Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2009

La izquierda: identidad y programa para construir alternativa de poder

Juan Andrs Lagos
Crnica Digital


La izquierda chilena, la que representa el candidato presidencial Jorge Arrate, es histricamente republicana, democrtica y socialista. Este es un dato de realidad y las caricaturas, estereotipos y prejuicios atvicos no han podido matar ese ethos que emerge del Chile profundo y de su intensa y larga historia popular.

Ni el genocidio, ni el terrorismo de estado, ni la cada de los muros, y menos un efmero y prematuro perodo epocal pos moderno y neoliberal, han logrado hacer desaparecer esta historia plagada de races profundas, desde la cual se construye futuro.

La izquierda chilena es historia, es Recabarren, Vctor, Clotario, Violeta, Pablo, Gladys, Salvador, Carlos, Miguel, Gabriela, Rodrigo, Manuel, Lautaro. Entronca con los pueblos originarios y con la construccin del estado nacional chileno, pero lo hace desde la condicin plebeya, desde abajo y con una fuerte impronta de tradicin obrera y popular.

La tradicin es trascendencia, es decir, lo que desde el pasado cursa el presente y se proyecta al futuro.

La izquierda chilena es presente y fuerza de futuro. Se hermana con los procesos de emancipacin que hoy levantan la esperanza en todo el continente americano; pero tambin en Africa, en Asa, en el Oriente Medio, aquella realidad que en nuestro pas se pretende desconocer.

Esta izquierda reconoce en Cuba un hito de la emancipacin popular americana.

Con un programa de gobierno que ya se instal en la campaa presidencial de Gladys Marn, que se enriqueci en la campaa presidencial de Toms Hirsch y que tom en sus manos Jorge Arrate, tras una asamblea nacional con dos mil delegados, que aportaron sustantivamente al actual programa de gobierno, esta izquierda propositiva sostiene, sin tapujos, la urgente necesidad de superar el neoliberalismo y el capitalismo salvaje en Chile. Y lo hace junto y desde los movimientos sociales y las fuerzas socio-polticas que el pas reconoce como fuerzas de cambio. Esta es la realidad.

Hoy, desde este territorio construido, que no pretende mesianismos ni disputas de identidad, porque no los necesita para seguir adelante, esta izquierda batalla para romper la exclusin impuesta a la izquierda desde Pinochet. La derecha poltica, la de Piera, en el perodo de Michelle Bachelet, neg incluso una reforma menor y parcial al sistema binominal que habra posibilitado la eleccin de candidatos comunistas y de la izquierda. El pacto instrumental Concertacin-Juntos Podemos Ms, honra a ambos conglomerados en un propsito ciertamente democratizador, que de cumplirse, abre una brecha a un sistema institucional autoritario y excluyente.

Es lgico y esperable que esa misma derecha trate de estigmatizar y odiosamente descalificar este pacto instrumental. Lo ha hecho en toda la historia republicana y apel en su momento al terrorismo de estado.

El actual entendimiento entre la izquierda y el centro poltico puede sorprender, pero no es indito. En la lucha contra la dictadura, el pueblo allendista y el pueblo freista dieron muchas batalla comunes, desde sus diferencias. Lo que llama la atencin, profundamente, es que un sector que se autodefine "progresista y liberal" tambin descalifique este intento democratizador.

Es en este contexto que Jorge Arrate ha lanzado la propuesta de Acuerdo Mnimo. Y es un planteamiento propositivo que arranca de un "clamor popular", como lo ha sealado el Presidente del PC, Guillermo Teillier.

S, efectivamente, es para impedir que la derecha, con mano ajena, llegue a La Moneda. Pero es tambin un llamado estratgico y unitario cargado de futuro: Para una nueva constitucin poltica!; Para empujar todos, ahora, al mismo tiempo, la batalla para romper la exclusin y que la izquierda llegue al Parlamento!; Para asumir el Pliego de los trabajadores chilenos que levanta la CUT!.

Con vocacin democrtica y nacional, la izquierda chilena busca y se abre a entendimientos y alianzas con estos propsitos. Ciertamente, Chile no termina con la derecha en el gobierno.

Pero con la derecha en La Moneda, todo ser ms duro y difcil para los excludos en todos los aspectos; para las comunidades mapuches; para quienes viven de su trabajo y su salario; para los jvenes y las minoras. El comportamiento de la derecha en el perodo dictatorial y su actitud en el Parlamento en los gobiernos civiles, bajo el signo de la "democracia pactada de los consensos", as lo demuestran.

Y no es menor lo que puede ocurrir con el tipo de relaciones internacionales que buscara un gobierno de este tipo, dando la espalda a los procesos de emancipacin que hoy cursan en el continente.

La propuesta formulada por el mejor de los candidatos presidenciales, que tiene tradicin y construye futuro, se hace precisamente para seguir construyendo izquierda y mirando el inters de las mayoras nacionales. Por eso es a las otras dos candidaturas presidenciales, no a una. Es imposible tergiversar su sentido.

Se entiende que la derecha reaccione con ira.

La izquierda chilena ha mostrado su generosa vocacin poltica. Y por esa actitud esta izquierda incidir en primera y en segunda vuelta. No tiene contradicciones poltico-existenciales porque ningn voto de esta izquierda ir a la derecha. Ms ciudadanos saben y se dan cuenta que votar por Jorge Arrate en primera vuelta es un voto de futuro, de incidencia poltica real. Apelamos en nuestro llamado a una actitud de generosidad democrtica.

La prepotencia, el engreimiento, la descalificacin y la autoreferencia no son buenas compaas cuando se busca una construccin de verdad unitaria, desde la izquierda y el campo democrtico.

- Juan Andrs Lagos. Periodista y acadmico. Miembro del Consejo Editorial de Crnica Digital.

- Fuente: http://www.cronicadigital.cl/news/columnistas/lagos/1372.html?VivvoSessionId=4f1431c34b0fb0eede87a



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter