Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2009

La inmigracin en retroceso
El acelerado cambio en la poltica migratoria de Espaa

Carlos Gmez Gil
Rebelin

Nada volver a ser igual una vez que termine la profunda crisis econmica que vivimos, tambin en la inmigracin. Es verdad que la devastacin causada por la severa recesin que atravesamos alcanza en nuestro pas una dimensin inusitada, especialmente en el empleo y el conjunto de la economa, pero sus efectos sociales no deben despreciarse, particularmente en los grupos, sectores y colectivos ms desfavorecidos, entre los que destacan los inmigrantes. Estamos ante la primera gran crisis que vive Espaa con inmigrantes, y por tanto, se estn dando fenmenos novedosos sobre los cuales no tenemos capacidad para contrastar experiencias, lo que va a reconfigurar una inmigracin reciente como la nuestra, que no ha tenido tiempo de sedimentarse y est sometida a numerosos elementos de fragilidad. Al mismo tiempo, las polticas que de una forma ms o menos explcita se estn poniendo en marcha estn dibujando un retroceso migratorio cuyo alcance no somos capaces de vislumbrar.


Las migraciones son uno de los espacios ms relevantes para ver reflejadas con fuerza toda la carga de ambivalencias, contradicciones y complejidades que contienen. Pero al mismo tiempo, sirven para dejar al desnudo la despiadada utilizacin que de ella se hace en los pases receptores, junto a un deliberado desentendimiento que llevan a cabo los pases emisores de los inmigrantes sobre stos y las situaciones que atraviesan. Y Espaa supone un magnfico ejemplo de lo que decimos.

En plena poca de bonanza econmica, cuando Espaa presuma de ser el campen de la Champions League , segn palabras del propio Presidente Zapatero, se llenaban pginas sobre el rpido paso de Espaa como pas emisor de inmigrantes a pas receptor, creyndonos capaces de dar lecciones sobre cuestiones tan complejas como la integracin, la ciudadana, la interculturalidad y multiculturalidad, el enriquecimiento mutuo, el codesarrollo, o la convivencia, sin haber dado respuesta an a elementos esenciales, como la igualdad de trato, la no discriminacin, o la aplicacin igualitaria de las leyes sobre la poblacin inmigrante que reside en barrios y ciudades o trabaja en una economa que se ha venido alimentando desde hace aos de una fuerza de trabajo extraordinariamente precaria y vulnerable. Pero la crisis ha acelerado una profunda involucin migratoria en la que estamos instalados y que de forma silenciosa est cambiando buena parte de los ejes sobre los que discurra la inmigracin hasta ahora.

Una inmigracin decisiva para el desarrollo econmico espaol

El modelo econmico espaol de la ltima dcada ha tenido como elementos esenciales la generacin de un gigantesco endeudamiento necesario para financiar la burbuja especulativa levantada en torno a la construccin y al ladrillo, as como la utilizacin intensiva de recursos (territorio, agua, suelo y mano de obra en condiciones de precariedad). En ambos casos, la inmigracin ha ocupado un papel absolutamente esencial, no solo por haber nutrido de forma tan masiva como precaria numerosos puestos de trabajo relacionados con la construccin, sino tambin por haber estimulado un mercado de la vivienda fundamentalmente de segunda mano y alquiler que a su vez, a dinamizado el conjunto del sector. Pero tambin, el conjunto de la economa espaola y especialmente aquellos sectores productivos de mayor relevancia, han recurrido a trabajadores inmigrantes de forma masiva, muchos de ellos en condiciones laborales tremendamente vulnerables [1] , para abaratar costes y obtener con ello una mayor competitividad que no se ha alcanzado mediante una mejor productividad o inversin tecnolgica. De esta forma, ahora que la crisis global ha dado la vuelta a las cosas, no deberamos olvidar que la denostada inmigracin se ha convertido en el verdadero motor de la economa espaola, permitiendo que nuestro pas haya experimentado uno de los ciclos de crecimiento econmico virtuoso ms largo, prolongado e intenso de los tiempos modernos, y el mayor de la UE-15 hasta la llegada de la pandemia financiera que vivimos. Los inmigrantes no solo han tenido un determinante papel laboral, sino que han aumentado la capacidad productiva mediante la llegada de nuevos recursos laborales, permitiendo aumentar el gasto interno y el incremento del consumo, estimulando el aumento del empleo, proporcionando mayores ingresos al Estado, mejorando la fortaleza de nuestra economa, inyectando valiosos recursos a la Seguridad Social e introduciendo una gran flexibilidad en el mercado de trabajo.

Sera muy recomendable volver a recordar, precisamente en estos momentos, algunos de los muchos datos que desde diferentes instituciones y universidades se han venido difundiendo hasta no hace mucho, algunos de ellos elaborados por personas que promueven ahora polticas restrictivas sobre la inmigracin. As, en el ao 2006, desde la Oficina Econmica del Presidente del Gobierno, su entonces Director y hoy Ministro de Industria, Miguel Sebastin, (quien se ha convertido en uno de los defensores del espaolismo econmico y comercial a ultranza) difunda un amplio estudio en el que se difundan numerosos datos sobre el papel determinante que la inmigracin ha venido desempeando en Espaa. As, el 30% del crecimiento del PIB en Espaa en la ltima dcada sera directamente imputable a la aportacin de los inmigrantes, mientras que si lo limitamos a los ltimos cinco aos la cifra se eleva hasta el 50%. En el mismo sentido, se estimaba que todo el supervit pblico del ao 2005 y 2006 se debe directamente a la inmigracin, al tiempo que hasta la llegada de la crisis, los inmigrantes habran alcanzado una cotizacin rcord a la Seguridad Social que habra ascendido a 8.000 millones de euros, mientras que recibiran en concepto de pensiones nicamente 400 millones, por lo que el saldo positivo a favor de la caja de la Seguridad Social solo en cotizaciones se podra cifrar en unos 7.600 millones, entre otros muchos datos [2] . Conclusiones similares han sido difundidas por otras instituciones, que insisten en sealar que Si Espaa no hubiese tenido inmigracin todos los indicadores apuntan a la reduccin del PIB per cpita en un 0,6% anual [3] .

El camino a la involucin migratoria que vivimos

La inmigracin se convirti en la campaa electoral de 2004 en uno de sus ejes centrales (junto a la Guerra de Irak y el atentado del 11-M), llevando al PSOE a proponer una poltica migratoria radicalmente distinta de la que haba promovido Aznar en sus dos ltimos gobiernos, que se haba caracterizado por la discriminacin, el abandono, la marginalidad y diferentes procesos de xenofobia institucional hacia los inmigrantes. El hecho ms palpable de todo ello viene de la mano de que el importante proceso extraordinario de regularizacin promovido por el PSOE en el ao 2005 demostr sin gnero de dudas que en Espaa haba cerca de 600.000 inmigrantes en situacin de irregularidad y marginalidad que venan sustentando con su trabajo una economa sumergida esencial en sectores como la construccin, el servicio domstico, la agricultura y la hostelera, en toda Espaa. Los diferentes Gobiernos de Aznar haban alimentado y engordado deliberadamente esta gigantesca bolsa de marginalidad conscientes de que con ello, ponan a disposicin de los empresarios mano de obra barata, disponible y sin derechos, al tiempo que convertan a todas estas personas en seres sujetos a una vulnerabilidad extrema. Eran trabajadores pero no existan desde el punto de vista legal, social y ciudadano, y con ello, se convertan en chivos expiatorios propicios para una derecha que peridicamente utilizaba la inmigracin desde un punto de vista partidista, alimentando todo tipo de amenazas y xenofobias en la sociedad. Por ello tena un especial valor el giro en la poltica migratoria iniciado por el PSOE en el 2004 cuyo mayor exponente fue la convocatoria de un proceso extraordinario de regularizacin de inmigrantes [4] , necesario desde la perspectiva de la cohesin social [5] . Bien es cierto que en algunos casos, existieron contradicciones notables en aspectos clave de la formulacin de la poltica migratoria que trataban de dar por sentado que mantendra la mano dura con la inmigracin irregular y eso que se ha dado en llamar, el control de fronteras, pero en modo alguno ello restaba importancia a las polticas llevadas a cabo por el PSOE en su primera legislatura, hasta el ao 2008, y que sin duda han supuesto el mayor avance en la configuracin de una inmigracin inclusiva, desde ejes de integracin, ciudadana y respeto.

Sin embargo, ha bastado el cambio de legislatura y la aparicin del fantasma de la crisis, para que el mismo PSOE se embarque en la mayor involucin migratoria que ha tenido nunca lugar en Espaa, promoviendo, defendiendo y protagonizando todo un conjunto de medidas que se sitan en muchos casos en lnea con los postulados de la extrema derecha europea, tanto desde el punto de vista del discurso como de las polticas. La regresiva reforma de la Ley de Extranjera que ha sido criticada hasta por el Consejo General del Poder Judicial y el Foro para la Integracin de los Inmigrantes; el fallido programa de retorno de inmigrantes; las limitaciones a la reagrupacin familiar y los intentos de penalizar la solidaridad con los inmigrantes; la ampliacin de los perodos de internamiento de inmigrantes en los CIE de 40 a 60 das; el apoyo a la Directiva Europea de Retorno; la limitacin del Derecho al Asilo; el apoyo a las polticas de segregacin escolar de inmigrantes africanos en Catalua; los intentos de reducir fondos para la integracin social de los inmigrantes; las polticas policiales de redadas y expulsiones de inmigrantes por barrios y nacionalidades; y la militarizacin de la lucha contra la inmigracin en frica Occidental, todo ello aderezado con declaraciones oficiales que en muchos casos, avergenzan por su desprecio al sentido comn y al respeto que merecen estas personas.

Algunos ejemplos de la involucin migratoria protagonizada por el Gobierno del PSOE:

- Militarizacin de la lucha contra la inmigracin en frica Occidental

- Respaldo a la poltica de segregacin de nios africanos fuera de la red escolar en Catalua

- Apoyo incondicional a la Directiva Europea de Retorno

- Ordenes policiales para proceder a detenciones masivas de inmigrantes

- Endurecimiento de la Ley de asilo y limitacin para su reconocimiento

- Continuas declaraciones de rechazo hacia los inmigrantes y la propia inmigracin

- El Plan de Retorno de inmigrantes fracasado

- La reforma de la Ley de Extranjera

- El progresivo cierre a las vas legales de entrada de inmigrantes

- Los incumplimientos en materia de acuerdos con pases emisores para la llegada ordenada de inmigrantes hacia Espaa previamente formados y demandados por empresarios

El papel de una Europa sin principios

En medio de una crisis sistmica global en la que la UE como tal est manteniendo una posicin escasamente relevante a la hora de tratar de regenerar los agujeros por los que el sistema econmico ha permitido semejante cataclismo, el Gobierno de Italia aprueba una nueva Ley de Seguridad en la que se contiene todo un catlogo de medidas racistas, claramente discriminatorias y criminalizadoras sobre los inmigrantes, nunca antes vistas en Europa desde el ascenso del fascismo. As, esta Ley, que recoge las demandas del partido post fascista Liga del Norte, extiende el plazo de detencin de inmigrantes irregulares hasta los seis meses, legalizando las patrullas ciudadanas que podrn perseguir a inmigrantes por las calles de las ciudades, prohibiendo inscribir a los hijos de inmigrantes sin papeles en los registros civiles y municipales, al tiempo que obliga a mdicos y directores de colegios a denunciar a los clandestinos que acudan a sus servicios, impidiendo el matrimonio entre estos inmigrantes [6] . A pesar de la gravedad de estos acuerdos, ninguna institucin o pas europeo ha emitido opinin o resolucin en la que muestre, si quiera levemente, su preocupacin por el alcance de estas medidas o su repercusin sobre esa inexistente poltica migratoria comn. Por el contrario, Europa s es capaz de llegar a acuerdos unnimes en torno a cuestiones como la Directiva Europea de Retorno, que autoriza la detencin de inmigrantes si papeles que no han cometido delito alguno hasta 18 meses, o se preocupa por velar por los derechos de los cerdos o de las gallinas, vigilando para que tengan sombra, juguetes y un espacio mnimo para su reposo [7] . Si como se dijo en su da, la Directiva Europea de Retorno estableca unas garantas mnimas que todos los Gobiernos europeos estaban obligados a cumplir, y la Ley de Seguridad italiana se sita dentro de esta Directiva, es la prueba palpable de que la misma era un marco que ampliaba el margen discrecional de atropellos sobre los inmigrantes en territorio europeo; mientras que si por el contrario, este catlogo de barbaridades aprobadas por el Gobierno italiano son incompatibles con la normativa comunitaria, es incompresible que la UE haya mantenido un silencio tan irresponsable, salvo que todos los pases miembros compartan de una u otra forma estas polticas populistas en momentos de inestabilidad social con vistas a poder rentabilizar electoralmente polticas migratorias regresivas.

Una inmigracin reconfigurada por la crisis

La gigantesca crisis que actualmente atravesamos est afectando de forma muy especial a Espaa, hasta el punto que solo en nuestro pas, se destruye el 85% de todo el empleo que se pierde en la Eurozona ms Reino Unido [8] . Es la primera gran crisis que se vive en Espaa con inmigrantes, y por tanto, hay procesos y fenmenos novedosos que se van a dar por vez primera sobre los cuales no tendremos capacidad para contrastar experiencias. Pero sin ninguna duda, esta crisis novedosa, extraordinariamente acelerada y profunda va a reconfigurar una inmigracin reciente como la espaola, que no ha tenido tiempo de sedimentarse y sometida a numerosos elementos de fragilidad desde planos polticos, sociales y econmicos.

Tengamos en cuenta algunos de los elementos novedosos que caracterizan la actual situacin para darnos cuenta de la profundidad de los cambios que se estn produciendo, de la mano de la complejidad de esta crisis caracterizada por su carcter sistmico; la simultaneidad de planos en los que interviene; la dimensin mundial de la misma como consecuencia del avance de la globalizacin que ha facilitado su extensin y contagio; el afectar tanto a pases receptores como emisores de inmigrantes; las dinmicas de retroceso en los derechos sociales, laborales y ciudadanos que tratan de desplegarse como respuesta a la misma; el endurecimiento en las condiciones de vida sobre el conjunto de los trabajadores pero especialmente sobre los ms precarios y vulnerables; junto a un proceso muy marcado de rechazo hacia el colectivo inmigrante al que de forma ms o menos directa se le trata de situar como una de las variables sobre las que se asienta la crisis. De esta forma, nada va a ser igual una vez que termine la crisis, al generarse nuevos paradigmas sociales que estn transformando la sociedad misma y van a resituar agentes esenciales como el Estado, el mercado, la empresa, la economa y los derechos.

Ahora bien, veamos algunos de los elementos clave en transformacin que estn reconfigurando las migraciones recientes en Espaa:

1- Un progresivo endurecimiento de las polticas migratorias junto a un retroceso en las polticas de integracin social con una visin meramente economicista de la inmigracin.

- Se est ignorando con ello el papel esencial de reequilibrio demogrfico y tambin econmico que ha jugado la inmigracin y que sin ninguna duda, seguir desempeando en el futuro [9] .

- Por el contrario, se est procediendo a un importante despliegue legal, poltico, policial e instrumental para dificultar la inmigracin, colocarla en situacin de permanente incertidumbre y hacer ver a los inmigrantes la precariedad de su condicin.

- Todo ello ha producido un cambio evidente en su perspectiva poltica global, pasndose de priorizar los procesos de integracin y ciudadana, a poner el nfasis en el control y cierre de fronteras, en una hipottica persecucin y lucha contra la manida inmigracin ilegal junto a un abandono de las medidas de incorporacin social.

- As, asistimos a decisiones inslitas en la reciente historia de la gestin de las migraciones en Espaa, como el cierre de los contingentes y las contrataciones en origen, una poltica sistemtica de detenciones y acoso a los inmigrantes, expulsiones de extranjeros con arraigo social y con familia plenamente asentada, recortes presupuestarios sobre partidas bsicas de la inmigracin [10] , sin olvidar todo un despliegue legal profundamente reaccionario sobre la inmigracin y los propios inmigrantes.

2- Una paulatina degradacin en las condiciones de vida de los inmigrantes acompaadas de un aumento de las bolsas de precariedad, la generacin de amplias bolsas de marginalidad laboral junto a situaciones de profunda exclusin social.

- Posiblemente el mayor exponente de la profunda precariedad en la que se encontraban los inmigrantes en Espaa es conocer cmo les ha afectado el desempleo. As, en la actualidad habra un total de 4.775.900 extranjeros activos, lo que equivale a una tasa de actividad de 7499% mientras que con datos de la EPA de abril de 2009, el nmero de extranjeros desempleados sera de 1.057.600 personas, lo que representa una tasa de paro del 2839%, una cifra francamente espectacular. Todo ello ha ido acompaado, adems, de un aumento de bolsas de inmigrantes desempleados y sin derechos, necesitados de obtener ingresos de cualquier forma y expuestos a perder su documentacin y tener que volver a la clandestinidad.

- Con ello, se ha producido un deterioro aadido en el conjunto del mercado de trabajo de los inmigrantes que ha favorecido situaciones de mayor explotacin, reduccin de sueldos, aumento de las jornadas de trabajo y empeoramiento de las condiciones de seguridad [11] .

- Al haber un nmero tan grande de trabajadores inmigrantes disponibles y en situacin de precariedad extrema, ha aumentado la economa sumergida y los trabajos informales sobre numerosos sectores laborales, vindose adems como una muestra de generosidad hacia los inmigrantes en tiempos de crisis.

- Todo ello ha generado por vez primera en Espaa una bolsa muy amplia de irregularidad sobrevenida, hasta el punto que constituye sin duda el mayor problema que tiene este colectivo en este momento. La irregularidad sobrevenida se produce cuando un inmigrante que haba conseguido hace aos obtener sus permisos de trabajo y residencia, reagrupar a su familia y alcanzar un cierto proceso de estabilidad social, no puede renovar sus permisos al carecer de una oferta de trabajo firme o no poder acreditar que ha cotizado al menos durante seis meses (o ha cobrado una prestacin pblica durante ese perodo de tiempo), por lo que se le deniega la renovacin de sus permisos y tiene, adems, una resolucin con salida obligatoria del territorio espaol que como no se cumple originar la irregularidad. Todo ello afecta as a inmigrantes a los que les cost aos obtener sus papeles y estabilizar su situacin personal, conseguir una vivienda, traer a su familia y en muchas ocasiones tener hijos aqu, escolarizarlos, tramitar otros muchos documentos sociales y personales, viendo ahora como todo ello salta por los aires y vuelven a la clandestinidad, en medio de una crisis que ha convertido a los inmigrantes en vctimas fciles a las que perseguir, y sin que haya posibilidades sencillas para volver a recuperar su situacin legal.

- Espaa se ha convertido as, no en un pas de acogida, sino en un territorio generador de inmigrantes irregulares, ya que a la situacin anteriormente mencionada hay que aadir aquellos otros que ven rechazadas sus renovaciones documentales simplemente por tener una sancin penal como consecuencia de un control de alcoholemia o por el simple hecho de que la polica les haya abierto diligencias informativos sin consecuencias judiciales. Es muy difcil poder llegar a calcular el impacto de estas situaciones de irregularidad sobrevenida, pero a la luz de algunos estudios que este autor ha hecho para el Observatorio Permanente de la Inmigracin de la Universidad de Alicante que dirige, podemos estar hablando de unas 300.000 personas en el ltimo ao.

3- La promocin de polticas fallidas que demuestran precipitacin y desconocimiento de la experiencia, como el retorno, la segregacin escolar, la limitacin del derecho de asilo, el aumento de los plazos de internamiento, la limitacin de los derechos de los menores o el traslado de fronteras hasta terceros pases.

- Recordemos que la experiencia de segregacin escolar de inmigrantes en Catalua, puesta en marcha por el tripartito, fue denominada con el eufemstico nombre de espacios de bienvenida educativa , contando con el rechazo mayoritario de ONG, asociaciones de defensa de los derechos humanos y asociaciones de profesionales de la enseanza, mientras que por el contrario, obtuvieron el respaldo del Gobierno central. Entre otros muchas razones, se denunciaba que los nios inmigrantes que accedan a estos espacios permaneceran durante semanas o meses del curso escolar sin escolarizar, ya que estos espacios no son centros educativos acreditados como tales, sino simples locales para que los nios se adapten, aunque no se sabe bien a qu ni el tiempo que es necesario para esta descompresin. [12]

- Sin embargo, el fallido programa de retorno promovido por el Ministerio de Trabajo e Inmigracin, anunciado a bombo y platillo por el Ministro Corbacho como una de las vlvulas de escape para aliviar la crisis y conseguir que al menos, 20.000 inmigrantes en paro abandonen Espaa [13] , ha supuesto no solo un estrepitoso fracaso, sino al mismo tiempo, un ejemplo de cmo se quiere construir un imaginario que haga de los inmigrantes vctimas fciles de la situacin de crisis que atravesamos, ignorando las lecciones fracasadas de pases como Francia e Italia, que fracasaron en iniciativas similares. Cuando desde un Ministerio se considera que los inmigrantes son como maletas que se pueden facturar y devolver sin problemas, sin considerar sus proyectos personales y vitales, los lazos familiares o las redes sociales que estos construyen durante aos se demuestra bien a las claras qu concepto de inmigracin se maneja. Y sobre todo, no se valoran los motivos reales que estimulan las migraciones y cmo, muchos de ellos, an en desempleo, difcilmente querrn volver a un pas carente de futuro, de horizontes y de derechos esenciales. As, no es de extraar que hasta el momento, no lleguen a 3.000 los inmigrantes que han solicitado acogerse al mismo, [14] lo que no significa que efectivamente hayan retornado a sus pases [15] .

4- Un aumento del rechazo social e institucional, de las tensiones sociales, de la xenofobia y la discriminacin hacia los inmigrantes.

- La construccin poltica que se traslada a la sociedad espaola parte de la consideracin de que los inmigrantes sobran, son un obstculo para la mejor resolucin de la crisis y por ello, deben de irse al restar recursos que son para la poblacin nativa y por ello, empeoran la situacin que atravesamos. Campaas como la de Retorno emprendidas por el Gobierno as como numerosos comentarios y declaraciones de responsables polticos abundan en este hecho, algo que se interioriza por la sociedad.

- Todo ello se va acompasando al despliegue de polticas xenfobas que estn avanzando en toda Europa y que supone una lenta pero progresiva involucin migratoria, cuyos epicentros se sitan en la Directiva Europea de Retorno y en la Ley Italiana contra los inmigrantes recientemente aprobada por el Gobierno de este pas, y que supone la mayor involucin contra los derechos humanos de una minora desde el advenimiento del fascismo.

- No es casual que en este contexto recesivo se hayan disparado las medidas proteccionistas hacia lo nacional que pasan, en unos casos, por declaraciones polticas para que se consuman productos nacionales, en otros por medidas de presin para contratar nicamente a trabajadores nacionales impidiendo la contratacin de trabajadores extranjeros, o incluso por la apelacin de impedir cualquier contratacin de inmigrantes mientras haya personas en situacin de desempleo.

- La consecuencia de todo ello es la aparicin de rechazos para que los inmigrantes puedan acceder a servicios, recursos y programas sociales y asistenciales, en la medida en que la poblacin autctona ve con recelo como tiene que compartir los escasos recursos sociales existentes con un colectivo cada vez ms pobre y numeroso, al que los responsables polticos cuestionan en sus derechos esenciales.

5- Profundos cambios en los patrones bsicos sobre los que circula la inmigracin.

- A la luz de todo ello, se estn generando transformaciones esenciales y muy profundas sobre aspectos esenciales de las migraciones, como las redes familiares y de reagrupamiento que son alteradas; los flujos de envos de remesas que estn descendiendo por vez primera en la historia; los procesos de asentamiento que se estn viendo entorpecidos; las pautas demogrficas que se estn viendo interrumpidas; las migraciones circulares que son suspendidas; la atraccin de migrantes altamente cualificados que pasan a ser una prioridad; las dinmicas de movilidad geogrfica que se ven incrementadas; as como los procesos de llegada que son cada vez ms vulnerables.

A modo de reflexin final

Ahora bien, podemos honestamente hacernos la siguiente pregunta, hasta qu punto estos cambios sobre la poltica migratoria alimentados por una crisis nica van a modificarse una vez cambie el escenario econmico y la senda del crecimiento vuelva a remontarse, o por el contrario, esta autntica involucin est sembrando las races para dificultar la inmigracin y construir una red de estigmas y rechazos que vayan desmontando su apoyo social y ciudadano? Posiblemente, en este y otros terrenos, nada vuelva a ser igual aunque seamos capaces de remontar una crisis que no solo es econmica y financiera, sino tambin de ideologas y principios a luz de los acontecimientos que vivimos y de las actitudes y decisiones de nuestros responsables polticos.

[1] La naturaleza de los puestos de trabajo ocupados preferentemente por los inmigrantes se recogen en las llamadas tres P : los trabajos ms Penosos, Peligrosos y Precarios .

[2] Inmigracin y economa espaola: 1996-2006 , Presidencia del Gobierno, Oficina Econmica del Presidente del Gobierno, Miguel Sebastin, 15 de noviembre de 2006, Madrid. http://www.la-moncloa.es/NR/rdonlyres/0A0CB2F0-97AB-4F7D-8915-136A678022AE/78630/INMIGRACIONYECONOMIAESPA%C3%91OLA15noviembre.pdf

[3] Informe sobre la Inmigracin en la Comunitat Valenciana , Comit Econmico y Social de la Comunitat Valenciana, enero de 2007, pg. 104. http://www.ces.gva.es

[4] Un proceso que ciertamente tuvo notables contradicciones, empezando con su propia denominacin, ya que el PSOE nunca se atrevi a denominarlo Proceso Extraordinario de Regularizacin, y lo llam Proceso de Normalizacin, como si los inmigrantes, con anterioridad, fueran anormales.

[5] En el Programa Electoral del ao 2004, el PSOE sealaba, Los socialistas reconocemos la oportunidad que para nuestro pas significan las migraciones.() La inmigracin representa una necesidad objetiva de las sociedades avanzadas: el reto consiste en satisfacerla de forma integral y equilibrada, afrontando conjuntamente su dimensin econmica, poltica y social. , Pg. 125.

[6] El Gobierno de Italia convierte en delito la inmigracin clandestina , El Pas, internacional, jueves 14 de mayo de 2009, pg. 6

[7] Agricultura insta a las granjas a tener juguetes para los cerdos , El Peridico de Catalua, 9 de mayo de 2009, Gallinas sin estrs. Las nuevas normas de bienestar animal obligan a reconvertir las granjas , El Pas, negocios, 24 de mayo de 2009.

[8] Cinco Das, 24 de abril de 2009.

[9] Ver a este respecto el informe reciente del INE, Proyeccin de la poblacin de Espaa a corto plazo, 2008-2018 , donde se recoge, A partir de 2010 se prev una reduccin paulatina del nmero de nacidos, como consecuencia de la entrada en las edades ms fecundas de generaciones de mujeres menos numerosas. Y este efecto no se ver compensado por el flujo inmigratorio exterior., Pg. 1, http://www.ine.es

[10] El Gobierno, en una decisin inslita, tuvo que volver a reponer mediante acuerdo de Consejo de Ministros 59 millones de euros del Fondo de Apoyo a la Acogida e Integracin de los Inmigrantes que haba recortado tambin mediante acuerdo de Consejo de Ministros el 13 de febrero de 2009. Estos recursos se insertaban en el Plan Estratgico de Ciudadana e Inmigracin 2007-2010, por lo que el recorte implicaba el incumplimiento del Plan aprobado por Consejo de Ministros, algo que fue criticado unnimemente por todos los partidos de la oposicin, adems de otras fuerzas sociales y sindicales.

[11] As, inmigrantes con papeles ahora tienen que trabajar sin ningn tipo de relacin laboral, se negocian bajadas de sueldos sobre convenios y acuerdos histricos como sucede en el servicio domstico, se exige al trabajador inmigrante que haga horas extras gratuitas ya que hay una gran disponibilidad de inmigrantes que pueden sustituirle y estaran encantados de ocupar ese trabajo, o aumentan los accidentes de trabajo muchos de ellos mortales porque no hay ningn tipo de medidas de proteccin bsicas, que son eliminadas para abaratar costes empresariales, por citar algunos ejemplos.

[12] Entre otras muchas informaciones, se puede consultar el excelente anlisis que hace Miguel Pajares, en El Peridico de Catalua, el 22 de septiembre de 2008, con el ttulo, Espacios de bienvenida educativa,http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=545747&idseccio_PK=1006

[13] El gobierno calcula que 20.000 inmigrantes no comunitarios se acogern a su programa de retorno , El Mundo, 17 de junio de 2008.

[14] El 13 de marzo de 2009, la Directora General de Inmigracin, Marta Rodrguez-Tarduchi, calcula en 3.000 las personas que se haban acogido al programa de retorno voluntario de inmigrantes no comunitarios en desempleo, segn informacin recogida por la Agencia EFE.

[15] El 13 de enero de 2009, El Pas, Comunidad Valenciana, informaba de la situacin de varios ecuatorianos que se haban acogido al programa de retorno voluntario haca ms de dos meses y que se mantenan a la espera de poder regresar a su pas ya que la administracin no haba contestado an a su solicitud.

Carlos Gmez Gil ( [email protected] ), es Doctor en Sociologa, profesor de la Universidad de Alicante, donde dirige el Observatorio Permanente de la Inmigracin de la Sede Universitaria de la UA.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter