Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2009

Norteamrica, a precio de saldo

Pam Martens
Counterpunch


En una poca en la que los dirigentes de las grandes corporaciones empresariales de los EEUU han demostrado ya su incurable proclividad a prender fuego a cualquier tierra seca, procediendo a su saqueo a travs de instituciones bancarias, comerciales, inmobiliarias e hipotecarias, el pblico ya puede ahora experimentar el olor de un nuevo y pestilente incendio divisable en el horizonte.

Si la Norteamrica granempresarial se sale con la suya, todo, absolutamente todo, desde parqumetros, zoolgicos y aeropuertos hasta carreteras y agua potable, va ser privatizado en lo que puede convertirse en el mayor proceso de ventas a precio de saldo de la historia del mundo industrializado. En otras palabras, mandemos un potente mensaje a nuestros hijos: la recompensa a la codicia, la incompetencia y la conducta criminal de las corporaciones empresariales ser hacerse con lo que queda de los activos del pas.

La venta a precios de saldo viene estimulada por una insuficiencia sin precedentes de los ingresos de los gobiernos estatales y locales. Segn el CBPP (Centro para las Prioridades Presupuestarias y de Polticas Pblicas, por sus siglas en ingls), la peor recesin desde los aos 30 ha provocado la ms profunda cada en los ingresos fiscales de los estados, hasta alcanzar niveles rcord () 48 estados se enfrentan o tienen que lidiar ya con esas insuficiencias presupuestarias para el ao fiscal de 2010, con un agujero de 178.000 millones de dlares (), un agujero presupuestario rcord. Los hiatos del ao fiscal 2011 los que ya se han abierto y aquellos a los que se hace frente suman un total de 80.000 millones de dlares, el 14% de los presupuestos de los 35 estados que han estimado el monto de esos hiatos. Esos totales crecern probablemente, en la medida en que sigan deteriorndose los ingresos, y podran terminar rebasando los 180.000 millones de dlares. () Esas cifras sugieren que, todo dicho y contado, los estados tendrn que vrselas con una insuficiencia presupuestaria de al menos 350.000 millones de dlares para 2010 y 2011..

Irnicamente, 350.000 millones es exactamente el monto con que el Gobierno federal obsequi a la banda de Wall Street que pag millones de dlares en bonificaciones, aloj a su personal ejecutivo en hoteles de lujo o se pag anuncios en los estadios deportivos.

He aqu un recorrido de lo que, a lo largo y ancho del pas, est disponible para las garras de las corporaciones empresariales:

Aqu, en la hermosa regin meridional de New Hampshire, se recomienda ya la privatizacin de la Granja del Condado de Cheshire, una institucin de 143 aos de antigedad que posee algunos de los espacios abiertos y de los terrenos cultivables ms apreciados del estado. Los nios urbanos pueden, libremente, sin tasas de ingreso, acariciar vacas o ver alzar el vuelo de guilas pescadoras o de cndores.

En la periferia de la Baha Verde, Wisconsin, las autoridades trataron de organizar una reunin a puerta cerrada para discutir la privatizacin del Departamento de Planificacin del Condado de Brown. (No es una funcin clave del Departamento de Planificacin la de controlar los intereses de las corporaciones empresariales? Eso recuerda al modelo del Tesoro norteamericano, tambin conocido como de asalto a las instancias reguladoras.)

En los Grandes Rpidos del Condado de Kentuky, unos comisionados estn sopesando la recomendacin del sheriff, Larry Stelma, de privatizar el servicio alimentario de la crcel del condado.

De acuerdo con un estudio de la GAO (Oficina para el control del gobierno, por sus siglas en ingls) realizado a fines de octubre, en donde se argumentaba que sera despilfarrar el dinero del contribuyente, el Ejrcito se ha echado atrs (por ahora, al menos) de un plan para privatizar los servicios de mantenimiento de carpintera, fontanera y calzadas, as como otros trabajos ahora desempeados por el personal de la academia militar en West Point.

En un artculo de Blaine Mogil publicado el pasado 3 de noviembre en The Pride --el peridico estudiantil independiente de la Universidad del Estado de California en San Marcos, se resuma as la atmsfera que se palpa:

Si parece desapoderada la idea de un profesor que os dijera Buenos das y bienvenidos a la McUniversidad, le puedo ya tomar el pedido?, la silenciosa batalla que se libra en Sacramento no se abierto paso en vuestro espacio mental. Es hora de despertar del sopor poltico, y sumarse a la batalla. No slo se atacan vuestras oportunidades educativas, tambin estn hostigadas las oportunidades educativas de un montn de amigos y familiares vuestros pertenecientes a las capas bajas del estrato socioeconmico. Es una batalla para salvar de la privatizacin el sistema de la Universidad del Estado de California. () Nosotros, todos nosotros, que hacemos esfuerzos financieros para acudir a esta gran institucin, tenemos que ponernos al frente de esta ola y participar para prevenir la privatizacin. Porque si se pierde esta batalla, seremos vctimas de la primera limpia en cuanto el yate granempresarial atraque en nuestro puerto.

De ocano a ocano, todo est a disposicin de las garras granempresariales: las crceles de Arizona; las bibliotecas del Condad de Nevada, California; el zoolgico del Condado de Milwaukee; los servicios de poda de rboles de Detroit; el aeropuerto internacional Louis Amstrong en Nueva Orleans; un albergue juvenil en Cabo Mayo, Nueva Jersey; una planta de tratamiento de residuos en el Condado de Marin, California. Los parqumetros de Chicago ya han sido privatizados.

Si las duras lecciones que nos ha proporcionado y nos sigue proporcionando la confianza ciega que nuestro pas tiene en la capacidad de las grandes corporaciones empresariales para hallar un equilibrio entre beneficio codicioso y bien pblico no consiguen disuadir a nuestras autoridades de poner por obra esos grotescos y necios planes consistentes en dejar al albur de la motivacin del beneficio empresarial programas pblicos esenciales, tal vez el ejemplo reciente de Indiana sirva a modo de epifana.

En 2006, el gobernador de Indiana, Mitch Daniels, privatiz los servicios de bienestar del estado, cerrando un contrato de 1.340 millones de dlares con IBM. Se confiaba a una compaa informtica experta en gigabytes y chips de memoria, la gestin de las cartillas de comida y de Medicaid, as como los pagos asistenciales a los hambrientos y a los pobres. Se liquid el anterior sistema de Indiana, consistente en encuentros cara a cara con trabajadores asistenciales, que vino a ser substituido por centros de llamadas telefnicas con respuestas autmatas. Luego de que llegaran a odos de los legisladores incontables historias de incumplimientos de prescripciones bsicas para salvar vidas, de gentes con ingresos inferiores a los 100 dlares que no reciban sus cartillas de comida en los plazos legalmente obligatorios, de centros automatizados que no atendan al telfono o que perdan las llamadas o de extravos de documentos, y tras una accin popular ante tribunales, finalmente, el gobernador Daniels tuvo que echar a IBM el mes pasado.

Pero qu pasa con la gente que, entre tanto, muri o fue gravemente perjudicada por ese horrible sistema de autmatas telefnicos? No debera el gobernador Daniels admitirlo avergonzadamente, como Alan Greenspan en su da: me equivoqu? Afortunadamente, al menos al gobernador los votantes podrn pedirle alguna cuenta.

Pam Martens trabaj en Wall Street durante 21 aos; no tiene intereses, ni a corto ni a largo plazo, en ninguna de las empresas mencionadas en este artculo, salvo los que el Tesoro norteamericano le ha impuesto sin su consentimiento, como al resto de sus compatriotas norteamericanos, con sus planes de rescate. Escribe regularmente sobre cuestiones de inters pblico desde New Hampshire.

Traduccin para www.sinpermiso.info: Ricardo Timn

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2887


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter