Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2009

La oferta de Netanyahu en torno a los asentamientos
El engao ha sido siempre el nombre del juego del sionismo

Alan Hart
alanhart.net

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El primer ministro israel Netanyahu describi su oferta de restringir temporalmente la construccin de asentamientos judos totalmente nuevos en Cisjordania, excluyendo el Jerusaln Este rabe, como un paso trascendental y doloroso que forma parte de una poltica que supuestamente dar un nuevo empuje a las conversaciones de paz.

Netanyahu no es estpido. Sabe que algunos de nosotros sabemos que no est ni remotamente interesado en una paz en condicionesaceptables para los palestinos. Cul es entonces su verdadero plan de juego actual? Es simple. Trata de hacer la paz con el gobierno de Obama. Y su reaccin sugiere que con ayuda del lobby sionista y sus tteres en el Congreso tiene ese asunto bajo firme control.

El 18 de noviembre el propio presidente Obama expres su consternacin ante la decisin israel de aprobar 900 unidades habitacionales ms en Jerusaln Este. Dijo que podra llevar a una situacin peligrosa porque dificultara a Israel el logro de la paz en la regin e irrita a los palestinos.

Ocho das despus, el gobierno de Obama dijo que la nueva oferta de Netanyahu, que subraya que no habr restricciones, ni siquiera temporales, en el desarrollo de nuevos asentamientos en Jerusaln Este, ayudar a hacer que avancen los esfuerzos de paz.

Qu absurdo! Me parece que el gobierno de Obama no sabe si va o viene cuando se trata de encarar a Netanyahu.

La reaccin del importante legislador palestino Mustafa Barghouti estuvo mucho ms cerca de la realidad: Lo que Netanyahu anunci hoy es uno de los mayores intentos de engao en su historia.

Es, claro est, un engao, pero no debera sorprender a nadie. No slo el engao ha sido el nombre del juego sionista, no conoce otro.

Su primera declaracin de misin en 1897 fue un engao. El ao anterior el padre fundador del sionismo, Teodoro Herzl, escribi y public Der Judenstaat, el Estado judo. Comenzaba con estas palabras: Los judos que lo deseen tendrn su propio Estado. Pero cuando todos los padres fundadores del sionismo se reunieron en su primer congreso en Basilea, Suiza, Herzl fue uno de los primeros que apreci la necesidad de abandonar la palabra Estado en todos los pronunciamientos polticos pblicos.

Por eso el primer congreso de la Organizacin Sionista Mundial termin con una declaracin pblica que declar que la misin del sionismo era el esfuerzo para crear para el pueblo judo un hogar en Palestina garantizado por la ley pblica.

La diferencia entre hogar y Estado era grande.

Estado habra significado que lo que el sionismo quera (y estaba implacablemente determinado a obtener) era una entidad soberana, por definicin con plenos poderes estatales respaldados por sus propias fuerzas armadas. En otras palabras, un Estado judo soberano, totalmente independiente, sera algo que planteara una amenaza a los derechos y posiblemente incluso a la existencia de los rabes de Palestina. En esos das el sionismo no quera que el mundo, incluidos la mayora de los judos del mundo, lo supiera.

Hogar era un trmino mucho ms suave, menos inquietante. Implicaba, y para propsitos propagandsticos se poda afirmar que significaba, que el sionismo estara dispuesto a aceptar una entidad sin poderes soberanos y que por lo tanto no planteara ni podra plantear algn tipo de amenaza para los rabes.

La prueba de que el padre fundador del sionismo saba que la sustitucin de hogar por Estado en la primera declaracin de misin constitua un engao se encuentra en su diario que no fue publicado (se mantuvo secreto) durante 63 aos. La anotacin de Herzl del 3 de septiembre de 1897, tal como fue publicada en 1960, inclua lo siguiente:

Si tuviera que resumir el congreso de Basilea en una palabra y tendr cuidado de no pronunciarla en pblico sera la siguiente: En Basilea fund el Estado judo Tal vez en cinco aos, y ciertamente en 50, todos lo sabrn En Basilea entonces, cre esa abstraccin que, como tal, es invisible para la vasta mayora de la gente.

El sionismo no slo no quera asustar a los rabes y a las principales potencias mediante el uso del trmino Estado. Todos sus padres fundadores tenan plena consciencia de que los judos ms informados y juiciosos por doquier estaban opuestos a la idea de crear un Estado judo soberano en el corazn del territorio rabe. Crean que era moralmente errneo. Teman que condujera a un conflicto interminable. Y sobre todo teman que si las grandes potencias permitan que el sionismo se saliera con la suya, llevara un da a provocar antisemitismo.

Esa preocupacin juda y esos temores judos fueron eliminados por la obscenidad del holocausto nazi, sin el cual es casi seguro que el sionismo no hubiera triunfado.

Despus de su declaracin unilateral de independencia la poltica del Estado sionista (no judo) fue avanzar mediante la creacin de hechos en el terreno. En efecto, su mensaje al mundo fue, y sigue siendo: Sabemos que no deberamos haberlo hecho, perolo hemos hecho. Y no hay nada que podis hacer al respecto.

Alan Hart es ex corresponsal extranjero de ITN y de Panorama de la BBC. Ha cubierto guerras y conflictos dondequiera que ocurran en el mundo y se especializ en Oriente Prximo. Autor de: Zionism: The Real Enemy of the Jews: The False Messiah. Tiene su blog en www.alanhart.net

Fuente: http://www.alanhart.net/deception-has-always-been-the-name-of-zionisms-game/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+AlanHart+%28AlanHart+%28Recent+Posts%29%29



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter