Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-12-2009

Marta Harnecker, una autntica marxista que une el pensamiento y la accin

Samir Amin
Aporrea


Con sus escritos, inseparables de su activismo, Marta Harnecker logr con xito mostrar la unidad inseparable entre el pensamiento y la accin. No la de "los intelectuales / acadmicos / lderes, que se creen capaces por s solos de analizar y determinar la "lnea estratgica correcta" separados de los "actores / militantes de base / dirigidos, porque el pensamiento y la accin estn relacionados en todos los militantes, desde los ms humildes, hasta los ms intelectuales dotados de conocimientos ms amplios comprometidos por supuesto .

Marta Harnecker ha demostrado que el socialismo no es un "proyecto" pensable sin la lucha, que no se puede hacer "desde arriba" slo por la decisin de las autoridades que lo reclaman, sino que debe ser el producto de las luchas del movimiento de los pueblos y clases dominadas.

Marta Harnecker se involucr en la va abierta por Marx, que no ha sido siempre la va adoptada por el "marxismo histrico. En este sentido, ella es una autntica "marxista", continuando la labor iniciada por Marx, sin temor de enriquecerla con la toma en cuenta permanente de lo que es nuevo en la realidad del mundo, del capitalismo, del imperialismo, de las luchas, renovando as las conceptualizaciones, las propuestas tericas y las relativas a las estrategias de accin.

En su obra, Marta Harnecker ayud a sacar al marxismo latinoamericano de los caminos del dogmatismo repetitivo. Ella ayud a dar al marxismo vivo una dimensin latinoamericana, como otros le han dado una dimensin asitica o africana. Marta Harnecker ayud a dar al marxismo la dimensin universal que debe ser la suya; ayud a que sea odo por la gran mayora de los pueblos del mundo, que son los de los tres continentes. Ella logr hacer escapar al marxismo de una reclusin euro cntrica mortal. La experiencia de los avances en las luchas de los pueblos de Amrica Latina, han allanado el camino en las ltimas dcadas, a travs del pensamiento terico de Marta Harnecker, el cual ha sido decisivo en este sentido. Su dilogo con las fuerzas militantes de los indios de Bolivia es un hermoso testimonio. Amrica Latina pertenece al Sur, es decir a todos los pueblos de las periferias de los tres continentes cuyas iniciativas independientes hicieron la historia de la larga transicin al socialismo. Esta toma de conciencia, mucho tiempo reducida a Cuba se hablaba del Movimiento de los Pases No Alineados de Asia, frica y Cuba" queriendo decir que Amrica Latina en su conjunto se mantena ajena a l, actualmente esto se est revirtiendo con la toma de conciencia de todos los pueblos de Amrica Latina.

Hoy en da, frente a la crisis actual, los pueblos se enfrentan a una eleccin decisiva: superar la crisis del capitalismo o salir del capitalismo en crisis.

El capitalismo contemporneo es esencialmente un capitalismo de oligopolios en el sentido de que los oligopolios determinan la reproduccin del sistema productivo en su conjunto. Son "financiarizados" ya que slo ellos tienen acceso a los mercados de capitales. Por otra parte, la crisis del sistema del capitalismo de los oligopolios es inseparable de la crisis de la hegemona de los Estados Unidos, quedndose sin aliento. Ahora los que mandan, los que no tenan nada previsto, trabajan para restaurar este mismo sistema. Su xito final no har sino agravar la magnitud de las contradicciones que estn detrs del colapso financiero de 2008.

La gestin de la globalizacin contempornea por parte de las oligarquas est en crisis. Las oligarquas del Norte se proyectan en el poder en plena crisis, y cuando la misma vaya disminuyendo no se sentirn amenazados. Sin embargo, la fragilidad del poder de las autocracias del Sur es claramente visible. La globalizacin est, por lo tanto, frgil. Ser desafiado por la rebelin del Sur, como fue el caso en el siglo pasado?

El capitalismo histrico puede ser todo lo que queramos, menos sostenible. Es un breve parntesis en la historia. Su trmino es la condicin previa para la emancipacin de los trabajadores y de los pueblos dominados (los de los suburbios, el 80% de la humanidad). Y estas dos dimensiones del desafo son inseparables. No habr liberacin del capitalismo a travs una lucha exclusiva de los pueblos del Norte, o slo de la lucha de los pueblos dominados del Sur. Se liberarn del capitalismo slo si estas dos dimensiones del mismo desafo se articulan entre s Este desafo es la construccin / reconstruccin del internacionalismo permanente de los trabajadores y de los pueblos, con el cosmopolitismo del capital oligrquico.

La construccin de este internacionalismo no puede plantearse sino travs del xito de los nuevos acontecimientos revolucionarios (como los iniciados en Amrica Latina y Nepal), abriendo la perspectiva para la superacin del capitalismo. Los pases del Sur estn llamados a tomar iniciativas independientes de las potencias dominantes en el mundo. En los pases del Sur, la batalla de los estados y de las naciones a favor de una globalizacin negociada sin hegemona una forma contempornea de la desconexin apoyada por la organizacin de las reivindicaciones de las clases populares puede contener y limitar el poder de los oligopolios de la trada imperialista. La primera ola de luchas por el socialismo, en el siglo XX, demostr los lmites del nacionalismo popular de la era de Bandung, la falta de aliento y el colapso de sus ambiciones socialistas. La segunda ola, la del el siglo XXI debe aprender las lecciones. En particular, en necesidad de la unin de la socializacin de la gestin econmica y la profundizacin de la democratizacin de la sociedad. No habr socialismo sin democracia, pero tampoco progreso democrtico fuera de la perspectiva socialista.

Estos objetivos estratgicos exigen pensar sobre la construccin de una "convergencia en la diversidad" (fueron las palabras elegidas en el Foro Mundial de Alternativas) de las formas de organizacin y las luchas de las clases explotadas y dominadas. En esta perspectiva, es necesario considerar la renovacin del marxismo creativo. Marx nunca ha sido tan til y necesario para comprender y transformar el mundo de hoy tanto o ms que ayer. La contribucin de Marta Harnecker en estos debates es importante y lo seguir siendo.

Fuente: http://aporrea.org/ideologia/a90878.html

Pincha aqu para ver la programacin de eventos de la semana en homenaje a Marta Harnecker



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter