Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2009

30 de octubre de 2009, un da de vergenza e ignominia para Colombia

Renn Vega Cantor
Rebelin


El 30 de octubre del presente ao es una fecha vergonzosa en la historia de Colombia y de Amrica Latina, porque ese da se firm el acuerdo militar entre Estados Unidos, presidido por un Premio Nobel de la Paz (!) y un gobierno ilegitimo e ilegal que se ha enseoreado en nuestro territorio y que lo administra como si fuera su finca privada. Esta fecha, en la que se consumo la abyeccin servil de las clases dominantes y del Estado a los intereses imperialistas de los Estados Unidos se suma a otras fechas, igualmente vergonzosas de las relaciones de las clases dominantes de este pas con los Estados Unidos. Al respecto es bueno recordar algunas de ellas:

12 de diciembre de 1846: se firm el tratado Mallarino-Bidlack con los Estados Unidos, mediante el cual el gobierno de la Nueva Granada (nuestro nombre de entonces) autoriz a aquel pas a intervenir en Panam cuando lo considerara necesario, como efectivamente lo van a hacer las tropas yanquis que ocuparon el Istmo en 15 ocasiones durante la segunda mitad del siglo XIX.

19 de septiembre de 1856: Tropas de Estados Unidos desembarcan por primera vez en suelo colombiano, en el istmo de Panam, a raz de la llamada guerra de la Sanda, un incidente entre habitantes locales y aventureros gringos.

18 de agosto de 1885: Tropas de los Estados Unidos ejecutan en Panam al lder radical y mulato Pedro Prestn, Jefe Civil y Militar de Coln, como represalia porque ste haba hecho prisioneros a un oficial de la marina y al Cnsul de ese pas. Con esta ejecucin, junto con la de dos generales del ejrcito de Prestn, se reimplant la pena de muerte que haba sido abolida por la constitucin de 1863. Antes de ser ejecutado en forma arbitraria e ilegal por las tropas de ocupacin extranjeras, Prestan manifest que los estadounidenses suponen que ha llegado la hora de apropiarse del Istmo e hizo un postre llamado para que todo el pas se oponga a la intervencin de los Estados Unidos para evitar la realizacin de sus propsitos.

3 de noviembre de 1903: Mediante una maniobra artera, preparada en Wall Street, se cercen a Panam del resto del territorio colombiano, para apoderarse del Canal y establecer un enclave neocolonial que dur un siglo. En esa ocasin, las tropas de los Estados Unidos impidieron el desembarco de refuerzos del ejrcito colombiano que pretendan doblegar a los separatistas.

6 de diciembre de 1928: El ejercito colombiano, recibiendo ordenes del gobierno central y con el beneplcito de los empresarios gringos, masacr a unos 3000 trabajadores en la zona bananera por haberse atrevido a organizar una huelga contra la empresa estadounidense United Fruit Company.

23 de octubre de 1950: El rgimen ultraconservador de Laureano Gmez, para congraciarse con los Estados Unidos y borrar su apoyo al eje fascista durante la Segunda Guerra Mundial, aprob el envo de tropas colombianas a la guerra de Corea, constituyndose en el nico gobierno de Amrica Latina que particip de manera directa en ese conflicto, dando su vergonzoso apoyo a los Estados Unidos.

* * * * * * * * *

Han existido otras fechas lamentables como las sealadas, pero slo hemos mencionado algunas, con el fin de recordar los niveles de ignominia alcanzados por la oligarqua de este pas con respeto a los Estados Unidos. Ese breve ejercicio de memoria es necesario para recalcar lo que se consum el 30 de octubre, cuando se legaliz la conversin del territorio colombiano en un portaviones terrestre de los Estados Unidos y se hipotec nuestra soberana hasta el punto de convertirnos en una semicolonia, por el estilo de Puerto Rico, el flamante Estado Libre Asociado, sometido desde 1898 a la tutela del guila imperial.

Por si hubiera duda de nuestro nuevo carcter de protectorado yanqui, solo basta ojear el texto que se dio a conocer del acuerdo: se permite a las fuerzas armadas de los Estados Unidos el uso, y el abuso, de siete bases en nuestro territorio, junto con los aeropuertos internacionales y todo lo que aquellas consideren necesario, sin pagar impuestos; se concede total impunidad a las tropas de los Estados Unidos, incluidos los mercenarios y el personal administrativo; y se autoriza a que construyan y adecuen las bases militares a su conveniencia. Con esto, el suelo colombiano se ha convertido, formal y oficialmente, en la sede de las tropas de los Estados Unidos para operar en todo el continente latinoamericano e incluso llegar hasta frica.

Eso lo dice sin ningn recato un documento oficial de la Fuerza Area de los Estados Unidos, expedido en mayo de este ao, en el cual se afirma de manera textual que la base militar de Palanquero, en Colombia, "garantiza la oportunidad para conducir operaciones de espectro completo por toda Amrica del Sur". Ese mismo documento agrega que uno de los objetivos de su toma de Colombia radica en combatir la amenaza constante de los gobiernos antiestadounidenses, y desde all se va a proceder a realizar todo tipo de actividades, incluyendo labores de espionaje. Como es obvio que ya no necesitan espiar en este pas, van a espiar a los pases vecinos. Mas claro no canta un gallo! Ahora si se entiende porque desde antes del 30 de octubre, en el presupuesto de los Estados Unidos se aprob una cifra de 46 millones de dlares para remodelar la base de Palanquero, desde donde van a operar aviones que pueden recorrer el continente, hasta la Patagonia, sin que necesiten reabastecerse de combustible. Por supuesto, esos vuelos no se hacen para conocer los cielos del continente o realizar alguna misin filantrpica, sino que tienen objetivos militares directos, como espiar, sabotear, atacar e invadir a los pases que no se quieran plegar a los objetivos de Washington. Eso lo sabe cualquiera que tenga dos dedos de frente y conozca un mnimo de la historia de los Estados Unidos.

Como el cinismo y la mentira se han convertido en el deporte nacional del rgimen uribista, minutos despus de la firma del pacto semicolonial, el anodino individuo que oficia como Ministro de Relaciones Exteriores de esta finca gringa llamada Colombia, procedi a declarar, como fiel vasallo, que con este acuerdo se beneficiaba no slo Colombia sino todos los pases de la regin, los cuales no deban temer nada, pues Colombia era respetuosa de la soberana de los dems. (Si, tan respetuosa, como lo ha sido con Venezuela y con Ecuador en los ltimos aos) Mayor descaro no puede haber, para hacer aun ms humillante la entrega de estos cipayos al imperialismo estadounidense!

Ante tanto entreguismo y servilismo oficial, tambin se ha notado otro, igual o peor, el de los intelectuales que, salvo contadas excepciones en una que otra columna de prensa, no slo se han quedado callados ante el ignominiosa entrega de nuestra soberana, sino que incluso la han aplaudido y alabado. Qu ha dicho Garca Mrquez para denunciar tan vil tratado o ser que sus putas tristes no le dejan tiempo para expresarse sobre los problemas acuciantes del pas? Acaso los violentologos y politlogos, que pululan en los medios de comunicacin, no estn haciendo cuentas de los dlares que podrn ganar alabando a los nuevos colonizadores del Norte como los garantes de la paz en Colombia y en el continente? No cumplen un papel de complicidad con la dominacin imperialista los funcionarios de ONGs que trabajan, en forma simultnea, con el gobierno y con misiones de cooperacin internacional y que dicen ser los voceros de la sociedad civil (y algunos entre ellos forman parte de la mal llamada Comisin Nacional de Reparacin y Reconciliacin)? Y por qu el Polo Democrtico ni siquiera ha denunciado la vergonzosa entrega realizada por este rgimen ilegal?

Por lo visto, a diferencia de lo sucedido en otros pases en los que quedan individuos dignos que no se someten en forma dcil al oro de Washington, en nuestro medio los intelectuales y acadmicos, cercanos al rgimen o que forman parte de l, han perdido por completo cualquier sentido de decencia y responsabilidad moral. Por eso, no puede esperarse que alguno de ellos tuviese, en un excepcional momento de lucidez y dignidad, el decoro de renunciar a alguno de sus privilegios y procediese a denunciar tanto servilismo y entreguismo al imperio y se negase a seguir formando parte de un rgimen criminal. A estos intelectualillos de oficio pueden aplicarse al pie de la letra las palabras de Jos Mara Vargas Vila, quien us su pluma y alz su voz contra la expansin imperialista de Estados Unidos a comienzos del siglo XX, cuando afirm que la corrupcin del alma es ms vergonzosa que la del cuerpo y los serviles, los impostores y los cobardes forman la mayora.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter