Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2005

Medios de comunicacin en crisis

Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatique


Nada simboliza mejor el desasosiego de la prensa francesa, frente a una alarmante baja en su difusin, que la reciente disposicin del diario Libration, otrora maosta, de favorecer la toma de control de su capital por el banquero Edouard de Rothschild... Hace poco, el grupo Socpresse, que publica unos 70 ttulos, entre ellos Le Figaro, LExpress, LExpansion y decenas de diarios regionales, fue comprado a su vez por un fabricante de armas, Serge Dassault. Y se sabe que otro industrial del armamento, Arnaud Lagardre, es dueo del grupo Hachette (1) que posee 47 revistas (entre las cuales estn Elle, Parents, Premire) y diarios como La Provence, Nice-Matin o Corse-Presse. Si prosiguiera esta cada de la difusin, la prensa escrita independiente correra el riesgo de caer poco a poco bajo el control de un pequeo grupo de industriales Bouygues, Dassault, Lagardre, Pinault, Arnault, Bollor, Bertelsmann que multiplican sus alianzas entre ellos, amenazando as el pluralismo.

La cada afecta actualmente a toda la prensa de referencia. Por primera vez desde hace quince aos no se libra Le Monde Diplomatique. Nuestro peridico, que desde 1990 registraba un aumento regular en su difusin y que entre 2001 y 2003 tuvo un crecimiento rcord en su venta superior al 25% acumulado habr tenido sin duda en 2004 un retroceso del 12% en su difusin (2). La mayora de los grandes diarios franceses de circulacin nacional registrarn tambin un descenso importante, que se sumar al sufrido en 2003, a saber: Le Figaro: -4,4%; Libration: -6,2%; Les Echos: -6,4%; Le Monde: -7,5%; y La Tribune: -12,3%.

El fenmeno est lejos de circunscribirse a Francia. El diario estadounidense International Herald Tribune, por ejemplo, vio bajar sus ventas en 2003 en el 4,16%; en el Reino Unido, el Financial Times cay en el 6,6%; en Alemania, en los ltimos cinco aos la difusin ha bajado el 7,7%, en Dinamarca el 9,5%, en Austria el 9,9%, en Blgica el 6,9%, e incluso en Japn, cuyos habitantes son los mayores consumidores de peridicos, el retroceso ha sido del 2,2%. Dentro de la Unin Europea, el nmero de peridicos vendidos cada da es inferior en un milln de ejemplares respecto de hace 10 aos... A escala mundial, la venta de diarios cae cada ao un promedio del 2%. Hay quienes llegan a preguntarse si la prensa escrita no se convertir en algo del pasado, un medio de la era industrial en vas de desaparicin.

Aqu y all hay peridicos que desaparecen. En Hungra, el 5 de noviembre de 2004, el diario Magyar Hirlap (propiedad del grupo suizo Ringier) cerr sus puertas. La vspera, 4 de noviembre, en Hong Kong, el semanario otrora de referencia sobre temas asiticos Far Eastern Economic Review (propiedad del grupo estadounidense Down Jones) dej de publicarse. En Francia, el 7 de diciembre de 2004, el mensual Nova Magazine tambin interrumpi su salida. En Estados Unidos, entre 2000 y 2004, desaparecieron ms de dos mil empleos en la prensa escrita, lo que representa el 4% del total. La recesin afecta tambin a las agencias de prensa que suministran informacin a los peridicos. La principal de ellas, Reuters, acaba de anunciar una reduccin de 4.500 empleos.

Se conocen las causas externas de esa crisis. Por una parte, la ofensiva devastadora de los diarios gratuitos. En Francia, el gratuito 20 Minutes ya ha tomado claramente la delantera en nmero de lectores, pues llega a ms de dos millones de personas por da en promedio, superando ampliamente al diario de pago Le Parisien (1,7 millones) y a otro gratuito, Metro, que diariamente leen 1,6 millones de personas. Esos medios captan importantes flujos publicitarios, dado que los anunciantes no hacen ninguna distincin entre el lector que paga por su diario y el que lo recibe gratis.

Para resistir a esa competencia que podra resultar mortal para los diarios y que ya amenaza a los semanarios algunos de ellos, sobre todo en Italia, Espaa, Grecia y Turqua (aunque el fenmeno se extiende tambin a Francia) proponen con cada entrega, por una pequea suma extra, una revista de historietas, un DVD, CD, libros, Atlas, enciclopedias, colecciones de sellos o de antiguos billetes de banco, y hasta vajillas, juegos de ajedrez, etc. Lo cual refuerza la confusin entre informacin y mercanca, con el riesgo de que los lectores ya no sepan qu es lo que compran. As es como los diarios enturbian ms su identidad, desvalorizan el ttulo y ponen en marcha un engranaje diablico que nadie sabe en qu acabar.

La otra causa externa es, claro est, Internet, que contina su fabulosa expansin. Unicamente en el curso del primer trimestre de 2004 se crearon 4,7 millones de sitios web. Actualmente existen en el mundo unos 70 millones de sitios e Internet cuenta con ms de 700 millones de usuarios. En los pases derrollados, muchas personas abandonan la lectura de la prensay hasta la televisin por la pantalla del ordenador. El ADSL (Asymetric Digital Subscriber Line), ha modificado la situacin especialmente. Por precios que oscilan entre los 10 y los 30 euros, hoy en da es posible abonarse a Internet de alta velocidad. Actualmente, en Francia, ms de 5,5 millones de hogares estn abonados con conexin ultra rpida a la prensa digital (el 79% de los diarios del mundo poseen ediciones electrnicas), a todo tipo de textos, e-mail, fotos, msica, programas de televisin o de radio, pelculas, videojuegos, etc.

Existe adems el fenmeno de los blogs, caracterstico de la cultura web, cuyo nmero ha aumentado de manera impresionante en todo el mundo durante el segundo semestre de 2004, y que, con el tono de un diario ntimo, mezclan sin complejo informacin y opinin, hechos verificados y rumores, anlisis documentados e impresiones fantasiosas. Su xito es tal, que se encuentran en la mayora de los diarios digitales. Esa avidez muestra que muchos lectores prefieren la subjetividad y la parcialidad asumidas de los bloggers a la falsa objetividad y a la imparcialidad hipcrita de la gran prensa. Por otra parte, la conexin a la galaxia Internet a travs de los telfonos-mviles-multifunciones puede acelerar an ms ese movimiento. De esta manera la informacin se vuelve ms mvil y ms nmada. As es posible saber, en todo momento, lo que ocurre en el mundo.

En la India, la firma Times Internet, filial multimedia del diario Times of India, enva mensualmente a los telfonos mviles de sus abonados ms de 30 millones de informaciones en forma de SMS (Short Message Service), tecnologa que permite una comunicacin rpida, breve y econmica. En Japn y en Corea del Sur, una cantidad creciente de personas se informan a travs de sus telfonos mviles. All reciben programas de radio, de televisin y los canales de informacin permanente. Resultado: todos los sectores de informacin, fuera de Internet, pierden audiencia dado el alto nivel de competencia existente entre los medios de comunicacin (3).

Pero la crisis tiene tambin causas internas, que obedecen principalmente a la prdida de credibilidad de la prensa escrita. En primer lugar porque sta pertenece cada vez ms como hemos visto a grupos industriales que controlan el poder econmico y que estn en connivencia con el poder poltico. Y tambin porque la parcialidad, la falta de objetividad, la mentira, las manipulaciones o simplemente las imposturas, no cesan de aumentar. Sabemos que no ha existido ninguna poca dorada de la informacin, pero actualmente esas derivas han alcanzado tambin a los diarios de calidad. En Estados Unidos, el caso de Jayson Blair, el periodista estrella que falsificaba hechos, plagiaba artculos copiados de Internet y que incluso invent decenas de historias, caus un perjuicio colosal al New York Times, que a menudo publicaba sus fabulaciones en portada (4). Ese diario, que era considerado una referencia por los profesionales, sufri una conmocin a raz del mencionado caso: los dos responsables de la redaccin, Howell Raines y Gerald Boyd, debieron renunciar, y hubo que crear un puesto de ombudsman (defensor del lector), para el que fue designado Daniel Okrent, un ensayista y ex jefe de redaccin de la revista Time.

Pocos meses despus estall otro escndalo, an ms estruendoso, en el primer diario de Estados Unidos, USA Today. Sus lectores descubran, estupefactos, que su ms clebre reportero, Jack Kelley, una estrella internacional que desde haca 20 aos viajaba por todo el mundo, que haba entrevistado a 36 jefes de Estado y cubierto una decena de guerras, era un falsificador compulsivo, un impostor en serie. Entre 1993 y 2003, Kelley haba inventado cientos de relatos sensacionales. Como por azar, siempre estaba en el lugar donde ocurran los acontecimientos, de los que extraa historias excepcionales y apasionantes. En uno de sus reportajes deca haber sido testigo de un atentado en una pizzera de Jerusaln y describa a tres hombres que coman junto a l, cuyos cuerpos haban sido proyectados hacia arriba por la explosin, cayendo luego decapitados, mientras las cabezas rodaban sobre la calle...

Su reportaje ms grosero, aparecido el 10 de marzo de 2000, era sobre Cuba. Kelley haba fotografiado a una empleada de hotel Jacqueline cuya fuga clandestina a bordo de un frgil esquife relataba con lujo de detalles, incluyendo la muerte de la desdichada, ahogada en el estrecho de la Florida. En realidad, la mujer cuyo verdadero nombre era Yamilet Fernndez est viva actualmente y nunca ha corrido tal aventura. Otro periodista de Usa Today, Blake Morrison, la entrevist y pudo verificar que Kelley haba mentido (5). Las revelaciones de esos fraudes, considerados como uno de los mayores escndalos del periodismo estadounidense, le costaron el puesto a la directora de la redaccin, Karen Jurgensen, y a otros dos altos directivos: Brian Gallagher, su adjunto, y Hal Ritter, responsable de la informacin (6).

Ms recientemente, en plena campaa electoral, un nuevo sismo deontolgico sacudi el mundo de los medios. Dan Rather, el presentador estrella del informativo televisivo de CBS y del prestigioso programa 60 minutos, reconoci haber difundido, sin verificarlos, falsos documentos para probar que el presidente Bush haba gozado de ayuda para evitar ser enviado a la guerra de Vietnam (7). Rather anunci que abandonaba su puesto y se retiraba.

Intoxicacin sobre Irak.

A todos esos desastres hay que aadir el cambio de manos de los grandes medios, transformados en rganos de propaganda en particular el canal Fox News (8) de las mentiras de la Casa Blanca respecto de Irak. Los diarios no verificaron ni pusieron en duda las afirmaciones de la Administracin de Bush. De haberlo hecho, un documental como Farenheit 9/11, de Michael Moore, no hubiera tenido tanto xito, ya que la informacin que aporta la pelcula estaba disponible desde haca mucho. Pero los medios la haban ocultado.

Incluso el Washington Post y el New York Times participaron de ese lavado de cerebro, como lo mostr perfectamente un especialista de los medios, John Pilger: Mucho antes de la invasin, ambos diarios creaban falsas alarmas por cuenta de la Casa Blanca. En la portada del New York Times podan leerse ttulos como: Arsenal secreto [de Irak]: en busca de las bacterias de guerra, Un desertor describe los progresos de la bomba atmica en Irak, Un iraqu habla de la renovacin de los emplazamientos de armas qumicas y nucleares, o Desertores refuerzan el informe estadounidense contra Irak, afirman los oficiales. Todos esos artculos resultaron ser pura propaganda. En un correo electrnico interno (publicado por el Washington Post) la periodista estrella del New York Times, Judith Miller, admiti que su fuente principal era Ahmed Chalabi, un exiliado iraqu, un prevaricador condenado por la justicia, que haba dirigido el Congreso Nacional Iraqu (CNI), organizacin con sede en Washington y financiada por la CIA. Una investigacin del Congreso lleg posteriormente a la conclusin de que toda la informacin suministrada por Chalabi y por otros exiliados del CNI careca de valor (9).

Un oficial de la CIA, Robert Baer, revel cmo funcionaba ese sistema de intoxicacin: El Congreso Nacional Iraqu (CNI) tomaba sus informaciones de falsos desertores y las pasaba al Pentgono, posteriormente el Congreso Nacional Iraqu daba las mismas informaciones a los periodistas dicindoles: Si no lo creen, llamen al Pentgono. As se lograba crear un circuito cerrado con tales noticias. De esa manera, el New York Times poda decir que tena dos fuentes de informaciones sobre las armas de destruccin masiva en Irak. Lo mismo ocurra con el Washington Post. Los periodistas no trataban de averiguar ms. Por otra parte, los jefes de redaccin les pedan que apoyaran al gobierno, por patriotismo (10).

El jefe de redaccin del Washington Post, Steve Coll, debi renunciar a su cargo el 25 de agosto de 2004, despus de que una investigacin mostrara el poco espacio que haba otorgado a los artculos que cuestionaban la tesis del gobierno en el periodo previo a la invasin de Irak (11). El New York Times tambin enton su mea culpa. En un editorial publicado el 26 de mayo de 2004, reconoci su falta de rigor en la presentacin de los acontecimientos que llevaron a la guerra y lament haber publicado informaciones errneas.

En Francia, los desastres mediticos no son menores, como lo demostr el tratamiento dado por los principales medios a los casos de Patrice Alegre, del mozo de equipajes de Orly, de los pederastas de Outreau y de Marie L. que afirmaba haber sufrido una agresin antisemita en un tren de las afueras de Pars (12). El fenmeno se repite en muchos otros pases. En Espaa, por ejemplo, despus de los atentados del 11 de marzo de 2004, los medios controlados por el gobierno de Jos Mara Aznar manipularon la informacin, tratando de imponer una verdad oficial al servicio de ambiciones electorales, ocultando la responsabilidad de la red Al Qaeda y atribuyendo el crimen a la organizacin vasca ETA.

Todos esos casos, al igual que la alianza cada vez ms estrecha entre los medios de comunicacin y los poderes econmicos y polticos, han causado un dao terrible a la credibilidad de la prensa. Lo cual revela un inquietante dficit democrtico. Domina el periodismo complaciente, al tiempo que el periodismo crtico retrocede. Cabe incluso preguntarse si a la hora de la globalizacin y de los megagrupos mediticos no est desapareciendo la nocin de prensa libre.

Ideas sanas

Al respecto, las declaraciones de Serge Dassault confirman todos los temores. En cuanto asumi su cargo, el nuevo propietario del diario Le Figaro declar a los redactores: Deseara, en la medida de lo posible, que el diario pusiera ms de relieve nuestras empresas. Creo que a veces hay informaciones que requieren mucha precaucin. Como por ejemplo, los artculos sobre los contratos en curso de negociacin. Hay informaciones que hacen ms mal que bien. El riesgo consiste en poner en peligro intereses comerciales o industriales de nuestro pas (13). Se comprender que lo que Dassault llama nuestro pas es su fbrica de armas Dassault-Aviation. Y sin duda para protegerla censur una entrevista sobre la venta fraudulenta de aviones Mirage a Taiwn. Al igual que una informacin sobre las conversaciones entre el presidente francs Jacques Chirac y su homlogo argelino Abdelaziz Bouteflika, sobre un proyecto de venta de aviones Rafale a Argelia (14).

Recientemente, Dassault explic que una de las razones que lo llevaron a comprar el semanario LExpress y el diario Le Figaro era que un peridico permite difundir una cantidad de ideas sanas, lo que aument la inquietud de los periodistas (15).

Si a esas declaraciones sumamos las de Patrick Le Lay, director del canal TF1, sobre la verdadera funcin de ese gigante de los medios de comunicacin franceses La funcin de TF1 es ayudar a Coca Cola a vender su producto. Lo que nosotros le vendemos a Coca Cola es tiempo disponible de cerebro humano (16) vemos los peligros que implica esa mezcla de actividades, hasta tal punto resultan contradictorias la obsesin comercial y la tica de la informacin.

La citada mezcla de actividades puede ir muy lejos, sin que los lectores se den cuenta. Walter Wells, director del International Herald Tribune (que pertenece al grupo New York Times, que cotiza en Bolsa) han advertido recientemente sobre los riesgos de la entrada en el mercado de valores de las empresas de prensa. A menudo, quienes deben tomar una decisin periodstica se preguntan si la misma har bajar o subir en algunos centavos el valor en bolsa de las acciones de la editorial. Ese tipo de consideraciones se ha vuelto capital, los directores de diarios reciben permanentemente directrices en tal sentido por parte de los propietarios financieros del peridico. Se trata de un hecho nuevo en el periodismo contemporneo, antes no era as (17).

Esa confusin, que manipula y termina atrapando a los lectores, puede ir an ms lejos en Internet. As, por ejemplo, el sitio Forbes.com, de la revista econmica estadounidense Forbes, utiliza un nuevo procedimiento para hacer publicidad, integrando directamente los enlaces promocionales en el contenido de los artculos. Los anunciantes compran ciertas palabras-clave y cuando el cursor del internauta pasa sobre ellas, aparece un pop-up con un mensaje publicitario. Los periodistas no son informados por anticipado sobre las palabras-clave que compran los anunciantes, pero algunos ya se preguntan si dentro de poco no les pedirn que escriban artculos utilizando palabras precisas que podran brindar importantes beneficios econmicos a la empresa periodstica.

La era de la inseguridad informativa

Cada vez ms ciudadanos toman conciencia de esos nuevos peligros y se muestran muy sensibles respecto de las manipulaciones mediticas, convencidos de que en nuestras sociedades hipermediatizadas, vivimos paradjicamente en estado de inseguridad informativa. La informacin prolifera, pero sin ninguna garanta de fiabilidad. Asistimos al triunfo del periodismo de especulacin y de espectculo, en detrimento del periodismo de informacin. La puesta en escena (el embalaje) predomina sobre la verificacin de los hechos.

En lugar de constituir la ltima defensa contra los excesos derivados de la rapidez y la inmediatez, muchos diarios han fallado en su misin y han contribuido a veces en nombre de una concepcin perezosa o policial (18) del periodismo de investigacin a desacreditar lo que otrora se llamaba el cuarto poder. Nuestro fundador, Hubert Beuve-Mry, recordaba siempre: Los hechos son sagrados, la opinin es libre. Pero la actitud que se propaga en los medios parece invertir esa frmula. Cada vez ms editorialistas consideran que las que son sagradas son sus opiniones pocas veces fundamentadas a la vez que no dudan en deformar los hechos para obligarlos a justificar sus opiniones.

En semejante contexto, en que el entusiasmo militante retrocede mientras cunde una visin pesimista del futuro, la redaccin de Le Monde diplomatique se consagra a la tarea de mejorar su contenido editorial y considera que lo ms importante es no traicionar la confianza de los lectores. Ms que nunca, contamos con su movilizacin y su solidaridad para defender la independencia de nuestro peridico y la libertad que ella nos garantiza. Les recordamos que la mejor manera de apoyarnos es suscribise sin demora y suscribir a sus amigos.

Somos el peridico de la sociedad en movimiento, de la crtica social, de los que quieren que el mundo cambie. Y estamos dispuestos a mantenernos fieles a principios fundamentales que caracterizan nuestra manera de informar. Moderando la aceleracin meditica; apostando por un periodismo de las luces, para disipar las sombras de la actualidad; interesndonos en situaciones que no estn bajo los reflectores de la actualidad, pero que ayudan a comprender mejor el contexto internacional; proponiendo dossiers cada vez ms completos, ms profundos y mejor documentados sobre los grandes temas contemporneos; yendo al fondo de los problemas, con mtodo, rigor y seriedad; presentando informaciones y anlisis inditos, que muchas veces permanecan ocultos; y atrevindonos a ir a contracorriente de los medios dominantes. Estamos convencidos de que de la calidad de la informacin depende la del debate cvico. La ndole de este debate determina en ltima instancia la riqueza de la democracia.

NOTAS:

(1) Hachette Filipacchi Mdias, filial de Lagardre Media, es el primer editor de revistas del mundo, con 245 ttulos en 36 pases. Ver el dossier sobre la concentracin de los medios en Francia en el sitio del Observatorio francs de los medios: www.observatoire-medias.info. En el seno del grupo Le Monde SA accionsita principal (51%) de Le Monde Diplomatique SA- el grupo Lagardre es accionista (10%) de Midi Libre, de la imprenta de Le Monde y de Le Monde interactif.
(2) Por contra, el nmero de artculos ledos en nuestro sitio internet se ha duplicado en 2004. Nuestra audiencia internacional contina amplindose: alcanzan el nmero de 45, en 20 lenguas, y su difusin acumulada supera el 1,1 millones de ejemplares.
(3) En Estados Unidos, la audiencia de los informativos televisivos de los principales canales pas de un promedio de 36,3 millones cada noche, en 1994, a 26,3 millones en 2004.
(4) Ver Le Monde, 21 de mayo de 2003 y Time, 16 de junio de 2003.
(5) www.usatoday.com/news/2004-03-19-2004-03-19-kelley-cuba_x.htm
(6) Le Monde, 30 de abril de 2004.
(7) Le Monde, 28 de septiembre de 2004.
(8) Cf. el documental de Robert Greenwald, Outfoxed (2004).
(9) John Pilger, Cmo fabricar ciudadanos consumidores, mal informados y bien pensantes, Le Monde diplomatique, edicin espaola, octubre de 2004, pg. 28.
(10) En el documental de Robert Greenwald, Uncovered (2003).
(11) The Washington Post, 12 de agosto de 2004.
(12) Ver la investigacin de Gilles Balbastre, Les faits divers, ou le tribunal implacable des mdias, Le Monde diplomatique, Pars, diciembre 2004.
(13) Le Monde, 9 de septiembre de 2004.
(14) Le Canard enchan, 8 de septiembre de 2004.
(15) Una vez que Dassault asumi la direccin del grupo Socpresse, 268 periodistas del mismo, es decir, cerca del 10% del total, invocaron la clusula de renuncia y anunciaron su renuncia.
(16) En el libro Les Dirigeants face au changement, ediciones Huitime jour, Paris, 2004.
(17) El Mundo, Madrid, 12 de noviembre de 2004.
(18) Donde se confunden demasiado a menudo informadores con soplones, verdaderas investigaciones con la recepcin de mensajes




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter