Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2005

Apagar las velas

Osvaldo Bayer
Pgina 12


Aqu, en Alemania, la inesperada noticia era esperada. La Iglesia Catlica se est derrumbando. De ser la Iglesia Catlica ms rica de todo el mundo, a esto, la miseria a corto plazo. La que ms pona dinero en el imperio vaticano de ah la influencia del cardenal Ratzinger, el dueo actual del dogma pareciera hoy una empresa en liquidacin. Se venden iglesias, se dejan cesantes a empleados, se bajan sueldos. En la misa de los domingos hay slo tres, cuatro filas de asientos ocupadas. La voz del cura pareciera tener un eco definitivo en el vaco. Los coros son de tres o cuatro personas, casi todas ancianas. En los 27 obispados se han parado todos los trabajos de reparaciones. Slo se habla de ahorrar, ahorrar. Poco a poco se van cerrando los establecimientos de educacin y de vida social. Las parroquias son juntadas; de tres, una; de cinco, dos. No se va a poder seguir con la organizacin de ayuda a comedores infantiles, asilos de ancianos, escuelas y hospitales. Donde ms hace falta dinero es en las iglesias de Berln, de Hamburgo, de Aquisgrn. Centros claves. En esta ltima ciudad, los sueldos de los empleados de las iglesias han sufrido un corte del 17 por ciento. En cuatro aos los empleos se van a reducir en un 23 por ciento, es decir, la cuarta parte del personal. En el ltimo tiempo, Berln ha cesanteado a 300 empleados. De los 1300 puestos que haba, slo deben quedar 800. En Treveris se van a ahorrar 5,2 millones de euros.
En este ao, las entradas de la Iglesia Catlica cayeron un ocho por ciento. El obispado de Bamberg dio el gran batacazo cerrando el establecimiento de educacin para asistentes laicos. Y esto, a pesar de que el clero sufre una aguda crisis de falta de sacerdotes. Este es otro de los grandes problemas del catolicismo alemn. En Magdeburgo se vivi con tristeza que fuera eliminado el sobresueldo que se daba en Navidad a sus empleados. Esta vez, nada.
Donde se puede ver ms la crisis es en los edificios de las iglesias. Se podra llamar a este captulo las iglesias de los bancos vacos. La iglesia ha empezado a alquilar sus iglesias con altares, para otras actividades. En Bielefeld, un diario titul: Gastronoma en vez de misas. Es que la iglesia de San Martn se convirti en un restaurante de lujo. As, la iglesia se ahorra 12.000 euros anuales de manutencin y cobra alquiler por la iglesia y sus jardines. Nadie hubiera pensado en que se llegara a la privatizacin de las iglesias. Todo se globaliza. Un estudio seala que muy pronto de las 32.000 iglesias de Alemania sern vendidas o demolidas una tercera parte. En los prximos cinco aos no van a poder seguir financindose treinta iglesias, que pasarn a ser restaurantes, lugar de exposiciones o casas de baile para la juventud. En las aldeas sern cerradas en el futuro muchos centenares. En algunas de esas iglesias se organizan conciertos de msica clsica o tambin de jazz.
La pregunta es por qu las iglesias van quedando vacas. Todos menos los capitostes de Roma han comenzado a dudar. Mientras la ciencia avanza, la iglesia se queda en sus interpretaciones. Mucha discusin trajo la intervencin de un obispo del Norte alemn que para explicar la catstrofe natural de Indonesia habl de: Dios, en su infinita bondad, ha querido ponernos a prueba. Bien, esto ya desbord el vaso de la paciencia. Aqu, en vez de la vela y la oracin urga la rpida ayuda para los miles y miles de necesitados. Y, por sobre todo, el estudio ya del porqu de esas catstrofes. Meternos en la ciencia para poder descubrir lo que nos amenaza en el futuro. Y no la procesin pidiendo la ayuda del Seor y el perdn de nuestros pecados.
La Iglesia tiene que ayudar con toda su fuerza a descubrir los enemigos del ser humano. Apoyar a la ciencia, no negarla. En todos los siglos de su existencia no ha ayudado a resolver ninguno de los grandes problemas del ser humano: el hambre, la desocupacin, la guerra, la sexualidad ante la violacin, la defensa de la madre soltera. La moral profunda y no aquella que empieza con la castidad de sus sacerdotes. El dignificar el amor y no sospecharlo de pecado como la vejacin de obligar a creer en la virginidad de la virgen Mara. Y actuar. No querer arreglar todo con una procesin de desocupados al santo de la esquina sino en la gran columna de protesta que reclame el fin de un sistema de despojo y explotacin. No el espectculo de un Papa balbuceante sino la marcha de todos los obispos del mundo a Washington para reclamar el fin de la guerra y de la muerte por los cobardes bombardeos areos. No, todo se resuelve rezando a Dios en su infinita bondad, el Dios ese que permite la muerte de nios quemados vivos desde el cielo por los aviones de las bestias humanas. (La Iglesia argentina en vez de apoyar al artista Len Ferrari con esa su genialidad de crucificar al buen Jess en un avin norteamericano de bombardeo, hizo todo lo burocrticamente posible del poder para tratar de ensuciarlo y mandarlo al infierno. Pero artistas como Len Ferrari jams se irn al infierno si justamente luchan siempre por el paraso en la vida.)
La Iglesia Catlica se derrumba. La gente ya no quiere rezar a la eterna bondad de Dios. Quiere ver a Jess en las calles. Como ya los hubo y los hay. Monseores como Angelelli, de Nevares, Hesayne, curitas como Cajade, Morlachetti, Antonio Puigjan demuestran qu hubiera hecho Jess en las calles argentinas. Con los bolsillos llenos de pan y no de velas. Con las gargantas llenas de cantos de lucha contra el egosmo, como aquellos trabajadores de principios de siglo que luchaban para poder mandar a la escuela a sus hijos y comprarles alpargatas. Llenar las iglesias con el coraje de la justicia. Que se conviertan en lugares de construccin de la solidaridad y la mano abierta y no se alquilen para poner restaurantes de lujo. La Iglesia, para que en su interior no se mate ms al evangelio y para que Jess nos llene con su hermosa sabidura. No hay un mandamiento ms importante que el amor, nos dijo. El amor y no la virginidad.
Seor obispo Bergoglio: traiga pan y no velas a las iglesias. No cierre las exposiciones de arte sino bralas para que la mente humana navegue en las ilusiones y critique el egosmo. No queme las brujas como en la Inquisicin sino escchelas. Ellas saben lo que ignoramos y la verdadera sabidura es siempre bondad, porque es la bsqueda de los misterios que actualmente nos dominan. En vez de plegarias, ciencia. El saber, descubrir qu es el hombre y no pedir perdn con la vela y la plegaria.
Antes de que queden vacas las iglesias, monseor Bergoglio, llnelas de voces de pueblo con la palabra justicia y solidaridad en las gargantas. Se imagina que si los obispos y los sacerdotes con un nuevo pueblo con los principios del verdadero evangelio hubiera llenado las iglesias y salido a la calle no habra existido el horrendo crimen de la desaparicin. Pero la jerarqua se qued encendiendo velas y rezando el rosario.
La gente abandona las iglesias en Alemania donde transcurri toda una historia vvida de traiciones a las enseanzas de Jess. Antes que los templos pasen a ser restaurantes de lujo, los pueblos tienen que ocuparlos, tienen que convertirlos en verdaderos templos del saber y de la tica.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter