Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2009

Afganistn
Una mujer entre los seores de la guerra

Agustn Prieto
Rebelin


El martes 24 de noviembre asist a la conferencia de Malalai Joya en Montreal, organizada por el Colectivo Jaque a la Guerra y la Federacin de Mujeres de Quebec.

La historia de esta ex diputada afgana de 31 aos es tan increble como su coraje. A los 19 alfafabetizaba clandestinamente a mujeres. Poco despus dirigi un centro de salud y un orfanato.

Su libro, A Woman Among Warlords (Una mujer entre los seores de la guerra) relata su vida durante los ltimos treinta aos de guerra. Ella explica su oposicin a la guerra de la 0TAN, al tiempo que propone soluciones para erigir una nacin independiente y democrtica. Asegura que la obra, adems, desmonta la montaa de desinformacin que circula sobre Afganistn.

En 2003, al permitrsele hablar en la asamblea tradicional afgana, la Loya Jirga, denunci y exigi juicio a los seores de la guerra. La asamblea se volvi entonces un caos. Algunos intentaron agredirla mientras ella insista en que los criminales deban ser juzgados. Muerte a los comunistas! Puta!, gritaban los delegados mientras Malalai era sacada del recinto.

Por esta conducta inslita en una sociedad donde la mujer vale menos que un mulo, Malalai fue insultada, amenazada de muerte y de violacin. Como ella haba ganado el reconocimiento de su provincia, Far, sus habitantes la eligieron como diputada en las elecciones de 2005. En la Cmara Baja tuvo el coraje de volver a denunciar a los seores de la guerra de su pas, lo que le vali la expulsin.

Han intentado asesinarla cinco veces. Condenada a muerte por criminales y traficantes de opio, hoy debe desplazarse en su pas con guardaespaldas y vivir bajo un burka, la prenda afgana que cubre por completo a las mujeres. No tiene domicilio fijo y no duerme dos das seguidos en el mismo lugar. Hasta sus desplazamientos en el extranjero exigen frreas medidas de seguridad.

Malalai Joya habla por su pueblo sin voz, ubicado en una zona estratgica para EEUU: desde Afganistn, la Casa Blanca puede controlar a sus rivales asiticos y el negocio del opio, cuya proliferacin se dispar (93 % de toda la produccin mundial http://www.ledevoir.com/2007/04/14/139409.html) a partir de la agresin de 2001. El diario The New York Times acaba de informar que Ahmed Wali Karzai, hermano del presidente Hamid Karzai, es un narcotraficante que trabaja para la CIA. Por su parte, Mike Whitney ha escrito en Counterpunch que EEUU procura estabilizar Afganistn para que las bases que construye siguiendo los corredores de los oleoductos brinden una ruta segura hacia los mercados del Lejano Oriente. Ah: casualmente, el presidente Karzai fue funcionario de Unocol, la petrolera que construir el oleoducto que lleve petrleo de la cuenca del Mar Caspio al Golfo Prsico

(http://www.rebelion.org/noticia.php?id=70076).

Esta mujer menuda que no representa el coraje que prodiga denuncia con fervor la situacin de las mujeres en su pas, empeorada por los agresores que invadieron Afganistn con el pretexto de liberarlas. Agrega que el mundo ha sido engaado, pues aumenta el nmero de violaciones, de crmenes y de mujeres que se suicidan para no ser vendidas o violadas.

La situacin de la mujer es un infierno, precisa, y asegura en que un hospital de su pas, entre 2008 y 2008, se ha informado de ms de 600 intentos de suicidio de los cuales la mayora fueron mujeres.

Este ao se aprob una ley que permite que los hombres chies le nieguen el alimento a sus esposas si stas no se prestan a sus requerimientos sexuales. Pero la primera versin de esta ley permita que las mujeres fuesen directamente violadas. Las protestas provenientes de todo el mundo forzaron la primera variante.

Al referirse a los bombardeos estadounidenses y de la 0TAN, afirma que el gobierno del presidente Barak 0bama tambin ha empeorado la situacin.

Recordemos que se han bombardeado funerales o bodas que han causado cientos de vctimas. A estas acciones se las llama errores. No hay investigacin ni juicio ni responsable, slo explicaciones absurdas.

Sin pelos en la lengua, durante su reciente gira por Espaa asegur que el presidente del Ejecutivo, Jos Luis Rodrguez Zapatero es, ha sido, y sigue siendo responsable de crmenes de guerra en Afganistn por su respaldo a Estados Unidos. Espaa apoya a los seores de la guerra, a los traficantes y a los criminales en Afganistn. Aade que es ridculo y parece una broma que a 0bama se le otorgue el Nobel de la Paz.

La complicidad canadiense tambin recibi sus palos. Ottawa vuelve a cumplir en Afganistn un papel testaferro al secundar poltica y militarmente a Washington, como lo ha hecho en Somalia, Vietnm, Hait, Corea o Kosovo (http://www.argenpress.info/nota.asp?num=041623&Parte=0).

Al respecto, Jules Dufour, profesor emrito de Ciencias Humanas, tambin ha sido claro en el pas del eufemismo: Canad est en Afganistn por razones polticas y econmicas, para conformarse a los diktats de Washington y para servir a los intereses de las industrias de la muerte.

(http://www.mondialisation.ca/index.php?context=viewArticle&code=DUF20070410&articleId=5340)

El gobierno conservador del primer ministro Stephen Harper, ignorando la opinin mayoritaria de su poblacin est profundamente implicado en Afganistn desde 2001.

En su detallado expediente Canad en la guerra de Afganistn, el Colectivo Jaque a la Guerra detalla as las ltimas aventuras blicas de Ottawa:

 

La gira de Malalai Joya por Estados Unidos y Canad se efecta mientras el presidente 0bama se dispone a anunciar un aumento de alrededor de 30.000 soldados en Afganistn y la administracin Harper se parte la cabeza buscando una justificacin para extender la participacin canadiense ms all de julio de 2011.

Luego del testimonio de la ex diputada, se abri un espacio de preguntas. Bien ubicada en el ambiente ONG y de fuerte tendencia ni ni que dominaba el recinto de la Universidad de Quebec en Montreal, satisfizo todas las inquietudes que le fueron planteadas.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter