que se sostiene por la frialdad de los padres, y sus moderadas maneras de aceptar las razones inaceptables de los de arriba. La tolerancia de permitir que sus hijos jugaran a ser rebeldes, para esperarlos al final de su aguja ya descendente, en el lugar preciso para ofrecerles de herencia una empresa en la que pisotearan los derechos de los que en los juegos de la rebelin hacan de victimas.

All, en la postal histrica, a la par de una rubia preciosa con camisas psicodlicas y un aderezo de LSD. Tiernos y exuberantes maniqus de pelos largos que desafiaban las pasarelas de la sociologa y nias a lo Mary Quant se burlaban del mundo de las ganancias y de las viejas jergas de guerra con soldados de plomo y aviones cazavidas. Qu se esperara de la rebelda de Estados Unidos o Mayo 68, sino una juventud con poses como sesiones de estudios fotogrficos itinerantes, y con la disposicin de aprender las razones del Marxismo, que como patrn elocuente de contracultura se mova por todas las fabricas y los negocios, pariendo significados y dando voz a los callados y razn a los cados.

La respuesta segua flotando en el aire, y los caones amordazando cuerpos inocentes en Vietnam; y la guerra fra calentaba los despachos secretos de la CIA y la KGB. Pobres idiotas que no hicieron ms que darles mediocres argumentos a los cineastas sin imaginacin! Cmo no cantar con The Who y Crosby, Stills, Nash, & Young y salir con la Alicia de los Beatles a ese cielo de diamantes y de taxis de papel peridico llevndote a una estacin sin lugar, como la utopa de lo que se desconoce?

Anarquismo rancio en la teora, pero sobre todo vmito por un sistema que apestaba. Irrealidad de un orden demasiado real para ser verdadero. Vuelta a la primera verdad del hombre como las comunidades socialistas primitivas, en que el aire no fuese humo, el trabajo fetiche, el amor ficcin, el sexo pornografa y la naturaleza metindose como salteadora por la planta de nuestros pies. Sabamos que queramos algo, pero no sabiamos qu, y hacamos hueras las soluciones convencionales y buscbamos en la msica respuestas y en la droga sueos y en la lucha la parte de los pequeos despojos que podamos ofrecer a la humanidad.

La msica siempre comporta una expresin de indignacin y un grito de rebelin contra la injusticia de coyuntura. Por eso, si hubo un Woodstock en Estados Unidos, en Honduras a cuarenta aos y casualmente en el mismo mes, se celebr un gran concierto a la altura de los sueos de la digna juventud en el contexto del golpe de Estado, para restregarle a la dictadura de la edad de las cavernas lo primitivo de sus garrotes y las hazaas de sus simios camuflados de verde color hoja. Para decirles con los Guaraguao de Venezuela (porque no esperbamos a Juanes, ni a Miguel Bos y sus dulzonas maneras de concebir la paz) que hay escuelas de perros que les dan educacin para que no muerdan los diarios. Este Woodsock de la resistencia hondurea quizs no se recordar ni figurar en las pginas del arte pop mundial, pero ser la huella cultural ms patente de que artistas hondureos como Karla Lara, Yeco, Caf Guancasco y los invitados de lucha permanente Las manos de Filippi de Argentina y los Guaraguao, le infirieron un golpe de belleza a ese golpe siniestro, a esos patrones que desde hace mucho tiempo en Honduras estn mordiendo y golpeando al obrero, al estudiante y al campesino.

Milson Salgado. Escritor hondureo.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter