Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2009

34 razones

Imanol Murua
Berria

Treaducido para Rebelin por Ramon Bofarull


24 de noviembre

Haciendo cantera

Que me perdonen la comparacin en Ajuria Enea, pero Patxi Lpez se ha puesto como ngel Acebes. Acebes el 20 de febrero de 2003, con Egunkaria recin cerrado: ha sido una operacin para defender y proteger los derechos y libertades, la cultura, el pensamiento y la libertad lingstica de los ciudadanos vascos. El mundo al revs. El lehendakari el martes, con 34 jvenes a quienes no se imputa ninguna accin violenta recin detenidos: otro paso hacia la libertad y la paz de Euskadi y parte de la tarea de deslegitimacin de la violencia.

34 jvenes detenidos, incomunicados y, sin que a ninguno se le impute accin violenta alguna, encarcelados en su mayora, por la paz y la libertad, por supuesto, y en aras a deslegitimar la violencia, concretamente. Luego se mostrarn preocupados de que los jvenes que no rechazan la violencia de ETA sean ms de los que querran y hablarn de la necesidad de impulsar la paz en la escuela.

El propio Alfredo Prez Rubalcaba ha admitido indirectamente que ha sido una operacin preventiva: dice que desarticulando ─otra vez─ la cpula de Segi se deja a ETA sin cantera. Y los principales medios de comunicacin, sin poner objecin de tipo alguno a encarcelar a quienes el auto del juez no les imputa otro delito que intentar adoctrinar a jvenes, han repetido el mensaje del ministro: era la cantera de ETA y punto.

Algunos de los principales medios de comunicacin tambin han dado otro mensaje: han realizado la operacin para influir en el debate que se est dando en el seno de la izquierda abertzale. Principal titular de El Pas: el golpe a la cantera de ETA ha hundido al ala dura de la izquierda abertzale. La explicacin viene en el editorial del da siguiente: Este tipo de detenciones no obstaculiza el supuesto debate sobre el abandono de la violencia y, adems, contribuye a aclararlo.

De acuerdo, es muy probable que uno de los principales objetivos de la redada sea ese mismo: condicionar el debate. Pero en la direccin sugerida por El Pas y otros tantos medios de comunicacin? Difcilmente. Quien impulsa una estrategia de guerra con redadas de esta envergadura refuerza precisamente los argumentos de quienes proponen responder con estrategias de guerra y en modo alguno los de quienes quieren trasladar el conflicto al terreno poltico. Los diseadores de la estrategia subyacente a esta redada hace tiempo que asumieron, y bien asumida, la leccin de Karl von Clausewitz: la guerra no es ms que la continuacin de la poltica con otros medios.

Es curiosa la ciaboga que estn dando en torno a la perspectiva del debate interno de la izquierda abertzale. Cuando encarcelaron a Arnaldo Otegi y a otros cuatro, la Audiencia Nacional, el Ministerio del Interior y la mayora de medios de comunicacin declararon que los encerraban porque estaban reestructurando Batasuna por orden de ETA. Luego algunos de ellos, para evidenciar que hay desacuerdos en el seno de la izquierda abertzale, han difundido, sirvindose de la filtracin de algunos escritos de presos de la crcel de Estremera, que los presos de Batasuna estn cuestionando el liderazgo de ETA. Y ahora, deteniendo a los duros de Segi, que estn condicionando el debate a favor de los polticos de Batasuna. Pero no estaban presos Arnaldo Otegi, Rafa Dez, Arkaitz Rodrguez, Miren Zabaleta y Sonia Jacinto por actuar a las rdenes de ETA?

Haciendo de Montilla

Una vez recuperado de la citica, Patxi Lpez ha vuelto a la escena pblica dando una sorpresa: se ha atrevido a pedir explicaciones nada menos que a Jos Luis Rodrguez Zapatero, porque, a consecuencia del trato con el PNV, se retrasar la transferencia del empleo. Ha intentado hacer de Montilla, pero, a saber por qu, muchos han visto ms al actor de teatro que quiere demostrar que no est subordinado a Madrid que a un lehendakari verdaderamente enfadado.

25 de noviembre

Milagros

Ya no tiene remedio. Harn el juicio, que empezar el 15 de diciembre. Joan Mari Torrealdai se enfrenta al riesgo de ser encerrado por haber sido presidente del Consejo de Administracin de Egunkaria; Iaki Uria, porque fue consejero delegado; Txema Auzmendi, porque fue secretario del Consejo de Administracin; Martxelo Otamendi, porque fue el director, y Xabier Oleaga, porque fue jefe de redaccin. Que por eso es imposible encarcelar a nadie? Que por las responsabilidades que ejercieron o el trabajo que realizaron en un medio de comunicacin no es posible deducir que sean militantes de ETA? Pregunten a Jos Luis Elkoro: con 74 aos est en la prisin de Dueas, cumpliendo una condena de ocho aos, por haber sido presidente del Consejo de Administracin de Orain [empresa editora de los clausurados Egin y Egin Irratia (n. del t.)]; o a Teresa Toda, cumpliendo una de seis, porque fue subdirectora de Egin, o a Jexuxmari Zalakain, Pablo Gorostiaga, a los hermanos Murga o a todos los que estn en la crcel por haber tenido alguna responsabilidad en la empresa editora de Egin. Milagros de la Audiencia Nacional.

Berria, 28 de noviembre de 2009

Fuente: http://www.berria.info/blogak/imanol/?title=34_arrazoi&more=1&c=1&tb=1&pb=1



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter