Portada :: Chile :: Pueblo Mapuche: Cinco siglos de Resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2009

Voces mapuche desde la crcel

Daniela Estrada
IPS


"Si (el gobierno) dice 'sentmonos y busquemos una solucin', nosotros nos sentamos", dijo a un grupo de corresponsales extranjeros Hctor Llaitul, lder de la radical organizacin mapuche Coordinadora Arauco Malleco (CAM), preso en la chilena regin del Bo-Bo. En esa eventual mesa de dilogo, para resolver el centenario conflicto entre el pueblo indgena mapuche y el Estado chileno, se reclamaran tierras y autonoma, acot el llamado jefe militar de la CAM. Pero ha debido correr sangre para que un ministro de la presidenta Michelle Bachelet visite la zona, lament en referencia a la muerte en agosto de un joven comunero.

Llaitul y otros siete "presos polticos" mapuches, como se autodenominan los indgenas de esta etnia que estn privados de libertad por actos reivindicatorios de tierras, conversaron con una decena de corresponsales de la prensa internacional, entre ellos IPS, dentro de la prisin El Manzano de la ciudad de Concepcin, 500 kilmetros al sur de Santiago.

Los comuneros se encuentran en prisin preventiva acusados de diversos delitos como asociacin ilcita terrorista y homicidio frustrado contra el fiscal del Ministerio Pblico, Mario Elgueta, y dos detectives que integraban una comitiva que se diriga a allanar una comunidad mapuche en octubre de 2008.

Csar Parra, de 26 aos, casado con una mujer mapuche y preso junto con Llaitul, acus al fiscal Elgueta de haberlo torturado para que responsabilizara al lder de la CAM de participar en la supuesta emboscada que termin con el representante del Ministerio Pblico y los detectives heridos.

Esa denuncia est bajo investigacin. Adems de torturas, los mapuches presos denuncian montajes y discriminacin policial y persecucin de los fiscales, que han invocado para procesarlos las severas leyes de seguridad interior del Estado y antiterrorista, esta ltima dictada por la dictadura militar (1973-1990).

Segn un recuento de la organizacin no gubernamental Liberar, hay ms de 50 presos polticos mapuches en diferentes crceles del sur, aunque en septiembre la Comisin tica contra la Tortura cifr en un centenar la cantidad de indgenas encarcelados, procesados y condenados en el pas.

En los ltimos meses recrudeci el conflicto entre comunidades mapuches y el Estado, principalmente en la regin de La Araucana, 670 kilmetros al sur de la capital chilena.

En julio, comunidades agrupadas en la Alianza Territorial Mapuche comenzaron a ocupar diversos predios privados reclamados como propios, lo que deriv en choques con la polica. Tambin se han registrado quemas de camiones y atentados contra maquinarias de empresas forestales dueas de los fundos.

Los comuneros consideran insuficiente la devolucin de tierras efectuada hasta ahora por los gobiernos de la centroizquierdista Concertacin desde 1990, unas 650.000 hectreas, tras el proceso usurpatorio del Estado iniciado a fines del siglo XIX.

En agosto, efectivos de carabineros (polica militarizada) balearon al joven comunero Jaime Mendoza Collo, quien se convirti en el segundo mapuche muerto en el gobierno de Bachelet, luego de Matas Catrileo en enero de 2008.

Los mapuches denuncian violentos allanamientos policiales en busca de comuneros requeridos por la justicia, procedimientos que afectan sobre todo a nios y nias. Esto motiv que el representante en Chile del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Gary Stahl, se reuniera con varias autoridades para expresar su preocupacin.

En respuesta a la compleja situacin, Bachelet convoc el 5 de este mes a una "Cumbre Indgena" para tratar de aunar posiciones, instancia que no fue reconocida por los lderes de la Alianza Territorial Mapuche.

La Alianza dice actuar de forma independiente del tradicional Consejo de Todas las Tierras y de la CAM, considerada la organizacin ms radicalizada de esta etnia.

Llaitul, un trabajador social de 42 aos, define a la CAM como "la organizacin mapuche que se ha planteado con ms fuerza la recuperacin territorial y poltica" de este pueblo indgena que, con casi un milln de habitantes, es el ms numeroso de Chile.

Cuando comenz a actuar, en 1997, la CAM movilizaba en forma pblica a una gran cantidad de comuneros, pero la represin los oblig a actuar clandestinamente, asegur.

"La gente se empieza a organizar de forma conspirativa por necesidad", explic Llaitul a los corresponsales.

Segn el lder, que dijo haber participado en la resistencia a la dictadura, "la CAM es un peligro" para el Estado porque su lucha es poltica-ideolgica. "No queremos ser campesinos chilenos", plante.

Desde su nacimiento se ha adjudicado atentados contra empresas forestales, como quema de maquinaria, actos definidos como sabotaje a los actores privados que se aduearon de su territorio. Sin su accin, los mapuches no habran comenzado a recuperar tierras, asegur Llaitul.

Absuelto en dos ocasiones de los cargos de asociacin ilcita terrorista e incendio terrorista, Llaitul legitima los enfrentamientos con carabineros y fiscales como actos de "defensa" de las comunidades. "La violencia existe de uno u otro lado", reconoci el comunero, aunque afirm que ellos slo avalan acciones que no generen derramamiento de sangre.

"Nosotros no hemos usado explosivos ni armas de guerra", asever.

Neg que estn utilizando a nios como "escudos humanos", como acusaron los carabineros, y que miembros de la CAM reciban instruccin militar de las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del grupo vasco ETA, aunque s reconoci nexos con otras organizaciones indgenas de Amrica Latina y grupos de solidaridad internacional.

A su juicio, la prensa "oficial" y "de derecha" se han unido para manipular la informacin y "desprestigiar" al pueblo mapuche con noticias como esas.

Enfatiz que el trasfondo de la lucha es la "reconstruccin de la nacin mapuche", un proyecto de largo plazo considerando las dificultades que entraa para las comunidades reclamar "un lugar muy ambicionado por el empresariado", por sus recursos forestales, hdricos y mineros.

El comunero reconoci que una parte del pueblo mapuche no comulga con la estrategia de la CAM y otras comunidades movilizadas por tierras. A estos hermanos los llama "ignorantes" y "acomodados". Considera que no han "despertado" o que prefieren que otros hagan el trabajo sucio por ellos.

No obstante, asegura que "no son la mayora", a diferencia de lo que plantea el gobierno, que seala que las comunidades radicalizadas son un puado.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter