Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2009

El nuevo mercado: El capitalismo intenta convertir en "rentable" la pobreza

Manuel Freytas
IAR Noticias

El sistema capitalista no slo arroja al hambre, la marginalidad, la desproteccin social, las privaciones y las enfermedades, a miles de millones de seres humanos en el planeta, sino que ahora, adems, sus expertos andan estudiando la manera de reciclar esa masa mayoritaria de desecho humano y social que deja la explotacin del hombre por el hombre, en nuevos mercados con "potencialidad de desarrollo" y vetas de rentabilidad asegurada.


Dentro de los parmetros funcionales del sistema capitalista (establecido como "civilizacin nica") la "poblacin sobrante" son las masas expulsadas del circuito del consumo como emergente de la dinmica de concentracin de riqueza en pocas manos.

Estas masas, que se multiplican por las periferias de Asia, frica y Amrica Latina, no renen los estndares del consumo bsico (supervivencia mnima) que requiere la estructura funcional del sistema para generar rentabilidad y nuevos ciclos de concentracin de activos empresariales y fortunas personales.

Adems, esa masas expulsadas del circuito del consumo, requieren (para darle una pantalla "compasiva" al sistema) de una estructura "asistencialista" compuesta por la ONU y las organizaciones internacionales que representan una carga y un "pasivo indeseable" en los balances de gobiernos y empresas trasnacionales a escala global.

Hasta ahora los pobres solamente revisten rentabilidad electoral para los polticos del sistema.

Mediante las politicas asistencialistas "clientelistas" los polticos consiguen un mercado electoral cautivo con la pobreza. De hecho, el modelo capitalista vigente ha industrializado el "mercado de la pobreza" como estrategia para conseguir votos y contener los estallidos sociales.

Paralelamente (Lbano, Irak, Gaza, Afganistn, Pakistn, Sudn, Somala, y Sry Lanka, entre otros) se han convertido en teatros experimentales de exterminio militar en masa de "poblacin sobrante" que funcionan bajo la cartula operativa de la "guerra contra el terrorismo".

Fuera de la rbita del "asistencialismo" electoralista, o de una posible "solucin final" maltusiana con el exterminio militar, la pobreza, la masa mundial de "poblacin sobrante", no parece tener cabida en los planes del capitalismo.

Segn la ONU, con "menos del 1%" de los fondos econmicos que han utilizado los gobiernos capitalistas centrales para salvar al sistema financiero global (bancos y empresas que han desatado la crisis econmica), se podra resolver la calamidad y el sufrimiento de miles de millones de personas (ms de la mitad de la poblacin mundial) que son vctimas de la hambruna a escala mundial.

Y porqu no se hace? Por una razn de fondo: Los pobres, los desamparados, la "poblacin sobrante", no son un "producto rentable" para el sistema capitalista.

No obstante, no son pocos los expertos que, desde el sistema capitalista, estudian y disean (aunque parezca una fantasa increble) proyectos para reciclar la pobreza (la masa de "poblacin sobrante") en un mercado segmentado rentable con baja inversin.

Reciclando "poblacin sobrante"

En un artculo titulado "La mejor forma de vender a la base de la pirmide", The Wall Street Journal en espaol seala este viernes que " Alrededor del mundo, cuatro mil millones de personas viven en la pobreza. Y las compaas occidentales estn batallando por convertirlas en clientes".

Los visionarios de los negocios -contina- llevan una dcada argumentando que estas personas, conocidas como la base de la pirmide, conforman un mercado inmenso e infrautilizado. Algunas de las mayores y ms astutas empresas han querido responder a sus necesidades bsicas vendindoles desde agua limpia a electricidad.

Sin embargo, una y otra vez, las iniciativas han desaparecido sin dejar huella. Por qu? Porque estas compaas tenan una visin completamente equivocada, afirma el diario en su artculo.

Para decirlo de modo sencillo, aade: la base de la pirmide no es, en realidad, un mercado. Es cierto que esos miles de millones de personas de bajos recursos tienen mucho en comn. Y no han adaptado sus comportamientos y presupuestos para dar cabida a los productos en sus vidas. Un mercado de consumo es nada ms y nada menos que un estilo de vida construido en torno a un producto.

Usemos como ejemplo un caso conocido, seala el artculo del Journal: En los aos 70, el agua embotellada era una idea extraa para la mayora de los estadounidenses. No era parte del estilo de vida del consumidor de ese pas. Tom dcadas para que un gran nmero de consumidores aceptara la idea de comprar algo que puede obtenerse gratuitamente del grifo, y convertir el agua embotellada en un gran negocio.

La respuesta?, se pregunta. Las compaas deben crear mercados -nuevos estilos de vida- para los consumidores pobres. Deben hacer que la idea de pagar por los productos parezca natural, deben inducir a los consumidores a que incorporen esos bienes a sus hbitos. Eso significa trabajar de cerca con comunidades locales en el desarrollo de productos y negocios, para lograr que la compra de esos productos sea interesante para los consumidores. Las compaas, adems, deben adoptar una perspectiva de marketing amplia, para darles a los compradores el mayor nmero de motivos posible para probar los productos.

Cmo salvar la inercia en la base de la pirmide (lase pobreza mayoritaria) ?, se pregunta el autor del artculo. La estrategia tpica de tratar de convencer a la gente con una campaa informativa con frecuencia es una lucha larga y ardua.

En cambio -seala-, las compaas deberan empezar involucrando a la comunidad (de "poblacin sobrante") en el proceso de crear, implementar y dar forma al negocio. La sensacin de propiedad que esto comporta ayuda a asegurar que el inters en el producto de la compaa ser amplio y sostenido.

La tesis (increble y pesadillesca), publicada en el ms influyente vocero periodstico del sionismo financiero de Wall Street, lanza una consideracin final: al tratar de venderle a la base de la pirmide, las compaas deberan enviar mensajes positivos. En vez de decir que el producto aliviar sus penas, la empresa debe enfatizar cmo el producto har que sus vidas sean ms agradables.

Pero los proyectos para reciclar la pobreza en mercanca rentable no son privativos de las corporaciones privadas y de sus "tanques de pensamiento".

Una "oportunidad de negocios"

En un informe publicado en el 2007, titulado "Los prximos cuatro mil millones: mercado y estrategia de negocios en la base de la pirmide", el Instituto de Recursos Mundiales y la Corporacin Internacional de Finanzas, la rama del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado, advierte que el segmento de la poblacin del planeta ubicada en la base de la pirmide econmica (BOP por sus siglas en ingls), representa un mercado potencial de unos cinco billones de dlares.

De acuerdo con los expertos del Banco Mundial el sector privado est descuidando la gran oportunidad de negocios que representan los 4.000 millones de pobres que hay en el mundo.

Se trata del primer estudio de este tipo en base a datos obtenidos a travs de encuestas realizadas en hogares de unos 110 pases.

El objetivo -segn sus autores- es ayudar a las empresas a pensar ms creativamente sobre la posibilidad de nuevos modelos de negocios que cubran las necesidades de mercados desatendidos (lase, la masa de pobreza generada por el propio capitalismo) y al mismo tiempo contribuyan con el desarrollo de los que menos tienen (??).

El informe del Banco Mundial, se ocupa de la masa de hombres y mujeres de Asia, frica, Europa del Este, Amrica Latina y el Caribe cuyos ingresos estn por debajo de la lnea de pobreza de las sociedades occidentales, pero que sumados representan un excelente potencial de negocios.

La mayora de estas personas -segn el documento- viven con menos de cuatro dlares diarios, no tienen acceso a servicios bsicos, propiedad, cuentas bancarias o servicios financieros.

"Lograr que la poblacin BOP ingrese a la economa formal debe constituir un elemento crtico para cualquier estrategia tendiente a generar riqueza y crecimiento inclusivo", dice el informe sin ruborizarse.

En tal sentido, sugiere atender las necesidades no satisfechas de este mercado como paso esencial para aumentar el bienestar, la productividad y el ingreso, ayudando as a las familias a encontrar un camino de salida de la pobreza. (??).

"Considerar a los pobres, que tambin son productores y distribuidores de una inmensa gama de bienes, no es un acto de caridad, sino una oportunidad de negocios", seala Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, aportando su granito de arena las tesis del reciclamiento rentable de la pobreza.

Casi la mitad de la poblacin del planeta -segn la ONU- sobrevive en estado de pobreza o por debajo de la escala de supervivencia, sin satisfacer sus necesidades bsicas de alimentacin.

Segn el organismo, en el mundo ya hay ms de 1.000 millones de personas que padecen hambre, la cifra ms alta de la historia, y en todo el planeta hay 3.000 millones de desnutridos.

Todo indica que el "gran desafo" para los tanques de pensamiento del capitalismo europeo y estadounidense, consiste en reciclar esa masa mayoritaria de desecho humano y social que deja la explotacin del hombre por el hombre, en nuevos mercados con "potencialidad de desarrollo" y vetas de rentabilidad asegurada.

La pobreza tambin es rentable, parece ser el nuevo eslogan implcito en las propuestas y proyectos que los expertos del sistema capitalista (generador de pobreza y "poblacin sobrante") comienzan a desarrollar mediante tesis y teoras que parecen sacadas de un libro de psiquiatra.

Demencia decadente o realidad? El capitalismo sionista sigue su ruta.

Fuente: http://www.iarnoticias.com/2009/secciones/contrainformacion/0080_pobreza_rentable_06nov09.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter