Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2009

La odisea del Alakrana es una ms de las situaciones en las que los trabajadores se ponen en peligro debido a decisiones empresariales
Los pescadores, vctimas de los piratas y los armadores

Carlos Martnez
Rebelin


Todos nos alegramos por la liberacin de los pescadores y ahora es el momento de pedir cuentas. Pero, al contrario que hacen los grandes mass media, con quien debe rendirse cuentas es con la empresa armadora. Antes del secuestro era pblico y notorio que ese caladero de pesca era peligroso por la existencia de estos piratas. El Estado Espaol y la OTAN montaron un operativo militar para proteger a los barcos que circulan o pescan cerca de las costas de Somalia. Como todos los pesqueros se concentraron en la zona protegida por la Operacin Atalanta, algn responsable de la empresa armadora Echebastar Fleet SLU de Bermeo (Vizcaya) y con el fin de aumentar las capturas orden que el barco faenara ms al sur, a unas 350 millas ms al sur. Ya se sabe que donde hay muchos pescadores hay poco pescado.

A partir de este momento todos hemos vivido con angustia la situacin de estos trabajadores del mar, inocentes de la esquilmacin a que se ve sometida un territorio, Somalia, sin poder organizado gubernamentalmente que proteja sus recursos naturales. A partir de este momento, todas las crticas que he escuchado y ledo han ido dirigidas al Gobierno, pocas o ninguna palabra a la empresa armadora.

Es cierto que un Estado de derecho no puede dejar de perseguir a los piratas que secuestraron a los marineros, si bien, si la detencin se produjo en aguas territoriales somals no seran competentes las autoridades espaolas. Pues de igual modo que los fiscales y jueces no pueden dejar de perseguir este delito, tambin deberan procesar a aqul empresario que dio las ordenes que, a la postre, han puesto en peligro la vida, la seguridad, la libertad y la integridad de sus trabajadores.

La impresin es que es muy sencillo juzgar y condenar a dos piratas somales pero muy complicado que el aparato judicial exija responsabilidades legales a quienes juegan con la vida de sus empleados.


http://carlosmartinez.info/content/view/211/1/


Rebelin ha publicado este artculo con autorizacin del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter