Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2009

Obama cay o encall en Honduras?

Roberto Quesada
Rebanadas de Realidad


Tanto Micheletti como Vsquez Velsquez han demostrado, y continan demostrndolo -como si no estuviramos convencidos de ello- que no saben hacer las cosas. Los mandaron a hacer una sucesin presidencial y acabaron dando un golpe de Estado militar. Como bien lo calific el novelista Mario Vargas Llosa: "Una accin militar de una gran torpeza".

Con esta torpeza han arrastrado a los plumgrafos del golpe, periodistas y columnistas, a formar parte de la antologa del ridculo. A estos pobres colegas, que ya tenan destilada la tinta para defender la "sucesin" no les qued de otra que lanzarse al vaco al intentar defender un golpe de Estado militar. Despus de que esto acabe tendrn que hacer todo tipo de conjuros para ver si as pueden quitarse el estigma en la frente que los identificar a dnde vayan: Golpistas. Estoy seguro de que los ms inteligentes dentro de ellos, le tienen rabia al do por inepto, pues era mucho ms fcil defender una "sucesin", en cambio, un golpe de Estado militar, como ha quedado evidenciado, es imposible. Por muy experto/a que el "informador" sea en desinformar y mentir.

Y con tantas metidas de extremidades hasta sera graciosa esta dupla golpista, de no ser porque ya han dejado en el camino del golpe de Estado militar casi una treintena de muertos; compatriotas violadas; y una interminable lista de violaciones a los derechos humanos, a la libertad de expresin. A todo esto habr que agregar el despilfarro del erario publico, lo que, directa e indirectamente produce otras muertes ante la escasez en los hospitales.

Lo que para el dueto Micheletti-Vsquez es juego, no lo es para la gran mayora de hondureos y de la comunidad internacional que respetan la vida. Se han hecho tantos esfuerzos, gasto de tiempo y econmico por solventar esta crisis pero no ha sido posible puesto que el sector Micheletti abunda en charlatanera.

Desgraciadamente a este circo barato se uni Thomas Shannon, pues su propsito, ya hecho pblico, no era buscarle solucin al golpe de Estado militar en Honduras sino su problema de ser vetado como embajador de Brasil y levantar el veto a Arturo Valenzuela como subsecretario de Estado para Amrica Latina, segn lo vertido por el vetador, senador republicano Jim DeMint: "La secretaria (de Estado) Clinton y el (saliente) vicesecretario (de Estado para Amrica Latina), Thomas Shannon, me han garantizado que Estados Unidos reconocer el resultado de las elecciones hondureas, haya sido restituido o no Manuel Zelaya", y como por arte de magia se levant el veto a Valenzuela.

Lo de Shannon en CNN no es una entrevista ni una noticia sino un mensaje directo para que fuera explotado por los golpistas de la mejor manera y para desmoralizar al pueblo hondureo.

De ser cierta esa negociacin a costa del pueblo hondureo -la Administracin Obama y cualquiera que tenga duda, tiene que entender que el golpe de Estado militar no fue dado solamente al presidente Zelaya sino al pueblo hondureo, y es este mismo pueblo que exige revertir ese golpe y la nica va es la restitucin del presidente constitucional Manuel Zelaya.

El malestar en el pueblo hondureo hacia los Estados Unidos ya se hace sentir, pues Barack Obama llam hipcritas a quienes criticaban de insuficiente la intervencin estadounidense para resolver con la restitucin del presidente Zelaya la crisis hondurea y ahora el baln de la hipocresa est en la cancha del tambin basquetbolista Obama. Sin olvidar que la intervencin republicana est antes y durante el golpe, el tro de Miami y el mismo senador Jim DeMint visit Honduras para apoyar con total descaro el criminal golpe de Estado militar.

Algo curioso que ocurri en los Estados Unidos fue cuando Obama anunci a Hillary Clinton como la jefa de la diplomacia, a la comunidad afroamericana y parte anglo no le convenci este nombramiento, puesto que Hillary haba atacado ferozmente a Barack durante la campaa, y para muchos aunque Hillary sea Clinton est muy a la derecha de Bill. Ahora con este primer reto de Obama en el continente, florecen las dudas, el lenguaje ambiguo, la falta de firmeza, esa supuesta negociacin a costa del pueblo hondureo sin importarles las muertes ya existentes, la violacin a los derechos humanos y las muertes que pueden producirse de deteriorarse ms la situacin al respaldar unas elecciones en el contexto de un golpe de Estado militar.

Todo nos lleva a la sospecha de si Obama dentro de su misma Administracin tiene quien le est haciendo mal los mandados para que pierda este primer round... y as sucesivamente, o tal vez sea verdad que la Administracin Obama ha encallado en Honduras y no encuentra salida a la crisis. Quiz la Administracin nos subestime por tratarse de un pas pequeo y pobre pero no hay que olvidar que desde la niez nuestros padres nos prevenan de que hay que tener cuidado con las honduras, Honduras, no es el primero que se ahoga.

Despus de que los emisarios estadounidenses visitaron Honduras llevando ilusin al pueblo hondureo diciendo una cosa en Tegucigalpa y ya puestos en Washington expresando otra para las cadenas de prensa, slo queda pensar que en comunin con los golpistas criollos han burlado al pueblo hondureo y a la comunidad internacional. Si el golpe de Estado militar persiste y no hay restitucin del presidente constitucional Manuel Zelaya, y aun as los Estados Unidos se empecina en reconocer las elecciones, Amrica Latina tiene que entender bien el mensaje que le da plena y justificada libertad de armarse, descabezar a jefes militares sospechosos, as como tambin se vuelve comprensible si los pases deciden armar a sus pueblos ante la amenaza latente de un golpe de Estado militar, que de todas maneras ser refrendado por la potencia militar ms grande del mundo.

Otra cosa, ante la incapacidad de solucionar la crisis hondurea o lo que es peor utilizar esa crisis para sus intereses dentro del Senado, para diferenciarse de los golpistas, Barack Obama estara en la obligacin moral de no aceptar el Premio Nobel de la Paz, el discurso para hacerlo sera fcil y sencillo, yo se lo escribo: "Ca o encall en Honduras".

Roberto Quesada, escritor y diplomtico hondureo en resistencia, director de Honduras-USA Resistencia

Fuente: http://www.rebanadasderealidad.com.ar/quesada-09-04.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter