Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2009

Otro hijo de puta nuestro

Andrs Sal.lari
Rebelin


Cuenta la historia que Franklin Delano Roosvelt, presidente de Estados Unidos desde 1932 a 1945, afirm en una oportunidad que el dictador proestadounidense Anastasio Somoza es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta.

La dinasta Somoza gobern a Nicaragua durante 40 aos con mano de hierro, siempre con el aval de Washington.

Han pasado casi 80 aos desde que Somoza le tendi una trampa a Augusto Sandino para asesinarlo cobardemente.

Muchas cosas han cambiado en el mundo desde entonces, pero la poltica imperial de aliarse a cualquier hijo de puta que responda a sus intereses no puede incluirse en el tem de los cambios.

No es nada fcil poder evidenciar estas afirmaciones de manera contundente, pero la misma historia a veces nos ofrece posibilidades de hacerlo.

El pasado 12 de noviembre, Prensa Latina informaba que la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton, exigi al presidente afgano Hamid Karzai a erradicar la extendida corrupcin en Afganistn y aceptar una mayor responsabilidad por su propia defensa. Es una declaracin casi risuea, si tomamos en cuenta que una semana antes el canciller francs, Bernard Kouchner, haba asegurado que Karzai era corrupto pero que a la vez era nuestro hombre.

Karzai es corrupto, ok, la corrupcin es endmica en Afganistn es nuestro hombre, debemos legitimarlo, afirm Kouchner en un arranque de sinceridad.

No es un detalle menor, Estados Unidos y sus aliados llegaron a Afganistn prometiendo democracia, impusieron a Karzai a sangre y fuego, luego lo legitimaron con elecciones bajo la ocupacin y en agosto pasado le organizaron otras elecciones que los mismos veedores de la ONU declararon fraudulentas.

Decidieron organizar una segunda vuelta para volver a legitimarlo, pero el candidato que deba enfrentar a Karzai se retir argumentando que no existan condiciones mnimas para permitir unas elecciones limpias.

Pese a todo Kouchner declara que hay que legitimarlo -claro que Hillary Clinton es ms inteligente y no se atrevi a tanto-.

Tal vez porque est asesorada por altos funcionarios de la CIA, que segn denunci el New York Times el pasado 28 de octubre, mantuvo durante aos al hermano de Karzai, Ahmed Wali como personal estable de la agencia.

Ahmed Wali ayudo a la CIA a reclutar paramilitares cerca de Kandahar (la segunda ciudad ms grande de Afganistn) y a arrendar una base militar.

El buen hermano de Karzai tambin es uno de los traficantes de drogas ms connotados de Afganistn.

Sobre la relacin de los ocupantes con el trfico de drogas se publicaron unos datos muy interesantes en el Asia Times (que reprodujo Rebelin).

All pudimos enterarnos gracias a una nota del periodista M K Bhadrakumar que el ministro de Lucha contra las Drogas en Afganistn, general Khodaidad Khodaidad denunci que contingentes de la OTAN de EE.UU., Gran Bretaa y Canad estaban gravando la produccin de opio en las regiones bajo su control.

El ex director general de la Inteligencia Interservicios de Pakistn (ISI), general Hamil Gul, haba afirmado anteriormente que aviones militares estadounidenses estaban siendo utilizados para el narcotrfico en Afganistn. Tambin fuentes rusas bien informadas hicieron comentarios en los medios de que tropas estadounidenses estaban haciendo un prspero negocio en el narcotrfico en Afganistn, ascendiente a cientos de millones de dlares.

Por lo que se puede apreciar, el problema imperial no se circunscribe a apoyar a tal o cul hijo de puta en determinado pas, sino a erigirse en los principales hijos de puta en si mismos.

Suena feo y ordinario, pero se infiere de sus propias consideraciones, y de realizar una apreciacin lisa, llana y despojada de hipocresas.

Fuente: http://andressallari.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter