Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2009

Toma el texto, lee con atencin, enrbiate y corre, corre lejos y veloz.

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


En el ltimo informe educativo de la Comisin Europea, presentado el pasado mircoles 25 de noviembre de 2009 [1], se muestra que, en algunos de los objetivos que la Unin Europea se haba fijado para 2010 en materia de educacin, Espaa, segn datos de 2008, est lejos de alcanzar las finalidades perseguidas. En tres de estas materias: comprensin lectora, abandono escolar y alumnos que acaban el Bachillerato o la FP. La situacin mejora en los dos aspectos restantes: en la formacin continua en adultos, donde se supera casi en un punto la media de la Europa de los 27, y en el porcentaje de mujeres licenciados el Ciencias Exactas, donde estamos dos puntos por debajo (29,9 frente a 31,9, el 6,5% menos) de la media de la UE 27.

En el caso de los alumnos menores de 22 aos que acaban sus estudios de bachillerato o de ciclos formativos (se presupone de grado medio y creo que se incluyen tambin los de grado superior) el porcentaje en Espaa alcanza el 60%. La media de los 27 pases de la Unin Europea es del 78,5% (18,5 puntos ms, ms del 30% de diferencia). El objetivo pretendido por la Unin Europea para 2010 era alcanzar el 85%.

Item ms: el porcentaje de jvenes espaoles que finalizaban estos estudios no obligatorios era del 66% en 2000. En ocho aos, de 2000 a 2008, se ha disminuido 6 puntos, un 10% aproximadamente.

Qu razones explican esta diferencia entre Espaa y el promedio de los pases de la UE 27, este porcentaje sustantivamente menor, esta disminucin de jvenes en estudios preuniversitarios en un perodo, de 2000 a 2008, antes que estallara con toda su fuerza la crisis actual, de supuesta bonanza econmica y, por consiguiente, del correspondiente desarrollo econmico y social?

No hay que echar mano de ningn estudio sofisticado, aunque tambin desde luego, para apuntar algunas hiptesis: no es improbable que la disminucin y el bajo porcentaje afecte ms a las clases trabajadoras que a las clases medias y dominantes; la derrota poltica y cultural de la clase obrera se nota tambin en este mbito: se transmite menos y con menos fuerza valores que han estado arraigados en las varias tradiciones primointernacionalistas: la importancia de la cultura, del saber, de la formacin, sin finalidades de rentabilidad o ascenso social a corto plazo; los referentes culturales y mediticos que imperan en nuestra sociedad (no muy lejana en este punto, desde luego, de lo que ocurre en otras comunidades pximas): Alonso-Botn, Ronaldo-Florentino Prez, Mesi-Joan Laporta etc; las dificultades en el estudio que algunos alumnos viven como insuperables dada su experiencia en la enseanza obligatoria: 30 alumnos (o ms) por clase, numerosos niveles de comprensin, deficiencias formativas y lingsticas de base, imposibilidad de ser atendidos individualmente; padres, madres y tutores con jornadas inacabables que alcanzan las 12 o 13 horas diarias y que apenas permiten atender con tiempo, sosiego y tranquilidad a sus hijos e hijas, sobre todo en tiempos de adolescencia; la insistente llamada, colectivamente coreada, al dinero fcil y rpido y al consumo de automviles y cachivaches afines que promueve una rpida insercin en el denominado de forma insultante mercado de trabajo; la conviccin, cada vez ms arraigada entre jvenes estudiantes de clase obrera, de que estudiar no reporta ningn beneficio: ni intelectual ni econmico ni posibilita la mejora social. Para qu estudiar dos aos de grado medio, un ao de preparacin para el acceso, dos aos ms de ciclo superior, si al final el desolado paisaje muestra desiertos laborales o salarios entre 800 y 900 horas en jornadas alargadas a conveniencia del empresario y con contratos en precario que prolongan otros contratos en precario?

Las razones pueden sumarse o incluso multiplicarse. No me extender en este punto. Ser prudente apuntar e ilustrar una ms que tiene que ver con los contenidos y con los presupuestos ideolgicos que subyacen a manuales y programas que se imparten en este nivel de enseanza.

Los alumnos de ciclos formativos cursan, como es sabido, una asignatura denominada Relacions en lentorn de treball, Relaciones en el mbito del trabajo. RET o RAT, por sus siglas. En un manual de ciclos formativos de grado medio y superior editado por la Mc Graw Hill [2], la unidad 2, siguiendo el programa oficial, est dedicado a la temtica de La comunicacin en la empresa. El cuarto apartado de la unidad est dedicado a las Estrategias y tcnicas de comunicacin. El subapartado A se centra en La comunicacin oral y sus tcnicas y el B en la comunicacin escrita. Se habla en el ltimo caso de claridad, brevedad, presentacin original y correccin gramatical y se pone el ejemplo, inventado por supuesto, de una carta del jefe de personal de una empresa un hospital, privado desde luego- a una trabajadora, una auxiliar de enfermera.

En el ejemplo se hace referencia a los elementos, anteriormente explicados en el captulo, que intervienen en todo proceso comunicativo: el emisor, el hospital en cuestin; el receptor, la trabajadora. Se seala la importancia de hacer constar la fecha en los documentos escritos. Se hace referencia a la necesidad de una corts despedida, de la firma y la indicacin del cargo de la persona que signa el documento, de la importancia de un apartado en el que se indique que la trabajadora ha recibido el documento, dejando espacio para su firma, etc, pasando luego al contenido de la carta empresarial. El siguiente:

En el primer punto, se informa que con esta carta se hace saber que para conseguir una organizacin eficaz de los recursos de la empresa a partir del 1 de junio la carta est fechada a finales de abril- su horario de trabajo pasar a ser de 15 a 21 h. Primer punto: imposicin de un cambio de jornada y no de cualquier cambio.

Viene a continuacin el cuerpo de la carta, donde, al margen, se indica por parte de las autoras del manual que en este punto se debe explicar con claridad el asunto que se trata. Ellas lo hacen as: Le notifico que nos hemos visto obligados a tomar esta decisin empresarial por razones organizativas, de manera que de ahora en adelante dos auxiliares de enfermera trabajarn de 8 a 15 h, otras dos auxiliares de 15 a 22. Dado que usted es la trabajadora con menos antigedad en el horario de maana, se ha visto afectada por la nueva organizacin de los horarios de trabajo de las auxiliares. Ya est: necesidades empresariales y punto y aparte.

Este era el cuerpo, decamos, ahora viene al alma de la misiva que merece tambin un comentario al margen: A veces se informan de las alternativas a los acuerdos. He escrito alternativas? He traducido bien. La siguiente alternativa en este caso: Por ora parte, le informo que, si no est de acuerdo con la decisin que ha adoptado la empresa, puede optar por rescindir su contrato de trabajo. En este caso, la empresa pondr a su disposicin la indemnizacin correspondiente, de conformidad con el artculo 41 del Estatuto de los trabajadores.

Esa es la alternativa: que la trabajadora a la que obligan a cambiar imperativamente su horario de trabajo por necesidades organizativas empresariales opte, en uso de su sagrada libertad, por la rescisin de su contrato. En la calle, cabemos todos. Eso s, con indemnizacin, como seala el estatuto.

Algn comentario sobre ello por parte de las autoras aparte de ese a veces, se informa de las alternativas a los acuerdos? Ninguno. Silencio, didctico silencio. En el mbito de lo que no se puede hablar, rige el mudismo.

Realismo sucio? Realismo mgico? Principio de realidad? No explicar cuentos a los alumnos para que vislumbren el panorama? Leccin rpida del trato mafioso que se vern abocados?

El estudiante-lector de esa carta, de ese tema y de ese ciclo es, en un gran nmero de casos, trabajador o aspira a serlo y es muy probable que su familia sea una familia obrera que est esperanzada por los estudios de su hijo o hija.

Qu puede sentir un joven de esas condiciones cuando le ponen como ejemplo de una comunicacin escrita rigurosa, breve concisa, clara, correcta gramaticalmente, una agresin de estas profundidades abismales? Qu es lo sensato en un caso as? Qu es lo ms razonable, lo que demuestra que el joven estudiante no ha perdido orgenes ni sensibilidad ni sentido comn gramsciano? Efectivamente: leer con atencin, con sonrojo in crescendo, gritar al cielo y a la tierra un milln de improperios, mirar con ojos nada afables e impotentes e irse corriendo veloz a engrosar el porcentaje de estudiantes que no acaban sus estudios de bachillerato o de ciclos formativos mientras piensa para s: que les den.

Notas:

[1] Daniel Basteiro, Europa suspende de nuevo a Espaa en poltica educativa. Pblico, 26 de noviembre de 2009, p. 26.

[2] Eva Escalante Ruiz y Lourdes Gago Garca, Relacions en lentorn de treball, Mc Graw Hill, Barcelona, 2005, p. 41.

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter