Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2009

Nos roban las Cajas de Ahorros con nuestro dinero

Fernando Moreno Bernal
Rebelin


Hay dos intereses contrapuestos los del capital y los de las personas. No existe profesionalidad neutra ni modernizacin al margen de estos intereses. Francisco Largo Caballero, Ministro de Trabajo de la Repblica en 1933, del PSOE y de la UGT, lo tena muy claro cuando dot de los vigentes Estatutos Jurdicos a las Cajas de Ahorros espaolas, lo que las hace nicas entre el resto de Cajas de Ahorros del mundo. Estatuto que ni siquiera la Dictadura de Franco se atrevi a desnaturalizar, buscando en ellas una tercera va entre capitalismo y comunismo. Aprovechando la actual crisis financiera, provocada por un sistema capitalista agotado y financiarizado aberrantemente, la banca quiere quedarse con el negocio de nuestras Cajas de Ahorros utilizando para ello los 99.000 millones de euros del FROB. Con nuestro dinero pblico. Francisco Largo Caballero lo habra denunciado, exigiendo la ampliacin y fortalecimiento de un sistema financiero al servicio de la ciudadana y de las pequeas y medianas empresas (pymes) localizadas en los territorios al margen de la usura y avaricia de los banqueros privados.

El sistema financiero es esencial para el funcionamiento de la economa. Funciona como el sistema sanguneo de los organismos vivos llevando oxgeno y nutrientes al resto de los rganos del cuerpo. Por eso la prioridad ante la crisis es salvarlo. Pero los pases desarrollados no han salvado al sistema financiero, ya que el crdito sigue sin llegar con la cuanta necesaria y el coste adecuado ni a las pymes ni a las familias, sino a los banqueros privados que acumulan riqueza manejando y vendindonos nuestros propios depsitos. En aquellos pases donde la banca es pblica o existe banca pblica no hay ni ha habido problemas de financiacin de la economa real, de ah el crecimiento de China, Brasil, India, Venezuela, Ecuador, etc. Incluso pases ms atrasados como Marruecos no han tenido este problema. Solucionar el problema a los banqueros privados es a la vez destruir y hacer desaparecer el tejido de las pymes y el empleo. O se salva a los banqueros privados o se salva el empleo y el tejido empresarial de la economa real con un sistema financiero pblico o por lo menos con enfoque social, de banca tica, que muy bien podra sustentarse sobre las actuales Cajas de Ahorros.

La realidad actual de las Cajas de Ahorros espaolas

Las Cajas de Ahorros espaolas estn constituidas con la forma jurdica de fundacin de naturaleza privada sin nimo de lucro y su Estatuto jurdico moderno data de 1933, el Estatuto para las Cajas Generales de Ahorro Popular, que fue defendido en las Cortes de la Segunda Repblica por el entonces ministro de Trabajo del PSOE, Francisco Largo Caballero [1]. No pueden repartir dividendos entre accionistas, que tampoco poseen. Sus principales caractersticas son que compiten en el mercado sin abandonar su finalidad social. Desde 2007, con la crisis financiera y la desconfianza hacia la banca privada, han incrementado su importancia en el mercado financiero espaol pasando a representar del 39% [2] del total a ms del 50%, lo que cuestiona la validez de los dogmas neoliberales sobre la competitividad, productividad, eficacia y eficiencia de los agentes econmicos basados en el enriquecimiento como motivacin fundamental. Un sector social basado en la solidaridad y cooperacin es ms productivo, eficaz y eficiente que cualquier otro basado en la competitividad y el egosmo individualista e insolidario.

El verdadero Poder dentro de las Cajas de Ahorros es ejercido por la Presidencia y Gerencia que ostentan un gran nivel de autonoma y discrecionalidad, que unida a la falta de transparencia, la han convertido en un caldo de cultivo ideal para financiacin de grandes proyectos faranicos sin futuro ni rentabilidad social, como es el aeropuerto de Castilla la Mancha con la CCM, pero que satisfacen la vanidad poltica de sus Presidentes y conllevan grandes contratos a empresas de construccin. As como para crear redes empresariales locales a su alrededor, llegando a constituirse como el epicentro de un nuevo caciquismo provinciano, de ah la importancia poltica que tiene el controlarlas. Las Cajas dieron el 43% del total de prstamo en Espaa en 2008. El prstamo al sector inmobiliario del conjunto de las Cajas se encuentra en torno del 70% de su total, superando en algunas el 80%.

Su mximo rgano social de Gobierno se compone de cuatro bloques: Dos mayoritarios (Municipios e impositores) y dos minoritarios (Patronos fundadores y sindicatos que representan al personal) [3]. Las Leyes de Cajas de Ahorros promulgadas por cada Comunidad Autnoma ha traspasado parte de la representatividad de los municipios y Diputaciones a ellas mismas, con diferencias entre Comunidades [4]. La ltima la de Madrid por la clara pugna entre Aguirre y Gallardn. Pugna que sido aprovechada por la banca a travs de sus medios de comunicacin de masas para desacreditar el papel representativo de los polticos en su administracin. Algunos del PSOE e IU pensando que los contendientes son del PP no se han enterado que las piedras van sobretodo contra ellos en el conjunto de las Cajas de Ahorros. La dispersin y heterogeneidad de sus componentes (los representantes de los impositores se eligen por sorteo con unos niveles de saldos mnimos establecidos por cada Caja lo que garantiza el extracto social del que proceden) unido a que las competencias de estos rganos de Gobierno son prcticamente simblicas otorga un nivel de autonoma a los ejecutivos excesiva.

Una parte importante de los beneficios obtenidos que oscila entre el 18% y el 22% revierten a la sociedad a travs de su obra social, que pretende atender las demandas sociales de la poblacin realizando principalmente labores de integracin de los colectivos ms desfavorecidos, actividades culturales, restauracin y conservacin del patrimonio histrico artstico nacional, conservacin del medio ambiente, etc. No hay reparto de dividendos entre los patrones de la Fundacin. La banca privada reparte dividendos entre sus accionistas oscilando entre el 46% y el 54% de los beneficios, a pesar de las crisis y de las ayudas con fondos pblicos y prestamos a ms bajo inters (1% del BCE) con los que ellos despus prestan esos mismos fondos a los propios Gobiernos (3,25%) para que financien los programas para salvar, entre otras, a estas mismas entidades financieras privadas mediante fondos como el FROB. Ni quieren ni necesitan prestar a pymes y familias que puede incrementar su tasa de morosidad.

En general, y a pesar de la libertad operatoria, estn especializadas en la canalizacin del ahorro popular y en la financiacin de las familias y de las pymes. Sin embargo, desde mediados de la dcada de los noventa del S XX y dirigidas por esos buenos profesionales financieros que tanto alaban los neoliberales se han dejado arrastrar por el torbellino de los beneficios de ms del 20% en los mercados especulativos, sean estos de derivados financieros o de especulacin inmobiliaria, lo que ahora las han puesto en riesgo amenazadas fundamentalmente por la morosidad del sector inmobiliario. Tienen una fuerte raz local, con una densa red de oficinas de implantacin fundamentalmente regional, aunque algunas de las cajas ms importantes ya tienen presencia nacional e internacional relevante, incluyendo desde hace una dcada la constitucin de bancos con sede en Parasos Fiscales desde donde manejan parte de la economa sumergida del sector inmobiliario y pagan sobresueldos a sus directivos polticos y gerenciales al margen de la Agencia Tributaria. Cmo puede justificarse en base a sus Estatutos que posean filiales domiciliadas en Parasos Fiscales?

Las cajas espaolas atienden al 96,3% de la poblacin, con sucursales en su propia localidad. A principios de 2009 existan 45 cajas de ahorro, inmersas en procesos de fusin promovidos por casi todas las Comunidades Autnomas. Desde el Banco de Espaa, que apuesta por unificar el sistema financiero espaol con el modelo de la banca, se presiona a las Cajas para que reduzcan esta implantacin y el empleo que conlleva.

Cajas para el mal vivir (capital) o Cajas para el vivir bien (personas)

Las cajas de ahorro espaolas se encuentran ante una encrucijada: o se mantienen siendo coherentes con su naturaleza jurdica o desnaturalizan esta y se transforman paulatinamente en sociedades mercantiles privadas traspasando su negocio a la banca que terminara, antes o despus, engullndolas. Dos caminos diferentes con claros beneficiados y perjudicados desde una ptica de clase social.

El 18 de enero de 2007 se present en Madrid el Informe Las Cajas de Ahorros. Modelo de negocio, Estructura de propiedad y Gobierno Corporativo. de la Fundacin de Estudios Financieros en el que se recomiendan determinadas modificaciones y acciones a realizar por el Banco de Espaa con respecto a las Cajas de Ahorros, meses antes de que comenzara oficialmente la crisis financiera de las subprime. Estas recomendaciones en gran parte se han plasmado en el Real Decreto-ley 9/2009, de 26 de junio, sobre Reestructuracin bancaria y reforzamiento de los recursos propios de las entidades de crdito (FROB) para no dejar de aprovechar las grandes oportunidades que ofrece una buena crisis.

La creacin del Fondo de Adquisicin de Activos Financieros, el programa de avales a la financiacin de las entidades de crdito y el aumento del importe mximo garantizado por los Fondos de Garanta de Depsitos fueron medidas coyunturales para socializar las prdidas o, como dicen, contener los costes del agravamiento de la crisis sobre el sistema financiero privado.. El Real Decreto-ley 9/2009 se enfoca al medio y largo plazo con la reestructuracin del sistema bancario, con una clara apuesta por los intereses de la banca privada y contra el vigente an modelo de Cajas de Ahorros espaolas.

La nueva regulacin refuerza el poder del Banco de Espaa como supervisor. Miguel ngel Fernndez Ordez pilotar las crisis bancarias que vayan surgiendo y decidir a quin se salva y a quin no, qu entidades deben fusionarse y cules tienen salud suficiente para absorber competidores con problemas. No admite el poder de veto de las comunidades en las cajas intervenidas, otorgndose a las decisiones del Banco de Espaa la naturaleza jurdica de normativa bsica del Estado, por encima de los Estatutos de Autonoma de las Comunidades Autnomas, avanzando en la marginacin de los representantes polticos. El Gobierno pone sobre la mesa 9.000 millones de euros, y la capacidad de endeudamiento. El proceso durar aos, por lo que el fondo podr acudir a los mercados de deuda con el permiso del Gobierno hasta un lmite de 99.000 millones. Entre las posibles salidas a una situacin de crisis se prioriza la privatizacin. La compra de CCM por Cajastur se hace mediante el traspaso de sus bienes a un banco de su propiedad privatizndola. Las entidades ms o menos sanas que acudan al rescate pueden pedir recursos al FROB, a cambio de participaciones preferentes, a devolver en un plazo de cinco aos, prorrogables dos aos ms.

Fortalecer las Cajas de Ahorros para las personas (vivir bien)

Con motivo de la reunin del G20 en Londres, la CSI (Confederacin Sindical Internacional, a la que pertenecen CCOO y UGT) emiti una declaracin [5] que, entre otras muchas propuestas, plantea que, en relacin a los bancos insolventes, la nacionalizacin es la nica manera de restaurar la confianza, compartir los riesgos de manera justa y garantizar que los contribuyentes salgan tambin beneficiados una vez se restaure la solvencia. Ignacio F. Toxo y Cndido Mndez, secretarios generales de CCOO y UGT, hicieron llegar el 23 de marzo una carta al presidente Zapatero, adjuntndole la citada declaracin y exhortndole a defender su contenido en la reunin del G20.

De esta declaracin son los puntos del 18 al 22 los referidos a un nuevo modelo de sistema financiero. Estos puntos no son trasladados ni exigidos en Espaa ni por CC OO ni por la UGT en sus Congresos de Federacin, que eluden hablar de nacionalizacin de entidades de crdito con problemas.

Aumentar la satisfaccin de las necesidades sociales, la seguridad y tranquilidad en el medio y largo plazo, y sentirse cada persona participe en la construccin de su futuro y el de la comunidad en la que vive, que conlleva la plena realizacin individual en libertad y la tranquilidad interior de las personas, que es a lo que venimos llamando vivir bien, requiere de un sistema financiero con otros valores y con otros indicadores. El PIB es una brjula que no nos sirve y que nos desva del camino que nos conviene socialmente. Altas tasas de crecimiento de los beneficios en las Cajas de Ahorros tampoco.

Desde una clara opcin de defensa de los intereses de las personas se debera defender dentro de las Cajas de Ahorros lo siguiente, sin nimo de ser exhaustivo y pendiente de un necesario y amplio debate:

  1. Defensa de la actual naturaleza jurdica de las Cajas como prioridad, recuperando su vinculacin con las necesidades sociales y los territorios de sus Comunidades Autnomas.
  2. Consolidacin del control poltico y social democrtico de las mismas, incluyendo la determinacin de los porcentajes y fines de su Obra Social.
  3. Modificar la forma de eleccin de los impositores para garantizar su representatividad al margen de su poder adquisitivo (el 98% del total de impositores no est representado) primando la constitucin de asociaciones representativas y aumentando el poder real de sus competencias.
  4. Fortalecer la representacin de Sociedades de Economa Social para anclar su actividad a la economa real productiva del territorio.
  5. Prohibir sus actividades en Parasos Fiscales e inversiones especulativas en los mercados financieros de valores variables, dentro de un Plan de Inversiones Socialmente Responsables.
  6. Mayor trasparencia y control de la Gerencia y equipo directivo por parte de sus rganos Sociales.
Notas:

[1] Decreto de 14 de Marzo de 1933. Aprueba el Estatuto de las Cajas e introduce una dimensin social y redistribuidora nueva, sustituyendo la dimensin moral y filantrpico-religiosa anterior.  

[2] "El sistema Financiero Espaol ante el nuevo entorno financiero". Fundacin de Estudios Financieros. Papeles de la Fundacin n 28. 2009

[3] LORCA, Ley 317 de 1985, de 2 de agosto, de rganos Rectores de Cajas de Ahorros.

[4] Tribunal Constitucional. Sentencia 48/88 de 22 de marzo de 1988 que afecta al n de representantes por grupos.

[5] Texto completo en http://www.ituc-csi.org/IMG/pdf/20090319121200-Microsoft_Word_-_G20_London_Declaration_FINAL-ES.pdf 

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter